La larga estafa de la trabajadora social de un psiquiátrico

DOMÉNICO CHIAPPE Madrid
Martes, 4 febrero 2020

El trabajo de Juana I. era cuidar de los ancianos recluidos en el Hospital Psiquiátrico Alonso Vega, en Madrid. Algunos, como Jaime P., no tenían visitas. Ningún familiar se preocupaba de ellos. El hombre había sido internado en 1977 con una pensión de jubilación por incapacidad absoluta. Cuando murió tres años después, Juana I. constató que la soledad del anciano era la misma vivo que muerto.

trabajo-social-psiquiatrico

En algún momento de la agonía del hombre, Juana I., entonces de 50 años, se apropió de su DNI y de sus papeles bancarios, según asegura la Fiscalía que esta semana la ha llevado a juicio. La trabajadora social del psiquiátrico había fraguado una operación para quedarse con aquella pensión. Era poco más de 100 euros al mes. En pesetas, claro. Desde abril de 1980, dos semanas después de que muriera Jaime P., hasta el 31 de julio de 2013 sumó 205.590 euros estafados a la Hacienda Pública.

En esos 33 años de engaño, Juana I. modificó su ‘modus operandi’ dos veces. Primero, el 23 de diciembre de 1981, cuando, utilizando la documentación del titular de la pensión, abrió una cuenta corriente a nombre de él, y ahí solicitó a la Seguridad Social que transfiriera el pago de las pensiones. De esa cuenta, cada mes, retiraba el dinero, ha mantenido la acusación en el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Madrid.

En su camino apareció algún obstáculo en 2008, que ella sorteó falsificando una autorización a su nombre, con una imitación de la firma de Jaime P., que le permitía retirar el dinero ella misma. A la ventanilla, la mujer acudía siempre con el documento de identidad del hombre, por el que pasaban los años, sin que la cada vez más avanzada edad levantara inquietud alguna ni entre los pagadores de la Seguridad Social, que nunca exigieron documento adicional, ni entre los empleados bancarios.

El castillo de naipes de Juana I. se desmoronó en 2013, cuando la pensión de Jaime P. se había revalorizado hasta alcanzar los 689 euros al mes (675 euros hasta 2012, dice la acusación.

En enero de ese año, en el banco advirtieron que el DNI del titular de la pensión tenía bastantes años caducado. Le exigieron entonces llevar una Fe de Vida y Estado de su representado. Para entonces, Juana I. tenía más de 75 años. Con la respetabilidad de sus canas, se dirigió al Registro Civil Único de Madrid, con una autorización falsa y aquel viejo documento. Obtuvo la documentación exigida y siguió cobrando el dinero. Pero una sospecha se había puesto en marcha y en julio la excuidadora de Jaime P. fue detenida.

Ahora, con 83 años y muy arrepentida, según dijo en el juicio, se ha enfrentado a seis años de prisión, la devolución íntegra del dinero defraudado y una multa de 4.000 euros por un delito continuado de estafa y otro de falsedad documental. Gracias a un acuerdo de última hora, el juzgado le ha impuesto una condena de dos años, con lo que la mujer no pisará la cárcel, y el pago de 150.000 euros, de los que previsiblemente se harán cargo sus familiares.

https://www.elcorreo.com/sociedad/sucesos/larga-estafa-trabajadora-social-psiquiatrico-20200204181037-ntrc.html

3 Respuestas a “La larga estafa de la trabajadora social de un psiquiátrico

    • En esta historia faltan datos porque a toda muerte le corresponde su certificado de defunción en el registro civil, y para enterrarlo o cremarlo es el primer documento que se pide. Por otro lado actualmente se bloquea todo automáticamente como las C/C. Por lo que esta persona que murió lo debió de hacer sin certificado de defunción o si lo hubo ni se registró en el registro civil.

  1. Yo tuve una crisis donde no oí voces con una seguridad del cien por cien y me dieron una pastillita y si tuve verborrea y psicosis seguro pero no me ingresaron en ese momento (no era mi zona) siempre mostré una actitud colaboradora con los medicos pero despues con los años ingrese voluntaria siempre sin adicciones y después involuntaria cuando ya tenía la discapacidad. En mi familia había un bipolar declarado que toma litio desde los 17 años (hace 23 años) y que siempre ha defendido el buen hacer de los psiquiatras pero ahora resulta que ya somos tres personas metidas en medicos en la familia por la seguridad social contándome a mi. La última persona de mi familia tóxica a la que quieren hacer pasar por loco es un padre de familia al que todo esto del virus le ha superado y le ingresaron en Pere Mata y le tratan cuestiones tan simples como la tristeza por la muerte del padre que paso hace bastante pero bastante tiempo o ser vegano y no querer alimentar a sus hijos con carne. Diagnostico depresion o esta por ver tratamiento antipsicoticos. Yo llevo quince años con ellos. Era homosexual y ahora soy asexual. La familia dice que son los medicos los expertos y ellos se lavan las manos cuando si la familia presiona hacen lo que ella diga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s