El exorcismo de Emily Rose y la persuasión

Ayer ví esta película basada en un hecho real que ocurrió en Alemania en los 70, y da mucho que pensar y si eres un poco aprensivo hasta llega a asustar las fronteras entre la religión y la locura, este film lo retrata perfectamente.

La chica Anneliese era de alemania y parece tierra con tradición de estigmatizados como su compatriota Theresa Neumann.

Me puse a buscar la palabra Gambutrol  en internet “fármaco” antiepiléptico mencionado por el neuropsiquiatra en el juicio de la película y ya sospechaba que era inventado, porque no me sonaba de nada.

Gambutrol es un derivado de la palabra “juego” o “juegos” – una referencia directa a la ficción (aunque la representación más o menos exacta) en la película ‘The Game’. Los cineastas implica que Emily era una víctima del juego – una colección de tácticas de guerra psicológica brutal que se puede y se incluye la manipulación directa del sistema nervioso central, presumiblemente a través de implantes. Va a encontrar referencias similares a ‘el juego’, aunque un poco menos claramente, en películas como Encuentros cercanos (el juego de cartas), el doctor Strangelove (las tarjetas y Las Vegas), The Stand (el final de Las Vegas) y así sucesivamente .

Esta pobre chica pasó un completo calvario del estado de la foto de la izquierda a la derecha para finalmente morir

Anneliese

¿Posesión demoniaca o una medicación totalmente equivocada?

Cronología

Anneliese Michel quería ser maestra. El magisterio reunía muchos de sus sueños en uno: aprender, conocer el mundo, ayudar a los demás por medio de la enseñanza. Y sobre todo estar rodeada de gente, de sus alumnos y de sus compañeros. Gente con la que reir sin taparse la boca avergonzada. Personas que no tuvieran sus pensamientos encorsetados, medidos por si El Señor los encontraba ofensivo. Alguien que no la sometiera a la duda, a la mancha de la infidelidad de su madre. Su madre, que como su padre pensaba que quería abandonarles. “No puedes irte y disfrutar de lo que no hemos tenido”, parecían decirle. Anneliese no quería dejarles, ni a sus hermanas, ni tampoco a Dios, pero ninguno de ellos les daba pruebas de amor. Puede que, después de todo, la mancha fuera real. Que lo que sentía como frustración y angustia, anidando en su interior, fuera algo merecido. Pero Anneliese no entendía por qué debía padecer.

Mediados de 1968. Anneliese tiene 16 años y algo le ocurre a su cuerpo. Comienza a sufrir terribles sacudidas y adopta posturas imposibles, sin que pueda controlarlo. Josef y Anna, sus padres, la llevan a la Clínica Psiquiátrica Wurzburg. Las pruebas son concluyentes: Anneliese tiene epilepsia. Comienza un ingreso y tratamiento de larga duración que no hace nada por mejorar su estado. De hecho Anneliese empeora: se sume en una profunda depresión y los medicamentos, entre ellos varios psicotrópicos, no contribuyen a su cura. Anneliese empieza a tener visiones diabólicas durante sus continuos rezos.

1970. El Mundo sufre cambios y convulsiones, pero los de Anneliese son mucho más traumáticos. Anneliese empieza a afirmar que está poseída. Las visiones no remiten, sino que empeoran. Tras su tercera crisis e ingreso se le receta su primer anticonvulsionante. Esta medicación no afecta a sus ataques, pero sí impone un efecto secundario: el cerebro pierde sodio, lo que promueve la abstinencia alimenticia. Tres años de padecimiento y ninguna mejoran convencen a Anneliese de que las medicinas convencionales no le hacen efecto alguno. La joven ha explicado a los doctores que varios demonios la obligan a convulsionarse y a realizar actos horrendos. Anneliese quiere ayuda espiritual, y es ella misma quien pide un exorcismo. El ritual se le es negado, y en su lugar le recetan Periciacina (un antipsicótico), que eleva el umbral de convulsiones en el sistema nervioso.

Durante el verano de 1973 Anna y Josef visitan a varios pastores en busca de ayuda. Además de negativas y el consejo de que confíen su hija a los doctores, los padres Anneliese son informados de los requisitos que la Iglesia pide para realizar un exorcismo. Para que el obispo reconozca una Infestatio la persona debe tener aversión a objetos religiosos, demostrar Sansonismo o fuerza desmesurada y padecer xenoglosia , la capacidad de hablar en idiomas que desconoce. Es importante señalar que Anneliese es informada de estos puntos, los síntomas que le faltan para que pueda ser exorcizada. (tremendo error, nota del webmaster)

En Noviembre de 1973 Anneliese comienza a tomar Tegretol. De acuerdo con las normas básicas de la Psiquiatría actual, la Carbamacepina no puede ser recetada nunca a mujeres en edad de concebir, debido a sus graves efectos sobre los glóbulos rojos. Anneliese tomó esta medicación a diario hasta los días previos a su muerte, en que era incapaz de tragar nada. El Tegretol también baja el nivel de consciencia ante estímulos externos, además de fiebre elevada e hipoxemia, la carencia de oxígeno en la sangre.
En 1974, después de supervisar a Anneliese por algún tiempo, el pastor Ernst Alt solicita permiso al obispo de Wurzburg para realizar un exorcismo. La petición fue denegada y pronto le siguió la recomendación de que Anneliese debería vivir un estilo de vida religioso en regla para encontrar paz. Los ataques de Anneliese no remiten, empeoran. La conducta de Anneliese se torna errática y peligrosa: en su hogar de Klingenberg, Anneliese insulta de forma muy cruel (desvelando sus secretos y atacando en sus puntos débiles) a toda su familia, además de golpearles y morderles. Se negaba a ingerir cualquier alimento, ya que afirmaba que demonios no se lo permitían. Anneliese dormía en el suelo de piedra, comía arañas, moscas, carbón y bebía su orina. Anneliese gritaba por toda la casa durante horas, hasta escupir sangre. También rompía crucifijos, destruía cuadros de Jesucristo y lanzaba los rosarios contra las paredes. Anneliese comenzó entonces automutilarse, golpeandose contra las paredes y los muebles. Rasgarse la ropa y orinar en el suelo ya era algo habitual.
Tras una verificación exacta de la posesión, que ahora incluía todos los requisitos previstos, en septiembre de 1975 el obispo de Wurzburg, Josef Stang,l asignó al padre Arnold Renz y al pastor Ernst Alt la orden de llevar a cabo el exorcismo sobre Anneliese Michel. La base para este ritual está en el Rituale Romanum, el cual continúa siendo, en este momento, un Derecho Canónico válido desde el siglo XVII. Se les planteaba una tarea terrible, ya que Anneliese no decía estar poseída por un demonio. Según sus palabras en su ser anidaban Lucifer, Judas Iscariote, Nerón, Caín, Hitler, y Fleischmann, un deshonrado sacerdote franco del siglo XVI, junto a algunas otras almas malditas. Desde septiembre del 75 hasta julio del 76 se realizaron una o dos sesiones de exorcismo cada semana. Algunos ataques de la joven fueron de tal violencia que no podía ser reducida ni por tres hombres, ni incluso encadenada. Anneliese era capaz de saltar casi un metro de rodilla, y envió a su padre y al sacerdote al otro extremo de la habitación de un solo golpe. Durante este tiempo, Anneliese abrazaba un poco de normalidad al cuando pudo regresar a la escuela y realizar los exámenes finales en la Academia de Pedagogía de Warzburg.

Los ataques empeoraban. Anneliese perdía el conocimiento y se quedaba rígida con mayor frecuencia. El ritual se alargó durante meses, con la presencia de familiares y testigos. Anneliese se negaba a comer durante todo ese periodo. Sus rodillas se rompieron durante las 6oo genuflexiones que realizaba en las sesiones diarias de exorcismo. Varias fotos reflejan su deterioro: la nariz rota por golpear su rostro contra la pared, dientes rotos, calvas en el pelo, docenas de heridas y cortes abiertos, ojos inflamados, necrosis, malnutrición… Sin mencionar las lesiones internas. Alrededor de 40 cintas de audio se grabaron durante el proceso. Anneliese contó que tuvo varias visiones, y dio una fecha como Día de la Liberación: el 1 de Julio.

30 de junio de 1976. Anneliese padece neumonía. Está demacrada, con fiebre muy alta. Exhausta e incapaz de realizar por si misma las genuflexiones, sus padres la sujetan para que se agache. Anneliese pide absolución a los sacerdotes. Anna graba todo y oye a su hija decirle “Mamá, estoy muy asustada”. Anneliese dijo que a medianoche los demonios la abandonarían, y es en ese momento cuando, con el rostro sereno, se sume en un profundo sueño. Anneliese Michel fallece el 1 de Julio. Al mediodía el pastor Ernst Alt informó a las autoridades de Aschaffenburg. El fiscal comenzó a investigar de inmediato.

Los padres de la chica y los dos exorcistas fueron acusados de homicidio por negligencia. En el juicio que comenzó el 30 de Marzo de 1978, El Caso Klingenberg se decidió en base a dos preguntas: qué causó la muerte de Anneliese y quien fue el responsable? De acuerdo a las pruebas forenses Anneliese murió por malnutrición. Especialistas afirmaron que si los acusados hubieran alimentado a la joven a la fuerza una semana antes de su muerte, la vida de Anneliese hubiera podido salvarse. Una hermana de la chica declaro en el juicio que su hermana no quería que la ingresaran en un hospital mental, donde sería sedada y obligada a comer.

Los exorcistas intentaron probar la presencia de los demonios, poniendo las cintas grabadas en las que se oían extraños dialogos, como el de dos demonios que discutían sobre cual de los dos debería abandonar primero el cuerpo de la chica. Uno de ellos se llamó a si mismo Hitler, y hablaba con acento franco. Hitler nació en Austria. Asimismo las grabaciones muestran dos voces distintas pero simultáneas, emitidas a la vez por Anneliese, sin olvidar su dominio de idiomas que, en teoría, desconocía. Con todo, era información accesible para cualquiera que quisiera fingir, pese a ser una imitación perfecta. Esto enlaza con la teoría de la Inducción Doctrinaria presentada por los psiquiatras. Según ellos los curas proporcionaron a la chica los contenidos de su conducta psicótica, y a insinuación produjo que Anneliese aceptase que su conducta era una forma de posesión demoníaca. Los licenciados añadieron que el desarrollo sexual inestable de la joven junto con su diagnóstico de trastorno en el lóbulo frontal agravó su psicosis. Los padres y exorcistas fueron declarados culpables de homicidio por negligencia y negación de auxilio. La condena fue de 6 meses de prisión con libertad condicional.

Una comisión de la Conferencia Alemana concluyó después que Anneliese Michel no estaba poseída. Pero los creyentes no dejaron de apoyarla en sus luchas, y fue porque muchos creían que el cuerpo de la chica no encontraría la paz ni con la muerte. Una monja carmelita de Bavaria dijo a Josef y Anna que había tenido una visión del cuerpo de Anneliese, que permanecía incorrupto. Once años y medio después de su entierro, el cuerpo de Anneliese fue exhumado y sometido a otra autopsia. Pese a los rumores contrarios y a la existencia de fotos de la segunda autopsia, nunca reveladas, el cadáver mostraba los signos normales de corrupción. Hay una foto del féretro en la que algunos ven una garra abrazando el ataúd. Hoy, su tumba sigue siendo lugar de peregrinaje para aquellos que piensan que Anneliese fue una valiente luchadora contra fuerzas demoníacas.

Fuente

***

Me voy a referir a los hechos del juicio de la película ficticios que son bastante interesantes. El Neurólogo cuando testifica en el juicio dice que tenía una epilepsia que le provocaba psicosis, una epilepsia causa de la psicosis, y lógicamente dice que el tratamiento puesto era para acabar con los ataques epilépticos.

Un psiquiatra su testimonio hubiera sido muy diferente, que la psicosis y no la epilepsia le producía esa sintomatología, y le hubiera dado haloperidol para tratar la psicosis y no un antiepiléptico.

El fiscal menciona el DSM, manual  diagnóstico y estadístico de las enfermedades mentales sin problemas y le pregunta al padre de la víctima, si ha leído la biblia de los psiquiatras, como ha leído la biblia cristiana, el padre responde que no, entonces le pregunta si el comportamiento de comer insectos o la anorexia no eran síntomas de enfermedad mental, como están recogidas en el DSM, cómo a su vez arguyó que sus síntomas eran una posesión demoníaca por la lectura de la biblia.

Aquí lo del DSM y su significado es imposible que se dé en un juzgado, porque este país, debemos ser todos analfabetos funcionales, y eso que estos hechos fueron en los 70 que estaba todavía el DSM-II de enfoque psicoanalítico.

Es interesante que el Fiscal, explicara el tema de las dos voces a la vez, con el tema de que tenemos 4 cuerdas vocales y no sólo 2 que son las que articulan el lenguaje pero que con mucho entrenamiento, como los monjes budistas se pueden articular dos voces diferentes a la vez.

Aquí el fiscal no se hubiera molestado en investigar nada

En la película sacan como testigo a una antropóloga que estudia las posesiones de espíritus en todo el mundo como el vudú y saca a relucir que el exorcismo fracasó porque tomaba fármacos que le adormecieron el cerebro y no pudo asimilar la persuasión del rito como acto curativo placebo la expulsión de los espíritus o eliminación subsecuente de su enfermedad psicosomática.

Aquí su testimonio hubiera ido directamente a la papelera, pero es interesante que el tema de la posesión de espíritus se da en casi todos los cultos animistas de todo el planeta el más famoso es el vudú.


El término “vudú” es la traducción de una palabra de origen africano y que significa “espíritu” o “dios”. El origen y rasgos de esta religión vienen de un pueblo africano llamado Yoruba.

El vudú es un ejemplo del sincreticismo africano en las Américas (Dobbin 133). Empezó en Africa antes del comienzo de la trata de esclavos. El vudú que conocemos hoy, con todo el ministerio, se empezó en Haití durante la colonización francesa. La gente que estableció en las colonias tenía miedo del vudú y, por eso, rompió la unidad de las tribus africanas. Los miembros de las tribus africanas tenían que residir aparte de sus compañeros. Este aislamiento, fue un problema para los colonizadores porque sus esclavos, que vinieron de todas partes, se unieron a través del hilo común del vudú. Había muchos rasgos bien diferentes entre los esclavos, pero en muchos casos, la única característica común era el vudú.

Los esclavos africanos colaboraron para desarrollar el vudú porque el vudú de cada tribu era un poco distinto. Es, por ejemplo, es como los bautistas de hoy, un bautista del norte practica su religión de una manera diferente a un bautista que vive en el “Bible Belt,” o en el sur de los EEUU donde impera un fundamentalismo protestante. Por eso, los esclavos empezaron a mezclar sus ritos con otros, modificando las costumbres de las tribus diferentes. Este mezcló las costumbres del fon, los ibos, los congos, los senesgaleses, los libaneses, los etíopes y otros grupos africanos. Por esta razon, una religión nueva nació: el vudú afro-caribeño. Los líderes de las colonias tenían miedo de la unidad africana que el vudú construyó. Por eso, se prohibía el vudú, pero los esclavos lo practicaban en secreto. El miedo estaba justificado porque en 1791, unidos por el vudú, la gente de Haití se rebeló y ganó su independencia. El miedo hacia la religión vudú no está justificado hoy, porque la asociación con la magia negra es una creación de Hollywood, y no es un rasgo verdadero del vudú.

La zona de la gente de Yoruba es la región de Nigeria, Togo, y Benin. Hoy, más de 60 milliones de personas practican el vudú. Hay religiones muy parecidas al vudú en Sudamérica, se llaman “Umbanda,” “Macumba,” “Quimbada,” y “Candomble.” Son las variaciones mezcladas del vudú de las tribus africanas (Brandon 28-29). Hoy, se dice que hay dos tipos de vudú, hay vudú en Benin, Haití, la República Dominicana, Cuba y las zonas de los EEUU donde se trasladaron los refugiados de Haití. El segundo tipo es el vudú peligroso e imaginario que construyó Hollywood.

A la gente de Hollywood, no le gustaría darse cuenta de que el vudú tiene tendencias comunes con el catolicismo. Las dos religiones creen en un ser supremo. Un “Loa” es el equivalente a un “santo” en la religión católica de la relgión vudú. Es una persona muerta que vivió una vida excepcional. Las dos religiones creen que existe una vida después de la muerte. La persona después de la muerte se convierte en un “loa,” o un espíritu. (“Loa” con mayúscula es el ser supremo.) Como una práctica de la ceremonia religiosa, las dos religiones hacen un sacrificio que simboliza la carne y la sangre. Las dos creen que existen los espíritus invisibles malignos. El santo patrón de los católicos corresponde al “met tet,” o el “amo de la cabeza” de la religión vudú. El vudú cree en un alma con cinco componentes. Está la carne mortal, el espíritu de la carne y una estrella del destino. Además, la gente que practica el vudú cree que hay dos partes del alma. Hay un gran angel de la guarda y un pequeño angel de la guarda. El pequeño se va del cuerpo durante el sueño y cuando la persona está endemoniada durante un ritual “Loa.” (Es un ritual para honrar al ser supremo.) Según los feligreses, es posible que la brujería maligna pueda hacer daño o capturar al angel pequeño cuando está fuera del cuerpo. Según los practicantes, se puede meter el alma capturada en una jarra. Sigo explicando la importancia del alma en el párrafo siguiente.

Hay estereotipos sobre lo que es vudú. La gente piensa en la mágia negra, los brujos, los zombis y las muñecas de vudú. Los “curas” de vudú pueden ser hombres o mujeres, y practican la “magia blanca” para evitar la brujería maligna. Este tipo de magia lleva buena suerte y trata de curar a la gente enferma. Hay una creencia que una persona muerta ya enterrada puede volver a vivir. Esta resurrección es un zombi. Hay dos tipos de zombi, uno se llama “zombi” es un cuerpo muerto y no tiene alma. El otro se llama “zombi astral” y es un alma muerta que no tiene cuerpo. Un cura malo captura el alma, y el alma no puede descansar, está en el limbo.

La realidad es que un zombi no es una persona muerta. La gente piensa que la persona estaba muerta, pero la verdad es que el cura envenena a la persona con drogas como alucinógenos. Son químicos de un sapo o de un pez exótico, o los jugos de plantas venenosas. La piel puede absorber los químicos, y por eso, la víctima no tiene ninguna pista de que está envenenada. Entonces, la persona parece estar muerta cuando está en coma. Cuando reanima el cuerpo, hay mucho daño en el cerebro y un “zombi” no puede hablar o desobedecer. Los curas hacen trabajar a los zombis. Para evitar el abuso de un “zombi,” la familia de la persona querida, a veces, mata el “cuerpo” .

Fuente

Aunque el vudú (Voodoo) de Haití da una importancia mucho mayor a los espíritus o de los muertos, su panteón, al igual que el santero, tiene a Olorun(Olórun) como Dios supremo y omnipresente y a Obatalá (Obàtálá) como deidad creadora de la vida y del cielo.

Por lo demás, sus sacerdotes o houngans invocan asimismo algunos espíritus que, al igual que los orishas (Òrìsà) santeros, son mensajeros entre los hombres y el inalcanzable cielo.

Algunos de estos espíritus o fuerzas cósmicas difieren esencialmente de los orishas (Òrìsà).

—por ejemplo, Aida Wedo, el espíritu del arco iris, Dambala, el loa de la serpiente, y Baron Samedi, el guardián de las tumbas—

otros tienen el mismo nombre y los mismos atributos que ellos: Ògún, el espíritu de la guerra, Òsun, el de las de los corrientes fluviales, Shangó (Sàngó), el de las tormentas y Yemanjá (Yemaya, Iyemonja,Yemoja ), la deidad de las aguas.

Para invocarlos, el houngan (bocor) —o su homóloga femenina, la mambo— y sus fieles utilizan un complejo ceremonial que incluye, entre otras pautas, cantos invocadores de los espíritus, ofrendas de libaciones, danzas extáticas y el sonido de 3 tambores de distintos tamaños, tonos y ritmos, similares a los 3 instrumentos empleados en las ceremonias santeras.

La ceremonia vudú (voodoo) llega a su punto álgido cuando las hounsis o iniciadas del templo entran en un frenético trance al ser poseídas por los espíritus.

En este estado, las frágiles hounsis son, según se dice, capaces de levantar grandes pesos, de romper vasos con los dientes y de soportar el fuego y los puñales.

Y, lo que es menos increíble, no dudan en sacrificar palomas o gallinas degollándolas y descuartizándolas con las uñas y los dientes.

Fuente

Es interesante constatar que en el juicio ficticio de la película se dé esa separación tan radical entre la psiquiatría y los exorcistas cuando fundamentalmente están haciendo lo mismo

El psiquiatra Jerome Frank nos advirtió en su libro Persuasion and Healing, ya un clásico, que el efecto placebo podría ser el principal factor de todos los remedios psiquiátricos. Las últimas investigaciones confirman los descubrimientos de Frank: los psiquiatras, los psicólogos y otros sanadores científicos, en realidad se aprovechan del poder de la fe de los seres humanos, al igual que lo hacen los chamanes y los hechiceros.

https://psiquiatrianet.wordpress.com/2010/09/11/depresion-%C2%BFprozac-o-placebo/

Pero en este caso no lo consiguieron ni tampoco los anticonvulsionantes que tomó le hiceron nada como el antiepiléptico carbamacepina o el antipsicótico flojo periciazina, ¿debían de haberle dado fármacos más fuertes (haloperidol) o incluso psicocirugía? o haberle dejado sin ninguna medicación y que el rito exorcista le curara sin interferencias medicamentosas? nunca lo sabremos porque murió debido eso sí a una completa negligencia le dejaron literalmente morir sin hacer nada.

También se mencionó por un antropólogo Felicitas D. Goodman que si tuvo un error de diagnóstico de epilepsia, los fármacos eutimizantes contribuyeran más en su psicosis y alucinaciones.

Hecho real

Trailer de la película

Este caso es seguramente un Munchausen por poderes religioso atenuado a una Inducción Doctrinaria, porque al menos se molestaron en hacer un diagnóstico diferencial, tenía de inicio una epilepsia en el lóbulo frontal que explica la psicosis, otra cosa que al fallar la medicación inicial junto con el analfabetismo, la locura de los padres, de los religiosos, inducieron la psicosis de temática religiosa, llevaron a esta chica a morir desnutrida.

Pero la psiquiatría tiene el número uno de Munchausen por poderes e Inducción Doctrinaria sólo hay que ver la cantidad de enfermedades físicas, trastornos neurológicos y comportamientos diversos o minoritarios que han sido estigmatizados como enfermedades mentales, un pararelismo claro y evidente con este caso.

Lo más seguro es que la inmensa mayoría de posesiones demoníacas sean trastornos neurológicos que producen psicosis u otros trastornos mentales pero…

***

La pregunta que queda en el aire ¿existen realmente los espíritus, realidades de ultratumba? o todo es “mental” o “ilusión” (maya) como dicen los hinduistas y budistas. Para los ovnis por ejemplo, para un psiquiatra menos los psiquiatras paranormales son alucinaciones colectivas pero existe evidencia fotográfica indiscutible quitando fraudes, lo que no se sabe cuál es su verdadero origen por eso son objetos volantes no identificados, las alucinaciones no sensibilizan los píxeles de una cámara.

El exorcista trata de identificar el verdadero poseído del simulador enfermo mental, con varios ítems o criterios “sansonismo, hablar lenguas extranjeras o muertas desconocidas para el poseído (xenoglosia), repudio y aversión completa a la religión cristiana, facultades paranormales” ¿es posible eso? o es el propio exorcista el que impone dicha realidad ultraterrena como el psiquiatra la mental.

¿Por qué se determinó un canón cerrado? para evitar la imitación falsaria de enfermos mentales, para echar al esquizofrénico que quería simular una verdadera posesión para sentirse objeto de atracción y honor por una tribu de religión chamanista, de ser un loco a ser poseído por un dios con los honores que conlleva y evitar en lo máximo posible el ridículo que conllevara tener a un loco como dios encarnado. ¿Las tribus desde la remota antigüedad tuvieron ese problema de identificación?

Pregunta sin respuesta

Un esquizofrénico tirado en un albañal, en la completa ruina ve que un compañero de tribu tiene “visiones” parecidas a las de él, se ayuda con plantas, setas… para obtener un trance para comunicarse con los “espíritus”  que él no los necesita para oír y ver cosas, ve que su compañero ha pasado de paria a potentado religioso, y acuerda con el chamán de la tribu que él también es un elegido por los dioses y le convierta en acólito, el chamán de la tribu, no tendría más remedio que poner un filtro para descartar a todos los desequilibrados de la zona, como xenoglosia o poderes paranormales, porque sino se le llenaba la tribu de locos que afirmaban dialogar con Zeus o Coyote a diario.


Psiquiatría y posesión diabólica

Prof. Dr. Aquilino Polaino-Lorente

Catedrático de Psicopatología de la Universidad Complutense

En los albores de la Edad Media es harto probable que ciertos comportamientos se atribuyeran, entonces, a la acción del diablo o de los espíritus malignos, cuando probablemente se trataba tan sólo de manifestaciones psicopatológicas, que de haberlos, debieron haberse remitido a los adecuados especialistas. La inexistencia de la psiquiatría como especialidad en aquella etapa histórica, además de otras variables relevantes de tipo cultural propias de la época, consintieron en una hermenéutica errónea , de consecuencias muy lamentables.
Algo parecido a lo que aconteció entonces, puede suceder hoy. En la actualidad, el importante desarrollo experimentado por la psiquiatría y su cada vez más poderosa eficacia en la solución de determinados trastornos de conducta y manifestaciones sintomáticas, condicionan poderosamente el que hagamos atribuciones de índole exclusivamente psiquiátrica a la hora de explicar determinados comportamientos. Si a ello añadimos que las convicciones y creencias religiosas están hoy a la baja en algunos contextos culturales, es lógico que trate de explicarse cualquier acontecer psicopatológico apelando a la psiquiatría y no a la religión.

Fuente

6 Respuestas a “El exorcismo de Emily Rose y la persuasión

  1. “Si a ello añadimos que las convicciones y creencias religiosas están hoy a la baja en algunos contextos culturales, es lógico que trate de explicarse cualquier acontecer psicopatológico apelando a la psiquiatría y no a la religión”.

    “La entrevista que mantuve con la supuesta paciente, fuera del contexto de la sesión de exorcismo, no me permitió en este caso, tras un afinado y extenso diálogo exploratorio, llegar a conclusión alguna respecto de la identificación, apresamiento y comprobación de signos, señales o síntomas de naturaleza psicopatológica. De donde inferí y sostuve que no disponía de ninguna explicación psiquiátrica para las conductas antes relatadas.
    Los anteriores casos ponen de manifiesto la conveniencia e incluso de necesidad de que psiquiatras y sacerdotes estudiemos conjuntamente estos acontecimientos, lo que redundará en beneficio de la psiquiatría y también de la pastoral de estas personas”.

    No puedo entender que este hombre sea catedrático de Psicopatología de la Universidad Complutense. Una universidad pública de un Estado laico.

    Añado, q hace mucho tiempo q está en excedencia y cargo similar ocupa en la universidad privada San Pablo CEU.

    Pienso que la ética indica que debería utilizar el cargo actual para identificarse, en lugar de seguir chupando rueda de la oposición que sacó en su día en la UCM (su cátedra no pertenecía a la Fac. de Medicina, como aparentemente se puede entender, sino a la Fac. de Educación en la rama de Psicopedagogía).

    Sin embargo, Aquilino Polaino (según está publicado, miembro del Opus Dei), el catedrático tan aparentemente honesto, parece que al servicio de la ciencia y de la fe, colaboraba en la consulta de Enrique Rojas Montes (publicado también q es socio supernumerario del Opus Dei), mientras Rojas hacía creer a los usuarios de su consulta – a los que cobraba un pastón -, que era “catedrático de Psiquiatría de la Complutense”.

    Aquilino Polaino, colaboraba en la consulta de Enrique Rojas, a todas luces fraudulenta, sólo por el hecho de engañar al usuario de la misma – que paga -, con la identificación profesional de Enrique Rojas.

    A su vez, otro colaborador de Enrique Rojas, era Javier de las Heras Calvo, profesor de Psicopatología en la UCM.

    Que esta gente instaure teorías y organice congresos y salgan con la fe y el nombre de Dios, es demencial.

    Estamos dejando que siembren la vuelta a la Inquisición, unos individuos cuya conducta está sancionada por la ley.

  2. Bueno el post iba por otro lado, era para profundizar en el tema del efecto placebo, y ya sé que se han hecho locuras con estos temas como el exorcismo de almansa, que le sacaron a la víctima los íntestinos, útero, ovarios por la vágina y se pusieron a contar los “demonios” que le habían sacado, analfabetismo, locura con fanatismo religioso.

    En el caso de annalise sería un Munchausen por poderes religioso, la perturbación de los padres, del cura junto con la epilepsia con psicosis de esta chica, le llevó a una muerte segura.

    Pero bueno el Psiquiatra José Cabrera es asiduo colaborador de cuarto milenio el programa de Iker Jiménez.
    Hay un fragmento real de esta pobre chica en you tube pero es aterrador.
    Lo subo

  3. En estos momentos son las 6:00 p.m. del día domingo 28 de octubre de 2012 en la ciudad de Bogotá, D.C. Colombia, y estoy viendo la película por la t.v. El tema, bastante controvertido desde luego, causa incredulidad; pero lo cierto es que este tipo de fenómenos suelen ser reiterativos dentro de las personas y en donde la “ciencia” no encuentra explicaciones. Considero que si la persona es cuerpo (materia) y espíritu, este no es posible abordarlo desde una perspectiva médico-científica.

  4. Desde el punto de vista de la creyente en Dios que soy (pero no el demonio), este caso es aterrador porque a esta chica se le privó del tratamiento psíquico y clínico adecuado. Utilizamos menos del 15% de nuestra capacidad psíquica e intelectual. Si se toma una persona más sensible de lo normal (desde el punto de vista emotivo y psicológico) y se le “azuza” el potencial de su capacidad cerebral no utilizada en un contexto ultra-religioso y fanático, tenemos como resultado un exorcismo “como Dios manda”
    La persona es cuerpo y espíritu, por supuesto, pero el demonio no existe. En todo caso, no ese demonio con cuernos y tridente que nos acecha para poseernos al primer despiste. El verdadero “demonio” (y esto la Historia lo ha probado y lo sique probando) ha sido y sigue es el Hombre. En lo que refiere en barbaridades y crueldad, no hay Belcebú que nos gane

  5. “tenía de inicio una epilepsia en el lóbulo frontal que explica la psicosis, otra cosa que al fallar la medicación inicial junto con el analfabetismo, la locura de los padres, de los religiosos, inducieron la psicosis de temática religiosa, llevaron a esta chica a morir desnutrida”.

    Hala, y tan pancho.
    Fue ingresada a los 16 años en un psiquiátrico, se medica con Dilantin. Al salir, se medicó con Aolept. Después empieza otro tratamiento con Tegretol. Los sacerdotes recomendaron que siguiera con la medicación, pero no hizo más que empeorar. Como último recurso, optaron por el exorcismo (durante 10 meses).

    Si crees que una chica joven y sana sólo por episodios epilépticos y esquizofrenia (a la que ninguna medicación ayudó durante 6 años) acaba como se ve en la primera foto, se pierde 25 kilos y en estado deplorable… es porque sus padres lo han provocado. Es obvio que no es normal y hubo algo más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s