El caso Mollath

Gustl Ferdinand Mollath (nacido en Núremberg el 7 de noviembre de 1956) es un ciudadano alemán que denunció la existencia de una red de transferencias de dinero negro desde Alemania a Suiza, siendo después ingresado en una institución mental en lo que se ha denunciado como un posible caso de corrupción judicial.1 2 3

Report Mainz

El caso Mollath

El señor Mollath fue víctima de más de 7 años de reclusión en hospitales psiquiátricos. Su mujer (Petra Mollath) trabajaba en la HypoVereinsBank (HVB) y él se enteró de que se dedicaba a mover dinero negro (dinero no declarado a hacienda) de clientes alemanes a bancos suizos. Tras pedirle a su mujer que dejara este tipo de negocios, la relación entre ellos quiebra. Mollath denuncia los negocios del banco y de la mujer, a lo cual su mujer responde con una denuncia por violencia de género. Hay otra denuncia por pinchar ruedas de coche de amigos de la mujer. La única testigo que hay en ambas denuncias es la mujer. El juez pide a un psiquiatra que lo examine. Sin haber hablado con Gustl Mollath el psiquiatra escribe un informe psiquiátrico en el que dice que el paciente sufre de un trastorno paranoico con respecto al dinero negro. En el juicio queda probado que ha cometido la agresión a su mujer y que ha pinchado las ruedas, pero se le declara no culpable, por la responsabilidad judicial reducida a causa su paranoia, así que se le dicta el ingreso a un hospital psiquiátrico ya que se trata de una persona altamente peligrosa para la sociedad.

Este es el resumen de los hechos.

7 Años más tarde: En noviembre del 2011 sale a la luz un informe interno del HypoVerinsbank en el que queda claro que los negocios de dinero negro (no declarados a hacienda) que denunció Gustl Mollath existieron. La mujer y varios compañeros del banco fueron despedidos tras esta investigación interna del banco. El informe médico que atestigua la violencia de género está firmado por el hijo de la médico (también médico) y está datado 10 meses después de la agresión (cuestiona la validez de la prueba) El juez que instruyó el caso no se leyó la documentación que Gustl Mollath presentó como defensa, al tener problemas personales. El juez meses antes de que le fuera asignado el caso, llamó a la agencia tributaria para informar de que Gustl Mollath era un buscapleitos y así evitar que se investigara la denuncia que interpuso Gustl Mollatah por movimientos de dinero negro (dinero no declarado a hacienda). La exploración médica del Dr. Leipziger que atestigua su paranoia no cumple con los requisitos establecidos en el ámbito psiquiátrico. La ministra de justicia bávara mintió en el parlamento Bávaro al afirmar que el internamiento de Gustl Mollath en el hospital psiquiátrico tuviera nada que ver con el dinero negro, cuando esto es la razón sobre la que se basa su paranoia. La ministra de justicia bávara no informó en el parlamento cuando supo de la existencia y del contenido del informe interno del HypoVereinsBank.

Todas estas incongruencias (y más no documentadas en este breve resumen) hacen que el juicio de Gustl Mollath no sea válido y se deba volver a hacer un juicio justo. Hasta entonces Gustl Mollath debería ser puesto en libertad.

El 6 de agosto de 2013 el tribunal regional superior de Núremberg ordenó la reanudación del proceso y la puesta en libertad inmediata de Gustl Mollath.4

http://es.wikipedia.org/wiki/Gustl_Mollath

http://de.wikipedia.org/wiki/Gustl_Mollath

CASO MOLLATH Unos de los procesos más escandalosos del país
Escándalo judicial en Alemania

Mollath fue el cabo suelto de una red de transferencias de dinero negro

ROSALÍA SÁNCHEZ Berlín
Actualizado: 14/08/2014

‘El Estado de Derecho ha perdido mucha credibilidad con el caso Mollath’, ha sentenciado el periodista del diario alemán Süddeutsche Zeitung, Uwe Ritzer, que ha seguido durante ocho años uno de los procedimientos judiciales más escandalosos de Alemania y que concluye hoy una sentencia del Tribunal de Regensburg que libera definitivamente a Gustl Mollath del psiquiátrico en el que ha estado 7 años y medio recluido contra su voluntad.

Mollath fue el cabo suelto de una red de transferencias de dinero negro desde Alemania a Suiza que se desmandó en 2006, durante un juicio familiar en el que su mujer le acusaba de malos tratos. Ante el Tribunal estatal de Nüremberg, el restaurador de coches antiguos presentó como contrataque un informe que probaba la participación de su mujer, Petra, en un sistema de blanqueo de dinero a través de cuentas del banco HypoVereinsbank, en el que estaba empleada.

El juez encargado del proceso no tuvo en cuenta aquellas pruebas. Incluso llegó a acallar a Mollath cuando este intentó hablar del tema durante el proceso. La fiscalía decretó que ‘no es tarea de personas privadas investigar casos de blanqueo de dinero’ y, en medio de una tenaz insistencia de Mollath en las acusaciones, el juicio tuvo como sorprendente final su ingreso en el ala psiquiátrica del hospital estatal de Bayreuth, donde permaneció 6 años sin noticias de su caso.

No fue hasta 2012 cuando salió a la luz un informe interno que el Hypovereinsbank había encargado en 2003 y que ‘relativamente rápido había llegado a la conclusión de que las declaraciones de Mollath eran ciertas’, recuerda Ritzer. En él se documentaban graves delitos de los empleados del banco, incumplimiento de las políticas internas y de regulaciones como la ley de Lavado de Dinero.

En la primavera de 2013 la opinión pública forzó la apertura de una nueva investigación en el parlamento regional del estado de Baviera, pero el Tribunal de Beyreuth decidió que Mollath debía seguir internado en el psiquiátrico porque ‘en el proceso judicial se demostró que puede ser peligroso, y se llegó a la conclusión de que, de ser puesto en libertad, podría reincidir. Este hecho hace que no haya otra alternativa que encerrar a esta persona, por muy trágico que ello resulte’.

Sin embargo el Tribunal Supremo de Bamberg se vio el verano pasado obligado a reabrir el juicio debido a la aparición de nuevos testigos que afirmaban que la esposa de Mollath decidió internarlo en un psiquiátrico cuando este la denunció y que se sirvió de relaciones en las altas esferas para conseguirlo. Tras quince días de vistas, el Tribunal de Regensburg insiste en su culpabilidad en el caso de malos tratos, pero certifica su buena salud mental y sentencia su puesta en libertad. Los costes del prolongado proceso correrán a cargo del Estado. El abogado de Mollath, Gerhard Strate, exige ahora una indemnización y apunta contra el jefe médico del hospital que firmó el informe psiquiátrico, el Doctor Klaus Leipziger, así como contra los jueces y fiscales por cuyas manos ha pasado el caso. El propio Mollath ha amenazado en unas primeras declaraciones: “mi caso es solo la punta del iceberg, la mayoría de la gente ahí dentro está a merced de los médicos y del personal sanitario”.

http://www.elmundo.es/economia/2014/08/14/53ec845522601da36a8b4574.html

Indemnizarán a un hombre por recluirlo 7 años en un psiquiátrico
Jueves, 14 de agosto de 2014 – 10:41 am

BERLÍN (EFE).- La Audiencia Provincial de Ratisbona (sur de Alemania) absolvió hoy a Gustl Mollath, quien estuvo recluido en un psiquiátrico durante 7 años y ordenó que sea indemnizado por el tiempo transcurrido en él, tras demostrarse que no tiene problemas mentales.

La decisión de hoy, para la que no existe recurso, viene a ratificar el fallo de la Audiencia Territorial de Nuremberg (sur) quien ya decretó en agosto del año pasado la puesta en libertad de Mollath, de 57 años, recluido en un psiquiátrico desde 2006 por supuesta violencia machista.

La sentencia de hoy cierra un proceso que data de 2002, cuando la esposa de Mollath le denunció por lesiones físicas en al menos 20 ocasiones, cuestión que él siempre negó y calificó como un complot de su esposa, cómplice de un caso de evasión fiscal que él había denunciado.

Un año después empezó el juicio contra el presunto agresor, durante el cual un informe forense dictaminó que sufría graves anomalías psíquicas.

Mollath, mientras, presentó una denuncia contra su esposa, asesora fiscal del HypoVereinsbank, varios empleados de ese banco y 24 de sus clientes por evasión fiscal y blanqueo de dinero.

Finalmente, en 2006, se dictaminó que el acusado sufría paranoia y no era dueño de sus actos y se ordenó su ingreso en un psiquiátrico por considerarle un peligro para la sociedad.

Los abogados de Mollath recurrieron desde entonces a sucesivas instancias, con el argumento de que su cliente era en realidad víctima de un complot de su ya ex esposa y los implicados en el caso de evasión fiscal.

La defensa logró demostrar que al menos una de las denuncias de malos tratos de la mujer figuraba en un informe médico cuya autoría no pudo ser comprobada, mientras que crecieron las sospechas de la complicidad de ésta y de otros empleados del banco en el delito de evasión fiscal y blanqueo de dinero.

Sin embargo, la exculpación de Mollath no fue completa ya que el tribunal consideró comprobado que esté habría golpeado y maltratado a su antigua esposa en el año 2001.

http://yucatan.com.mx/internacional/europa/indemnizaran-a-un-hombre-por-recluirlo-7-anos-en-un-psiquiatrico

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s