Una prueba genética predice la respuesta farmacológica en patologías psiquiátricas

Fuente: Diario Médico

Autor: José A. Plaza

Uno de los principales caballos de batalla de la psiquiatría, además de la dificultad que supone dar con el tratamiento adecuado, son los efectos secundarios derivados de la medicación. Con el objetivo de minimizar este problema, la biotecnológica española AB Biotics cuenta con una prueba genética que permite predecir la eficacia de un fármaco en patologías psiquiátricas como esquizofrenia, depresión, epilepsia y trastorno bipolar

José Antonio López Rodríguez, vicepresidente de la Asociación Española de Psiquiatría Privada (Asepp), cree que la farmacogenética psiquiátrica ha dejado de ser el futuro para “estar aquí ya”, y asegura que la consecución del genoma humano, lejos de ser un tope, supone un principio: “La época posgenómica es más interesante. Conocer si un paciente es metabolizador pobre, intermedio, normal o ultrarrápido acerca la medicina personalizada a la psiquiatría”.

35 genes y 98 SNP

En este sentido, Neurofarmagen refuerza el abordaje clínico. Se trata de un test de saliva (que también puede hacerse en sangre) que analiza 35 genes y 98 variaciones genéticas “cuya implicación con las patologías psiquiátricas está más que comprobada”, según ha explicado Pedro Echave, genetista de AB Biotics.María Inés López Ibor, psiquiatra del Instituto de Investigaciones Neuropsiquiátricas Doctor López Ibor, valora positivamente la llegada de esta nueva herramienta.

A su juicio, los profesionales “aún seguimos en ocasiones jugando a las cartas al imponer las terapias, algo que no es una buena noticia para los afectados”. Neurofarmagen aporta información útil al médico sobre 35 fármacos, aunque los avances en genómica permitirán que el dispositivo progrese y vaya añadiendo genes y SNP implicados en las patologías psiquiátricas.

La prueba es la culminación del análisis de más de 1.500 estudios internacionales sobre farmacogenómica en la especialidad, lo que ha permitido dar con la información genética más relevante. López Ibor y López Rodríguez destacan que, aunque la biotecnológica informa de que el test es útil para 35 fármacos, “casi todo el espectro neuropsiquiátrico queda cubierto, ya que la mayoría de fármacos son comunes a muchas patologías“.En el caso de la psiquiatra plantea un reto a AB Biotics, que para cumplirse necesita de una mayor evidencia científica en el ámbito psiquiátrico: “Si lográramos obtener más datos sobre la respuesta a los fármacos que frenan la evolución del Alzheimer el paso dado sería de gigante”.

Uso específico

Pese a los beneficios que el test permite (que deberán ser seguidos a medio-largo plazo, ya que las mejoras observadas, que aparecen en el 80 por ciento de pacientes, corresponden a sólo unas semanas con el tratamiento que se decide tras lo recomendado por Neurofarmagen), su uso está en principio recomendado en pacientes que no hayan respondido a varios tratamientos, que hayan experimentado diversos efectos secundarios o que, durante periodos de tiempo, no se beneficien de la terapia elegida”.

Son análisis genéticos que se realizan para examinar una serie de fármacos y el modo en que se metabolizan en los pacientes. Permiten dilucidar a qué fármacos, en función de los genes que tenga cada individuo, no se responde, se tiene alguna determinada reacción alérgica o se metaboliza de una forma no normal, ya sea muy rápida, lo cual exige más dosis, o más lenta, que implica menos dosis para conseguir los mismos efectos.

Este test es el primero que se desarrolla para psicofármacos: se lleva a cabo con saliva y analiza hasta 38 de los fármacos más utilizados en psiquiatría y neurología. Es muy completo, no hay ningún otro test disponible de este tipo. No sirve para diagnosticar las enfermedades mentales, sino cómo se metabolizan los fármacos más comunes para su tratamiento, pero nunca para el diagnóstico. Nos orienta sobre los riesgos que pueden tener determinados medicamentos. Creo que la indicación inicial debería ser para utilizarlo en pacientes que no responden a los tratamientos, como quienes toman antidepresivos durante un tiempo, no mejoran y, después de probar con un segundo o tercer antidepresivo distinto, tampoco.

Fuente: Consumer

***

Demoledor documento

“aún seguimos en ocasiones jugando a las cartas al imponer las terapias, algo que no es una buena noticia para los afectados”

Jugar a las cartas juegan siempre, no en ocasiones, lo que pasa es que por simple estadística, te dice que cada vez que tiras una moneda tienes un 50% de posibilidades de acertar que salga cara o 50% cruz.

Lo principal de la farmacología no es la farmacocinética sino la farcodinámica, la farmacocinética te indica la dosis media, las interacciones, la semivida y la eliminación del fármaco, en resumen el metabolismo del fármaco nada más.

Lo de los metabolizadores lentos y rápidos es normal que se estudie, pero esta cuestión no es más que algo secundario de la farmacogenética.

De que vale esto si un psiquiatra no sabe diferenciar científicamente un trastorno bipolar de una depresión o esquizofrenia, de una esquizofrenia de una psicopatía o de un TDAH de un bipolar o de una ansiedad o una depresión o de una persona sana de una esquizofrenia.

La respuesta es NADA o un brindis al sol.

“como quienes toman antidepresivos durante un tiempo, no mejoran y, después de probar con un segundo o tercer antidepresivo distinto, tampoco.”

Claro, a lo mejor no se le ha pasado por la cabeza que no tiene depresión, sino que tiene problemas de otro tipo (económicos por ejemplo).

Tal es así que sólo ven utilidad al test cuando haya fracasado el juego de cartas después de probar durante meses varios fármacos, le preguntarán al test a posteriori por la farmacocinética. Un test científico es válido si se utiliza a priori si se usa a toro pasado es una idiotez y ocurre lo siguiente.

la administración aleatoria por ensayo y error, desconociendo el perfil genómico de los pacientes, conlleva un riesgo de error prescriptivo del 50 al 70 por ciento.

https://psiquiatrianet.wordpress.com/2010/09/21/solo-el-25-de-los-pacientes-responde-bien-al-tratamiento-con-psicofarmacos/

Sin un diagnóstico científico, que sea metabolizador lento o rápido dice poco de la eficacia del tratamiento.

“ya que la mayoría de fármacos son comunes a muchas patologías”

Claro sin un criterio diagnóstico científico le puedes dar a un TDAH antiepilépticos y a un esquizofrénico antidepresivos y la farmacocinética no nos dice nada si hemos acertado y por eso decimos que los fármacos son comunes ya que no sabemos ni que patología estamos tratando.

Podríamos estar confundiendo el culo con las témporas, si una persona normal comprobado que es matabolizador ultrarrápido y les das olanzapina a dosis normales, y no se observan reacciones de mejoría se puede errar y subir la dosis  u otra persona que muestra graves efectos secundarios a dosis normales no es porque sea únicamente por ser metabolizador lento sino es porque simplemente no tiene esquizofrenia, con reducir la dosis no haces nada. Aunque de manera indirecta podríamos distinguir que si un metabolizador normal, a dosis normales tiene graves efectos secundarios, no se ha acertado con el diagnóstico.

Esto puede inducir la idea delirante en los psiquiatras que el problema sólo lo tiene el citocromo P-450 y no el diagnóstico.

El tratamiento médico se basa en el diagnóstico científico no en la farmacocinética cuestión secundaria.

Esto se le llama poner el carro delante de los bueyes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s