MP imputará a psicólogo por muerte de sus padres e hijos en Macaracuay

VGN/Nota de Prensa
17/02/2011

En las próximas horas, el Ministerio Público presentará ante un tribunal de control del área metropolitana de Caracas al psicólogo Luis Morales Zamora, por su presunta vinculación con el homicidio de sus padres e hijos, el pasado martes 15 de febrero.

De acuerdo al experto en conducta humana, Renny Yagosesky, existe una relación directa entre la frustración y la agresión, y aunque, habría que conocer el caso de cerca, señaló que a pesar de que el presunto homicida es psicólogo, éste perdió la conciencia de la situación.

“La persona consideró que estaba por debajo de la situación y no pudo ponerse en contacto con sus capacidades recilentes, con sus capacidades para resolver el problema, quizás un elemento que nos queda aquí muy concreto es que número uno: conocimiento no es conciencia, personas vinculadas al ámbito de la psicología, de la orientación de la psiquiatría, también pueden verse afectados y perder su inteligencia emocional y precipitarse en torno de decisiones que sean criticas”, dijo.

El hecho ocurrió en una vivienda ubicada en Macaracuay, municipio Sucre, estado Miranda.

En la audiencia de presentación, el fiscal 24° nacional y su auxiliar, Didier Rojas y Andrés Bravo, respectivamente, imputarán a Luis Alberto Morales (55), por la presunta comisión de delitos tipificados en el Código Penal y la Ley Orgánica para la Protección al Niño, Niña y Adolescente.

Morales, quien también se desempeña como vendedor en una empresa de productos naturistas, se encuentra recluido en un centro asistencial, en el este de Caracas, pues se recupera de las heridas en la cervical y en el abdomen, además de presentar laceraciones profundas en las palmas de las manos.

Según la investigación, a las 7 de la mañana de ese día, la hija (15) de la cónyuge de Morales se había levantado tarde para acudir a clases, al salir de la habitación se percató de la presencia de rastros de sangre en el piso de la sala. Siguió las huellas hemáticas hasta llegar a la habitación del padre del presunto victimario, donde observó el cuerpo, sin vida, de Luis Morales Rodríguez (79), cuyo cadáver presentaba heridas en el cuello y manos, producidas con un arma blanca.

En idéntica situación, pero en cuartos distintos, estaban los cuerpos de Virginia Caridad Zamora de Morales (74), madre del presunto victimario, y de sus dos hijos de 16 y 14 años de edad, respectivamente.

Ante tal situación, la adolescente entró a su cuarto y se escondió en el baño de su habitación. Minutos después, logró avistar a un vecino a quien le contó lo sucedido y le lanzó las llaves de la casa, a los fines de que el hombre ingresara a la quinta Stella y la socorriera a la joven.

Vale destacar, que cada una de las rejas y puertas que dicho vecino cruzó para ingresar a la casa, tenían pasadas las llaves, lo que descarta la posibilidad de que estas fuesen forzadas.

Luego de sacar a la adolescente del inmueble, llamó a la Policía del municipio Sucre, cuyos funcionarios ingresaron al sitio del suceso donde encontraron, en el baño del cuarto principal, a Luis Alberto Morales con signos vitales.

Posteriormente, el Ministerio Público ordenó a los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas realizar una serie de experticias con el fin de determinar las circunstancias de tiempo, modo y lugar de comisión del hecho en el que ocurrieron las cuatro muertes.

Hasta el momento, la representación fiscal ha solicitado análisis de los diferentes elementos de interés criminalístico recabados en la escena del crimen para determinar el móvil del hecho.
Fuente: http://www.reportero24.com/2011/02/mp-imputara-a-psicologo-por-muerte-de-sus-padres-e-hijos-en-macaracuay/

Por depresión un psicólogo mató a toda su familia en Macaracuay

En la masacre, la hijastra de Morales, una joven de 15 años, resultó ilesa

LAURA DÁVILA TRUELO | EL UNIVERSAL
miércoles 16 de febrero de 2011 12:00 AM

Para cuando la chica de quince años despertó, a las seis de la mañana de este martes para ir al colegio, la única que aún vivía, y estaba ilesa en la casa, era ella. No hubo ningún ruido nocturno que la despertara y, sin embargo, apenas caminó unos pasos cuando vio un charco de sangre en el piso del pasillo. Corrió al cuarto del chico de quince años, que era como su hermano. Vio la cama ensangrentada y bajo las mantas él estaba degollado.

Comenzó a gritar y uno de los vecinos de la quinta Stella acudió a ayudarla. Con miedo de salir, ella le lanzó las llaves por la ventana. Al entrar el vecino descubrió que los abuelos de los chicos, Virginia Morales, de 73 años, y Luis Morales de 72, y los dos adolescentes, Andrea de 14 y Alejandro de 15, habían sido asesinados en sus camas.

Una mancha de sangre indicaba que alguien se había arrastrado. En el baño del cuarto de servicio Luis Alberto Morales, de 55 años, hijo y padre de las víctimas, estaba herido. Tenía cortes de cuchillo en el abdomen, estómago y pecho, y sus entrañas estaban expuestas.

Un amigo, vecino de la familia, se llevó a la chica que sobrevivió a su casa. La policía de Sucre trasladó a Morales al hospital del Llanito, y allí lo intervinieron. Hasta la tarde del martes su condición era estable.

La calle Manaure de Macaracuay es un lugar cerrado por una garita. Los vecinos, conmocionados por lo ocurrido, comentaban entre ellos: “mató a su familia”, para referirse a Luis Alberto. Más grande era su asombro: todos lo conocían como un sujeto amable y simpático, con el que su familia podía contar. Pasadas las 10 de la mañana, el director de la policía científica, comisario Wilmer Flores Trosel, informó que no había entradas forzadas, que las muertes habrían ocurrido en la madrugada y que nadie escuchó nada.

Explicó que se harían análisis al agua de la casa, los medicamentos que allí se encontraron y a la sangre de los fallecidos y del propio Luis Alberto, Así podrán precisar si las víctimas habían sido drogadas con alguna sustancia. Además, Flores dijo, como lo hicieron vecinos que pidieron no identificarse, que Luis Alberto tenía problemas económicos.

La historia familiar

Gloria Londoño es homeópata, y desde hace dos años era la compañera sentimental de Luis Alberto. En estos días está en Margarita por trabajo.

Sus amigas cuentan que todas la felicitaban por la suerte de tener un buen hombre a su lado. Ahora no pueden entender lo ocurrido.

La exesposa de Morales, y madre de los niños, vive cerca de la casa donde ocurrieron los hechos. Desde la separación los hijos pasaban 15 días en casa de los abuelos, donde vivían su papá con su nueva compañera y la hija de ella, y 15 días en casa de su mamá.

Luis Alberto solo tiene una hermana que estaba en Houston, Estados Unidos, al momento de los hechos.

Morales es psicólogo, y distribuye productos naturistas, pero allegados dicen que estaba afectado por problemas de dinero. Su negocio estaba en picada, se le veía deprimido, y había perdido varios kilos en los últimos tiempos.

Siempre tuvo recursos suficientes, pero su situación económica ahora era precaria, y mantenía a sus padres e hijos, y ayudaba a su exesposa.

Fuentes del caso aseguraron que no era la primera vez que presentaba un cuadro depresivo, y la policía verifica si estaba recibiendo tratamiento.

http://www.eluniversal.com/2011/02/16/sucgc_art_por-depresion-un-psi_2192388

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s