Psicópatas o Sociópatas

A los 13 años, mi hijo asesinó a sangre fría a mi hija: cómo se siente ser la madre de un sociópata.

Historia que parece increíble pero que se dan estos casos de personalidades anormales de tipo psicópata o sociópata extremo donde un hermano de 13 años asesina a su hermana de 4 años y luego dice a la madre que no la asesinó a ella para hacerla sufrir más dejándola viva. Por supuesto este tipo de gente es absolutamente invisible para los centros de Salud mental y psiquiátras o psicólogos, nunca acuden para tratar su psicopatía o sociopatía, es más si alguno es tratado lo más seguro que reciba un diagnóstico de esquizofrenia y es por la ausencia total y absoluta de estas personas en un consultorio de Salud mental, existen pero a nivel clínico son invisibles y no son ni siquiera contabilizados.

Muchas personas se cruzaran con estos anormales que son todo amabilidad y educación y por dentro son dementes podridos, abajo dejo los criterios diagnósticos de estos anormales según CIE-10 y DSM-IV.

Paris a los 15 años, cuando le explicó por qué decidió dejarla viva.

“Parte de la razón por la que me dejó vivir fue porque después de matar a Ella se dio cuenta de que yo sufriría por más tiempo si me dejaba viva.

“‘Si te hubiera matado’ -me dijo cuando tenía 15 años- ‘habrías sufrido sólo 15 o 20 minutos'”.

Sociópata es un término para la gente que sufre de un tipo extremo de trastorno de personalidad antisocial (TPA).

Según el Servicio Nacional de Salud británico (NHS), no se sabe la razón por la cual algunas personas lo desarrollan, pero se piensa que tanto la genética como experiencias traumáticas están involucradas.

Ese fue el diagnóstico que le dieron a Charity una y otra vez, pero le tomó años aceptarlo. Ahora reconoce las características.

“Los componentes más notables son su indiferencia total hacia las normas de la sociedad, ausencia de remordimiento, emociones extremadamente superficiales. Eso acompañado de narcisismo, lo que lo vuelve una persona muy desagradable muchas veces”.

“Paris 10 años – Ella 2 años”, escribió Charity al lado de esta foto.

“Él me dice: ‘¿Sabes mamá? Yo sé que dentro de mí debe haber un cajón en el que está guardado todo mi remordimiento por lo que le hice a Ella. Pero cuando abro ese cajón, está vacío'”.

https://www.bbc.com/mundo/noticias-45683110

El trastorno de personalidad antisocial (TPA), a veces llamado sociopatía, es una patología psiquiátrica. Las personas que la padecen no pueden adaptarse a las normas sociales, como son las leyes y los derechos individuales. Si bien puede ser detectada a partir de los 15 años de edad, se estima que los síntomas y características vienen desarrollándose desde la adolescencia. Antes de los 15 años debe detectarse una sintomatología similar pero no tan acentuada, se trata del trastorno disocial de la personalidad.

Las personas que padecen este trastorno sufren un mal de índole psiquiátrica, un grave cuadro de personalidad antisocial que les hace rehuir las normas preestablecidas; no saben y no pueden moldearse a ellas. A pesar de que saben que están haciendo un mal, actúan por impulso, cometiendo incluso delitos graves. Es común que se confunda este trastorno con otros conceptos parecidos, como podrían ser la conducta criminal, el comportamiento antisocial o la psicopatía. Pero son trastornos, aunque relacionados, de diferentes características, con otros tratamientos y consecuencias.

https://es.wikipedia.org/wiki/Trastorno_antisocial_de_la_personalidad

F90-F98
Trastornos del comportamiento y de las emociones de comienzo habitual en la infancia y adolescencia

F91 Trastornos disociales

Los trastornos disociales se caracterizan por una forma persistente y reiterada de comportamiento disocial, agresivo o retador. En sus grados más extremos puede llegar a violaciones de las normas, mayores de las que serían aceptables para el carácter y la edad del individuo afectado y las características de la sociedad en la que vive. Se trata por tanto de desviaciones más graves que la simple “maldad” infantil o rebeldía adolescente. Los actos antisociales o criminales aislados no son, por si mismos base para el diagnóstico, que implica una forma duradera de comportamiento.

Los trastornos disociales suelen estar relacionados con un ambiente psicosocial desfavorable, entre ellos relaciones familiares no satisfactorias y fracaso escolar, y se presenta con más frecuencia en chicos. La distinción entre los trastornos disociales y los trastornos de las emociones es bien definida, mientras que su diferenciación del trastorno hipercinético es menos clara y es frecuente un solapamiento entre ambos.

Pautas para el diagnóstico

Se debe tener en cuenta el nivel del desarrollo del niño. Las rabietas, por ejemplo, forman parte de un desarrollo normal a la edad de tres años y su mera presencia no debería ser una indicación para el diagnóstico. Del mismo modo, la violación de los derechos cívicos de otras personas (como un crimen violento), no se encuentra al alcance de la mayoría de los niños de siete años de edad, y por lo tanto, no constituye una pauta diagnóstica para este grupo de edad.

Las formas de comportamiento en las que se basa el diagnóstico pueden ser del tipo de las siguientes: grados excesivos de peleas o intimidaciones, crueldad hacia otras personas o animales, destrucción grave de pertenencias ajenas, incendio, robo, mentiras reiteradas, faltas a la escuela y fugas del hogar, rabietas frecuentes y graves, provocaciones, desafíos y desobediencia graves y persistentes. Cualquiera de estas categorías, si es intensa, es suficiente para el diagnóstico, pero los actos disociales aislados no lo son.

Excluye: Trastornos disociales asociados a:
Trastornos emocionales (F92.-).
Trastornos hipercinéticos (F90.-).
Trastornos del humor (afectivos) (F30-F39).
Trastornos generalizados del desarrollo (F84.-).
Esquizofrenia (F20.-).

F91.0 Trastorno disocial limitado al contexto familiar

Incluye trastornos disociales en los que el comportamiento disocial, antisocial o agresivo (que va más allá de manifestaciones oposicionistas, desafiantes o subversivas) está completamente, o casi completamente, restringido al hogar o a las relaciones con miembros de la familia nuclear o allegados. El trastorno requiere que se satisfaga el conjunto de pautas de F91, de tal manera que incluso relaciones entre los progenitores y el hijo gravemente alteradas no son en sí mismas suficientes para el diagnóstico. Las manifestaciones más frecuentes son robos en el hogar referidos con frecuencia específicamente al dinero o a pertenencias de una o dos personas concretas, lo cual puede acompañarse de un comportamiento destructivo deliberado, de nuevo con preferencia referido a miembros concretos de la familia, tal como romper juguetes u objetos de adorno, ropas, hacer rayados en muebles o destrucción de pertenencias apreciadas. El diagnóstico puede basarse también en la presencia de actos de violencia contra miembros de la familia. Puede presentarse también la provocación de incendios deliberados del hogar.

Pautas para el diagnóstico

El diagnóstico requiere que no esté presente ninguna alteración significativa del comportamiento antisocial fuera del ambiente familiar y que la relación social del niño fuera de la familia esté dentro de un rango normal.

En la mayoría de los casos, estos trastornos disociales limitados al contexto familiar han comenzado en relación con algún tipo de alteración intensa de las relaciones del chico con uno o más miembros de la familia nuclear. En algunos casos, por ejemplo, el trastorno puede haberse iniciado por conflictos con un padrastro o madrastra.

http://www.psicomed.net/cie_10/cie10_F91.html

F60.2 Trastorno disocial de la personalidad

Se trata de un trastorno de personalidad que, normalmente, llama la atención debido a la gran disparidad entre las normas sociales prevalecientes y su comportamiento; está caracterizado por:

a) Cruel despreocupación por los sentimientos de los demás y falta de capacidad de empatia.
b) Actitud marcada y persistente de irresponsabilidad y despreocupación por las normas, reglas y obligaciones sociales.
c) Incapacidad para mantener relaciones personales duraderas.
d) Muy baja tolerancia a la frustración o bajo umbral para descargas de agresividad, dando incluso lugar a un comportamiento violento.
e) Incapacidad para sentir culpa y para aprender de la experiencia, en particular del castigo.
f) Marcada predisposición a culpar a los demás o a ofrecer racionalizaciones verosímiles del comportamiento conflictivo.

Puede presentarse también irritabilidad persistente. La presencia de un trastorno disocial durante la infancia y adolescencia puede apoyar el diagnóstico, aunque no tiene por qué haberse presentado siempre.

Incluye:
Trastorno de personalidad sociopática.
Trastorno de personalidad amoral.
Trastorno de personalidad asocial.
Trastorno de personalidad antisocial.
Trastorno de personalidad psicopática.

Excluye:
Trastornos disociales (F91.-).
Trastorno de inestabilidad emocional de la personalidad (F60.3).

http://www.psicomed.net/cie_10/cie10_F60.html#f60.2

Criterios para el diagnóstico de
F60.2 Trastorno antisocial de la personalidad (301.7)

A. Un patrón general de desprecio y violación de los derechos de los demás que se presenta desde la edad de 15 años, como lo indican tres (o más) de los siguientes ítems:

1. fracaso para adaptarse a las normas sociales en lo que respecta al comportamiento legal, como lo indica el perpetrar repetidamente actos que son motivo de detención
2. deshonestidad, indicada por mentir repetidamente, utilizar un alias, estafar a otros para obtener un beneficio personal o por placer
3. impulsividad o incapacidad para planificar el futuro
4. irritabilidad y agresividad, indicados por peleas físicas repetidas o agresiones
5. despreocupación imprudente por su seguridad o la de los demás
6. irresponsabilidad persistente, indicada por la incapacidad de mantener un trabajo con constancia o de hacerse cargo de obligaciones económicas
7. falta de remordimientos, como lo indica la indiferencia o la justificación del haber dañado, maltratado o robado a otros

B. El sujeto tiene al menos 18 años.

C. Existen pruebas de un trastorno disocial que comienza antes de la edad de 15 años.

D. El comportamiento antisocial no aparece exclusivamente en el transcurso de una esquizofrenia o un episodio maníaco.

http://www.psicomed.net/dsmiv/dsmiv16.html#f60.2

Diferencias entre Psicópata y Sociópata

¿Cuál es la diferencia entre un psicópata y un sociópata?

Publicado por:
Marga Arzabal

Cuando se trata de condiciones médicas siempre es importante tener bien claros algunos conceptos, sobre todo cuando se trata de enfermedades mentales o condiciones psicológicas. Hoy vamos a hablar de la psicopatía y la sociopatía.

Similitudes entre un psicópata y un sociópata

Ambas condiciones son consideradas trastornos de la personalidad y comparten muchos rasgos en común. Por ejemplo, la falta de empatía con las demás personas, la falta de remordimiento por las acciones que pueden causar daño y la tendencia a ser violentos. Se trata de condiciones diferentes, pero además cada caso es único.

En la mayoría de los casos, tanto los sociópatas como los psicópatas, lucen como personas completamente normales. No tienen necesariamente ningún tipo de discapacidad y suelen ser personas muy inteligentes, sin embargo, sí suelen mostrar cierta aversión a las normas sociales de comportamiento. Una de las características compartidas más notables es su tendencia a mentir y manipular a las demás personas en favor de su propio beneficio, a pesar del daño que pueden causar.

Diferencias entre un psicópata y un sociópata

Los sociópatas tienden a ser más compulsivos y emocionalmente inestables que los psicópatas. Esta es, probablemente, la característica más esencial para diferenciarlos. Cuando se trata de crímenes, violentos o no, los sociópatas tienden a actuar de forma más impulsiva y deliberada que los psicópatas. Los crímenes cometidos por psicópatas son más calculados y, habitualmente, mejor planeados. Los sociópatas, por otro lado, tienen menos paciencia y tienden a ser más agresivos y cometer más errores.

Esta característica distintiva, sin embargo, no es del todo compartida entre los expertos. Algunos dicen, incluso, que no hay diferencia alguna entre un psicópata y un sociópata más allá de su diagnostico. Otros sostienen que la diferencia básica entre ambos trastornos de la personalidad es esencialmente su origen.

Los psicópatas nacen y los sociópatas se hacen: ese parece ser el eje del debate entre los expertos. Mientras que una psicopatía parece ser un trastorno de la personalidad con origen hereditario, la sociopatía se suele considerar un rasgo adquirido producto de algún tipo de trauma cerebral o condiciones de abuso. Este debate cobra especial importancia cuando se trata del juzgamiento de crímenes graves, como asesinatos en serie o ataques terroristas.

https://www.vix.com/es/btg/curiosidades/9160/cual-es-la-diferencia-entre-un-psicopata-y-un-sociopata

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s