Secuestro psiquiátrico por Enfermedad Mitocondrial

Un hospital “secuestró” a su hija sin ninguna explicación ¡y es la historia más terrorífica que he leído!

Posteado por Mariana Peña Cater noviembre 26, 2013 at 1:30

Imagina que tienes una hija con un extraño síndrome médico que requiere que vea a su médico constantemente, pero es feliz, patina sobre hielo y asiste como cualquier otra jovencita al colegio con sus amigas.

De acuerdo a sus padres y a lo reportado en los medios de comunicación, Justina Pelletier, de 15 años hoy se encuentra técnicamente “secuestrada” en la unidad de psiquiatría del Boston Children’s Hospital. En tan sólo 24 horas la familia Pelletier tuvo un giro de 360 grados más parecido a una pesadilla que a la realidad. Honestamente es de las historias más escalofriantes que he escrito…

Justina-pelletier
Justina fue diagnosticada hace años con la enfermedad mitocondrial, una condición genética que afecta la coordinación muscular y el movimiento del cuerpo. No tiene cura y es degenerativa. Sus padres, Lou y Linda la trataban con un médico en el hospital de Tuffs Medical Center, pero un día que Justina enfermó de gripe, su doctor de cabecera, Mark Korson, no se encontraba en la ciudad, por lo que llevaron a su hija al Boston Children’s Hospital.

Fue admitida el 10 de febrero y al día siguiente que sus padres la visitaron fueron confrontados con un neurólogo y un psiquiatra. Los médicos concluyeron que la joven había sido mal diagnosticada y que en verdad sufría de una condición psiquiátrica llamada trastorno somatomorfo, que consiste en que la persona sufre de dolor sin causa física y no puede ser explicada médicamente.

Justina fue internada en el ala psiquiátrica desde entonces y sus padres sólo la ven 1 vez a la semana por una hora desde febrero. No han tenido explicaciones de qué es lo que le ocurre ni pueden obtener una segunda opinión médica. Literal, los doctores les dieron una carta donde les prohibían discutir sobre el tema y buscar otra opinión sobre su diagnóstico hecho en 24 horas.

“Ese lugar hace que One Flew Over the Cuckoo’s Nest parezca un especial navideño de Charlie Borwn”, comentó absolutamente devastado Lou, el padre de Justina.

La niña de 15 años lleva 9 meses confinada en su cuarto en el departamento de psiquiatría y no tiene acceso a televisión, internet o celular. Simplemente la tienen encerrada en el hospital.

Linda, la mamá, llora ahora inconsolable tratando de explicar cómo trató de sacarla del hospital para llevarla a Tuffs para revisar el caso, pero “debido a la conducta regresiva de Justina, múltiples procedimientos médicos, episodios de cuidado a los que fue sometida y la resistencia de sus padres al tratamiento recomendado, un equipo de protección infantil fue acordado”. Ahora su más grande preocupación es que se determine ubicar a Justina en un hogar adoptivo.

Hasta el momento, sus padres sólo pueden llamarle 2 veces a la semana y bajo supervisión. Justina no puede ver a amigos y nadie ha podido explicar a su familia qué es lo que está sucediendo o cuando volverán a verla.

“Esto representa la intervención más severa e intrusiva por una corazonada clínica”, comenta el Dr. Korson a la prensa.

Le verdad es que mientras más leo este caso, más extraño se pone. Yo no puedo explicarme cómo un equipo médico puede llegar a concluir que una chica que hasta hace unos meses tenía amigos y vivía una vida familiar normal, ahora esté confinada a su celda médica sin acceso ni a un jardín. Lo que menos entiendo es que una carta médica prohíba tener una segunda opinión médica y la hayan encerrado sin mayor epxlicación.

No soy fan de las teorías de conspiración, pero este caso es de los pocos que he leído en mi vida donde no puedo sino pensar que algo muy sospechoso sucede. Ahora esta pobre familia se encuentra en medio de 2 diagnósticos médicos distintos, pero con su hija secuestrada por uno de ellos.

El 5 de diciembre habrá una audiencia sobre la custodia de la joven entre su familia, el hospital y los trabajadores de servicio social.

Nuestras oraciones con sus familiares y con esta chavita que la ha de estar pasando muy mal. Simplemente no lo entiendo y es terrorífico que un grupo de adultos tenga tanto poder basados en una condición médica ¡que no se puede probar ni explicar!

http://quemas.mamaslatinas.com/in_the_news/119919/un_hospital_secuestro_a_su

Algo anormal pasa en la sociedad estadounidense cuando se permite que el Estado les quite los hijos a los padres, escribe en el medio WND el famoso actor Chuck Norris.
En su artículo, titulado ‘¿A quién pertenecen nuestros hijos?’ el actor se refiere al caso de Justina Pelletier, una adolescente que sufre un enfermedad rara y a la que las autoridades mantienen ‘secuestrada’ desde hace más de un año. Una vez que los padres de Justina llevaron a su hija a un hospital distinto al que acudía habitualmente, los doctores declararon que la adolescente sufría en realidad un trastorno somatomorfo; es decir, que sus dolores no tenían una causa física, sino psiquiátrica.

Los padres protestaron el nuevo diagnóstico y quisieron trasladar a su hija al hospital que atendían anteriormente. Los médicos reaccionaron informando a las autoridades de que sospechaban que los padres habían sometido a abuso médico a la adolescente, que fue internada en un hospital psiquiátrico. Desde que tuvo lugar este episodio el febrero del año pasado, los padres no han podido ver a su hija, cuya condición está empeorando sin el tratamiento adecuado.

“Cuando los egos y las batallas de los médicos tienen como resultado la separación de padres e hijos y decisiones judiciales basadas en fundamentos dudosos, ¿no ha llegado el momento de aceptar que pasa algo anormal en la sociedad?” se pregunta Norris en su artículo.

“Es una vergüenza que el Gobierno crea que sabe mejor que los padres qué les conviene a sus hijos”

“Mi amigo y exgobernador de Arkansas, Mike Huckabee, dijo: ‘Es una vergüenza que el Gobierno crea que sabe mejor que los padres qué tratamiento necesita su hija'”, escribe el actor, añadiendo que la situación podría provocar que otros padres del país evitaran llevar a sus hijos al médico por miedo a que se los quiten.

“El problema es el aumento de estos errores médicos, seguidos por la intervención del Gobierno”, añade Norris.

“Imagínense a los oficiales en su casa”

El actor recuerda la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud, que en una parte prevé subvenciones para programas de visitas de agentes gubernamentales a las familias que han tenido un niño o están a punto de tenerlo para educar a los padres sobre cómo cuidar a sus hijos. “Imagínense (…) a los oficiales estatales en su casa, imponiendo sus valores y creencias”, señala Norris.

“Los niños pertenecen a los padres, no al Gobierno”, escribe, y añade que el Gobierno debe dejar de dictar qué deben estudiar los niños, dónde deben rezar, qué tienen que comer y que medicinas deben tomar.

Relacionado:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s