Acusado de matanza en guardería belga no está loco, según psiquiatras

Kim de Gelder, el joven de 20 años acusado de asesinar en una guardería belga en enero pasado a dos bebés y una cuidadora, era consciente de sus actos, según las primeras conclusiones de los psiquiatras encargados de examinarle.

Bruselas, (EFE).- Varios diarios belgas informan hoy de que, en opinión de los expertos, la planificación con que actuó De Gelder el día de la matanza de la guardería y también cuando supuestamente mató a una anciana en su domicilio, unos días antes, demuestra que no está loco.

Así, señalan que el joven se presentó en casa de su primera víctima, Elza Van Raemdonck, como un empleado que acudía a reparar la instalación eléctrica y también que, previamente, estudió cuidadosamente las costumbres de Van Raemdock y su esposo.

Los psiquiatras dan poca credibilidad al argumento esgrimido por el acusado de que escuchaba voces que le ordenaban matar, dada la preparación de sus actuaciones.

Esta evaluación debe todavía ser confirmada por otros dos expertos, designados después de que el abogado de De Gelder protestara por la rapidez y superficialidad del trabajo de los psiquiatras.

Si la evaluación de que el joven era responsable de sus actos se confirma, De Gelder no sería internado en una institución psiquiátrica y tendría que comparecer ante un tribunal para ser juzgado.

***

Prolongan detención de presunto asesino de guardería belga

Un tribunal de Bélgica prolongó la detención provisional del joven belga acusado de la matanza en una guardería infantil en Termonde (noroeste) y del asesinato de una anciana a mediados de enero cerca de Anvers (norte).

La cámara del consejo del tribunal de apelación de Termonde confirmó sin sorpresa la orden dictada por un juez de instrucción contra Kim De Gelder, 20 años, prolongando su detención provisional, informó la fiscalía de la ciudad.

Kim De Gelder, inculpado del asesinato a puñaladas de dos bebés y una puericultora de la guardería de Termonde, así como de la muerte de una mujer de 73 años apuñalada el 16 de enero en su granja de Beveren, compareció junto a su abogado, Jaak Haentjens, en esta audiencia a puerta cerrada en el palacio de justicia de Termonde, informó la agencia Belga.

El joven, que no había hablado a los investigadores desde su detención, unas dos horas después del sangriento ataque a la guardería ‘País de las Fábulas’, comunicó el lunes por la noche a través de su abogado que está dispuesto a colaborar con la justicia.

“Entiende que hizo algo inhumano. Pienso que siente remordimientos”, declaró Haentjens, dando a entender que Kim De Gelder había reconocido implícitamente los hechos de Termonde.

En cuanto al asesinato de la anciana en Beveren, el joven afirmó a su abogado no saber nada al respecto.

Los padres de Kim De Gelder, presunto autor de la masacre, habían solicitado hace dos años el internamiento del joven en un centro psiquiátrico ante su extraño comportamiento.

Recordemos que el agresor irrumpió en la guardería y, según varios testigos, se dirigió al área de los bebés, donde acuchilló a los niños y adultos que encontró, causando la muerte a dos bebés y una cuidadora y heridas graves a otras doce personas.

“No recuerda absolutamente nada de los hechos en Dendermonde”, ha explicado a la agencia Belga el abogado, que ha destacado que “hay indicios de que De Gelder padece de alguna enfermedad mental, aunque sólo se sabrá con seguridad después del informe psiquiátrico”.

Según Haentjes, el presunto agresor sufrió una depresión grave cuando tenía entre 15 y 16 años, y a los 18 sus padres quisieron internarlo en una institución psiquiátrica. (la famosa depresión en vez de llamarlo esquizofrenia).

Sin embargo, después de un tratamiento, un psiquiatra consideró que el ingreso no era necesario.

El abogado ha explicado que en esa época el joven “oía voces” y que, por el momento, no ha dicho si esto ocurría también cuando atacó la guardería.

“Si oía voces o sentía fuerzas a las que no podía resistir y actuó en un estado de psicosis, De Gelder tendrá que ser ingresado en psiquiatría”, ha añadido Haantjes.

Ayer, Haantjes dijo que el joven comprendía lo sucedido, aunque aseguró que “sería ir demasiado lejos decir que se arrepiente”.

De Gelder, de 20 años, es el mayor de tres hijos -tiene un hermano de 18 y una hermana de 14- de una familia acomodada.

Durante su comparecencia ante el juez instructor permaneció en silencio y dejó que fuese en todo momento su abogado el que interviniese.

Fuentes:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s