Antidepresivos en el embarazo aumentarían riesgo de autismo

Por Dennis Thompson, Reportero de HealthDay – 16 de diciembre 2015

El estado depresivo, y los medicamentos para tratarlo, podrían elevar el riesgo de autismo en el niño, indican expertos.

Las mujeres que toman antidepresivos en los dos últimos trimestres del embarazo podrían poner a sus hijos en riesgo de un trastorno del espectro autista, sugiere un nuevo estudio canadiense.

Los investigadores dijeron que parece que los niños tenían un riesgo de autismo un 87 por ciento más alto si sus madres usaban antidepresivos durante el segundo y el tercer trimestre.

El riesgo de autismo aumentó incluso más si la madre tomaba un tipo de antidepresivo llamado inhibidor selectivo de la recaptación de la serotonina (ISRS), halló el estudio. Esos fármacos incluyen el escitalopram (Lexapro), la fluoxetina (Prozac) y la sertralina (Zoloft).

Pero los expertos anotaron que los hallazgos del estudio no establecen un vínculo causal claro entre los antidepresivos y el autismo.

Las mujeres embarazadas no deben dejar de tomar los antidepresivos recetados sin consultar al médico, enfatizaron los expertos.

“Es esencial advertir a las mujeres actualmente embarazadas que toman antidepresivos y que se enteren de la existencia de este estudio que no entren en pánico ni dejen de tomar su medicamento de repente”, dijo el Dr. Alan Manevitz, psiquiatra clínico del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

“Podrían sufrir síntomas de abstinencia que podrían conllevar un riesgo más alto que seguir con el fármaco. Deben consultar al obstetra y al psiquiatra antes de decidir algo”, dijo Manevitz, que no participó en el estudio.

Los nuevos hallazgos podrían ayudar a explicar, al menos en parte, el aumento en el autismo en los últimos años, apuntó la autora principal del estudio, Anick Berard, profesora de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Montreal.

Berard dijo que el uso de antidepresivos en las mujeres embarazadas de EE. UU. aumentó del 5.7 por ciento en 1999 al 13.3 por ciento en 2003, mientras que la prevalencia del autismo aumentó del 0.04 por ciento en 1966 a aproximadamente un 1 por ciento actualmente.

“El marcado aumento en el diagnóstico de autismo ha coincidido con el inmenso aumento en el uso de antidepresivos durante el embarazo”, señaló.

Aunque las causas del autismo siguen sin estar claras, estudios anteriores han concluido que tanto la genética como el ambiente tienen un rol, dijo Berard. Los niños con el trastorno por lo general presentan problemas sociales y dificultades con la comunicación.

El nuevo estudio, publicado el 14 de diciembre en la revista JAMA Pediatrics, no fue un ensayo controlado y aleatorio, que es el estándar de excelencia de la investigación científica. En lugar de ello, usó datos sobre todos los embarazos de Quebec de 1998 a 2009. Los investigadores identificaron a más de 145,000 bebés a término completo, de los cuales 1,045 fueron diagnosticados con un trastorno del espectro autista.

Hubo 4,724 bebés expuestos a los antidepresivos mientras la madre estaba embarazada; alrededor del 89 por ciento se expusieron durante el primer trimestre, y el 54 por ciento durante el segundo o tercer trimestre.

Los investigadores encontraron que cualquier uso de antidepresivos en el segundo o tercer trimestre pareció aumentar el riesgo de autismo en un 87 por ciento. El uso más temprano de antidepresivos no pareció tener un efecto.

El uso de ISRS, en particular, aumentó el riesgo de autismo de un niño en más del doble, apuntaron los autores del estudio.

Pero el riesgo total de que un niño en particular contraiga autismo sigue siendo muy bajo.

La serotonina es una sustancia cerebral que es esencial para el desarrollo del cerebro del feto, lo que ocurre mayormente en el segundo y en el tercer trimestre, apuntó Berard.

Los ISRS funcionan al interferir con la función de la serotonina, y de esa forma podrían afectar al desarrollo cerebral del niño antes de nacer, señaló.

Esa teoría tiene sentido a la luz de lo que se sabe sobre la serotonina, apuntó el Dr. Paul Wang, director de investigación médica de Autism Speaks.

Pero en este estudio el riesgo de autismo también aumentó en más de cuatro veces en los niños cuyas madres usaban dos o más antidepresivos durante el segundo o el tercer trimestre, dijo Wang.

Esto podría significar que “la gravedad de la depresión de la madre es lo que se relaciona con el autismo, no los medicamentos que tome”, planteó Wang, que anotó que los genes relacionados con la depresión también se han vinculado con el autismo.

Bryan King, psiquiatra del Hospital Pediátrico de Seattle, escribió en un editorial que acompañó al estudio en la revista que estudios anteriores han sugerido que el autismo y la depresión comparten factores de riesgo subyacentes.

Además, escribió, “en la investigación en curso sobre las contribuciones ambientales al riesgo de [trastornos del espectro autista], cada vez se esta poniendo más el enfoque en las exposiciones en el útero. Es poco probable que haya una línea recta entre esas exposiciones que lleve directamente a [los trastornos del espectro autista]”.

Además, un estudio con un registro, como la investigación canadiense, no puede determinar si los niños que contrajeron autismo se habrían desarrollado de forma normal si no se hubieran expuesto a los antidepresivos, anotó King.

Decidir si seguir tomando antidepresivos durante el embarazo es difícil para las mujeres que se enfrentan a la depresión, dijo Manevitz.

“La depresión no tratada puede tener un impacto grave tanto en la futura madre embarazada como en el bebé que todavía no ha nacido”, advirtió. Las mujeres deprimidas pueden comer mal, no tomar las vitaminas prenatales, faltar a las citas con el médico o realizar conductas riesgosas como fumar o beber alcohol.

Pero muchas madres embarazadas deprimidas se enfrentan a una depresión de leve a moderada, y quizá puedan prescindir de los medicamentos, planteó Berard.

Por ejemplo, los ensayos clínicos han mostrado que la psicoterapia o el ejercicio son opciones viables de tratamiento para las personas con una depresión de leve a moderada, dijo Berard.

“Los antidepresivos quizá no sean la única alternativa para las mujeres deprimidas”, planteó.

http://holadoctor.com/es/noticias/los-antidepresivos-durante-el-embarazo-podr%C3%ADan-aumentar-el-riesgo-de-autismo-sugiere-un-estudio

Antidepresivos durante el embarazo aumenta 87% el riesgo de autismo

enero 6, 2016

El consumo de antidepresivos durante el embarazo aumentaría en 87% el riesgo de que el niño padezca autismo, según un amplio estudio realizado en Canadá y publicado en Estados Unidos.

Las conclusiones de esta investigación son importantes porque entre el 6% y el 10% de las mujeres embarazadas toman antidepresivos, destacan los investigadores que analizaron las historias clínicas de 145.456 mujeres embarazadas en la provincia de Quebec.

Su trabajo aparece en el Journal of the American Medical Association, Pediatrics. “Las diversas causas del autismo siguen siendo inciertas, pero algunos estudios han demostrado que el genético y el ambiental pueden ser factores de riesgo”, explica la profesora Anick Bérard, de la Universidad de Montreal y del Centro Hospitalario Universitario Sainte-Justine, principal responsable del estudio.
Detalles de la investigación

“Nuestra investigación permitió establecer que el hecho de tomar antidepresivos, sobre todo aquellos que actúan sobre la serotonina (un neurotransmisor) durante el segundo y el tercer trimestre del embarazo, casi duplica el riesgo de autismo entre los niños”, agregó.

La doctora Bérard y su equipo hicieron un seguimiento de 145.456 niños desde su concepción hasta lo diez años de edad, así como del consumo de antidepresivos por sus madres durante el embarazo. También contemplaron otro conjunto de factores que podrían contribuir al autismo.

Algunas personas con antecedentes familiares tienen una predisposición genética a esa enfermedad. La edad de la madre y la depresión también pueden estar vinculadas a la aparición del autismo, así como algunos factores socioeconómicos como la pobreza.

En la investigación se diagnosticaron 1.054 niños con autismo a una edad media de 4,5 años, es decir 0,72% de la muestra estudiada.

La incidencia del autismo entre los niños aumentó: pasó de 4 por cada 10 mil niños en 1966 a 100 por cada 10 mil en la actualidad.

Antidepresivos durante el embarazo aumenta 87% el riesgo de autismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s