Celos, competencia y psiquiatrización

Celos psiquiátricos:

Los celos es una respuesta emocional compleja y perturbadora, que surge cuando una persona percibe una amenaza hacia algo que considera como propio. Comúnmente se denomina así a la sospecha o inquietud ante la posibilidad de que la persona amada nos reste atención en favor de otra. También se le conoce así, al sentimiento de envidia hacia el éxito o posesión de otra persona.

Fuente: Wikipedia

Mi mamá ya no me mima

Hace unas semanas salió en el blog de Miguel Jara la siguiente noticia:

El sábado pasado dos policías de paisano se personaron en el domicilio de V. R. de 46 años, ciudadana española enferma de Síndrome de Fatiga Crónica (SFC), fibromialgia (FM) y Sensibilidad Química Múltiple (SQM) en grado III, para llevarse a su hija de 12 años enferma de SFC y SQM. Acudieron con una orden judicial que exigía el ingreso inmediato de la niña en el Hospital de su localidad para determinar si procedía su ingreso en una unidad psiquiátrica. Solo que aparte de la brutalidad e inhumanidad de la decisión de separar a madre e hija, enfermas además, estas enfermedades emergentes están relacionadas con la contaminación ambiental y tienen un origen inmunitario, físico no psíquico. Así que la idea de valorar la salud psíquica de la niña es absurda y sólo puede empeorar su situación, hacer más daño a quien supuestamente se quiere proteger de no se sabe qué y crear más sufrimiento a su madre.

De nada ha servido estar diagnosticada por tres de los especialistas en el SFC más destacdos de nuestro país, los doctores Alegre, Fernández Solà y Quintana ni tener pruebas en las que aparecen claramente alterados valores en los linfocitos, RNasa, reactivaciones virales y otros parámetros inmunoinfecciosos.

La madre, con una afectación manifiesta por su grado severo de las tres patologías, llevaba años batallando con los Servicios Sociales (SS) de su comunidad autónoma para que sus enfermedades fueran reconocidas (la SQM no es oficialmente una enfermedad en nuestro país y por ello los afectados no pueden ser atendidos como necesitan). Había sido denunciada por Educación por absentismo de la menor (no es fácil para una persona afectada de estas enfermedades hacer una vida normal), aunque Fiscalía daba la razón a la madre y obligaba a disponer de un maestro en su domicilio.

Madre e hija empeoraban cuando acudían al psicólogo una vez por semana obligadas por los SS; además, la ayuda domiciliaria a la que “tenían derecho” no hacía más que empeorar la salud de ambas, ya que las trabajadoras familiares acudían al domicilio con fuertes olores a perfumes y tabaco.

Ante la queja de la madre, Servicios Sociales en lugar de adecuarlos a las necesidades de éstas, deciden retirarlos y actuar como hemos relatado, ante, según me han comentado otros afectados por estas dolencias y activistas que están trabajando en el caso, un grave peligro de aislamiento y exclusión social de la menor provocado por la progenitora.

La jueza ha ordenado el ingreso indefinido de la niña en dicha unidad de psiquiatría sin que la madre pueda ver a la menor (en caso de que pudiera desplazarse pues estas enfermedades son invalidantes), ya que su interacción, según consta en el auto, podría ser ¡perniciosa para ésta!

Esta persona le ha tocado la lotería padece (o se supone que tenga) tres síndromes, ya es raro tener uno, concretamente tiene Síndrome de Fatiga Crónica (SFC), fibromialgia (FM) y Sensibilidad Química Múltiple (SQM) en grado III su hija tiene dos SFC y SQM.
El problema que hasta que no hay pruebas o marcadores biológicos determinantes, no se puede afirmar que las padezcan realmente, porque que haya variación de linfocitos puede ser debido a cualquier causa y originar cualquier síndrome, y mismamente puede originar una enfermedad mental como la depresión:

Una teoría sobre la causa de la depresión es que se caracteriza por un eje hiperactivo hipotalámico-pituitario-adrenal (eje HPA) que se asemeja a la neuro-endocrina (cortisol) como respuesta al estrés. Estas alteraciones del eje HPA participan en el desarrollo de síntomas depresivos, y los antidepresivos sirven para regular la función del eje HPA. [67]

***

Anti-inflamatorios e inmunomodulación

Estudios recientes muestran que procesos de citoquinas pro-inflamatorios, tienen lugar durante la depresión clínica, la manía y el trastorno bipolar, y es posible que los síntomas de estas afecciones son atenuados por el efecto farmacológico de los antidepresivos sobre el sistema inmunitario. [72] [73] [74] [75] [76]

Los estudios también muestran que la secreción crónica de las hormonas del estrés como consecuencia de la enfermedad, incluyendo infecciones somáticas o síndromes autoinmunes, pueden reducir el efecto de los neurotransmisores y otros receptores en el cerebro a través de reacciones pro-inflamatorias mediadas por citoquinas, lo cual lleva a la desregulación de neurohormonas. [75] ISRS, IRSN y antidepresivos tricíclicos actúan sobre la serotonina, la noradrenalina y receptores de la dopamina se han demostrado ser inmunomoduladores y antiinflamatorios contra los procesos de las citoquinas pro-inflamatorias, específicamente en la regulación de la interferón-gamma (IFN-gamma) y La interleucina-10 (IL-10), así como el TNF-alfa y la interleucina-6 (IL-6). Los antidepresivos también han demostrado suprimir la regulación al alza TH1.

Fuente: http://en.wikipedia.org/wiki/Antidepressants

O también se puede desprender que sin pruebas la madre es una psicótica hipocondriaca y sobre su hija ha proyectado un Síndrome de Munchausen por poderes. Por lo cual no se puede separar el grano de la paja, la psiquiatría se cela según la definición vista arriba y las mete a madre e hija en un psiquiátrico: “Si no son para mí no son para nadie”. La psiquiatría tiene un plus no tiene que demostrar nada, pero al revés no vale, esa es la ventaja principal y determinante que tiene, sin probar nada tiene veracidad sobre otros enfoques o explicaciones.

Un comentario en meneame sobre esto:

Errónea, la niña no está “enferma” por sustancias tóxicas, está “enferma” de SQM, el santo grial de la gente con Síndrome de Munchausen, hipocondríacos y ansiosos de atención en general.

“Todo me pone enfermo y no hay forma de tratarme, y cualquier cosa que intentes hacer para comprobar que estoy enfermo me pondrá aún más enfermo, así que no lo hagas, simplemente dame una pensión por enfermedad”.

Esto es como lo de la sensibilidad al wifi.

Pero a lo que vamos en medicina se ha dejado lo no medible o que no interesa por su falta de especifidad o que en definitiva no se tiene interés alguno de usar marcadores biológicos, para que todo el mundo pueda tener su enfermedad mental diagnosticada, es una de las razones del que el tronco neuropsiquiátrico se desgajara en dos ramas neurología y psiquiatría. La neurología es una rama más y la psiquiatría es el cubo de basura.

Al cubo de basura van todos estos síndromes de etiología desconocida, y sin marcadores específicos igual que la gente que sufre de enfermedades neurológicas como la esquizofrenia, depresivos endógenos, bipolares etc, y están compartiendo sala de consulta con un 95% de gente que tiene “problemas no médicos” tienen problemas sí pero de otra índole. La diferencia con respecto a estos síndromes los mentales la mayoría no quiere prueba alguna o marcador biológico y porqué: Existen dos razones hay enfermos que piensan que al tener una enfermedad mental es una cosa pasajera de nervios o emocional  y que puede disimular su estado cuando quiera ya que no hay “pruebas”, solo tiene que decir lo que le interesa en cada momento, en el segundo el 95% de enfermos no médicos pueden acudir a un centro de salud no médico y pasar como enfermos médicos.

Es natural intentar salir del cubo de la basura y no querer tener ninguna relación con ese submundo, pero la psiquiatría se cela y no quiere que se escape nadie ni nada de su cubil infecto e ignorante. Donde los prefijos dominan más que la propia patología como “para-dis-sobre-meta-pre” de simulación: ejemplos aquí

http://www.csjn.gov.ar/cmfcs/cuadernos/1_2_81.html

Parece que por lo menos en Inglaterra no se han andado con tonterías:

Robin McKie
The Observer, Sunday 21 August 2011
Article history

La total extensión de la campaña de intimidación, ataques y amenazas de muerte efectuadas contra los científicos por activistas que se quejan de que los investigadores están suprimiendo la causa real del síndrome de fatiga crónica ha sido revelado hoy por el periódico THE OBSERVER. Según la policía, los militantes son considerados ser tan peligrosos e intransigentes como los extremistas de los derechos de los animales.

Un investigador dijo al diario THE OBSERVER que una mujer que protestaba había entrado en una de las conferencias llevando un cuchillo. Otro científico tuvo que abandonar una colaboración con médicos americanos después de que corría el riesgo de que le disparasen mientras que a otro le dieron un puñetazo en la calle. Todos dijeron haber recibido amenazas de muerte y ataques vitriólicos.

Aparte, los activistas – quienes atacan a los científicos que sugieren que el síndrome tiene alguna clase de asociación psicológica – han bombardeado a los investigadores con peticiones de libre información, han efectuado rondas de queja a los comités éticos universitarios acerca del comportamiento de los científicos y han enviado cartas falsamente alegando que científicos, de forma individual, están pagados por empresas farmacéuticas y aseguradoras.

“He publicado un estudio que no ha gustado a estos extremistas y fui sometida a una ola impresionante de horribles abusos” dijo la profesa Myra McClure, directora de enfermedades infecciosas en el Imperial College de Londres. “Un hombre escribió que sentía placer imaginando que estaba viendo que yo me ahogaba. Enviaba tal mensaje cada día durante meses.”

El síndrome de fatiga crónica conocido también como Miálgia Encefalomielitis (ME) es común y debilitante. Un informe reciente del British Medical Journal sugirió que al menos una de cada 250 personas en el Reino Unido lo padecen. Los pacientes, algunas veces, son incapaces de moverse y acaban postrados en la cama y ocasionalmente han de ser alimentados a través de un tubo. Durante más de 20 años los científicos han luchado para encontrar la causa y algunos de ellos señalando a razones fisiológicas, muy en particular con infecciones víricas mientras que otros han argumentado que hay involucrado problemas psicológicos.

Es el último grupo que ha sido objeto de los ataques extremistas. Los antagonistas odian cualquier sugerencia respecto a un componente psicológico e insisten que es debido a causas externas en particular, víricas. En el caso McClure, su “crimen” fue el publicar un documento indicando que estudios anteriores enlazando el síndrome al virus XMRV era falso y era resultado de contaminación de laboratorio. La reacción fue tan furiosa que tuvo que abandonar una colaboración con EE.UU. ya que fue avisada que podría recibir un disparo.

Una campaña similar de odio provocada por un estudio en la revista LANCET a principios de este año, sugirió que una técnica psicológica conocida como terapia de comportamiento cognitivo podría ayudar a algunos que lo padecen. Esto produjo ataques furiosos sobre los científicos involucrados, incluyendo Michael Sharpe, profesor de medicina psicológica en la Universidad de Oxford. Había sido ya acosado por una mujer que más tarde fue sorprendida llevando un cuchillo en una de sus conferencias.

“La tragedia es que este pequeño grupo de activistas están impidiendo a jóvenes científicos que trabajen en ese campo,” dijo Sharpe. “Al final, estas campañas solo harán daño a los pacientes.”

Esta cuestión fue respaldada por Fiona Fox, directora del Science Media Centre. “Utilizando amenazas e intimidaciones para impedir que los científicos prosigan con resultados específicos de investigación o criticando, está haciendo daño no solo a la ciencia, hace daño a la sociedad,” dijo ella.

Ninguno de los científicos contactados por el THE OBSERVER creían que el síndrome de fatiga crónica era puramente psicológico. Todos pensaban que había causas externas involucradas. “Hay un elemento que es hereditario,” dijo la Dra. Esther Crawley, una consultora pediátrica en la Universidad de Bristol. “Sabemos también que en los niños se desencadena a menudo por una infección vírica, mientras que en los adultos está asociada con la privación social. El estrés y la adversidad están involucrados. Llamar a esto la gripe “yuppie” (clase media entre 20 y 40 años) tal y como la gente lo ha definido, es totalmente un nombre falso.

Crawley ha pasado años intentando descifrar las causas pero su rechazo en aceptar que tal condición es solo el resultado de factores orgánicos externos ha resultado que haya sido invadida con correos de odio por parte de extremistas. “Vosotros, malditos bastardos….el tiempo se os acaba así que será mejor que empecéis a denunciar vuestra imperfecta e inhumana terapia y pedir perdón a Dios,” dijo uno de los correos.

“Para aquellos responsables en impedir que los que padecemos Mialgia Encefalomielitis tengamos la ayuda que necesitamos …. pagareis por ello,” decía otro correo. “Es depresivo recibir e-mails como estos pero hago lo necesario para que no me afecte,” dijo Crawley. “No obstante, reviso los paquetes que llegan a mi oficina.”

Muchas de las reclamaciones de los extremistas son extrañas, dijo el Profesor Simon Weseley del Instituto de Psiquiatría en el King’s College de Londres. “Dicen que estoy en la liga con las empresas farmacéuticas con el fin de suprimir la información que demuestra un enlace entre los virus y el síndrome. Pero, ¿por qué diablos harían esto las empresas farmacéuticas? Si estas empresas pudiesen enlazar la condición a un virus estarían en un buen camino para desarrollar tratamientos lucrativos y vacunas. Es de locos.”

Wesley ha instalado teléfonos de llamadas rápidas y pulsaciones de pánico a requerimiento de la policía y tiene su correo bajo rayos X. Hace años que desistió en su investigación del síndrome de fatiga crónica a pesar de que aún atiende a pacientes. “He trasladado mis intereses de investigación a estudios del Síndrome de la Guerra del Golfo y otras condiciones relacionadas con zonas de guerra,” dijo. “Ello me ha llevado a Irak y a Afganistán donde, sinceramente, me siento mucho más seguro y no digo esto como un chiste.”

(Artículo traducido por
Pere Almirall)

El psiquiatra Simon Weseley, no lo entiende no lo coge, el porqué esa reacción exacerbada porque saben los que padecen realmente estos síndromes, si son atrapados por la psiquiatría va a ser un cachondeo su diagnóstico, su tratamiento como pasa ahora con las que tienen atrapadas como depresión, esquizofrenia o TDAH. A la psiquiatría no le importa nada devaluar y generalizar enfermedades y medicalizar cualquier cosa, por eso saben muy bien que si entran por el embudo de la psiquiatría van a ser enfermos de tercera. Además habrá una masa dispuesta a acogerse a estos síndromes como agua de mayo, pero tratados desde la óptica de la psiquiatría o sea sin rigor metodológico alguno que es lo que finalmente estos últimos quieren para conseguir tangibles ya que los psiquiatras son los ministros del reino de lo intangible y patología que entra inmediatamente se “descorporeiza” pierde todos los ítems o marcadores biológicos para ser una amalgama de clichés, perogrullos y sofismas gramaticales.

No andan desencaminados con las farmacéuticas a una farmacéutica le interesa mucho más vender algo para todo el mundo que para un minúsculo % de portadores de un virus o una disfunción inmunológica muy minoritaria, el sueño de las farmacéuticas es vender fármacos a la gente sana, y con la psiquiatría tienen hecho el camino.

Si hasta en la época pre-asepsis y pre-bacteriológica los que achacaban las enfermedades a la existencia de bacterias fueron tachados de locos con sorna, qué etiqueta va a recibir esta gente:

El médico que enfrentó las bacterias con higiene

Se llamaba Ignaz Phillipp Semmelweis. Había nacido en Buda, la ciudad húngara ubicada a la derecha del Danubio, en 1818. A mediados del siglo, cuando era un joven médico, inició su práctica obstétrica en el hospital general de Viena, Austria: el Allgemeines KrankenHaus. . “Allí, Semmelweis observaba con preocupación que las parturientas atendidas por los estudiantes avanzados de medicina y médicos recién recibidos tenían una tasa de mortalidad diez veces mayor que las asistidas por parteras y personal idóneo, y siempre debido a la misma causa: una infección llamada fiebre puerperal o septis neonatal.” . Cuando murió uno de sus profesores, el doctor Jacob Kolletschka, en 1847, Semmelweis descubrió en la autopsia que había demasiada similitud entre el corte de dedo sufrido por su maestro durante una autopsia y la fiebre puerperal que lo preocupaba. “Y así llegó a la conclusión de que la mayor mortalidad en la sala de parturientas atendida por los estudiantes avanzados de medicina y médicos recién recibidos era causada porque hacían entrenamiento en todo el hospital, incluidas las autopsias, y transportaban gérmenes cadavéricos en sus manos. En cambio, las parteras y auxiliares tenían ya un cierto entrenamiento en partos y tomaban precauciones. Una de ellas era lavarse las manos.”. Semmelweis probó su teoría: los médicos debían lavarse las manos cuidadosamente con agua clorada antes de ingresar en la sala de partos. Pese a la eficacia de la medida, pasaron muchos años hasta que la comunidad médica aceptó su hallazgo. . Semmelweis fue atacado, marginado y sus colegas lo tomaron por demente. Murió antes de los 50 años, destruido ante la conjura de tantos necios, en el manicomio de Viena.

Pero lo dicho anteriormente no nos puede cegar con otros casos que son lo contrario e intentan mimetizarse con patologías reales:

Competencia y psiquiatrización:

Últimamente salen estudios sobre los efectos del electromagnetismo desde la wifi, microondas, móviles etc. estudios que tienen el mismo rigor mirados a fondo que un estudio psiquiátrico como los gliomas en el cerebro “producidos” por las ondas de los móviles.
Experimentación animal, ningún estudio se probó que aumentaran los gliomas en animales. En humanos de 14 estudios no se concluyó ningún aumento de padecer este cáncer y sólo uno con un rigor metodológico nulo como coger a pacientes con este cáncer y preguntarles si usaban mucho el móvil, como preguntarles si veían mucho la tele y correlacionar las dos variables. Tal es así que el par de décadas que se usan móviles no ha habido ningún aumento de tasa de gliomas u otros cánceres cerebrales entre la población a diferencia con otras sustancias como el tabaco alcohol y sustancias contaminantes que ha subido la tasa de cáncer respecto a cuando no existían o su concentración/consumo era menores.

Visto esto, ¿qué se puede decir? Que la calidad de las pruebas aportadas por los autores del informe de la OMS es más que cuestionable, tal como ellos mismos admiten, y que, por consiguiente, llegar a la conclusión que llegan se antoja precipitado, cuando no anticientífico. Todos las pruebas acumuladas hasta ahora en la literatura científica apuntan en el sentido contrario al de la nota de prensa de la IARC y resultan consistentes con la física y la biología. Otro punto clave del informe es que no explica cuál sería el mecanismo biológico por el cual el uso del móvil provocaría cáncer ni por qué, a pesar de que llevamos varias décadas expuestos a sus radiaciones, no ha habido un boom de tumores cerebrales en Occidente. Mi irreverente pregunta -la hice ayer en Twitter- es: ¿cuál es es el mecanismo -no mágico, claro- por el cual las emisiones de los móviles pueden provocar cáncer? Y digo no mágico porque, según lo que sabemos de física y biología, no hay mecanismo conocido por el que las ondas de telefonía -bastante menos energéticas que la luz visible- puedan causar mutaciones en el ADN.

Por todo esto, no me preocupa la inclusión de los móviles en el grupo de carcinogenidad 2B de la OMS y a usted tampoco debería de preocuparle, aunque crea que lo anterior lo he escrito en un rapto de locura o sirviendo a intereses bastardos. En ese mismo grupo 2B, están el café y el humo de los tubos de escape de los automóviles, elementos con los que convivimos desde hace bastante más tiempo que con los móviles. Además, estudio Interphone, realizado por la OMS y en el cual se controló durante 10 años a más de 10.000 personas -usuarios de móvil; no usuarios; supervivientes de un tumor cerebral que los utilizaban y que no-, es que “no existe ningún incremento de cáncer cerebral entre los usuarios de móvil”.

http://blogs.elcorreo.com/magonia/2011/06/01/por-no-tengo-miedo-que-movil-me-provoque-cancer/

http://blogs.elcorreo.com/magonia/2011/07/28/el-primer-estudio-epidemiologico-sobre-moviles-y-cancer-cerebral-en-ninos-no-encuentra-ninguna-relacion/

Medina también hace hincapié en que las declaraciones de la OMS se basan en datos epidemiológicos, no en estudios clínicos, por lo que deben tomarse con prudencia. ‘Los estudios más conocidos al respecto se han basado en preguntar a enfermos de cáncer si utilizan el móvil. Si preguntas a un enfermo de Glioma si usa el móvil, el 100% te dirá que sí. Si le preguntas si toma Coca-Cola también podrías aventurar que existe una posible relación causa-efecto entre beber ese refresco y contraer cáncer. Todo lo que nos rodea tiene ese riesgo en la dosis y tiempo suficientes’ comenta el portavoz del CNIO.

De hecho, si consultamos a fondo el documento hecho público por la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer, vemos que los investigadores reunidos en Lyon no han podido cuantificar el riesgo carcinógenico asociado al uso de teléfonos móviles. Sólo un estudio, realizado allá por 2004, constata un aumento del 40% del riesgo de contraer glioma en el grupo de ‘Heavy Users’ o usuarios habituales de móvil. Según el estudio, un Heavy User es el que habla por el móvil media hora diaria durante diez años (1994-2004). Eso podría englobar perfectamente al 100% de la población, por no mencionar las abismales diferencias técnicas que existen entre las redes GSM y los terminales de hoy frente a las de hace 10 años.

Fuente: http://www.xataka.com/moviles/moviles-y-cancer-los-oncologos-creen-que-la-oms-se-ha-precipitado-en-sus-declaraciones


Existe una psiquiatrización del expectro electromagnético o radio eléctrico. Como el uso de wifi etc. salen de vez en cuando noticias de personas que han conseguido una incapacidad absoluta por sensibilidad al wifi, y luego miras más a fondo la noticia y no hay ningún estudio en el mundo que relacione la wifi con problemas de salud y si lo hay son con intensidades miles de veces mayores que se puedan dar en el espacio radioeléctrico o las causas de insalubridad son debidas a otras causas y el sambenito se lo lleva el espacio electromagnético. Estas personas quieren tangibles y achacan sus problemas de “salud” al espacio electromagnético.

La comisión de Antenas de Telefonía Móvil de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) está de enhorabuena: el Juzgado de lo Social número 24 de Madrid ha declarado la incapacidad permanente y absoluta de una trabajadora de la Facultad de Económicas de la Universidad Complutense de Madrid que padece hipersensibilidad electromagnética y ambiental por exposición a las ondas emitidas por teléfonos móviles y redes WiFi y que colabora con la comisión.

La resolución dictada por el juez sustituto Juan Manuel Carrillo Sanz, reconoce que las dolencias sufridas por Minerva Palomar, que le fueron diagnosticadas el pasado año, la incapacitan para realizar su labor profesional en la universidad y reconoce su derecho a recibir una pensión equivalente al cien por cien de la base reguladora de su sueldo.

La pionera sentencia se basa en un informe emitido por el equipo de valoración de incapacidades, que le diagnosticó síndrome de fatiga crónica, enfermedad celíaca, fibromialgia y síndrome de hipersensibilidad electromagnética y ambiental. Pese a ello, los médicos no propusieron a la Dirección Provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social en Madrid su incapacidad permanente, al considerar que la paciente no presentaba reducciones anatómicas o funcionales que disminuyeran o anularan su capacidad laboral.

Fuente: http://asanacem.blogspot.com/2011/07/un-juez-reconoce-la-incapacidad-de-una.html

Se puede hacer un experimento bien sencillo ciego para la persona que dice es “alérgica al wifi” o tiene hipersensibilidad electromagnética (EHS). Llevarle a una serie de sitios donde se sabe que hay wifi y en otras no solo por el examinador, o se puede doblar el rizo y el examinador desconoce también si hay wifi o no lo que se llama un doble ciego  y lógicamente si se le lleva al monte la persona que dice que el wifi le trastorna puede suponer que no habrá wifi pero el examinador lleva un emisor de wifi portátil, luego hacer un estudio estadístico sencillo, con un intervalo de confianza  IC=95% si las variables wifi-enfermedad (“electrosensibilidad”) se correlacionan con un margen de error del 5% puede dar por superada la prueba.

Edito ha habido un estudio pero parece que se debe más al efecto de transición (off-on, on-off) que al propio campo electromagnético, ya que el sujeto no sabe ni diferenciar si está expuesto o no a él y el experimento se hizo con una médico que se autodiagnosticó (EHS) a sí misma, reproduciendo las condiciones electromagnéticas que se dan en una casa, con rango de frecuencia eléctrica de 60 Hz y con una intensidad de campo de 300 V/m,  dicho campo estaba encima de la cabeza, respecto al simulacro de control y que la alergia empezaba 100 segundos después del inicio a la exposición. Bueno pues a estas personas no se les hace ningún estudio comprobatorio y con solo expresar que la wifi les pone enfermos tienen su incapacidad absoluta fijada en sentencia por un juez analfabeto. Es la psiquiatrización del espacio electromagnético sin problemas.

Extraigo un párrafo de un articulo sobre esta enfermedad:

“Se han realizado ya unos cuantos estudios clínicos sobre la enfermedad. Algunos bastante importantes, con varios centenares de pacientes. En algunos se ha sometido a los pacientes a campos electromagnéticos sin que ellos lo supieran, para comprobar si experimentaban un empeoramiento de sus síntomas. En otros se ha procedido al revés: se les ha hecho creer que se les estaba sometiendo a un campo electromagnético “de pega” (por ejemplo, mediante un teléfono móvil simulado), para ver qué pasaba. Y los resultados son demoledores: los teléfonos móviles de pacotilla hacen que los enfermos empeoren notablemente, mientras que los campos electromagnéticos reales, pero emitidos sin que lo sepan los pacientes, no producen absolutamente ningún efecto. Sólo en algunos, muy pocos casos se ha podido determinar una causa real, aunque sin relación con los campos electromagnéticos: al parecer a algunas personas el parpadeo de los tubos fluorescentes o las bombillas de corriente alterna puede llegar a causarles dolores de cabeza. Pero en la mayoría de las ocasiones la enfermedad es real, sí, pero sus causas son pura y simplemente psicosomáticas.”

O dicho de otro modo: lo que causa la hipersensibilidad electromagnética no son los campos electromagnéticos, sino el miedo a los campos electromagnéticos.

Fuente: http://yamato1.blogspot.com/2007/06/antologa-del-terror-electromagntico.html

http://www.migui.com/opinion/el-timo-de-la-hipersensibilidad-radioelectrica.html

Alguien se preguntará porque estas personas que tienen problemas no acuden a hacer el change por un trastorno mental y conseguir lo mismo una incapacidad absoluta como hace casi todo el mundo. ¿No es más fácil, más rápido, menos papeleo? Pues por lo mismo que hay más papistas que el papa quieren superar o ir más allá de lo mental y psiquiatrizar espacios que no eran pasto o estaban vedados a la metodología psiquiátrica (nulo rigor, argumentos falaces frente a realidad etc.) y como las ondas electromagnéticas son intangibles la lógica psiquiátrica les da un “soporte” (ya que otros lo hacen) a sus malestares pero a diferencia de la psiquiatría, usa un chivo expiatorio externo en vez de interno. Esto deriva a un efecto de bola de nieve, cada vez más gente dirá que es alérgica al wifi al 3G, y la psiquiatría intentará fagocitarlos porque no quiere competencia, no quiere que haya ninguna especialidad que la arrincone y como no se hacen diferencias tendrán la etiqueta de trastornados mentales los que sufren realmente de patologías fronterizas como los que las simulan.

Anuncios

3 Respuestas a “Celos, competencia y psiquiatrización

  1. Cuando alguien cercano a usted sufra cualquiera de estas “loterías” o usted mismo, podrá hablar y entonces supongo que lo hará con educación y sabe dios que no le estoy deseando ningún mal ,pero nadie esta libre de padecer.

  2. Pingback: Edema angioneurótico hereditario « Psiquiatría NET·

  3. Pingback: Secuestro psiquiátrico por Enfermedad Mitocondrial | Psiquiatría NET·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s