Peritos dicen que el asesino de La Corredoria “fabricó una enfermedad mental para eludir a la justicia”

El juicio proseguirá mañana y el veredicto del jurado se conocerá previsiblemente este lunes

EUROPA PRESS. 05.10.2011

Varios psicólogos del Instituto Asturiano de Medicina Legal han opinado este miércoles que el hombre acusado de asesinar a su mujer en su domicilio de La Corredoria, en Oviedo, en febrero de 2010, “ha fabricado intencionadamente una enfermedad mental para eludir los efectos de la justicia y el reproche social”.

Peritos dicen que el asesino de La Corredoria

Ampliar foto

Así lo han manifestado en la tercera sesión del juicio con jurado popular que se celebra esta semana en la Audiencia Provincial de Oviedo y en el que el único acusado, con antecedentes psiquiátricos que se remontan a 1968, manifestó no recordar “absolutamente nada” sobre lo sucedido.

En la sesión de este miércoles, la primera profesional ha explicado a través de videoconferencia que en los restos de sangre del cuchillo homicida y del jersey del acusado se hallaron restos del perfil genético de la víctima, Isabel Larriet, de 55 años.

A continuación, otros dos compañeros han indicado que su cuerpo presentaba una herida abdominal muy grave de doble trayecto, y otras lesiones en cuello, cara y cuero cabelludo cuando ésta estaba ya “prácticamente fallecida”. Siempre se acuerdo a su pericia, la agonía de la mujer pudo ir de treinta segundos a un minuto.

Por su parte, la forense que participó en el levantamiento del cadáver ha narrado que cuando llegó al domicilio el acusado presentaba una actitud “fría y aséptica” y en ningún momento parecía desorientado.

La doctora ha precisado que en las entrevistas posteriores el hombre reflejaba una “amnesia selectiva, brusca y oscilante”, que “a veces finalizaba en un punto y otras en otro”. Además, ha recordado que una vez internado, el acusado decía que no sabía por qué su mujer no iba a verle y, sin embargo, en ocasiones hablaba de ella “en pasado”.

Por todo ello, ha descartado que el procesado padezca esquizofrenia, como sí reflejan algunos informes médicos, puesto que no concurren en él síntomas similares al autismo, ni lenguaje desorganizado y “todos los delirios eran en beneficio propio”.

“no existió brote”

De igual manera, ha subrayado que en ningún momento se han constatado alteraciones orgánicas propias de la epilepsia, por lo que su enfermedad podría corresponderse con un trastorno esquizo-afectivo, caracterizado por episodios de depresión y manía. Así, ha determinado que “pudo haber estrechamiento de conciencia”, pero “no existió brote activo que pudiera justificar lo que hizo”.

En este punto, ha abundado en que si la comisión hubiera sido fruto de una alucinación lo hubiera reconocido y el brote no habría remitido en horas, sino que habría persistido hasta que la medicación surtiera efecto.

Tras ellos, otros dos psicólogos se han referido al acusado como “el perfil más simulado” de sus 21 y 30 años de carrera profesional respectivamente. Ambos han manifestado con rotundidad que el acusado presentó durante los exámenes médicos “un comportamiento contradictorio de difícil diagnóstico” que responde, en su opinión, a un “intento deliberado de simular un trastorno psiquiátrico”.

Tras considerar que “fue deshonesto en todos los procedimientos”, han puesto también de relieve que cuatro días antes de la fecha del crimen acudió a consulta psiquiátrica y no refería las alucinaciones, a las que si hizo alusión con posterioridad.

Las acusaciones piden para M.R.P. entre 23 y 25 años de cárcel, mientras que la defensa solicita la libre absolución alegando enajenación mental. El juicio proseguirá mañana con la declaración de los psiquiatras y el veredicto del jurado se conocerá previsiblemente este lunes.

Los hechos

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, el 27 de febrero de 2010 la pareja estaba sola en el domicilio familiar, cuando el hombre, “decidido a matar a Isabel”, cogió un cuchillo robusto y dentado de 19 centímetros de longitud y 3,5 centímetros de anchura y se lo clavó varias veces.

Las primeras lesiones que le provocó eran de por sí mortales y, sin embargo, continuó clavándole el cuchillo cuando la mujer aún estaba viva y consciente, en el cráneo, la cara y el cuello. Cuando la mujer sufrió la agresión estaba en el sofá, desprevenida, y “no tuvo posibilidad real de defensa”. El acusado, natural de Galicia, fue detenido como presunto autor de un delito de homicidio.

El hombre presenta varios antecedentes de ingresos psiquiátricos pero, pese al historial, la Fiscalía sostiene que en el momento de realizar los hechos “era plenamente consciente y dueño de sus actos” y “no tenía mermadas sus facultades cognitivas ni volitivas”.

Declaran culpable al asesino de La Corredoria

El hombre acusado de haber matado el año pasado de varias cuchilladas a su mujer, ha sido considerado autor de un delito de asesinato con ensañamiento y alevosía

El hombre de 65 años acusado de haber matado el año pasado de varias cuchilladas a su mujer en el sofá de su casa de Oviedo ha sido considerado hoy autor de un delito de asesinato con ensañamiento y alevosía por el que, en principio, deberá cumplir una pena mínima de 20 años de prisión. (El asesinato al concurrir más de una circunstancia agravante, la pena va de 20 a 25 años art. 140 C.P.).

El jurado encargado de dar el veredicto se reunió hoy a las 17:00 horas y tres horas después había llegado a un acuerdo por unanimidad, aunque alguno de los hechos sometidos a votación fueron aprobados por mayoría.

Así, el jurado consideró a Manuel R.P. culpable de un delito de asesinato con ensañamiento y alevosía, la agravante de parentesco y la atenuante incompleta de haber sufrido un brote psicótico que alteró sus facultades volitivas. (Nota: No eximente incompleta).

Por unanimidad descartó también la posibilidad de que el procesado pudiera acogerse a un indulto o a la suspensión de la pena que finalmente le sea impuesta.

Manuel R.P. mató a su mujer, Isabel Larriet, el 27 de febrero de 2010 tras una discusión que, después del entierro de una hermana del acusado que se había suicidado, se desencadenó por el canal de televisión que querían ver.

Él quería ver un partido de fútbol entre el Barça y el Madrid y su mujer prefería “La noria”, por lo que hubo una disputa que pudo provocar el brote psicótico en el que, según explicaron tres psiquiatras en el juicio, “se entra en un estado crepuscular en el que la consciencia se estrecha o se anula”.

El jurado ha seguido las tesis defendidas por el fiscal Gabriel Bernal durante el juicio celebrado la semana pasada en la sección tercera de la Audiencia Provincial.

El fiscal decidió rebajar la pena de 23 años que pedía inicialmente a una de 20 años por considerar que el procesado sí que sufre una enfermedad mental que merma “levemente” su capacidad cognitiva y volitiva.

Como indemnización para los dos hijos de la víctima ha reclamado 240.000 euros, cantidad que la acusación particular ha elevado hasta los 300.000 euros.

El abogado de la acusación particular que ejercen los hijos de la víctima ha pedido también hoy que se le imponga la pena de 20 años de prisión, al igual que ha hecho el abogado de Manuel R.P., ya que esa es la mínima que contempla el Código Penal para un asesinato con alevosía y sin atenuantes completas.

No obstante, será ahora la titular de la sección tercera la que deberá dictar la sentencia en la que se establezca la pena sobre los hechos considerados probados por el tribunal popular. EFE

http://www.lne.es/sucesos/2011/10/10/declaran-culpable-asesino-corredoria/1140784.html

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s