Los olvidados de los olvidados y El legado del Dr. Heinz Lehmann

Estos dos documentales que echaron el 1 de Octubre de 2013 (aunque parece que ya los habían emitido antes)  en el programa la Noche Temática nos muestra la realidad de la enfermedad mental en el primer vídeo “Los olvidados de los olvidados” trata sobre la enfermedad mental, y el trato de la esquizofrenia en África concretamente en Costa de Marfil prácticamente un tratamiento espiritual y de engrilletamiento, haciendo una incursión en Burkina Faso y en el segundo documental relata la introducción de la clorpromazina en Canadá por el Dr. Heinz Lehmann, haciendo tratable la enfermedad neurológica de la esquizofrenia, siendo anteriormente los manicomios poco más que casas asilares para esquizofrénicos y a su vez relata la actualidad de estos enfermos en un manicomio de Montreal, presentando diferentes casos.

Si ya sé que algunos nos quieren vender que la enfermedad mental es muy amplia, pero en la realidad lo que se llama enfermedad mental, es prácticamente la esquizofrenia, igual que las asociaciones de familiares de enfermos mentales, la inmensa mayoría son familiares de enfermos de esquizofrenia (los propios enfermos ni se asocian), y no sé porque se guarecen bajo el paraguas de la denominación genérica de la enfermedad mental, cuando prácticamente se refieren solo a la esquizofrenia y como tal estos dos documentales de la enfermedad mental, solo sacan enfermos de esquizofrenia en el primer vídeo en el tercer mundo y en el segundo vídeo en el primer mundo.

Voy a destacar algo que me pareció curioso viendo dichos documentales de la Noche Temática.

Los olvidados de los olvidados

A mí lo que me llamó la atención es la tergiversación que se hace por algunos con este tema que en los países subdesarrollados o en el tercer mundo, los enfermos “mentales” hacen una vida mucho más integrada en la comunidad o que su enfermedad desaparece sin tratamiento (con el aire), cuando en la realidad es todo mentira, ni están integrados ni se curan con el transcurso del tiempo, y en muchos casos en vez de tratamiento con neurolépticos, reciben el tratamiento de la expulsión de la comunidad,  encerramiento, marginación y el encadenamiento a un árbol, para con rezos expulsar al demonio que les produce la enfermedad “mental” en los llamados centros de plegaria. El tratamiento por la ONG de Salud Mental de Costa de Marfil lo primero es la higiene, un rapado a 0, una buena ducha y luego una buena inyección de un antipsicótico típico que vale un chavo, para despejar la cabeza del enfermo y trabajar. O sea nada de una arcadia de enfermos mentales bailando al son de la esquizofrenia, y apoyados por su entorno, y curándose con el aire, como se ve todo falso como ya expliqué en este post La enfermedad mental en el tercer mundo. Cuando van a Burkina Faso con un enfermo de allí, le deja la medicación sin problemas que podría ser hasta un depot de clorpromazina acompañado también de medicación oral y le deja las jeringuillas intramusculares preguntando en la aldea si alguien sabe poner inyecciones, sin tanto cuento y sin tanta historia en un sitio que no hay ningún tipo de asistencia sanitaria, pero que se puede tratar a estos enfermos como en el primer mundo por un chavo o por cuatro duros.

Un apunte curioso es observar que también en África se producen encadenamientos por la llamada locura lúcida, observad lo que dice la mujer en el minuto 22.25 del vídeo. “Yo no estoy enferma, fue mi marido el que me trajo aquí”.

***

El legado del Dr. Heinz Lehmann

Este vídeo más o menos nos muestra la revolución de la introducción de la clorpromazina (primer antipsicótico de la década de los 50) en los manicomios del canadá del siglo pasado, en la wikipedia dice  “Heinz Lehmann del Hospital de Verdun en Montreal lo probó en 70 pacientes y también señaló sus efectos sorprendentes, con resolución de los síntomas de los pacientes después de muchos años de incansable psicosis”.  Es curioso que este fármaco que el fue el primero, es de amplio uso en Norteamérica actualmente, usan antipsicóticos típicos con mucha mayor variedad y frecuencia que en Europa.

Lo más destacable del vídeo aparte de contar la historia de la introducción de la clorpromazina y el vaciamiento de los manicomios y sus antiguos tratamientos shocks insulínicos, duchas heladas, lobotomías, electroshocks etc. nos sacan curiosos personajes.

Loco: Estoy pillado en un canal porno, alguien está usando mis pelotas, y paso quiero que me las corten.

Loquero con pajarita: No puedo dejarle marchar hasta que estemos seguros de que está bastante calmado.

Loco: Me retienen como a un rehén, contra mi voluntad.

Loquero: Es en contra de su voluntad seguro.

Loco: Rehén.

Loquero: Vino al hospital pidiendo que alguien le cortara los testículos,  creía que un satélite enviaba mensajes a sus testículos y que los mensajes se transferían a programas que se usan para producir pornografía a diferentes canales, mencionó un montón de canales diferentes. En ningún hospital le van a hacer eso y también suena como si fuera fruto de una enfermedad psicológica.

Loco: No, estoy atrapado en el programa de Satanás.

Loquero: Lo sé el programa de Satanás, suena terrible, la mayoría no se sentiría de ese modo algo está pasando.

Loco: Sus pelotas no están ardiento todo el rato.

***

Loquero: Un tranquilizante.

Loco: No no, yo no tomo fármacos ni medicamentos va contra mis principios. Yo no tomo pastillas ni nada.

Aunque al final parece que acepta tomar Loxapina (Antipsicótico típico) y Artane (anticolinérgico) como corrector, como ya he dicho antes en Canadá siguen usando los fármacos típicos como mucha mayor variedad y frecuencia que en España.

Esto es lo que se llama brote psicótico y es curioso que estos personajes cuando les mencionan tomar algún tipo de medicación siempre se niegan a rajatabla, no sé si esto pasaba también en los años 50, o es que el Toxoplasma Gondii o cualquier otro agente parasitario les aprieta el cerebro para que digan que no a cualquier medicación, las bacterias un rango inferior se hacen resistentes a los medicamentos, podría ser que el Toxoplasma gondii un protozoo sabe que el antipsicótico las elimina y han condicionado a los enfermos a negarse a rajatabla y las cepas cuyos enfermos se han negado a tomar medicación se han reproducido en mayor cantidad en humanos.

Sacan a otro loco verlo en el minuto 38:00 que le dice al loquero con pajarita.

Loco: Ahora tengo un poder notarial para controlar el dinero pero no sabían es que también tengo propiedades inmobilarias, ellos se han quedado con los 75 millones de $, sí se los han quedado me han robado del banco, pero tengo propiedades inmobilarias, la mitad de Montreal que compré cuando estuve en el hospital, se las vendía a los Italianos, a una buena familia Italiana nada de drogas

Loquero: Como consiguieron el dinero

Loco: Tardaron un tiempo, ya lo creo que tardaron.

Luego pasa a otra locura.

Loco: Me acababan de dar de alta en el hospital, les dije que hablaran con Paul McCartney y es mi manager.

Loquero: Paul McCartney de los Beatles.

Loco: Sí claro, me parezco a él no cree.

Loquero: No mucho, Paul McCartney tiene más de 50 años y usted es joven.

Loco: ¿Pero no me parezco a él de joven?

Loquero: Él tiene la nariz más fina y los rasgos también son más finos.

Loco: ¿Pero no me parezco un poco?

Luego el loco se pone a estirarse la cara intentando afinar sus rasgos.

Comentar lo más chocante que me he encontrado en el vídeo.

Trastorno psicótico compartido.

Dr. Heinz Lehmann: Quieren sentarse un momento y lo hablamos.

Loca Joven: Le parece correcto que dos inocentes estén con criminales sabe que son criminales. Estaba con personas que me han hecho daño, esas personas son criminales.

Loca Mayor: Siento que me pasa algo, no puedo abrir los ojos.

Loca Joven: Esa gente tiene algo que no quiero, si lo investiga lo averiguara. Tienen algo malo.

Loca Mayor: Zorras.

Loca Joven: Tengo llamadas a las que puedo volver a llamar y demostrar delitos reales, mentiras, puedo demostrarlo, tengo pruebas de verdad. Tengo pruebas.

Dr. Heinz Lehmann: Y que demostrará en un tribunal.

Loca Joven: Si cree que me voy a quedar en este hospital, lo voy a contar todo y sentarme dentro.

Loca Mayor: Si volver a eso.

Loca Joven: Cuando llegue el momento seré libre, un día seré libre.

Precisamente Bernheim, quién afirmaba que los fenómenos de la histeria se debían a la sugestión (ver El mito de la enfermedad mental. Thomas Szasz, Amorrortu, 1973, pág 43).
Szasz cita a Guillain, quien dice:“Es evidente que Charcot cometió el error de no verificar sus experimentos. Todas las mañanas recorría su servicio hospitalario con ejemplar regularidad y sentido del deber, pero al igual que los médicos de su generación, no regresaba al servicio por la tarde. En consecuencia los Jefes de clínica, médicos Internos y otros asistentes preparaban a los pacientes, los hipnotizaban y organizaban las experiencias”. Guillain describe, según Szasz, cómo eran aleccionadas las pacientes para actuar el rol de persona hipnotizada o histérica. Dice: “en 1899, casi seis años después de la muerte de Charcot, mientras trabajaba como médico interino en la Salpetriere, vi a los antiguos pacientes de Charcot: que todavía estaban hospitalizados. Muchas mujeres, que eran excelentes comediantas. Imitaban a la perfección las crisis histéricas de otros tiempos cuando se les ofrecía una pequeña remuneración pecuniaria”.

¿Por qué nadie puso en guardia a Charcot sobre lo que acontecía tras las bambalinas del escenario en que dictaba sus clases y en el que hacia sus «mostraciones»? Guillain cree que por temor a las violentas reacciones del maestro, a quién solía llamarse el «César de la Salpetriere».
En el poder de un César se apuntala Freud para desechar de un golpe la hipótesis del fingimiento (inducido o no). Es altamente probable que no viere lo que los ojos de Guillain nos permiten ver para poder afirmar que la simulación no se puede descartar tan fácilmente, sobre todo si se trata del «gran ataque» a lo Charcot.
Si una «crisis histérica» se puede simular, es posible que los médicos sospechen simulación, teatralidad, búsqueda de finalidades a crisis o fenómenos diagnosticadas como «histéricos». Es lo que ha llevado a muchos de ellos, hasta ahora mismo, a utilizar ciertos métodos de tortura para «tratarlos».

https://psiquiatrianet.wordpress.com/category/pseudociencia/psicoanalisis/

Para finalizar como se ve estos enfermos de esquizofrenia hay de muy diferentes tipos suelen discriminarse entre ellos principalmente por el aspecto físico y el control que tengan o no de la enfermedad, los que la controlan más discriminan a los que menos;  otros aceptan la enfermedad como otra cualquiera uno que comenta efectos secundarios como que le tiemblan las manos y le ha producido fotosensibilidad en la piel pero que está mucho mejor que vivir con delirios y el tío que salía al principio comentando que quería cortarse los huevos acepta que es esquizofrénico, seguro que al poco tiempo ya empezará a dar el giro que dan casi todos estos enfermos y dirá que padece depresión y controlará sus delirios con boca cerrada y a seco, porque en definitiva la mayoría de esquizofrénicos no toman medicación alguna.

No sé como el loquero con pajarita se le paga siendo ya suficientemente pagado con los delirios de estos enfermos uno dice “que tiene los cojones secuestrados por satán y están produciendo pornografía vía satélite” y otro dice que es  “dueño de la mitad de Montreal y que se parece a Paul McCartney” con mímica gestual incluida, su trabajo es como estar en un circo pero sin pagar entrada.

Años más tarde, a partir del siglo XVIII, se puso de moda entre los caballeros y damas ingleses acudir al hospital de Bedlam para pasar una tarde de diversión. Por apenas un penique, los ingleses adquirían un pase para el gran zoológico humano. “La visita de esa casa de locos – cuenta Leopoldo María Panero – era una de las grandes diversiones dominicales de los londinenses. Los visitantes pasaban por esas verjas llamadas “penny gates”, porque la entrada costaba muy poco. El visitante tenía derecho a recorrer todas las divisiones, las celdas, hablar con los enfermos, y burlarse de ellos. A cambio de sus agudezas dábales en ocasiones algo de comer, o bien les hacía beber alcohol para estimularles a seguir divirtiéndole”.

En el hospital de Bedlam nunca faltaron los huéspedes ilustres. Entre ellos se cuentan casos como el de James Hadfield, que intentó matar al rey Jorge III convencido de que solo con ello se produciría la segunda venida de Jesús; o el de James Tilly Matthews, un famoso comerciante de té que en 1793 se puso en contacto con el primer ministro para advertirle de que una legión de “espías magnéticos” atacaría Gran Bretaña a bordo de “telares voladores” controlados por la mente.

Los casos más interesantes son los de dos extraños artistas: Louis Wain y Richard Dadd. El primero desarrolló una auténtica obsesión por los gatos, sus pinturas de mininos antropomórficos, que fuman, toman el té o juegan al bridge, eran muy valorados en la Inglaterra victoriana y durante años produjo millares de ellos. Wain vivió encerrado en su casa con tres hermanas solteras y 17 gatos, hasta que, al cumplir 57 años, aparecieron los primeros síntomas. De pronto, algo empezó a sucederle a sus gatos. A medida que avanza su esquizofrenia, su expresión se hacía más exagerada y siniestra, Wain empezó a dar largos paseos nocturnos y a hablar de enemigos que influían en su mente a través de rayos eléctricos. La evolución de sus dibujos aún sigue siendo estudiada en las clases de Psiquiatría.

http://www.fogonazos.es/2006/09/la-nave-de-los-locos_11.html

Como siempre aparece la hipótesis parasitaria de la Esquizofrenia del psiquiatra E. Fuller Torrey que también aparece al final en el vídeo.

Anuncios

Una respuesta a “Los olvidados de los olvidados y El legado del Dr. Heinz Lehmann

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s