Fuerte reacción por los diagnósticos de biporalidad en niños

El trabajo de psiquiatras del Hospital General de Massachusetts

Por Scott Allen, Staff del Globo / Junio 17, 2007

Nadie ha hecho más para convencer a los Norteamericanos de que hasta los niños pequeños pueden sufrir los peligrosos cambios de humor del trastorno bipolar que el Dr. Joseph Biederman del Hospital General de Massachusetts.

Desde su elevada postura que le confiere ser uno de los más influyentes psiquiatras infantiles, Biederman ha propagado a lo largo y a lo ancho su convicción de que la montaña rusa emocional del trastorno bipolar puede comenzar “desde el momento que el niño abrió sus ojos” al nacer. Los psiquiatras solían tratar el trastorno bipolar como una enfermedad que comienza en la edad adulta temprana, pero algunos ahora lo diagnostican en niños que prácticamente acaban de dejar los pañales, tratándolos con potentes medicaciones antipsicóticas, basados en el trabajo de Biederman.

“Necesitamos tratar a estos niños. Están en un estado desesperado,” dijo Biederman en una entrevista, presentando un video clip de una llorosa madre describiendo la manera en que su hija en edad preescolar la atacaba antes de que la criatura comenzara el tratamiento para el trastorno bipolar. El jefe de psicofarmacología del Hospital Gral. de Massachusetts compara su trabajo con los grandes avances científicos del pasado, tales como la invención de las primeras vacunas contra enfermedades.

Rebecca Riley

Sin embargo, la muerte de una niña de 4 años de edad de Hull, por una sobredosis de drogas que se le recetaron para tratar el trastorno bipolar y el Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, ha disparado una creciente e intensa reacción contra Biederman y sus seguidores. Los padres de Rebecca Riley han sido acusados de haberle dado intencionalmente sobredosis de Clonidine, una medicación usada a veces para calmar niños agresivos.

Muchos se han preguntado por qué, para empezar, una niña tan pequeña estaba siendo tratada con Clonidina (nota del webmaster un agonista receptor a2 de la noradrenalina)y otras dos drogas psiquiátricas, incluyendo una que no está aprobada para su uso en niños. La psiquiatra de los Riley ha dicho que ella fue influenciada por el trabajo de Biederman y su protegida, la Dra. Janet Wozniac.

“Ellos son, con mucho, la luz que nos guía en términos de proporcionar liderazgo en el tratamiento de los niños que tienen trastorno bipolar.” dijo J. W. Carney Jr., el abogado de la Dra. Kayoko Kifuji, psiquiatra del Centro Médico de Tufts, Nueva Inglaterra, quien temporalmente renunció a su licencia médica después de que la niña Riley murió, el 13 de diciembre del 2006. “La Dra. Kifuji se adhiere a los puntos de vista del equipo del H. Gral. de Massachusetts.” Parte de las críticas a Biederman hablan de un problema más profundo de la psiquiatría: los extensos vínculos financieros entre la industria de las drogas, y los investigadores. Biederman ha recibido donaciones de 15 compañías fabricantes de drogas y quien les sirve como orador pagado a siete de éstas, incluyendo a Eli Lilly y Cia., así como a la Farmacéutica Janssen, las cuales fabrican las estas drogas que les proporcionan ganancias multimillonarias, los antipsicóticos Zyprexa y Risperidol, respectivamente. Aunque no mucho dinero se destinó para la investigación de la bipolaridad, los críticos dicen que los recursos económicos sí les ayudan a avanzar en su agresiva filosofía para el tratamiento mediante las drogas.

Numerosos psiquiatras dicen que la sobredosis de la niña Riley sugiere que el trastorno bipolar se está convirtiendo en una moda psiquiátrica, dejando a miles de niños con riesgosas medicaciones basadas en síntomas tales como irritabilidad crónica y agresividad, que podrían tener otras causas. El padre de la niña Riley, por ejemplo, recientemente acababa de volver al hogar después de haber sido acusado de abuso infantil, según la policía. Desde la muerte de la niña, las autoridades estatales han lanzado una revisión a 8, 343 niños que están tomando las más nuevas medicaciones antipsicóticas, bajo el programa Medicaid (seguro médico popular), para condiciones que incluyen el trastorno bipolar, para asegurarse de que el tratamiento sea apropiado.

Los psiquiatras demasiado a menudo recetan estas medicaciones, las cuales tienen efectos adversos tales como aumento de peso y riesgo de enfermedad cardiaca, sin tomar en cuenta los problemas que tienen los niños en su vida, dijo el Dr. Gordon Harper, director de servicios de niños y adolescentes en el Departamento de Salud Mental del Estado. El comparó la manera de diagnosticar con “afinar el piano en el momento en que va pasando el tren subterráneo.” Tratamiento agresivo

Los críticos de Biederman le reprochan el no hablar en contra del mal uso de los diagnósticos que él ha ayudado a inspirar. Entre las autoridades líderes del trastorno bipolar, está el equipo del Hospital General de Massachusetts quien ha propuesto el tratamiento más agresivo para el grupo más amplio de niños, dicen sus críticos, por lo que Biederman debería tomar responsabilidad cuando el tratamiento resulta mal. En una conferencia sobre el trastorno bipolar en la Universidad Point Park de Pittsburgh el fin de semana pasado, un orador, el Dr. Lawrence Diller, un pediatra conductista de California, sostuvo que Biederman tiene alguna culpa por la muerte de la niña Riley.

“Yo considero que Biederman y su grupo son moralmente responsables en parte,” dijo el Dr. Diller, cuyo popular libro “Funcionando a base de Ritalin” acusa a los psiquiatras de tratar en exceso otra condición infantil, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad. “El no escribió la receta, pero sí proporcionó toda la justificación supuestamente científica para atacar un problema de salud pública mediante el dar drogas a los niños pequeños.”

Biederman rechaza la idea de que la muerte de la niña Riley sea una señal para comenzar a ser más cautelosos, acusando a los críticos de estar explotando una tragedia para generar miedos acerca de la psiquiatría, una profesión que desde hace mucho se enfrenta al prejuicio. “El hecho de que ella haya tomado la droga XY o recibido el tratamiento XY es irrelevante con lo que pasó. . . . Si ésta menor hubiera tenido el mismo final debido al tratamiento del asma o de convulsiones, no tendríamos este frenesí,” dijo Biederman en una entrevista en la clínica de salud mental del hospital General de Cambridge, Massachusetts.

A pesar de que Biederman concurre en que el distinguir el trastorno bipolar de los malos humores y caprichos comunes de los niños pequeños es difícil, él insiste en que no hay lugar a dudas en los pacientes en su consultorio. “La gente tiene que esperar un tiempo largo antes de venir a verme a mí o a mis colegas. . . . No es como que alguien me viene a ver después de que su niño armó un berrinche por mal humor. Los niños hacen por años cosas que son peligrosas. Estas son cosas que profundamente afectan al niño,” dijo Biederman, y que los ponen en riesgo de fallar académicamente o incluso de suicidarse. Biederman desecha a la mayoría de sus críticos, diciendo que no pueden comparar sus credenciales científicas con las de él, como co autor de 30 documentos científicos por año y como director de un programa mayor de investigación en el departamento que se encuentra en primer lugar en el “Reporte de Noticias de USA y el Mundo”.

Los críticos “no están en el mismo nivel. No estamos discutiendo sobre si (a un crítico) le gustan las galletas de chocolate y a mí me gustan los hot dogs. En medicina y en ciencia, no todas las opiniones fueron creadas iguales, ” dijo Biederman, un nativo de Checoslovaquia quien vino al H. Gral. de Massachusetts en 1979 después de su educación médica en Argentina e Israel. El ahora vive en Brookline.

La lucha por fondos para investigación

El pensamiento de Biederman acerca del trastorno bipolar surgió de su trabajo de principios de los 90’s, cuando observó que muchos niños referidos a la clínica psiquiátrica del Hospital General de Massachusetts parecían tener períodos en los que estaban extremadamente agresivos, profundamente deprimidos o enojados. Y no estaban mejorando tomando medicaciones como Ritalín, la cual es recetada para el trastorno por déficit de atención e hiperactividad.

En ese tiempo, los psiquiatras consideraban que el trastorno bipolar era una condición que típicamente se manifestaba alrededor de los 20 años, y raramente en niños menores de 12 años, pero Biederman creía que muchos de sus pacientes coincidían con la definición normalmente aplicada a adultos. Trabajando con Wozniac, publicó un influyente documento en 1995 reportando que uno de cada seis niños en su clínica podría ser bipolares y que la proporción era aún mayor entre los niños que padecían con TDAH.

Biederman era ya bastante exitoso como investigador del TDAH, y estableciendo vínculos cercanos con las compañías que fabricaban drogas, tales como Ritalín, para que éstas le financiaran proyectos de investigación cuyo financiamiento no estaba dispuesto a pagar el Gobierno Federal. El también recibió pagos por dar conferencias acerca de problemas de salud mental y sirviendo en juntas de asesoría científica que típicamente se reúnen unas cuantas veces al año para hablar sobre investigación. El se negó a comentar cuánto recibe, pero dijo que todo su ingreso había sido aprobado, tanto por la Escuela de Medicina de Harvard, como por el hospital.

El jefe de Biederman dijo que no cree que el dinero afecte la opinión de Biederman.

“Yo creo que una persona de una farmacéutica no se atrevería a decirle a Joe qué decir”, escribió el Dr. Jerrold Rosenbaum, jefe de psiquiatría del H. Gral. de Massachusetts, en un email. “Y si ellos cometieran tal error, sería sólo una vez. . . . Para Joe, son sus ideas y su misión las que lo dirigen, no los pagos que recibe.”

Biederman dijo que él rápidamente descubrió que las compañías de drogas estaban menos interesadas en el trastorno bipolar que en el más establecido TDAH. Él y Wozniac, quienes no respondieron a una solicitud para ser entrevistados, lucharon para conseguir donaciones para la investigación de niños bipolares. “Entre más controversial es un diagnóstico, más difícil es obtener financiamiento de fuentes convencionales, ” explicó. Puntos de vista contrastantes

Ocasionalmente, ellos recibieron donaciones pequeñas de compañías de drogas o de filantropías privadas para probar drogas en los niños, pero Biederman admite que estos estudios no son suficientes para probar que las drogas son seguras y efectivas. A pesar de eso, los estudios del H. General de Massachusetts influyeron de manera enorme: su estudio del 2001, en el que 23 niños diagnosticados con trastorno bipolar recibieron la droga Zyprexa por ocho semanas, se convirtió en el artículo más frecuentemente citado en la historia de la Revista de Psico-farmacología Infantil y del Adolescente. El estudio mostraba que la droga disminuía los brotes de agresión, aunque los niños típicamente aumentaron más de 10 libras de peso.

Biederman estaba desilusionado por no poder hacer estudios más extensos, sin embargo no hay razón alguna para demorar el tratamiento. “Al menos la línea de drogas de la que estoy hablando da algún alivio,” dijo. “La única manera de comprender los efectos colaterales es dentro del contexto de la seriedad de la enfermedad.”

Ya que el trastorno bipolar recibió creciente atención de los medios, la investigación de Biederman y Wozniac era a menudo citada como el razonamiento científico para diagnosticar y tratar la enfermedad agresivamente. Otra investigadora líder, la Dra. Bárbara Geller de la Universidad Washington de Saint Louis, adoptó un punto de vista más restrictivo, requiriendo que los niños tuvieran una serie de síntomas tales como reducción en la necesidad de sueño, antes de que ella diagnosticara el trastorno. Sin embargo, el equipo del H. Gral. de Massachusetts utilizó categorías más amplias, diciendo que los niños que son extremadamente irritables o agresivos pueden ser bipolares. Los escépticos dijeron que esos síntomas son demasiado comunes, dejando demasiado lugar a disputa respecto a quienes están enfermos realmente.

El staff del Dr. Biederman “puede hacerles la misma entrevista para diagnóstico a 100 niños, y salir con 5 o 20 trastornos bipolares, y yo puedo hacer lo mismo, y encontrar sólo uno, o ninguno,” dijo el Dr. Jon McClellan, un psiquiatra de la Universidad de Washington, quien dirigió una Comisión de la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y del Adolescente, la cual recientemente concluyó que no hay ninguna evidencia de que los niños menores de 6 años puedan ser diagnosticados con dicho trastorno. Dijo que él no ha recibido dinero alguno de la industria farmacéutica durante años. Una oleada de diagnósticos

El trabajo de Biederman ayudó a disparar un gran incremento en el número de niños diagnosticados con trastorno bipolar en los últimos 15 años. Un estudio nacional de los hospitales comunitarios encontró que el porcentaje de niños con enfermedades mentales diagnosticados como bipolares se cuadruplicó de 1990 al 2000.

El rápido incremento levantó preocupación en el Instituto Nacional de Salud Mental, empujando a las autoridades más altas a convocar a sus especialistas líderes, incluyendo a Biederman, para urgirlos a producir patrones de diagnóstico y tratamiento. Las indicaciones resultantes, presentadas en el 2001, reconocían que Biederman tenía razón: el trastorno bipolar podía atacar antes de la pubertad. Sin embargo, los lineamientos también establecían que el identificar la enfermedad en los niños era tarea difícil, ya que los niños normales se inclinan a ser irritables, agresivos o impulsivos.

El Dr. Steven Hyman, quien era entonces el director del instituto de salud mental y es ahora el decano de la Universidad de Harvard, dijo que continúa muy preocupado acerca del creciente uso de drogas antipsicóticas en niños ya que son “armas de alto calibre”, tales como Zyprexa, Risperdol, y Seroquel. En el programa Medicaid de Massachusetts, el número de personas menores de 18 años, recibiendo al menos una de estas drogas “antipsicóticas atípicas” se incrementó escandalosamente a 9,123 en el 2005 de los 6,943 del 2002, un salto del 31 por ciento, antes de bajar a 8,343 en 2006. Hyman dice que ninguna de estas drogas tiene la aprobación de la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) para su uso en niños bipolares, y que los médicos las recetan basándose en su criterio individual.

“No sabemos ni lo más básico acerca de la seguridad o eficacia de estas drogas en estas edades tempranas, ni siquiera cuando se les dan de forma individual, mucho menos si se mezclan con otras,” dijo Hyman.

El tratamiento de Rebecca Riley

Kifuji fue cuidadosa al tratar a Rebecca Riley, ya que vio a la niña seis veces antes de diagnosticarle trastorno bipolar, de acuerdo a Carney. Basándose en la conducta de la niña y en la historia familiar, Kifuji le recetó tres drogas a la niña de tres años de edad, incluyendo la droga antipsicótica Seroquel, así como también Clonidina, un medicina para la presión arterial alta que a menudo se les receta a niños agresivos para calmarlos. El año pasado, la Clonidina les fue recetada a 1,195 niños por debajo de los siete años de edad, incluyendo a Rebecca Riley, siendo atendidos en el programa Medicaid de Massachusetts.

La policía levantó cargos de que sus padres, Carolyn y Michael Riley, repetidamente convencieron a Kifuji de que les diera Clonidina extra, y terminaron acumulando docenas de pastillas extra, las cuales usaban para controlar a la pequeña niña. Mucho antes de que finalmente la niña muriera en el piso junto a la cama de sus padres, según el reporte policial, las maestras y enfermeras de la escuela notaron que se había puesto letárgica, como una “muñeca de trapo” sobre el regazo de una de las enfermeras.

Carney dijo que su cliente, quien no está ejerciendo mientras continúa la investigación, no hizo nada malo al escribir las recetas para esa niña. A pesar de que algunos se mostraron escandalizados de que la niña estuviese tomando tanta medicación, Carney dijo que, al recetarla, Kifuji practicó psiquiatría de la corriente dominante, para una niña muy enferma. Hizo la observación de que “la investigación y enseñanza de Biederman valida el trabajo de la Dra. Kifuji con sus pacientes.”

Scott Allen puede ser contactado en allen@globe.com.

© Copyright 2007 Globe Newspaper Company.

Número de niños menores de 7 años siendo tratados a través del sistema estatal MassHealth de Medicaid, con drogas antipsicóticas atípicas para todo propósito, incluyendo trastorno bipolar.

MassHealth cubre aproximadamente una quinta parte de la niñez de Massachusetts.

Artículo original en inglés

Traducido por CCHR méxico

Anuncios

Una respuesta a “Fuerte reacción por los diagnósticos de biporalidad en niños

  1. Excellente résumen los fELICITO por tan inteligente y detallada investigation me ha ayudado MUcho a aprender sobre un tema q ni sabia de su existencia y siempre me interesa informarme sobre psicqiatria infantil puesto q tEngo dos niños Aun peqeños;) envio mucha buena onda y arriva=•D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s