Licencia de armas, escopetas de feria y psiquiatría

En psiquiatría la validez de toda la batería de tests objetivos basadas en cuestionarios, no hablamos de los proyectivos, que tienen problemas en su propia metodología como una escopeta de feria, escopetas que tienen la mira desviada, el cañón torcido o los balines están mal, aunque apuntes bien, el arma te desvía el tiro. En los cuestionarios “objetivos” puedes desviar o afinar la puntería lo que quieras siempre que no cometas incoherencias estadísticas como disparar como Stevie Wonder para luego disparar como un tirador olímpico, si mantienes la coherencia, no salta la liebre, aunque  también tiene su parte de escopeta de feria en la fase de interpretación de los datos recogidos por el test.

Esto falla más que una escopeta de feria

Porque esos cuestionarios, se hacen desde el prisma que el que los rellena lo hace desde la más absoluta sinceridad, y sólo el test puede detectar la falsedad o veracidad de las respuestas por la coherencia estadística (repetición de preguntas similares si se responde de manera divergente el que rellena el test está mintiendo) no por la validez empírica.

O sea sólo pueden detectar desequilibrados farsantes  incoherentes, no desequilibrados farsantes coherentes.

“¿Tengo miedo a que mi familia me envenene?”, “Creo en el ojo por ojo”, “Me callo porque los demás no me dejan hablar”. Son algunas de las 62 preguntas para obtener el certificado médico para una licencia de armas. En concreto, para una escopeta. Después de rellenar un cuestionario breve sobre posibles adicciones o pasadas enfermedades, el usuario lee las cuestiones en la pantalla de un ordenador y señala sus respuestas con una de las teclas: mucho, poco o nada. Mientras, una chica con una bata de médico lee una revista del corazón. “Creo que una copa lo soluciona todo”, “Creo que los demás hablan de mí a mis espaldas”, “Entre dos actividades escojo la más arriesgada”, “Cuando estoy sin hacer nada me aburro”. En este centro médico psicotécnico de Madrid no cuesta más de 20 minutos conseguir el documento que señala que se es apto para tener un arma. Fuente: El País

Por eso siempre el historial clínico, entrevista diagnóstica, opinión de familiares cercanos, se impone sobre el resultado del test “objetivo” en cuestión. Si le decimos a un psiquiatra o a un psicólogo clínico que fulano o mengano es psicótico y tiene un largo historial de ingresos e internamientos involuntarios antes de realizar el test y después de realizarlo el test dé como resultado que fulano es abolutamente normal, el que lo examina dirá que el test no tiene ninguna fiabilidad porque fulano, ha respondido coherentemente un perfil de sano mental y la estadística no ha mostrado ninguna incoherencia, con una similitud muy lejana es similar al teorema de la incompletitud de Gödell, en un sistema axiomático, hay proposiciones que  sólo pueden validarse desde el exterior o con referencias externas.

El psicólogo clínico o psiquiatra según las escalas y puntajes, intentará la interpretación más forzada de insanía mental (los test objetivos se interpretan desde la subjetividad, lo que para un pobre es psicosis para un rico es una neurosis excéntrica), pero cuando ve que no puede hacerlo, invalida el test en cuestión, como prueba diagnóstica. Por eso en las cuestiones realmente importantes como por ejemplo medidas de seguridad no se hacen ningún tipo de test y todo se basa en  la”entrevista diagnóstica” o traducible “yo certifico lo que me mandan”.

Por eso todos los tests “objetivos” son un aténtico coladero para los “enajenados coherentes” farsantes y se ve el asunto con todo su dramatismo en las licencias de armas, que pasando mini-tests “objetivos” psicológicos, personas que estaban como cabras, los han pasado sin ningún pero o problema.

26/03/2001 José Manuel Fernández Naves, que el sábado mató a tiros a su vecino Luis Fernández Vázquez, de 64 años, e hirió a tres personas -un cuñado de la víctima y dos guardias civiles- en San Esteban de las Cruces (Asturias), tenía licencia de armas pese a padecer, según vecinos y familiares de la víctima, trastornos mentales por los que ya había sido recluido.

La Guardia Civil, que no ha confirmado esta información, explicó ayer que el agresor, de 56 años, poseía licencia de armas desde 1997, renovada en marzo del año pasado con un informe médico y psicológico favorable de la Cruz Roja. Además, dio a conocer las armas que tenía el agresor: una escopeta del calibre 12 de perdigones, con la que disparó; dos escopetas de balines y otra fabricada por él mismo y, por tanto, sin licencia.

Según varios vecinos, el trastorno mental de Fernández se agudizó al morir su madre hace tres años, cuando, al parecer, dejó de tomar la medicación. Y luego cuando se cerró un coto de caza cercano donde solía cazar, práctica a la que era muy aficionado. No obstante, los vecinos coinciden en que nunca fue violento, aunque varias personas aseguran haberle oído comentar, días atrás, que le estaban envenenando.

Álvarez disparó desde su casa sobre Luis Fernández, que falleció en el acto. Después siguió disparando, hiriendo de levedad a Manuel Naves, cuñado del fallecido, y a dos guardias. Fernández fue reducido tras cuatro horas de asedio por agentes de la Guardia Civil, que entraron en la casa tras lanzar botes de humo por la chimenea. Fuente: El País

Finlandia endurecerá leyes sobre armas

Las autoridades finlandesas anunciaron que reforzarán la legislación sobre armas de fuego y que investigan si hubo negligencia de la policía en la matanza perpetrada ayer, la segunda en menos de un año.

Matti Juhani Saari, un estudiante de hostelería de 22 años de la escuela de formación profesional de Kauhajoki (sudoeste), irrumpió en una aula por la mañana y asesinó a 9 alumnos y un profesor con una pistola semi-automática antes de incendiar el edificio y suicidarse.

El primer ministro Matti Vanhanen, que decretó un día de luto nacional se trasladó al lugar de los hechos para reunirse con las autoridades locales y los familiares de las víctimas.

“Vamos a tomar decisiones sobre una nueva ley” de posesión de armas “en los próximos meses”, señaló, volviendo sobre un tema que ya fue objeto de debate después de que un joven de 18 años matase a ocho personas antes de suicidarse en un instituto de Tuusula en noviembre de 2007.

Venciendo las reticencias que había mostrado hasta entonces, Helsinki adoptó la directiva europea que elevaba a 18 años, en vez de 15 en el caso finlandés, la edad mínima para tener un arma. Una directiva que todavía está pendiente de aplicación.

Aunque, recordó Vanhanen, la ley no hubiera servido de mucho en este caso, dado que el asesino tenía 22 años, el primer ministro calificó de “muy grave” la facilidad con la que se pueden adquirir armas en Finlandia.

Además, Vanhanen anunció la apertura de una investigación sobre un posible descuido de la policía, que interrogó al asesino la víspera de la matanza tras descubrir que había colgado en el portal de internet YouTube un video en el que profería amenazas de muerte armado de una pistola.

La policía consideró que no había motivos para retirarle el permiso de armas y no lo importunó más.
Fuente: El País

22/04/1996 Los vecinos de la localidad barcelonesa de Vilafranca del Penedés tienen pocas dudas de que los permisos de armas se conceden sin los controles adecuados. Cándido Márquez Bueno, vecino de esta población, tenía permiso dé armas’ cuando en enero de 1995 mató pon su escopeta a su vecino de escalera Manuel Jiménez, sin motivo alguno, según reconoció él mismo al tribunal.

Lo chocante de este caso es que, tras estar en prisión preventiva, Márquez fue puesto en libertad hace un m es por la audiencia. El pasado 2 de abril, Márquez fue ingresado en un centro psiquiátrico de Reus por decisión judicial tras pasearse en calzoncillos por la calle. Fuente: El País

Madrid – 11/07/1997 El revólver Astra calibre 38 que llevaba Miguel Martínez Usea, la noche en que supuestamente mató de un tiro por la espalda a Mourad el Abidine le había sido concedida cuando estaba bajo tratamiento psiquiátrico. Así lo ha puesto al descubierto la investigación judicial, que también ha destapado que en el momento del crimen este guardia civil en la reserva portaba, además del revólver, una canana con 15 balas y un cuchillo con 15 centímetros de hoja. En sus declaraciones ante el juez, el presunto homicida alegó que llevaba este arsenal porque cuando salía a la calle “sentía miedo”.
Las declaraciones ayer de Martínez Usea, de 32 años, dieron un nuevo giro al caso. El guardia civil en la reserva, siempre según fuentes judiciales , sacó a relucir el tratamiento psiquiátrico al que estaba sometido desde hacía más de dos años. Aunque no especificó el origen de su problema mental, sí que reconoció que, debido a los trastornos que le causaba, había tenido que acudir al hospital militar Gómez Ulla, donde le prescribieron una fuerte medicación.Esta declaración, sobre cuya veracidad ni siquiera alberga dudas la acusación particular, pone de nuevo en entredicho el mecanismo que permitió que se le concediese un arma de uso personal.

Martínez Useá, que abandonó el servicio activo,por un accidente de tráfico el 19 de julio de 1996, pidió posteriormente permiso para un revólver Astra de uso personal. Este tipo de licencias, de las que en Madrid sólo hay 3.500, se conceden únicamente si se demuestra su “estricta necesidad” -por ejemplo, estar amenazado por ETA- y si se cumplen una serie de requisitos, entre ellos carecer de anteceden tes y superar un test psicotécnico. El supuesto homicida, pese a estar bajo tratamiento en un hospital militar, burló estos controles y obtuvo el 20 de diciembre. de 1996, con el beneplácito de la Guardia Civil y la Delegación del Gobierno, la licencia. Fuente: El País

25/03/2001

Un vecino de la localidad asturiana de San Esteban de las Cruces asesinó en la tarde del sábado a un vecino e hirió a otras tres personas, dos de ellas guardias civiles, al disparar repetidas veces con una escopeta desde su casa. Pese a que padece problemas mentales, el presunto homicida había renovado hace un año su licencia de armas. El supuesto agresor, José Manuel F. N., de 56 años, fue detenido por agentes del instituto armado tras permanecer atrincherado durante más de tres horas en su vivienda. El detenido, que padece trastornos mentales, prestó declaración en la mañana del domingo en las dependencias de la Guardia Civil, un trámite previo a su pase a disposición judicial.

Los hechos ocurrieron a media tarde de ayer, cuando el supuesto agresor disparó a su vecino con una escopeta de caza. Posteriormente se atrincheró en su vivienda y abrió fuego contra las personas que intentaron acercarse al cuerpo de Luis Fernández Vázquez, entre ellos un cuñado de la víctima, que resultó también con lesiones.

Cuatro guardias civiles rodearon poco después la casa en la que permanecía encerrado. El presunto agresor continuó abriendo fuego alcanzando primero a uno de los agentes en la cara y posteriormente a otro. Ante su resistencia se desplazaron al lugar más efectivos para proceder a cortar el tráfico en la zona.

Finalmente, y después de permanecer atrincherado casi tres horas, abandonó la vivienda obligado por los botes de humo que fueron lanzados por la chimenea.

José Manuel F. N. fue conducido entonces hasta la Comandancia de Oviedo de la Guardia Civil y el cuerpo del fallecido, que permaneció tendido en el suelo, fue trasladado hasta el Hospital Central de Asturias para practicarle la autopsia.

El supuesto agresor era, según sus vecinos, una persona poco sociable y desde hacía años sufría problemas mentales. Su estado había empeorado tras el fallecimiento de su madre. Los vecinos no podían explicarse la tragedia de ayer puesto que entre el fallecido y su supuesto asesino existían buenas relaciones. José Manuel F. N deberá ser examinado por un forense para determinar su estado mental en el momento del trágido suceso. Fuente: El País

Tras el terror llegaba la incomprensión, y de su mano, la necesidad de dar respuesta a la pregunta que se hacían ayer los ingleses tras la matanza protagonizada por el taxista de Cumbria, Derrick Bird, que en casi tres horas acabó con la vida de doce personas. ¿Qué llevó a Birdy a disparar de manera indiscriminada en unos casos y predeterminada en otros, para finalizar suicidándose? Aunque no existe una respuesta oficial, todo indica que pudo deberse a una disputa familiar por la herencia de la madre enferma.

Esta es la teoría que encajaría con la trayectoria de Bird, que bajo un estado de enajenación disparó primero a su hermano gemelo, David, un mecánico de Lamplugh, y tras ello al abogado de la familia, Kevin Commons. Las hijas del hermano gemelo dijeron que no había ningún problema familiar, pero Bird tenía problemas de dinero y pudo ver a David y al abogado como responsables de que él saliera peor parado en el testamento de la madre, que tiene 90 años y se encuentra enferma de gravedad.

Ya no había vuelta atrás; después de ellos los siguientes serían sus compañeros de la parada de taxi de Duke Street, en Whitehaven, en especial tres de ellos, con los que la noche anterior había mantenido una disputa agria y prolongada por la facilidad con la que se saltaban la cola de taxi y recogían pasajeros cuando no les tocaba el turno. Les disparó a bocajarro y como consecuencia murieron dos, quedando el tercero en estado crítico. Una de las víctimas mortales es Darren Rewcastle, de 43 años, un hombre al que le unía una larga amistad.

Desde Whitehaven, Bird viajó en su taxi armado con un rifle de calibre 22 y un arma corta, por las localidades costeras de Egremont, Wilton, Gosforth y Seascale, disparando contra los viandantes con los que se encontraba. Tras ello se adentró hasta la aldea de Boot, donde tras chocar con un Land Rover abandonó el vehículo y se refugió en el interior de una pequeña zona boscosa. Allí se pegó un tiro con el rifle.
***
Bird contaba con una licencia de armas desde hacía quince años y la última renovación la había pasado sin problemas. Nunca había tenido problemas mentales ni estaba medicado, pero en 1990 fue condenado por robo y pasó un tiempo en la cárcel. La ministra del interior, Theresa May, prometía ayer una revisión de la ley de armas de fuego, aunque indicó que sería un error actuar de manera precipitada por lo sucedido en Cumbria el miércoles.

La legislación británica pasa por ser una de las más estrictas del mundo en control de armas de fuego. El primer ministro británico, David Cameron, tiene previsto visitar hoy a la región de Cumbria. Fuente: La Voz de Galicia

TRAGEDIA EN CIBELES
Madrid: un guardia de seguridad disparó contra tres compañeros de trabajo a quienes acusaba de insultarlo
El pasado lunes 9, Manuel Rodríguez Torrecilla, un guardia de seguridad del Palacio de Correos de Madrid disparó contra tres compañeros de trabajo y luego se suicidó en pleno centro de Madrid.

MADRID. Sólo llevaba un mes trabajando como vigilante para la empresa de seguridad ORMA, pero había tenido varios incidentes con sus compañeros, quienes habían juntado firmas para que lo echaran.

Según el diario 20 minutos Manuel Ramírez Torrecilla de 35 años, llegó al acceso del Palacio de Correos por la calle Montalbán pasadas las seis de la tarde y, tras abandonar el coche, se dirigió hacia el pasadizo de acceso al edificio armado con una escopeta de caza y con una cartuchera, cuyo origen se desconoce ya que la empresa ORMA aseguró que no son de su propiedad.

Cuando Juan Antonio Jiménez Ortega, de 49 años, le dio el alto, el agresor le disparó en la cara y el cuello provocando su muerte instantánea. Al oír ese primer disparo salieron Manuel Montañés e Inés García, ambos de unos 50 años, a quienes su ex compañero también tiroteó.

El primero recibió impactos en la zona del abdomen con orificios de salida y fue atendido en parada cardiorrespiratoria por los servicios de Emergencia, falleciendo en el Hospital Clínico a donde había sido trasladado.

La mujer fue trasladada al Hospital Gregorio Marañón donde permanece estable aunque con pronóstico grave a causa de un disparo en el hemitórax derecho con múltiples orificios de entrada. Su marido, que acudió al centro hospitalario, tuvo a su vez que ser atendido por un psicólogo del SAMUR tras sufrir una crisis nerviosa.

Tras la agresión, el ex vigilante se quitó la vida disparándose un tiro en la cabeza.

Orma Seguridad, donde trabajaban los vigilantes fallecidos, presta servicio para las empresas constructoras FCC-Dragados que realizan la reforma del emblemático edificio del Palacio de la plaza de la Cibeles donde se ubicará la futura sede del nuevo Ayuntamiento de Madrid, cuyo vicealcalde Manuel Cobo acudió a interesarse por los hechos al lugar del suceso.

Según publicó ayer el diario El Mundo, la empresa de seguridad Orma ha asegurado que el presunto homicida firmó su baja voluntaria dos días después de Navidad, tras haber interpuesto sendas denuncias contra dos de sus compañeros el 21 y el 25 de diciembre. Ramírez no los volvió a ver hasta que se celebró la vista oral en el juzgado número 47, donde Manuel Montañés Riesco, de 52 años, y Juan Pedro Jiménez Ortega, de 49, se defendieron contestando que Martínez era una persona desequilibrada.

Ayer se conocieron las últimas palabras de Ramírez al finalizar la vista oral: “Os creéis los amos, os vais a cagar”.

El supuesto asesino acusaba a estos dos ex compañeros de proferirle insultos, amenazas y coacciones, de hacerle la vida imposible y reírse de él mientras prestaba su trabajo de vigilante en el Palacio de Correos y Telecomunicaciones.

En concreto, Ramírez acuso a Montañés de ser el cabecilla de quienes, a su juicio, le “mamoneaban”. “Me colocan los peores turnos, me hacen la vida imposible, trabajo un montón de horas, se ríen de mí y me insultan”, declaró, pues al parecer le asignaban los fines de semana y eso le impedía disfrutar de los días habilitados para la caza, una de sus pasiones.

Sus ex compañeros no se quedaron de brazos cruzados ante las denuncias y elaboraron un escrito pidiendo su trasladado. El documento, en el que se manifestaba que Ramírez era una persona “conflictiva” y con “una falta clara de deontología profesional” fue rubricado por nueve trabajadores.
***
Versiones contradictorias

El 27 de diciembre Manuel Ramírez acudió a una reunión con los jefes de la empresa Orma, en la que según un familiar se le invitó a abandonar la empresa. Un comunicado de la compañía contradice esta versión e insiste en que el supuesto homicida firmó la baja voluntaria.

Tras abandonar la empresa, el vigilante pasó varios días encerrado en su casa, obsesionado con lo ocurrido. “Pasó varios días malos y de mucha angustia”, ha explicado un familiar, que concretó que Ramírez llegó a visitar a un médico que le administró fármacos para aplacar su ansiedad.

Fuentes cercanas a la investigación han indicado que Manuel empezó entonces a sufrir un cuadro depresivo. Sin embargo, la empresa Orma ha afirmado que Manuel Ramírez “no dio muestras de tener ningún problema psicológico ni trastorno psíquico alguno”.

CCOO pide medidas de control

Por su parte, publica El Mundo, el sindicato CCOO de Madrid aseguró que el asesinato de los vigilantes “pone de relieve la ausencia de evaluación de los riesgos psicosociales en las empresas”, en especial las de seguridad por sus duras condiciones de trabajo.

Según informa Efe, los vigilantes de seguridad han de pasar exámenes ante la Policía Nacional para ser habilitados para el ejercicio de su profesión y otros ante la Guardia Civil para conseguir licencia de armas, que se renueva cada cinco años.

El primer paso para hacerse vigilante es pasar un curso de al menos 180 horas en centros autorizados por el Ministerio del Interior, cuyo temario incluye instrucción en manejo de armas, informática, primeros auxilios o prevención de riesgos laborales, explicaron fuentes del sector. Fuente:Los recursos humanos

Como colofón buenísimo os vuelvo a poner un post que ya lo puse antes , para que los lectores vean la miopía, mejor ceguera de los psiquiatras, con la validez de estas pruebas psicológicas, como el psiquiatra Juan José Carrasco se pregunta:

“Resulta extraño que no lo detectaran y que, por ejemplo, la Guardia Civil lo rechazara por motivos físicos. Algo falla en estas pruebas cuando no son capaces de sacar a la luz estos hechos”, añadió el especialista.”

No son capaces de decir lo obvio, porque si quitamos los tests “objetivos” que nos quedan ¿los “proyectivos”?, no que son peores, entonces se quedan en la miseria más absoluta, mejor que vuelvan a su antiguo papel de brujos-chamanes y tiren unos huesos, palos, piedras al azar e interpreten lo que sale, acertaran más.

F. J. B. – Madrid – 23/02/2005

El presunto asesino del naipe, Alfredo Galán Sotillo, pasó dos pruebas psicológicas para ingresar en la Guardia Civil y en una empresa de vigilantes de seguridad, sin que sus responsables detectaran los problemas psiquiátricos que, según los especialistas, padece. Así lo señalaron los psiquiatras forenses que testificaron ayer en la décima sesión del juicio que se desarrolla en la Audiencia Provincial.

Juan José Carrasco, ponente del informe psiquiátrico encargado por el juzgado, explicó que algo debió de fallar en el instituto armado y en la empresa: “Resulta extraño que no lo detectaran y que, por ejemplo, la Guardia Civil lo rechazara por motivos físicos.

Algo falla en estas pruebas cuando no son capaces de sacar a la luz estos hechos”, añadió el especialista. Los forenses también relataron otro incidente que protagonizó Galán en Galicia antes de ser rebajado del servicio. El acusado rompió el cristal de un coche conducido por una mujer de edad y, tras obligarla a bajar del vehículo, se lo llevó. Los militares llegaron, según los psiquiatras, a un acuerdo con la víctima para arreglarle el coche y que no denunciara lo sucedido, para evitar que trascendiera a la opinión pública. Días después Galán fue ingresado en el hospital Central de la Defensa (Gómez Ulla). Allí, nada más entrar, dijo a la alumna en prácticas que le atendió: “Antes de quitarme la vida, me llevo a todos por delante”. La interina diagnosticó su ingreso en la sección de agudos. Galán recibió el alta al día siguiente.

Orisha, Religión Yoruba

Cesta de adivinación, Ngombo ya cisuka

En este método de adivinación, el especialista en ngombo ya cisuka analiza el contenido de una canasta, que consiste en un conjunto de signos (tuphele) asociados con un conjunto fijo de significados. Estos son montados o creado por el contador e incluyen figuras de madera tallada en miniatura, una gran variedad de animales (cuernos, pezuñas, garras, plumas y huesos), y minerales e ingredientes de origen vegetal (partículas de madera, vainas y frutos secos). En última instancia, la canasta se concibe como una representación exhaustiva y completa de las situaciones sociales, los problemas y la vida .

Hay una amplia gama de técnicas de adivinación Ngombo, pero los profesionales se especializan generalmente en la práctica de uno solo de estos. Una forma de oráculo de fricción de origen Lunda, Ngombo ya kakuka, es considerado como el primero de estos dispositivos para ser utilizados por los adivinos Chokwe. Sin embargo, el más importante y muy apreciado apego infantil a la espalda. Su lamento y la postura de triste anticipar su inminente muerte .el método de cesta de adivinación (Ngombo ya cisuka), practicada también por Lucazi, Lunda, Lwena, Lwimbi, ndembu, Ngangela, Nyemba, Ovimbundu, y rotse .

Aunque el diagnóstico del problema de un cliente depende tanto de la interpretación de la materia orgánica, así como los elementos figurativos de la canasta, los espectadores occidentales han sido especialmente atraído por las cualidades estéticas de de las figuras .Aproximadamente veinte de estos motivos existen estandarizados, concebidos en diversos estilos que van desde muy reduccionista y abstracto hasta el naturalismo más exigente. Aislados del contexto de la canasta, estos elementos diminutos no tienen ningún significado real, pero poseen una belleza lírica. Cuando se interpretan en el curso de una consulta, cada uno de ellos tiene un significado muy preciso, pero como imágenes independientes se limitan a representar la forma humana en una serie de posturas y actitudes que sugieren emociones universales

Fuente: http://www.ashe.com.ve

Anuncios

Una respuesta a “Licencia de armas, escopetas de feria y psiquiatría

  1. Pingback: Licencia de armas, escopetas de feria y psiquiatría | Nunca el tiempo es perdido·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s