Confusión de lo tangible con lo intangible

Este extracto cita y recopila argumentos, sobre la manida confusión cerebro-mente o problemas físicos con problemas mentales que hace la psiquiatría para su provecho de manera resumida. Es revelador que los religiosos saben bien que es la psiquiatría, una competidora doctrinaria más que una rama médica, por ese conocimiento intrínseco, saben los trucos y resortes de sus competidores como vestirse de seda (ciencia) siendo mona (creencia).

El extracto versa sobre la exposición previa de un psiquiatra que los cristianos tienen problemas mentales, y la réplica de un religioso que dice que los problemas mentales o emocionales no son problemas médicos, lo llama lógica fallida a dicha confusión y que la biblia vale igual que la psicoterapia, para los creyentes.

***
“Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón” (He. 4:12-13).

Considerando la profundidad y la magnitud de la Palabra de Dios, y cómo la aplica Dios, que “conoce los pensamientos y las intenciones del corazón”, es extraño que tanta gente que profesa ser cristiana vaya corriendo en pos de la sabiduría de los hombres. La siguiente pregunta revelará seguramente la confianza que uno tiene en la Palabra de Dios en contraste contra la sabiduría de los hombres: ¿Es suficiente la Palabra de Dios para tratar los mismo problemas de la vida que los cristianos cuentan a los psicoterapeutas? Si la palabra “suficiente” confunde a alguno, entonces emplea su sinónimo: “bastante”.

Esta pregunta normalmente es suficiente, esto es, bastante, para distinguir entre los que realmente creen y confían en la Palabra de Dios, y los que confían en la misma sabiduría de los hombres acerca de la cual la Biblia nos advierte. Sin embargo, los que promueven la psicoterapia y la piscología que la apoya, a menudo minan la confianza en Dios y en Su Palabra suficiente. Ocultan o hacen borrosas el distintivo de su suficiencia, empleando lógica fallada y comentarios que son poco más que echar capotes.

Vemos un ejemplo de esto en el artículo del psiquiatra Dwight L. Carlson, titulado: “Exponiendo el Mito de que los Cristianos no Tienen Problemas Emocionales”, que apareció en la revista Christianity Today (2/9/98). Imprimimos la respuesta excelente de Louis Whallon en el número de mayo-junio de 1998 de PsychoHeresy Awareness Letter (“Exponiendo el Mito de que los Cristianos Necesitan Psicoterapia”). Ahora nos dirigimos a un problema que tiene que ver con la forma confundida de pensar del señor Carlson.

En su artículo, Carlson emplea varios fallos de lógica que, al examinarlos, revelan su razonamiento ilógico. Si su propósito al escribir aquel artículo fue demostrar que sabe cómo usar lógica fallada, lo ha logrado. Por ejemplo, dice: “Sé que suena antibíblico decir que algunos individuos necesitan más de lo que la iglesia puede ofrecer, pero si mi coche necesita una transmisión nueva, ¿he de esperar que la iglesia lo haga? O, si rompo mi pierna, ¿consulto a mi pastor? Por alguna razón, en lo tocante a las necesidades emocionales, pensamos que la iglesia debe poderlas tratar a todas”. Nota que él hace, en efecto, equivalentes el recambio de transmisión, la pierna rota y las “necesidades emocionales”. Esta confusión de lo tangible con lo intangible, lo físico con lo mental, es dominante en el artículo de Carlson. Su confusión entre lo físico (la transmisión y la pierna) y lo mental (las emociones) es el mismo error lógico cometido en el pasado por muchos psiquiatras al etiquetar a los problemas de la vida como “enfermedades”. Es de agradecer que muchos en la psiquiatría se han arrepentido de este error, aunque algunos psiquiatras como Carlson siguen perpetuando el mito. El error de confundir la mente y el cuerpo abre la puerta al uso del modelo médico en lo concerniente a la mente.

A menudo la gente recurre a esto que llamamos el “modelo médico” para justificar el uso de psicoterapia. Al usar el modelo médico, su suposición es que podamos pensar y hablar de la enfermedad mental del mismo modo y con los mismos términos que la enfermedad médica. Después de todo, razonan estas personas, ambas son llamadas “enfermedades”.

En el modelo médico los síntomas físicos son provocados por algún agente patogénico. Por ejemplo, una fiebre puede ser producida por los virus; quita al agente patogénico y alivias el síntoma. O, una persona puede tener la pierna rota; enyesa la pierna usando la técnica correcta y se curará. Tenemos confianza en este modelo porque ha funcionado bien en el tratamiento de dolencias físicas. Al transferir fácilmente el modelo del mundo médico al mundo psicoterapeuta, muchos creen que los problemas mentales también pueden ser considerados como iguales a los problemas físicos.

La práctica de la medicina trata con los aspectos físicos y biológicos de la persona; la psicoterapia trata con lo social, mental y emocional. Los doctores de medicina procuran curar el cuerpo, pero los psicoterapeutas procuran aliviar o curar los problemas emocionales, mentales y aun los sufrimientos espirituales, y establecer nuevas formas de comportamiento social. A pesar de tales diferencias, Carlson emplea el modelo médico para apoyar las actividades del psicoterapeuta.

La gente piensa que si uno puede tener un cuerpo enfermo, entonces debe ser posible tener una mente enferma. Pero, ¿es la mente parte del cuerpo? ¿Podemos realmente equivaler la mente con el cuerpo? Los autores de THE MADNESS ESTABLISHMENT (“El Establecimiento de la Locura”) dicen: “No como muchas enfermedades médicas que tienen etiologías que se puede verificar científicamente, y métodos prescritos de tratamiento, la mayoría de las ‘enfermedades mentales’ ni tienen causas científicamente establecidas ni tratamientos de eficacia comprobada” (F. Chu y S. Trotter, 1974, pág. 4).

La psicoterapia trata con los pensamientos, las emociones y el comportamiento, pero no con el cerebro mismo. La psicoterapia no trata la biología del cerebro, sino la actividad de la mente y el comportamiento social del individuo. En la medicina entendemos qué es un cuerpo enfermo, pero ¿cuál es el paralelo en la psicoterapia? Es obvio que en la psicoterapia la enfermedad mental no significa una enfermedad de cerebro.

Si las enfermedades del cerebro fueran el caso, entonces la persona sería una paciente médico, no una paciente mental. El psiquiatra Thomas Szasz hace referencia con agudeza al “impostor psiquiátrico” que “apoya un deseo común y culturalmente compartido de equivaler y confundir el cerebro y la mente, los nervios y el ser nervioso” (Szasz, The Myth of Psychotherapy, “El Mito de la Psicoterapia”, 1978, pág. 7). Es necesario comprender esta distinción para apreciar las diferencias.

Como razona el psiquiatra E. Fuller Torrey, las enfermedades son cosas que las personas tienen o padecen, mientras que el comportamiento es algo que ellas hacen. Echar en el mismo saco el cuerpo y la mente es dar apoyo a la vista atea y mecánica del hombre, o es cometer un grave fallo de lógica. La aplicación del modelo médico a la mente, como hace Carlson con su confusión de la pierna y las “necesidades emocionales”, es algo que crea toda clase de problemas lógicos. Torrey dice:

“el modelo médico del comportamiento humano, llevado a sus conclusiones lógicas, carece de sentido y de funcionalidad. No responde a las preguntas que se le hacen, no provee buen servicio, y conduce a una serie de absurdos dignos de un circo romano” (Death of Psychiatry, “La Muerte de la Psiquiatría”, 1974, pág. 24).

El Dr. Ronald Leifer, en su libro In The Name Of Mental Health (“En Nombre de la Salud Mental”), dice:


“Si concedemos que en… la medicina el término “enfermedad” se refiere al cuerpo, calificarlo con el término “mental” es en el peor caso una mezcla de niveles de lógica llamado un error de categoría, y en el mejor caso es una redefinición radical de la palabra “enfermedad”. Un error de categoría es un error en el uso del lenguaje que, en su turno, produce un error en el modo de pensar… Sea la mente lo que sea, no es una cosa como los músculos, los huesos y la sangre (In The Name Of Mental Health, “En Nombre de la Salud Mental”, 1969, págs. 36-37, énfasis añadido).

Leifer discursa sobre los argumentos a favor del modelo médico, y luego los defectos de todos esos argumentos. Concluye diciendo:

“Entonces las ventajas principales de este argumento no son ni científicas ni intelectuales. Son sociales. Predisponen al público sin estudios a tener prejuicio y ver las prácticas psiquiátricas más como medicina que como control social, socialización, educación y consolación religiosa. Les induce a suponer que el psiquiatra, como otros médicos, siempre sirve al individuo en su búsqueda de la vida, la salud y la felicidad” (pág. 42).

Carlson aparentemente no cree que la Palabra de Dios potenciada por el Espíritu sea suficiente para tratar con los problemas de la vida, de otro modo, ¿para qué apoyar tan fuertemente el uso de la psicoterapia y la psicología que la apoya? Lo que deben explicar Carlson y otros que tan poca confianza tienen en las Escrituras (sin recurrir a sus fallos de lógica), es por qué los cristianos necesitan las opiniones de hombres del Siglo XX para tratar los problemas de la vida, en lugar de solamente la Palabra de Dios? Carlson ha escrito un libro titulado: Why Do Christians Shoot Their Wounded? (“¿Por Qué los Cristianos Fusilan a sus Heridos?”). Una pregunta más significativa es: “¿Por qué los cristianos fusilan a la Biblia?”

Fuente: http://personal.telefonica.terra.es/web/familiaknott/por%20que%20los%20cristianos%20fusilan%20la%20Biblia.htm

Anuncios

Una respuesta a “Confusión de lo tangible con lo intangible

  1. Hola respsi,

    Soy un lector de tus posts y tratas los temas de buena forma, sin embargo, pienso que a veces vas a los extremos, sobre todo creo que manejas el concepto de negar que existe una base física o biologica, de los problemas mentales, tu concepción es que estos son pura imaginacion o manipulacion. Estoy de acuerdo que se ha manipulado y muchos psiquiatras han abusado de sus pacientes, pero no son todos asi, considero que hay problemas mentales que pueden ser controlados mediante medicamentos y sobre lo cual existe suficiente evidencia, dejo a consideración un post que escribo criticando estas situaciones que expones:

    Psiquiatría o antipsiquiatría, quien tiene la razon?

    ver publicación en el blog http://unbipolarmas.blogspot.com/2011/02/psiquiatria-o-antipsiquiatria-quien.html

    En este momento después de leer bastante en la internet, sobre las enfermedades mentales y debido a que considero que realmente tengo un problema mental, estoy realmente muy confundido, pues a pesar de que aparentemente o realmente he encontrado cual es mi enfermedad: Según los síntomas que he sufrido, de como esta a venido afectándome, de las respuestas a los tratamientos a que he estado sometido y que dicen que a pesar de no ser curable es tratable, aparecen páginas donde afirman que la psiquiatría es una pseudo ciencia y que realmente no funciona.

    He encontrado páginas muy interesantes donde con argumentos y datos, se habla de que por medio de la psiquiatría se han logrado mejorar las condiciones de personas aquejadas por problemas mentales, también encuentro otras donde se muestran donde por medio de la psiquiatría se han dañado las condiciones de personas que según parece no sufrían de problemas mentales y que los tratamientos que se usan para tratar los supuestos trastornos mentales son peores que cuando no se hacen, realmente uno no sabe a quien creer.

    Como hable en post pasados uno de los sitios que con argumentos dejan mal parados a los psiquiatras (que yo llamo antipsiquiatría), lo ponen a uno a pensar que estos en vez de mejorarle la vida a uno se la han dañado, presentando casos reales.

    Al encontrar tanto razones claras en contra como a favor de los psiquiatras le toca uno analizar bien la situación y no dejarse llevar a los extremos que es lo que creo esta pasando, considero que la psiquiatría como una rama de la medicina, esta ejercida por médicos, que a su vez son personas sujetas a errores, como también que en todas partes existen personas dolosas que usan su poder para hacer mal, en vez de servir a los demás y esto es lo que esta pasando con la medicina y en especial con la psiquiatría.

    Como comenté en el post sobre la teoría del desbalance químico la psiquiatría es una rama de la medicina donde a pesar de los grandes desarollos técnicos, el diagnóstico se hace con base en la mera, consulta analizando los síntomas, según se describen por el paciente o sus allegados, donde no hay unas pruebas de laboratorio que confirmen o nieguen los diagnósticos, que se hacen de una forma que llamo subjetiva, esta se presta mas fácil a una mala praxis, porque en otras ramas de la medicina un diagnostico en la mayoría se puede verificar mediante un test donde no se involucra un concepto personal, sin embargo, existen evidencias estadísticas donde se ha llegado mediante el método científico de ensayo y error, a encontrar medicamentos que logran mejoras significativas y verificables sobre pacientes con enfermedades mentales muy evidentes como son la esquizofrenia y la epilepsia, de pronto no muy claras para otras enfermedades mentales como en nuestro caso del trastorno bipolar, manías o depresión,

    Por lo anterior se puede concluir: Aunque no se quiera, por parte de algunos, existe evidencia que considero científica, respecto a que los problemas mentales están asociados a problemas físicos del cerebro y que mediante medicamentos se pueden cambiar estas condiciones.

    Encontré una serie de videos algunos de los cuales he dejado links en mis post donde muestran casos alarmantes de mala praxis con base en la psiquiatría, donde en un afán mercantilista, con el fin de vender medicamentos aun cuando no se necesitan, se crean enfermedades mentales o se clasifica a personas sanas como enfermos mentales en unas cifras que de ser ciertas como en algunos casos parece, estaríamos frente a una catástrofe causada por la psiquiatría. Como dije también con respecto a la pagina de antipsiquiatría comparto en parte lo que afirman, pero se han ido al extremo y en mi caso me he sentido algo engañado, porque según parece existe de por medio en estos videos, intenciones de grupos religiosos1., que están en contra total de la psiquiatría, a la cual, han encontrado argumentos y datos para atacarla, dejándola mal parada, por hechos graves pero que no se pueden generalizar al extremo; como también a la vez que hablan en contra de otras prácticas médicas que realmente no tienen como atacarlas, porque los argumentos científicos de otras especialidades médicas son muy solidos, respecto a la mejoría en enfermedades que en la antigüedad fueron plagas para el hombre.

    Parece que en el trasfondo plantean que todo se puede curar con base en la fe y en practicas religiosas, que provocarían un retroceso de muchos años en el desarrollo de la especie humana y es hacia donde no podemos dirigirnos, pienso que no debemos dejarnos llevar a los extremos.

    1. Algunos videos que he visto y de los cuales enlazo en mis post son apoyados, editados y promocionan la CCHR (comite ciudadano por los derechos humanos), que han ayudado a personas que han sufrido consecuencias por malas prácticas medicas, sobre todo por médicos psiquiatras, pero esta CCHR tiene en sus inicios y como uno de los principales fundadores y patrocinadores a la iglesia de la cienciología, de la cual se tienen noticias de realizar practicas no tan santas, que pueden ser muy similares a las cuales están criticando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s