La ilegitimidad de la “Biblia psiquiátrica”

El Estado Terapéutico | Thomas S. Szasz M.D.
La ilegitimidad de la “Biblia psiquiátria”
Diciembre 2010 • Volumen: 60 • Número: 10

“Expertos en salud mental se preguntan: ¿Alguien es normal?” Así lee el título de un informe de Reuters del 27 de julio. Los “expertos”, advirtieron que la quinta versión del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM), programado para su publicación en 2013, “podría significar que pronto nadie va a ser clasificado como normal. . . . [C]ualquier persona que anteriormente se consideraba en perfecto estado de salud podría en el futuro decírsele que está mal”.

Esto no es noticia. Más de 200 años atrás Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832) advirtió: “Creo que el humanitarismo final triunfará, pero me temo que, al mismo tiempo, el mundo se convertirá en un gran hospital, cada persona que actúe como la otra es enfermera humana.”

Por otra parte, Goethe previó el vacío moral de la “ciencia humanitaria” en la que la tiranía terapéutica hace el resto: “Yo nunca podría haber sabido tan bien como los hombres son de mezquinos, y lo poco que les importa los fines altos, si no lo había probado por mis investigaciones científicas. Así vi que la mayoría de los hombres sólo se preocupan por la ciencia en cuanto consiguen un modo de vida por ella, y que ellos adoran, incluso el error cuando se les concede una subsistencia “.

Las profundidades a las cuales tales hombres se hundirían felizmente al adorar el error que les trae fama y fortuna llegó a ser obvia solamente en el siglo veinte.

Joaquim Maria Machado de Assis (1839-1908), el gran novelista y dramaturgo brasileño, avanzó la sátira literaria profética del arte oscuro del diagnóstico psiquiátrico y el motor que lo impulsa: la vanidad insaciable del experto falso y la sed por el control de sus semejantes. Su cuento “O alienista” (1882, “El psiquiatra”) es una fábula de un célebre médico que al retirarse a un pequeño pueblo para seguir su investigación científica de la mente humana, poco a poco va encontrando más y más gente del pueblo loca y que necesitan ser encarcelados en su asilo privado. Con el tiempo él solo se queda en libertad. Tan pronto como la psiquiatría moderna se convirtió en una rama legítima de la medicina, que Machado de Assis reconoció y expuso su carácter esencialmente científico-sádica.

Quedaba para el dramaturgo francés Jules Romains (1885-1972) llamar la atención del público a la corrupción de la medicina moderna por el poder político. “Es una cuestión de principio”, declara a su protagonista, “el Dr. Knock “(1923),”Mirar a toda la población como a nuestros pacientes. . . . ‘Salud’ es una palabra que bien se podría borrar de nuestro vocabulario. . . . Si lo piensas bien, te voy a exponer su relación con el concepto admirable de la nación en armas, un concepto que nuestros estados modernos derivan su fuerza.”

Sigmund Freud (1856-1939), también ha jugado un papel importante en persuadir a la gente que la salud es un estado anormal. Esta vieja broma es ilustrativa: “Si el paciente llega temprano para su cita, él está ansioso, si llega a tiempo, es obsesivo-compulsivo, y si llega tarde, le es hostil.”

Los diagnósticos psiquiátricos particulares no han escapado a la crítica profesional. Deseosos de hacerse un nombre por sí mismos como psiquiatras, “críticos” objetan a uno u otro diagnóstico (la homosexualidad) o de “sobrediagnóstico” (TDAH), pero seguirá respetando a la American Psychiatric Association (APA) como una organización científica y a lo que se refiere en las diversas encarnaciones del DSM, legitimando tan respetable documento. Esto es deshonesto. Frente al DSM, el reto al que nos enfrentamos es el de deslegitimar a sus autenticadores, la APA y el DSM, no distraer la atención de su falsedad fundamental por ridiculizar a uno u otro “diagnóstico” y tratar de eliminarlo de la lista mágica.

He rechazado constantemente este enfoque poco sistemático. En mi ensayo “El mito de la enfermedad mental”, publicado en 1960, y en mi libro con el mismo título que apareció un año después, he dicho mi opinión con franqueza. Propuse que veamos los fenómenos convencionalmente llamadas “enfermedades mentales”, como los comportamientos que molestan a los demás (o a veces a uno mismo), rechazen la imagen de “enfermos mentales” como víctimas indefensas de los acontecimientos pato-biológicos fuera de su control, y rechacen participar en prácticas coercitivas psiquiátricas por ser incompatible con los ideales fundacionales morales de las sociedades libres. En resumen, he rechazado la autoridad de la APA como una organización de legitimación y al DSM como un documento de legitimación. Creo que nada más puede deshacer el daño causado por las sucesivas ediciones de la “biblia psiquiátrica”.

Resuelta por el Poder Político

Pero los tiempos han cambiado. Hace cincuenta años que tenía sentido afirmar que las enfermedades mentales no son enfermedades. No tiene sentido hacerlo hoy. El debate profesional sobre lo que se considera como enfermedad mental ha sido sustituido por decreto político-judicial. La controversia sobre la naturaleza de las enfermedades mentales llamados trastornos/desórdenes ha sido resuelta por los titulares del poder político: Se han decretado que “la enfermedad mental es una enfermedad como cualquier otra. El poder político y el interés profesional propio, se han unido para convertir falsa creencias en hechos mentira: “Las enfermedades mentales se pueden diagnosticar, tratar con éxito, al igual que las enfermedades físicas” (el presidente William Clinton, 1999). “Así como van las cosas mal con el corazón y los riñones y el hígado, van también mal en el cerebro” (Cirujano General David Satcher, 1999).

La afirmación de que “las enfermedades mentales son trastornos diagnosticables del cerebro” no se basa en la investigación científica, es un engaño y tal vez un autoengaño. Mi afirmación de que las enfermedades mentales son enfermedades ficticias no esta basado en la investigación científica, sino que se basa en la definición materialista-científica del patólogo de la enfermedad como la alteración estructural o funcional de las células, tejidos y órganos. Si aceptamos esta definición de la enfermedad, entonces se deduce que la enfermedad mental es una metáfora, y afirmando que la opinión está indicando una verdad analítica no conforme a la falsación empírica.

Durante siglos el Estado teocrático ha ejercido la autoridad y el uso de la fuerza en nombre de Dios. Los Fundadores trataron de proteger al pueblo estadounidense de la tiranía religiosa del Estado. No anticiparon, y no podían haber previsto, que la medicina algún día se convertiría en una religión y que la alianza entre la medicina y el Estado, a continuación, pondría en peligro la libertad personal y la responsabilidad tal y como había sido amenazado por la alianza entre Iglesia y Estado.

Los Fundadores se enfrentan al reto de separar la cura de las almas de los sacerdotes del control de la gente por los políticos. Actualmente, el Estado ejerce la autoridad terapéutica y utiliza la fuerza en nombre de la salud. Nos enfrentamos al desafío de separar los compartimientos de tratamiento consensuado de los pacientes y médicos, del control coercitivo de las personas por agentes del Estado haciéndose pasar por curanderos.

Cuando la psiquiatría estaba en su infancia la creencia de que todas las “disfunciones” humanas son manifestaciones de las enfermedades del cerebro, era un error ingenuo. En su madurez el error fue tratada como una teoría científica válida y la justificación de una ideología poderosa y las instituciones se basan en él. Hoy en día, en su senectud, la psiquiatría es el engaño y autoengaño, la coacción encubierta como ciencia objetiva (“diagnóstico médico”) y ayuda benévola (“tratamiento médico”). Como resultado de ello, parafraseando a Orwell, decir la verdad se convierte en “un acto revolucionario.”

Fuente: http://www.thefreemanonline.org/columns/the-therapeutic-state/the-illegitimacy-of-the-%E2%80%9Cpsychiatric-bible%E2%80%9D/

Anuncios

Una respuesta a “La ilegitimidad de la “Biblia psiquiátrica”

  1. Soy Médica Psiquiatra, durante la mayor parte de mi postgrado critique mucho los procedimientos y actuaciones hacia los pacientes que observe en muchos de mis profesiores, muchas de mis críticas coincidian con los puntos de vista de Thomas S. Szasz M.D, me senti muy afin a la Antipsiquiatria y aún hubo quien me llamo antipsiquiatra. Sin embargo, cuando una amiga muy acertadamente me dijo: “Primero estudia y luego los criticas”… ..me hizo reaccionar, poco a poco me di cuenta que no estaba mal la Psiquiatría, que lo que estaba mal era el actuar de algunos profesionales de esta área, al iniciar mi trabajo como Psiquiatra aún tenia ciertas dudas, más, pensé: “bueno, ahora sí, voy a ver si funcionan o no estas pastillitas” y, vi a mis pacientes venir a la primera consulta y mejorar tal cual decia la bibliografía, los vi recaer cuando abandonaban los medicamentos y los vi mejorar nuevamente al volver a tomarla; más aún que eso, caí en depresión grave, claro, los psiquiatras también somos humanos, y… ..entonces pensé: “bueno, esta es mi oportunidad de probar por mí misma”. SABEN DE LO ÚNICO QUE ME ARREPIENTO ES DE NO HABERLOS TOMADO ANTES, NO HABRÍA SUFRIDO TANTO Y POR TANTO TIEMPO. AHORA ESTOY MUY ORGULLOSA DE SER PSIQUIATRA, ACEPTO MI ERROR SOBRE LAS CRÍTICAS QUE HICE UNA VEZ Y ME RETRACTO DE ELLO. ES UN HONOR PARA MI SER PSIQUIATRA Y ESTE COMENTARIO ES POR LA MISMA RAZÓN POR RECONOCER MI ERROR Y POR EL ORGULLO DE SER PSIQUIATRA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s