EE.UU: Psiquiatras reciben dinero de las compañías farmacéuticas para medicar niños en las cárceles juveniles

Psiquiatras con errores médicos contratados para tratar a los niños bajo custodia estatal.

Por Michael LaForgia

Palm Beach Post Redactor

Actualizado: 24:51 Lunes, 20 de junio 2011

Publicado: 14:06 Domingo, 19 de junio 2011

En el momento que el estado de Florida comenzó a pagar al  Dr. Gold Smith Dorval  para aconsejar y medicar a los niños encarcelados, el psiquiatra de Pembroke Pines ya tenía experiencia con los niños bajo custodia estatal.

Los había utilizado, según las autoridades, para estafar al gobierno el dinero para los pobres (medicaid).

Cuando Dorval no declaró un cargo de delito de robo grave, se le habría prohibido, por ley, trabajar para el Departamento de Florida de Justicia Juvenil.

No lo hizo.

Y, como Dorval, los otros médicos han surgido otros problemas del pasado y puestos de trabajo obtenidos en DJJ (Departamento de Justicia de menores) -con autorización- para recetar drogas a los niños en las cárceles del estado, que una investigación de Palm Beach Post ha encontrado.

Algunos psiquiatras de DJJ fueron contratados después de haber sido citados por violar la ley, por graves errores médicos o la violación de las reglas del estado. Otros fueron contratados después de haber sido acusados de sobredosis a pacientes, a veces fatalmente.

Todos estaban facultados para prescribir medicamentos a los niños encarcelados en forma de pastillas. Poderosos antipsicóticos fluían libremente en los hogares de la Florida para los niños díscolos.

“Es terrible. Un psiquiatra es un psiquiatra. Son licenciados, que han estado en la escuela de medicina, y hay una cierta confianza en el juicio de esa persona cuando le dicen que este niño necesita ser medicado”, dijo John Walsh, abogado de la Sociedad de Palm Beach Ayuda Legal del Condado que ha representado a los niños en la corte juvenil. “Esto demuestra que siempre tenemos que estar en guardia con los niños.”

En dos años, Florida compró cientos de miles de pastillas de Seroquel, Abilify, Risperdal y otros medicamentos antipsicóticos para los niños alojados en cárceles estatales y programas de menores. Los medicamentos se administraron en un sistema de justicia juvenil que no hace un seguimiento de las prescripciones y no tiene manera de saber si los médicos están recetando para hacer que los niños sean más fáciles de controlar.

En algunas cárceles y hogares, las pastillas fueron recetadas por psiquiatras que tuvieron enormes honorarios siendo portavoces de las empresas que hacen las drogas antipsicóticas. En otros, la tarea recayó en los doctores con pasado conflictivo.

En respuesta a los primeros informes del periódico, publicado el mes pasado, DJJ Secretario Wansley Walters inició una investigación sobre el uso del departamento de los fármacos antipsicóticos. Funcionarios del DJJ se negaron a discutir los últimos descubrimientos del Post.

El portavoz CJ Drake reconoció, sin embargo, que el departamento ha tenido problemas para encontrar psiquiatras dispuestos a trabajar en las cárceles y los programas. También dijo que DJJ a veces se ha basado en las empresas que emplean a un grupo de médicos, en lugar de firmar un contrato con un solo médico.

Como resultado, Dorval fue a trabajar en una cárcel del condado de Broward para los niños – a pesar- de que habría fallado una verificación de antecedentes exigidos por el estado requerido por el contrato.

Facturas falsas.

A finales de 1990, Dorval afirmó que estaba dando tratamiento necesario a los delincuentes juveniles y otros niños vulnerables. En cambio, los investigadores del estado, dijeron, utilizó falsos pretextos para facturar a Medicaid por más de $ 350,000 en reclamaciones fraudulentas.

Acusó al gobierno por ofrecer un valor superior de 24 horas de terapia a los niños en un solo día, dijeron los investigadores, y estructuró el sistema en torno a los niños que vivían en la calle o en custodia de DJJ o acogimiento familiar.

Tendía a facturar para los niños que el sistema da por “perdidos “, según una declaración jurada de su detención.

Originalmente acusado de cuatro delitos en Broward, Dorval no refutó un cargo de robo de mayor cuantía en 2004.

Más tarde, para mantener su licencia médica, se acordó pagar US $ 10.000 y fue suspendido, amonestado y puesto en libertad condicional durante cuatro años.

Aunque un juez retiene una decisión formal de culpabilidad, el motivo descalificó a Dorval de ver a los pacientes en una cárcel juvenil. Aún así, su empleador, con sede en Miami los sistemas de salud Compass, lo envió a trabajar en el Centro de Detención Juvenil de Broward, entre agosto y diciembre de 2007.

Nadie examinó sus antecedentes de antemano.

En las respuestas escritas a las preguntas, Dorval, dijo que estaba haciendo lo que le dijeron. Compass lo envió a trabajar a la cárcel juvenil de Broward.

“En ese período ha citado, el psiquiatra que estaba viendo a los pacientes en el DJJ estaba fuera. Por lo tanto, fui designado por la oficina de administración para ir a cubrir el puesto vacante, hasta que se me volviera a cambiar a otro lugar. Yo no estaba al tanto de cometer un delit “, escribió Dorval, que ha destacado que nunca firmó un contrato con el DJJ. “Yo sólo soy un empleado, dondequiera que me mandan a trabajar tengo que ir.”

En cuanto a los cargos penales, ofreció esta explicación: “Este caso es un asunto simple que se complicó, porque mi primer abogado me lió.” Después de discusiones acerca de los hechos, decidió aceptar la culpa para que se me permitiera tener la oportunidad de luchar por mi licencia para practicar la medicina”, escribió. “Fue una verdadera pesadilla que generó en mí un síndrome post-traumático que nunca olvidaré.”

Funcionarios del DJJ no quisieron hacer comentarios sobre la contratación de Dorval, otra vez citando a la investigación, como excusa.

Funcionarios de la compañía no respondieron a las preguntas sobre Dorval.

DJJ no tenía contrato con Compass a partir de mayo, según los documentos.

La muerte del paciente se perdió en el cribado

En las cárceles operadas por el estado y los programas, las reglas dicen que debe DJJ examinar  antecedentes y verificar que los médicos “tengan en regla las licencias médicas”. En los programas de gestión privada, que albergan la mayoría de los niños en custodia del departamento, que la responsabilidad recae en las empresas contratadas.

Tales pruebas no aseguran todo: Los médicos que mantienen sus licencias después de que el Estado les acusó de faltas graves se han ido a trabajar a las cárceles y hogares de menores.

Dr. Carlos J. Dack es un ejemplo. Durante seis años, Dack, un médico de Lakeland, que está especializado en la adicción y la psiquiatría infantil, recetó un cóctel de antidepresivos y analgésicos potentes, como la metadona y la morfina, a una paciente llamada María Tuxbury.

Con el tiempo, Dack intensificó la dosis de pastillas a Tuxbury que estaba tomando, manteniendo “un nivel tóxico de morfina durante aproximadamente dos años y medio”, dijeron los inspectores del estado de salud del departamento. En marzo de 2002, Tuxbury fue encontrada muerta. Ella tenía 42 años.

Una autopsia reveló que murió por “intoxicación por drogas múltiples, es decir, opiáceos y antidepresivos tricíclicos”.

Los organismos responsabilizaron a Dack con no cumplir las normas de atención y prescripción inadecuada. A Dack se le acusó en agosto de 2007. Admitió que no lo hizo con dolo, pero aceptó pagar una multa $ 7.000 y completar un curso sobre “prescripción” de drogas.

Un año más tarde, fue contratado para cuidar a los niños en tres programas de gestión privada en la Florida Central: Wilson Youth Academy, Peace River Youth Academy and New Beginnings Youth Academy. Trabajó en los hogares hasta abril.

Dack no respondió a los mensajes en busca de aclaraciones.

Doctor contratado después de la muerte del niño

Otros médicos DJJ no fueron citados por los inspectores, pero fueron acusados ​​en un tribunal de descuido fatal. Aproximadamente uno de cada ocho de los psiquiatras que han trabajado para DJJ en los últimos cinco años han tenido una demanda por negligencia en la Florida, según los documentos.

Entre ellos se encontraba el Dr. Samuel McClure. Como psiquiatra en Orlando, McClure diagnosticó a  un niño de 11 años llamado David Morganthal con trastorno por déficit de atención. Recetó poderosas drogas que alteraron la mente de David – a pesar- de que el niño era mucho más pequeño que otros niños de su edad, según documentos judiciales.

Una mañana de noviembre de 2001, la madre de David se despertó para encontrar a su hijo muerto en el piso de su caravana. Cuando se puso a David en la morgue, mide menos de 4 pies-2 y pesaba 49 libras.

Las pruebas de laboratorio mostraron que su sangre contenía una concentración inusualmente alta de antidepresivos: el 60 por ciento más de medicamentos que los médicos habían previsto.

La droga, mirtazapina, todavía no ha sido aprobado como seguro para los niños. David estaba tomando el medicamento junto con otro antidepresivo que no ha sido aprobada para los niños, citalopram.

La autopsia concluyó que el niño probablemente murió de un ataque y los problemas cardíacos causados ​​por “reacción a los medicamentos de prescripción”.

En 2004, Patty Morganthal demandó a McClure, a la compañía de cuidado de salud que trabajaba y otros por la muerte de su hijo, alegando negligencia médica.

Mientras que la demanda civil aún estaba pendiente, McClure fue contratado en enero de 2006 para atender a los niños en Frances Walker Halfway House y Brevard Group Treatment Home.

Un año más tarde, según los registros, la compañía de seguros de McClure  pagó 500.000 dólares para resolver el caso de Morganthal.

McClure trabajó en programas de DJJ hasta junio de 2009. No pudo ser contactado para hacer aclaraciones.

Los pacientes con sobredosis.

Aún otro médico DJJ fue contratado después de que accidentalmente dio a los niños medicamentos en exceso, un antipsicótico durante un ensayo clínico.

En el verano de 2006, el Dr. Sohail Punjwani de Lauderhill probó el medicamento de Pfizer en siete niños entre las edades de 10 y 16. Seis de esos niños tenían sobredosis, de acuerdo con una carta de advertencia de 2010 a Punjwani de la Administración de Alimentos y Drogas.

A un niño de 13 años de edad, “tuvo una sobredosis por la medicación del estudio durante 20 días consecutivos”, dijo la FDA, y salió experimentando “sedación y mareos”.

Dieciocho meses más tarde, Punjwani, que es especializado para terapia de adultos y psiquiatría infantil, se puso a trabajar en el Centro de Detención Juvenil de Broward, colocado allí por su empleador, Compass. Evaluó a los niños en la cárcel hasta junio de 2008, según documentos.

Poco después, mientras trabajaba para el sistema de atención del Estado de acogida, empezó a ver a un paciente difícil, de 7 años de edad, Gabriel Myers. Punjwani prescribió drogas psicotrópicas para el niño, incluyendo una combinación de un antipsicótico y un antidepresivo. En abril de 2009, Gabriel se ahorcó en la ducha de su casa de acogida Margate.

Un grupo de trabajo creado para estudiar la muerte no asignó la culpa a Punjwani, y no fue sancionado por los inspectores estatales en el caso ampliamente difundido.

Un informe de 2010 por la Unidad de Análisis del Comportamiento del FBI, que consultó con un psiquiatra forense en el Walter Reed Army Medical Center, concluyó que “los medicamentos que fueron prescritos para Gabriel pudieron haber contribuido a sus acciones directamente antes y durante” su muerte.

Error de drogas atribuido a la enfermera

En una entrevista, Punjwani djo que el estudio de Pfizer de 2006 era defectuoso, citando una carta de  la FDA de 2010 de alerta para la compañía farmacéutica, y agregó que su errores de medicación derivan de un error de una enfermera. Reconoció, sin embargo, que fracasó en la asignación de un control que habría impedido una sobredosis.

Punjwani dijo que vio “muy poco” a los niños en la cárcel del DJJ que tomaban drogas psicodélicas. Para estos niños, simplemente se revisaron sus archivos y las mantuvo con sus medicamentos, dijo.

Y en el caso de Gabriel, Punjwani dijo que siente que fue un chivo expiatorio.

“Mi atención era totalmente apropiada, y según algunos psiquiatras, pasó por encima y más allá del estándar de cuidado en la comunidad clínica. Porque vi al paciente, tuvo un seguimiento adecuado, yo tenía la documentación”, dijo.

La forma en que sus críticos lo retratan, “Me veo como un asesino de niños”, agregó. “Es triste. He estado en la práctica de la psiquiatría durante 25 años, una doble especialización psiquiatra infantil. Por supuesto que hay algunos malos resultados. Pero eso no significa negligencia médica. Eso no quiere decir que he estado lastimando a la gente”.

¿Dos horas de consultas adecuadas?

Como mínimo, los contratos del Estado lo obligan, a  estos y otros médicos pasar dos horas a la semana con la evaluación de los niños encarcelados.

Cada semana, en las cárceles y hogares que puede almacenar un total de 6.000 niños y niñas de todo el estado, los niños hacen cola para ver al psiquiatra.

Pablo DeMuro, un ex jefe del sistema de bienestar infantil de Pennsylvania, se preguntó si dos horas es suficiente para evaluar a cada niño, evaluar los avances y recetas.

“Si usted tiene dos horas de consulta a la semana, y hay 100 niños, y 20 ó 25 toman medicamentos psicotrópicos, ¿ qué cantidad de atención puede dar a los niños?” dijo DeMuro, que trabaja como consultor para la política de justicia de menores a nivel nacional. “¿Qué otra cosa van a hacer que recetar pastillas?”

Los médicos que han trabajado para el DJJ

Un vistazo a las credenciales y las fechas de trabajo de los médicos que han prescrito medicamentos a los menores en las instalaciones de DJJ:

El Dr. Gold Smith Dorval

Con licencia: 24 de abril 1989

La escuela de medicina: Université d’Etat d’Haiti

Con base: Pembroke Pines

Problemas del pasado: no declaró delito de robo en 2004

Trabajó para DJJ: agosto-diciembre de 2007

El Dr. Charles Dack

Con licencia: 13 de junio 1980

Facultad de Medicina: Universidad de Nueva York

Con base: Lakeland

Problemas del pasado: Sanción disciplinaria  prescripción excesiva de medicamentos a una mujer, hasta sobredosis y murió en el 2002

Trabajó para DJJ: septiembre 2008 a abril 2011

El Dr. Samuel McClure

Con licencia: 11 de octubre 1979

Facultad de Medicina: Universidad de la Florida

Con base: Orlando

Problemas del pasado: es demandado por mala práctica médica en la muerte de un niño de 11 años que tomó una sobredosis de medicamentos

Trabajó para DJJ: enero 2006 a junio 2009

Dr. Sohail Punjwani

Con licencia: 20 de octubre 1988

Facultad de Medicina: Universidad de Dow Colegio Médico de Karachi, Pakistán

Con base: Lauderhill

Problemas del pasado: Citado por la FDA por los errores de medicación durante un ensayo clínico en los niños; prescrito drogas psicotrópicas a Gabriel Myers, con siete años de edad, se ahorcó en 2009

Trabajó para DJJ: diciembre 2007-junio 2008

Fuente: http://www.palmbeachpost.com/news/state/dosed-in-juvie-jail-troubled-doctors-hired-to-1549240.html?viewAsSinglePage=true

Drogados en reformatorios: Médicos contratados para evaluar a los niños bajo custodia estatal han recibido enormes pagos de las compañías farmacéuticas

Por Michael LaForgia

Palm Beach Post Redactor

Actualizado: 17:39 Martes, 24 de mayo 2011

Publicado: 17:40 Domingo, 22 de mayo 2011

SEGUNDO DE DOS PARTES

En las cárceles juveniles de Florida, los psiquiatras encargados de diagnosticar y prescribir medicamentos para los niños díscolos han tenido enormes honorarios de los fabricantes de medicamentos – las empresas- se benefician ampliamente cuando los médicos recetan a los niños pastillas antipsicóticas.

Los psiquiatras fueron contratados por un sistema de justicia juvenil del estado que implícitamente da por hecho que a los niños se les trate con altas dosis de medicamentos, y los médicos han prescrito antipsicóticos, incluso antes de que fueran aprobadas por las autoridades federales como seguro para los niños.

Uno de cada tres psiquiatras que ha contratado el Departamento de Justicia Juvenil en los últimos cinco años ha tenido dádivas por charlas o regalos de las empresas que hacen los medicamentos antipsicóticos, una investigación de Palm Beach Post  lo ha averiguado.

En dos años, los cuatro mejores médicos pagados juntos aceptaron más de 190.000 dólares – al mismo tiempo que trabajan para DJJ. Tres de los cuatro psiquiatras aún están viendo a pacientes en cárceles estatales y programas residenciales.

Por lo menos en un caso, el número de recetas de Medicaid de un psiquiatra, recetó para los niños aumentó considerablemente en la época en que se le pagó, averiguado por este periódico.

“Eso es mucho, mucho miedo”, dijo Jude Ann Prisco, del condado de Palm Beach madre cuyo hijo tomó las drogas psiquiátricas, mientras que hace poco estaba encerrado en un programa. Dijo que nunca se le ocurrió que los médicos DJJ pueden tomar el dinero de las compañías farmacéuticas. “Estoy muy molesta por eso, y creo que necesitan regirse por algunas pautas nuevas.”

Responder a las conclusiones del Post (periódico), el recién nombrado Secretario  de DJJ Wansley Walters recientemente ordenó una investigación radical en la forma que los antipsicóticos se utilizan en las cárceles del estado y los programas para los niños. Se negó a comentar más, sin embargo, citó los hechos.

Médicos del DJJ aceptaron pagos por como antipsicóticos poderosos desembocaban en cárceles estatales y hogares. Defensores de los niños dicen que el uso generalizado de estas cantidades de medicamentos son para una política de controlar a los niños a través de “contención química”.

“Este es un tema serio, legítimo y potencialmente mortal que requiere una investigación, la reforma fiscal y, posiblemente,” dijo el juez del circuito Ronald Alvarez, quien se ha sentado en el banquillo del tribunal de menores en el Condado de Palm Beach por 12 años.

DJJ depende en gran medida del juicio de los médicos por su contrato: En las cárceles del estado juvenil y los programas residenciales, los psiquiatras en última instancia, deciden si los niños deben recibir la medicación – y los medicamentos que los niños deben tomar.

Florida no tiene leyes regulatorias

Los médicos les recetaron fuertes dosis de los fármacos antipsicóticos para los niños bajo custodia de DJJ incluso antes de que las drogas eran consideradas seguras para los niños.

Seroquel, por ejemplo, no fue aprobado para los niños hasta finales de 2009. Entre mediados de 2006 y mediados de 2008, DJJ compró al menos 217.563 comprimidos de Seroquel para los niños bajo custodia del departamento.

El estado no tiene reglas que obliguen a las compañías farmacéuticas a revelar los pagos a los médicos. DJJ no tiene una política que exige que los médicos contratados revelen los conflictos de interés. En la reforma del cuidado de la salud el año pasado, el Congreso aprobó una medida que requiere que todas las compañías farmacéuticas tengan que revelar los pagos y regalos a los médicos. Sin embargo, parte de la ley no entrará en vigor hasta 2013.

DJJ no hace un seguimiento de las prescripciones en sus cárceles y programas. La razón fundamental detrás del sistema del departamento es que los médicos, con la ayuda de las enfermeras y otro personal del programa, siempre prescriben medicamentos adecuadamente.

“La idea era, si los niños no tienen una necesidad médica de medicamentos psicotrópicos, entonces no habría ningún propósito de dar (antipsicóticos) para ellos”, dijo la portavoz del DJJ Samadhi Jones.

El pasado martes, seis días antes de esta historia fue publicada, el jefe director médico DJJ, Lisa Johnson, tomó la inusual decisión de emitir una nota de apoyo enérgico a los médicos contratados y empleados del Estado-DJJ.

La nota, entre otras cosas, advirtió en contra de que los psiquiatras prescriben antipsicóticos y otras drogas por razones que no están aprobados por el gobierno federal, salvo en casos extremos. También recordó a los médicos que no usan las drogas “como una forma de castigo, disciplina, coacción, restricción o represalia.”

“Quid pro quos’ violación de las leyes anti-soborno.

El tema de los médicos y los pagos de las compañías farmacéuticas ha sido cada vez más polémico en los últimos cuatro años, después de que el gobierno federal acusó a algunas empresas de pagar comisiones ilegales a los médicos.

El tema adquiere una nueva dimensión cuando se trata de médicos que atienden a los niños en custodia del estado, dijo Eric Campbell, profesor de la Universidad de Harvard que investiga los conflictos personales de interés.

“Para mí, el papel del gobierno es asegurar que las personas que se dejan a nuestro cuidado, que son vulnerables y necesitan ayuda, realmente obtengan esa ayuda”, dijo Campbell. “Y posiblemente exponerlos a prescripciones inadecuadas, cuando el beneficio de aquellos va al médico en particular, lo veo como especialmente problemático.”

En general, si los médicos prescriben drogas a cambio de pagos de las compañías farmacéuticas, la disposición quid-pro-quo viola  las leyes estatales y federales, dijo Ryan Stumphauzer, un ex fiscal federal y miembro fundador del South Florida’s Medicare Fraud Strike Force (Stop al fraude médico).

Stumphauzer, que ahora está en la práctica privada en Miami, añadió que el parece haber descubierto “algunos datos realmente impresionantes y preocupantes”.

Empresas: Los médicos proporcionan un servicio valioso

La práctica de las compañías farmacéuticas con los médicos y la compensación es perfectamente legal siempre y cuando no es un esfuerzo para influir en la prescripción, dijo Bruce Reinhart, un ex fiscal federal ahora en la práctica privada en West Palm Beach.

“Una compañía puede dar muestras gratuitas, por ejemplo, o un médico puede ir a un seminario, si el propósito de hacerlo es la formación”, dijo Reinhart.

Una portavoz de AstraZeneca, que hace Seroquel, dijo que la compañía considera los pagos como “apropiados y éticos” como compensación para los profesionales que proporcionan servicios útiles.

“Los médicos que hablan acerca de nuestros productos son compensados ​​por un valor justo de mercado basado en las calificaciones del médico y la cantidad de tiempo necesario para la prestación del servicio”, dijo Stephanie Andrzejewski. “Los pacientes se benefician en última instancia, cuando los médicos están bien informados y conocedores de nuestros medicamentos, las opciones de tratamiento y normas de atención.”

Recetas aumentan con los pagos

AstraZeneca es una empresa farmacéutica que pagó al Dr. Umesh Mhatre después comenzó a trabajar para DJJ. Pfizer, fabricante del antipsicótico Geodon, fue otro.

En 2010, Mhatre, que está especializado en la psiquiatría y la psiquiatría infantil, con residencia en Lake City, recibió 65.475 dólares en pagos y regalos, incluyendo 63.250 dólares en honorarios de orador.

Los registros muestran que Mhatre facturaba a Medicaid más antipsicóticos para los niños durante un período en el que estaba recibiendo decenas de miles de dólares en pagos.

El psiquiatra empezó a trabajar en San Agustín en 2009 en las instalaciones de St. Johns Juvenile Correctional Facility, con un programa de seguro donde los niños no son elegibles para Medicaid, y el St. Johns Youth Academy, un programa que no tiene seguro y Medicaid puede pagar por los niños las ‘recetas’.

Durante sus primeros 15 meses en ver a los pacientes DJJ en las casas de San Agustín, Mhatre facturaba a Medicaid, en promedio, alrededor de 254 recetas cada tres meses para los antipsicóticos a los niños.

En los seis primeros meses de 2010, Mhatre llevó 39.000 dólares en honorarios de orador de AstraZeneca, y luego, meses más tarde, aceptó otro 13.100 dólares, según documentos. También aceptó más de $ 15,000 en honorarios de orador y para cubrir las comidas y los viajes, de Pfizer, entre mediados de 2009 y finales de 2010.

Entre abril y junio de 2010,  Mhatre a 328 niños les recetó  antipsicóticos en tres meses, o 35 por ciento más de las recetas de lo que había facturado a Medicaid, en promedio, en tres meses recetó más que el año y medio anterior.

Los expertos médicos advirtieron contra sacar conclusiones a partir de la prescripción de Mhatre, diciendo una serie de variables podría haber sido en el trabajo.

Por ejemplo, podría haber visto más pacientes en la primavera de 2010 que los que vió en meses anteriores: los registros de los pacientes de Mhatre no estaban disponibles. Hablando a través de una recepcionista de su oficina, Mhatre negó a hacer comentarios para este artículo. Sigue viendo pacientes de DJJ.

Jugosas cuotas a los oradores, comidas gratis y viajes.

Mhatre es uno de los 17 psiquiatras DJJ actuales o anteriores que  en dos años, tuvieron un total de 253.982 dólares en honorarios por dar conferencias o comidas gratis y viajes. Muchos médicos se les pagó con regalos de valor inferior a $ 300. Unos pocos, como el Dr. Rex Birkmire, recibieron mucho más.

Birkmire, un psiquiatra de Oviedo (florida) es certificado para la psiquiatría y la psiquiatría forense, ha aceptado casi 129.000 dólares de los fabricantes de antipsicóticos desde mediados de 2009. Recibió por lo menos 70.750 dólares en pagos para los programas educativos en todo el tiempo que trabajó en el Orange Centro Regional de Detención de Menores.

Después de haber empezado en DJJ, Birkmire redujo las recetas de antipsicóticos que facturaba a Medicaid, para niños dramáticamente de lo que había hecho en los meses anteriores. Evaluó a los pacientes en una cárcel de menores, donde  DJJ, y  no Medicaid, paga por los medicamentos para los niños.

Birkmire no respondió a mensajes telefónicos y de correo electrónico en busca de respuestas.

Los contribuyentes pagan por las recetas

Muchos de los medicamentos prescritos a los niños en custodia de DJJ se pagan con dinero de los contribuyentes.

DJJ compra medicamentos que se administran a los niños en sus cárceles y programas residenciales operadas por el estado. Sin embargo, los psiquiatras pueden facturar a Medicaid o al seguro privado de los medicamentos prescritos a los niños de hogares no asegurados operados por contratistas privados.

Registros de facturación de Medicaid no identifican a los pacientes que reciben medicamentos, por lo que es imposible decir cuántos, en su caso, de los vales fueron escritos para niños bajo la custodia de DJJ. Lo que los registros ofrecen, sin embargo, es una impresión de los hábitos de prescripción de los médicos que han trabajado para DJJ.

Tome Mhatre, por ejemplo. En el período previo a su trabajo para el departamento,  facturó a Medicaid para obtener más medicamentos de salud mental que otros médicos. En 21 meses, Mhatre escribió por lo menos 24.771 recetas para los medicamentos de salud mental, incluyendo antipsicóticos, tanto para niños como para adultos. Que se convierten en 42 vales por día, siete días a la semana, durante 84 semanas consecutivas.

En total, 52 psiquiatras en total que han trabajado para DJJ  facturaron a Medicaid por lo menos 175.247 recetas de medicamentos psiquiátricos en 21 meses, un período que terminó en marzo de 2009. Los médicos que recibieron los pagos, un grupo de 17, representan más de la mitad de todos las recetas de medicamentos, según los documentos.

Las grandes empresas de medicamentos acuden a los tribunales

Compañías farmacéuticas comenzaron revelar los pagos a los médicos en 2009. La medida fue en parte relacionada con supuestas demandas que los fabricantes de medicamentos pagan comisiones ilegales a los médicos que recetaron pastillas libremente.

En abril de 2010, por ejemplo, AstraZeneca pagó $ 520 millones para resolver acusaciones del gobierno federal de que la compañía pagó sobornos a los médicos que promueven Seroquel para usos no aprobados, entre otros reclamos.

Cuando se trata de dinero para los médicos de DJJ, AstraZeneca y otras empresas dijeron que los pagos no estaban destinados a influir en la prescripción.

“AstraZeneca no paga los médicos a cambio de la prescripción de nuestras medicinas o como un incentivo para promover nuestros productos”, dijo Andrzejewski, el portavoz de la compañía, en un comunicado. “Además, hemos establecido políticas para asegurar que nuestros pagos a los médicos no crean conflictos de intereses o de otra manera influir en las decisiones que estos médicos toman en el tratamiento de los pacientes”.

Algunos médicos pagados por las compañías farmacéuticas trabajan duro para preparar las conferencias y la elaboración de diapositivas, y pueden ganar menos que su tarifa por hora en su consulta, dijo el Dr. Robert Hendren, director de psiquiatría infantil y adolescente de la Universidad de California en San Francisco.

En otros casos, Hendren dijo, las empresas parecen haber buscado oradores basados ​​en los patrones de prescripción. “Creo que, en algunas de esas formas, lo más probable es la influencia indebida”, dijo Hendren. “Creo que las personas se ven influidas por que se les paga. Creo que no hay duda sobre eso”.

Transparencia necesaria para los pagos

A diferencia de otros estados, incluyendo California, Massachusetts y Minnesota, Florida carece de reglas que obliguen a los fabricantes de medicamentos revelar los pagos a los médicos autorizados por el estado.

Estas medidas crean necesaria la transparencia, la ética médica, dijo.

“Yo creo que es porque nos preocupa que el pago y el marketing y la publicidad y los detalles pueden influir en el comportamiento”, dijo Arthur Caplan, director del Centro de la Universidad de Pennsylvania de Bioética. “No creo que esa sea una hipótesis, porque sabemos lo que hacen.”

Aún mejor, dijo Campbell, el profesor de Harvard, sería si los contratistas médicos del gobierno de la Florida rechazaran todas las ofertas de dinero de las compañías farmacéuticas.

“Los médicos que atienden a pacientes que son de poblaciones vulnerables tienen que estar muy por encima de cualquier reproche en lo que respecta a este comportamiento”, dijo Campbell. “Personalmente creo que es totalmente inadecuado para los médicos, trabajar como representantes de las drogas. Usted vende drogas o practica la medicina. Pero no se puede hacer ambas cosas.”

Personal investigador Niels Heimeriks contribuyó a esta historia.

Posteriores a la investigación

CONSECUENCIAS

Responder a las conclusiones del Post, El recién nombrado Secretario de Justicia de Menores Wansley Walters ordenó una investigación radical la forma en que los antipsicóticos se utilizan en las cárceles del estado y los programas para los niños. No quiso hacer comentarios, citando las fuentes.

ACERCA DE ESTA SERIE

Al analizar al Departamento de Justicia Juvenil del uso de medicamentos con receta, The Palm Beach Post analizó la información de drogas del departamento de compras y los datos de facturación de Medicaid y analizó miles de páginas de informes de inspección DJJ, los registros de las compañías farmacéuticas divulgación y documentos de los juzgados. El Post también llevó a cabo docenas de entrevistas con funcionarios estatales, abogados, médicos, abogados y psiquiatras infantiles.

La tarea se complicó por la incapacidad de DJJ de acceder a sus propios registros con facilidad. En teoría, el departamento puede seguir las recetas, pero el sistema se ve obstaculizado por las preocupaciones del acceso, dijo un portavoz.

Preguntado sobre medicamentos dispensados ​​a los niños, DJJ podría proporcionar información únicamente por un período de dos años que finalizó a mediados de 2008, y sólo para sus 25 cárceles y una fracción de sus programas residenciales. Los calabozos sólo representan aproximadamente una quinta parte de todas las cárceles de menores y hogares residenciales en Florida.

No hubo información disponible sobre las cantidades de los fármacos antipsicóticos dispensados ​​en los más de 100 programas restantes de los menores, los cuales son administrados por contratistas privados.

– Michael LaForgia

SOBRE EL PERIODISTA

Michael LaForgia ha informado sobre la crisis de la medicación en Florida, estimulando las detenciones y las reformas a nivel estatal y local, y expone las lagunas en la ley de Florida que ponen a los niños en situación de riesgo en los campamentos de verano. Se unió a The Palm Beach Post en 2006.

Fuente: http://www.palmbeachpost.com/news/dosed-in-juvie-jail-drug-firms-pay-state-1491309.html?viewAsSinglePage=true

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s