Psiquiatría: Moral de Esclavos

Siempre me ha llamado la atención de porqué todo el movimiento de los centros de Salud Mental se inició en lo 80 y no antes, justo depués de la crisis del petróleo de mediados de lo 70, cuando la economía de Occidente descubrió que no podía crecer indefinidamente, la década de los 70 fue la última década de crecimiento ininterrumpido desde la segunda guerra mundial y prácticamente de pleno empleo en España, después de la inmensa emigración del campo español a las periferias de las grandes ciudades junto con los cientos de miles que emigraron a Europa en tiempos de posguerra, anteriormente a la América Latina.

“Un franco, 14 pesetas”

Emigración a Suiza años 60, hoy viaje al centro de salud mental

Hoy y mucho tiempo atrás la válvula de la emigración desapareció en España ya que Europa no necesita emigrantes no  muy cualificados u otros países están peor que él. Esta situación es generalizable a cualquier país. Se forma un tapón que puede hacer explotar al sistema.

Entonces se debió de inventar otra válvula para que el sistema no reventara y empezaron a proliferar los centros de salud mental y también a su vez desapareció el antiguo manicomio provincial refugio de inhábiles y esquizofrénicos sobre todo, los otros colectivos se largaron antes (autistas, downs, alzheimer, homosexuales, opositores políticos). Una vez cerrada la válvula de derivación se debió inventar la válvula termodinámica que capta problemas reales irresolubles  y los sublima en enfermedades mentales solucionables (vapor).

Esta alquimia de juntar el colectivo residuo de los manicomios provinciales cerrados y la población marginal general es mérito exclusivo de la Salud Mental

La válvula sirve para juntar gente con problemas de tipo laboral/social con esa minoría de pacientes neuropsiquiátricos reales, que para más inri son los que menos uso hacen de estos centros de salud mental, una vez con la paga obtenida (la sopa boba) ya se olvidan hasta de su patología que los aguantan sus famliares cercanos y no toman tratamiento alguno.

Sopa Boba para todos los enfermos mentales

Es prácticamente una cosa de locos, los enajenados sin ir a los centros de salud mental y legiones de personas que no tienen nada neurológicamente, más que problemas no médicos (familiares, laborales, malos hábitos, espirituales) acudiendo a psiquiatras y psicólogos clínicos, ¿así cómo se va a diagnosticar con marcadores biológicos? para que les solucionen los problemas con paroxetina, una baja o una pensión.

Así nace la moral del esclavo, debe sublimar los problemas reales colectivos por problemas mentales individuales para obtener un beneficio ante todo, de tipo pecuniario. En un hospital real haciendo un experimento se le dice a los enfermos que no van a obtener ni bajas ni pensiones por incapacidad, y el que quiera darse el alta de manera voluntaria que lo diga el 95% de los enfermos seguiría estando en el hospital, este experimento lo hacemos en un centro de salud mental y el 95% se larga disparado, al trote, olvidándose de sus problemas mentales al momento. La explicación de este experimento hipotético es bien sencilla los primeros tienen enfermedades reales y los segundos enfermedades ficticias o sublimaciones de problemas reales, al eliminar la compensación no médica, inmediatamente los pacientes echan a correr.

Este tema los psiquiatras y psicólogos lo saben muy bien por eso asistentes sociales trabajan en estos centros mano a mano, y también saben que los enfermos reales no aparecen nunca por consulta entonces no ven algo perjudicial que todo el mundo pueda ser declarado enfermo mental ampliando los márgenes de insanía mental al extremo y por supuesto sin prueba biológica alguna, dicen ” si los enfermos neuropsiquiátricos no vienen a nuestras consultas, hagamos que todo el mundo pueda entrar en la definición de enfermedad mental” y los “profesionales” quedamos con trabajo y los pacientes tienen su “paga”.

En efecto, la religión judeocristiana “fomenta la incapacidad y la enfermedad”. Su Dios ama a los sumisos, a los pobres de espíritu, a los débiles, a los necesitados, a los cobardes, a los impotentes. A la inversa, el éxito en la vida, la independencia, la salud, la fuerza de espíritu, el arrojo, la franqueza el deseo sexual llamada potencia y los demás ingredientes de la alegría resultan sospechosos. Los poseedores de esas cualidades positivas no sólo no tendrán premio en el Cielo, sino que en la Tierra habrán de servir a los poseedores de cualidades opuestas, negativas. No en vano hallamos en el evangelio de Mateo (19, 12) observaciones como ésta: “Porque hay eunucos que nacieron así del vientre de su madre; y hay eunucos que fueron hechos tales por mano de los hombres; y hay eunucos que se hicieron a sí mismos por causa del reino de los cielos; el que pueda ser capaz de esto, séalo”.
Según Szasz, la “maniobra masoquista” de temer la felicidad en general consagra una “psicología de esclavo”, donde los individuos –y con buenos motivos- “se abstienen de expresar su satisfacción por temor a que el peso de su carga aumente”. La diferencia se halla en la manera de jugar el juego primario, la capacitación laboral.

“Aunque el esclavo no haya terminado su trabajo, podrá influir en su amo para que le conceda un respiro si muestra signos de inminente colapso […] Manifestar signos de cansancio –prescindiendo de que sean auténticos o no- quizá produzca un sentimiento de fatiga o agotamiento en el actor. Creo que este es el mecanismo responsable de la gran mayoría de los estados de fatiga crónica, antes llamados de ‘neurastenia’ […] Muchos pacientes de esta índole están inconscientemente ‘en huelga’ contra personas de quienes dependen. En contraste con el esclavo, el hombre libre fija sus propios límites, y trabaja hasta concluir satisfactoriamente su tarea. Entonces puede disfrutar de los resultados”.

Dios –y también el rey, el padre, el médico, el director espiritual, el comisario, etc.- se mostrará tanto más exigente y punitivo cuanto menos pasivo e incompetente sea el individuo, pues “complácese Jehová en los que le temen, y esperan de su misericordia” (Salmos, 147, 10-11). La pregunta a hacerse es qué consecuencias tienen semejantes reglas cuando son asumidas por adultos no minusválidos. Como sugiere Szasz, apenas es conjeturable la medida en que: a)reducen la confianza de hombres y mujeres en sí mismos; b)fomentan su dependencia e imprevisión; c)estimulan la hipocresía; d)sugieren servirse de la propia incompetencia para coaccionar a otros, prolongando indefinidamente situaciones artificiales de parasitismo. El ejemplo más luminoso y universal es el propio clero encargado de administrar los cultos –tanto el cristiano como el de otras religiones-, que resulta por definición “inútil” para aquello donde en principio deben ser útiles las demás personas, y que será por eso mismo sostenido, además de quedar exento en materia tributaria, militar, etc. La única excepción a semejante pauta era la antigua tradición judaica -donde el rabino estaba obligado a conocer un oficio, para no enseñar la ley divina por interés crematístico-, pero hasta esa salvedad perdió vigencia.

Mirado de cerca, el principio de tener fe y despreocuparse del resto –que se expone paradigmáticamente en las palabras de Jesús, cuando propone ser tan imprevisor como los pájaros o las plantas- contiene una invitación al descuido, la pasividad y la incompetencia.

https://psiquiatrianet.wordpress.com/2010/07/15/como-detectar-enfermos-mentales/

En la Alemania Nazi no querían “enfermos neuropsiquiátricos”  o lastre y los psiquiatras del régimen nazi quisieron eliminarlos a todos, no pensando que una vez eliminada la población tarada los siguientes en ser eliminados serían los psiquiatras sean nazis o no, porque los que viven una moral de Señores, con códigos éticos inflexibles no soportan la mínima hipocresía lo que es blanco es blanco y lo que es negro es negro, si meto la pata no pido ayuda a nadie me juzgo a mí mismo y si mi conducta ha infringido gravemente mi código de honor me suicido, no miro para otro lado o hago lo contrario de lo que digo o voy pidiendo consejo espiritual.

En un sistema Aristocrático los primeros perjudicados serían el clásico esquizofrénico inaguantable; ante el aristócrata que le pregunta si sufre una perturbación neurológica: ” no señor nunca oigo voces en la cabeza”, el aristócrata se queda perplejo con la facilidad de mentir del enfermo y dice ” ahora te muestro una grabación de que sí oyes voces en la cabeza” se ve un vídeo de cómo habla el sujeto con su propia cabeza, un diálogo animado de amenazas de muerte si no barre varias veces por el mismo sitio, que dices ante esto: el enfermo son  “imaginaciones” ejecutado. Psiquiatra tú para que vales ” yo sublimo los problemas reales de la gente como problemas mentales”, el aristócrata dice o te buscas otro trabajo o te ejecutamos no queremos  hipocresía en esta sociedad de Señores.

Al pan, pan y al vino, vino

En una sociedad aristocrática el problema de la Salud Mental desaparece al momento, no se hace porque lógicamente vivimos en una sociedad de señores y esclavos, donde no hay esclavos no puede haber psiquiatras.

El inconsciente ario tiene un potencial mayor que el judío […]. A mi juicio, la actual psicología médica ha cometido un grave error al aplicar indiscriminadamente categorías, que ni siquiera son válidas para todos los judíos, a los germanos cristianos o eslavos […]. La psicología médica ha sostenido que el secreto más precioso de los germanos, el fondo de su alma creadora y llena de fantasía, es un pantano infantil y banal, mientras que por décadas, mi voz que advertía de ello, ha estado bajo la sospecha de ser antisemita. La sospecha provino de Freud. Éste no conocía el alma germana, como tampoco la conocen sus seguidores.

En este mismo artículo, Jung se empeñó en hacer notar la imposibilidad del psicoanálisis judío de explicar el surgimiento del nacionalsocialismo, y lo acertado y útil que resultaba su propia psicología en este sentido. “¿Ha podido (el psicoanálisis de Freud) esclarecer la grandiosa aparición del nacionalsocialismo al que todo el mundo observa con los ojos llenos de sorpresa? ¿Dónde se encontraba el ímpetu silencioso y la fuerza cuando todavía no había nacionalsocialismo? Ella se encontraba escondida en el alma germana, en aquel profundo fondo, el cual es todo lo contrario a la cloaca de los deseos infantiles insatisfechos y de los resentimientos familiares latentes”. Jung va tan lejos en su deseo de desprestigiar las enseñanzas de Freud, que llega a señalar la concepción de éste sobre la neurosis como “la sucia fantasía de adolescente tenida por su autor”.

https://psiquiatrianet.wordpress.com/2008/05/13/carl-gustav-jung-el-nacionalsocialismo-sincronocidad/

Los japoneses ejemplo de sociedad de moral señorial, el tema de la salud mental es completamente marginal allí los locos son los mismos de siempre los enfermos neuropsiquiátricos, todo lo demás se arregla con el código de honor de los Samurai, el Bushido:

Fue simplemente el espíritu Bushido adaptado a circunstancias modernas. El honor y el respeto propio fueron los motivos primarios, y la riqueza se consideraba en un lugar muy secundario; aunque sin duda, ahora se ha transformado en un símbolo del éxito y por lo tanto en una prueba de la recuperación del prestigio. Entre los karatekas más grandes del mundo, el honor y la fama siguen siendo la mayor fuerza impulsora, pero como es tan grande la demanda de instructores de karate, se suscitan inevitablemente fuertes intereses financieros. Como el código feudal occidental de caballeria está muerto y enterrado hace mucho tiempo, tal vez sea ilógico pensar que los japoneses sigan adhiriéndose a sus principios de Bushido por más de un siglo desde el derrumbamiento de su raison d’ etre esencial. En tal caso, es una gran lástima. Es de esperarse que estos Samuráis de nuestros días sigan coincidiendo con sus antepasados Samuráis, para muchos de los cuales la pérdida de honor conducía al Seppuku (Hara- kiri)ritual, que señala:

“Cuando se pierde el honor, es un alivio morir; la muerte no es sino un retiro seguro de la infamia”.

Fuente: http://www.shotokai.com/filosofia/bushido2.html

Allí no es como aquí que no dimite nadie y que la hipocresía es norma. El que la hace la paga o el que no puede vivir sin honor se suicida. Aquí eso es patología y allí no, porque no tenemos el concepto del honor ni de nada, más que el de la picaresca española de toda la vida que se ajusta como un guante a la “salud mental”.

El Codigo De Honor Samurai
El Código de Bushido (El camino del Guerrero)


1. GI – Honradez y Justicia

Sé honrado en tus tratos con todo el mundo. Cree en la Justicia, pero no en la que emana de los demás, sino en la tuya propia. Para un auténtico samurái no existen las tonalidades de gris en lo que se refiere a honradez y justicia.Sólo existe lo correcto y lo incorrecto.

2. YU – Valor Heroico

Álzate sobre sobre las masas de gente que temen actuar. Ocultarse como una tortuga en su caparazón no es vivir. Un samurái debe tener valor heroico. Es absolutamente arriesgado. Es peligroso. Es vivir la vida de forma plena, completa, maravillosa. El coraje heroico no es ciego. Es inteligente y fuerte.Reemplaza el miedo por el respeto y la precaución.

3. JIN – Compasión

Mediante el entrenamiento intenso el samurái se convierte en rápido y fuerte. No es como el resto de los hombres. Desarrolla un poder que debe ser usado en bien de todos.Tiene compasión. Ayuda a sus compañeros en cualquier oportunidad. Si la oportunidad no surge, se sale de su camino para encontrarla.

4. REI – Cortesía

Los samurái no tienen motivos para ser crueles. No necesitan demostrar su fuerza. Un samurái es cortés incluso con sus enemigos. Sin esta muestra directa de respeto no somos mejores que los animales. Un samurái recibe respeto no solo por su fiereza en la batalla, sino también por su manera de tratar a los demás. La auténtica fuerza interior del samurái se vuelve evidente en tiempos de apuros.

5. MEYO – Honor

El Auténtico samurái solo tiene un juez de su propio honor, y es él mismo. Las decisiones que tomas y cómo las llevas a cabo son un reflejo de quien eres en realidad.No puedes ocultarte de ti mismo.

6. MAKOTO – Sinceridad Absoluta
Cuando un samurái dice que hará algo, es como si ya estuviera hecho. Nada en esta tierra lo detendrá en la realización de lo que ha dicho que hará.
No ha de “dar su palabra.” No ha de “prometer.” El simple hecho de hablar ha puesto en movimiento el acto de hacer.

Hablar y Hacer son la misma acción.

7. CHUGO – Deber y Lealtad

Para el samurai, haber hecho o dicho “algo”, significa que ese “algo” le pertenece. Es responsable de ello y de todas las consecuencias que le sigan.

Un samurai es intensamente leal a aquellos bajo su cuidado. Para aquellos de los que es responsable, permanece fieramente fiel.

Las palabras de un hombre son como sus huellas; puedes seguirlas donde quiera que él vaya.

Cuidado con el camino que sigues.

http://www.personal.able.es/cm.perez/bushido.htm

Código inexistente en Salud Mental, donde se premia todo lo contrario de este código.

Yukio Mishima Suicidado en 1970

El HONOR existe, pero al que me refiero, al verdadero solo es privilegio de unos pocos. ¿Y cuando es de verdad el HONOR?. El mayor logro de un hombre es llegar a conocerse a sí mismo, el más valiente es el que busca la VERDAD para llegar a ser LIBRE (solo los aristócratas pueden asimilar la LIBERTAD Y NOSOTROS DEBEMOS AYUDARLES), solo en situaciones límite y no fallarse a sí mismo es cuando un individuo logra esto, la mayoria fracasan y se vuelven locos, estos si son carne de psiquiátrico.

El que es capaz de no fallarse a un código de acero es capaz ademas de forjarse una moral una ética basada en una fuerza excepcional, un código por el cual él mismo es el primero en juzgarse, cuando tanto interiormente como exteriormente (exteriormente a quien lo merece) se muestra como ES sin fallar a ese código, sin fallarse a sí mismo, entonces el HONOR ES AUTÉNTICO, independientemente de como te juzgue la gentucilla, la cual suele odiar a este tipo de individuos, porque están por encima de su falsa moral de repipi.

Por ahí he leido que el odio es malo…no, como todas las cosas hay que probar el odio. El mediocre es facilmente dominado por el odio, el mediocre es el repipi que te dice siempre lo politicamente correcto “el odio es malo”. El fuerte prueba el odio y saca de el lo útil, tiene la fuerza moral y la nobleza suficiente para hacer una criba de lo noble y lo innoble que te da el ODIO. Su código de honor no se basa en un simple “ojo por ojo”, sin embargo la venganza en el código del aristócrata puede ser totalmente factible, porque el aristoi siempre se juzga primero a el mismo.

Hablo de todo esto porque yo creo en la aristocracia. Creo en un grupo de hombres con un código por encima de la moral falsaria repipi. El gran problema hoy en dia es que los aristoi no están en el poder.

La aristocracia es antipsiquiatría, antipsicología de manual. ¿Entienden porque los nazis quemaban los manuales de Freud?, con toda la razon. La teoria de Freud jamas podrá profundizar en la mente de un genio, tiren el manual a la basura.

¿Qué me dicen de las sociedades nobles que tuvieron una moral distinta a la que nos venden hoy?…los espartanos ¿necesitaban tratamiento psiquiátrico, necesitaban apoyo psicológico?

Anuncios

Una respuesta a “Psiquiatría: Moral de Esclavos

  1. Muy interesante el aporte. El excedente humano que no se desmande mejor doparlos y tener unos epsilones que se conformen con la situación económico-política. Así el sistema está encantado, entre los pildorones y la tv, con fútbol a tuti plen, una enseñanza para descerebrados absolutamente indigna, ¿quien osará que protestene o exijan algo? el ganado lanar solo bala.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s