El usuario gorrón y el psiquiatra quemado

ENTREVISTA

Guillermo Rendueles: ‘A la consulta llegan malvivires sin solución’

Mira que tonto soy

Psiquiatra

Un usuario gorrón de la sanidad pública es el que, por ejemplo, se esconde en la socorrida baja laboral para escapar de un mundo que ya no controla y que no le gusta. A esta conclusión llegó el psiquiatra Guillermo Rendueles en el artículo ‘El usuario gorrón y el psiquiatra quemado’.

‘El usuario gorrón y el psiquiatra quemado’ es el expresivo título tras el que se esconde un artículo en el que el psiquiatra Guillermo Rendueles expone reflexiones de su experiencia profesional en Gijón trabajando para la Seguridad Social. El usuario, que no enfermo y ni siquiera paciente, es de esa mayoría de ciudadanos que hacen uso y abuso de la atención psiquiátrica, el que se refugia en la socorrida baja para escapar de un mundo que no le gusta o no controla; el que confunde la tristeza con la depresión; el que utiliza la consulta para pedir opinión sobre su complicada relación matrimonial o los conflictos de un hijo mal educado. El usuario se convierte en gorrón cuando hace lo posible e imposible porque lo declaren lo más inútil posible. ‘Es -explica Rendueles- cuando el enfermo quiere cobrar por estar enfermo’.

Rendueles, hombre afable, cálido, conciso y claro como sólo lo son los que saben bien de qué hablan, valiente en su exposición, estuvo en Ourense invitado por la Academia Médico Quirúrgica. Lo que sigue es el resumen de una breve conversación mantenida con él.

¿Supongo que utilizar el término ‘usuario’ y no paciente ni enfermo es premeditado?

Sí. En ese artículo trato de explicar la sobrecarga que se vive en los centros de salud en los que a los psiquiatras nos llegan quejas y malvivires para los que no tenemos solución. Ya casi no vemos en la consulta al clásico loco. De los 13 pacientes que veo al día no me encuentro ni con dos enfermos de verdad. Todo son malvivires y acabas sintiéndote ineficaz porque no tienes las soluciones que te exigen. Todo esto ocurre porque han desaparecido las viejas redes sociales, la familia o los sindicatos en el caso del trabajo que solucionaban la vida a la gente, por el individualismo y la psiquiatrización de la vida. Creo que el sistema sanitario no es culpable. En una situación así los psiquiatras nos hemos convertido en el paño de lágrimas de la gente.

Usted sostiene que el paciente miente mucho.

Mucho. Un diez por ciento de las bajas que damos son simuladas y ya hay auténticos expertos en la mentira. Los últimos trabajos dicen que los ciudadanos católicos somos más simuladores que los protestantes, por ejemplo. Para evitar esos fraudes, hay sistemas como el de Estados Unidos donde hay un límite de tiempo de baja y a partir de ahí dejas de cobrar. Otra solución sería la propuesta dada ya por Freud, consistente en cobrar las consultas psiquiátricas en la Seguridad Social.

¿Y qué puede hacer el médico ante el paciente gorrón?

Tratar de resistir la presión, no darle lo que pide.

¿Ahora mismo hay alguna enfermedad especialmente mentirosa?

La histeria clásica ha sido sustituida por la fibromialgia, enfermedad mayoritariamente femenina. Más que de mentirosa se trata de gente que se engaña a sí misma. Ellas mismas se diagnostican y aunque todos los análisis dan bien, ellas se declaran enfermas. Se han convertido en un ‘lobby’, sobre todo en Cataluña gracias a la política de Manuela de Madrid, autora de un libro de muchísimo éxito que además ha conseguido que la Generalitat monte cinco consultas dedicadas a la fibromialgia. La mayoría no sigue tratamiento psicológico y se agarra a la medicación.

Usted habla también de la enfermedad utilizada como disculpa penal.

Se trata de gente, los delincuentes, que ha perdido el sentido del bien, ha perdido el sentido moral de la vida y nos llaman a los psiquiatras para que asumamos si es capaz de hacer el mal. A veces su curación está en asumir una norma moral. Los psiquiatras intervinieron por primera vez en un juicio en los años veinte, en el de la gallega Aurora, acusada de matar a su hija Hildegar para salvarla de los que, según ella, la perseguían. Hoy a los psiquiatras se nos encarga la gestión del mal, que demos soluciones a su existencia.

Fuente: La región

Nota del webmaster la fibromialgia que compara con la histeria no es la fibromialgia verdadera sino la simulada, personas que en vez de simular depresión simulan fibromialgia, pero no tienen verdaderamente fibromialgia.

Es como los que padecen neurastenia y dicen padecer Síndrome de Fatiga Crónica por causas físicas como la que sí es recogida por la OMS en su apartado neurológico por causas víricas.

Lo añado porque me he encontrado en la web del artículo una riada de comentarios poniéndole verde por enfermas de fibromialgia. Es como Thomas Szasz y la esquizofrenia, cuando Szasz habla de esquizofrenia no habla de esquizofrenia neurológica sino la psiquiátrica, psiquiátricamente todos podemos ser esquizofrénicos, neurológicos sólo con marcadores biológicos.

Anuncios

3 Respuestas a “El usuario gorrón y el psiquiatra quemado

  1. Se agradece la aclaración por parte de la Webmaster referente a la Fibromialgia tal como la refleja el Dr. Guillermo Rondueles, pero releyendo la entrevista se ve claramente que se refiere a esta como una enfermedad psiquiatrica y no real o física.
    Lo justifica en que se hace analíticas y salen correctas…¿cree que realmente la ciencia ya ha llegado a la cumbre y que no le queda nada para aprender?, ¿Es que antes de que se descubriera el virus de la Polio este no existía?, o en realidad sí existía pero se desconocia la causa de la enfermedad.

    ¿Cómo se hubiera sentido una persona que con gripe, con dolor en todo el cuerpo, con aturdimiento mental le dijeran que no tome analgésicos ni medicamento alguno, sino que vaya al psicólogo?

    El dia en que la ciencia esté más avanzada y descubra algún tipo de marcador, las personas con Fibromialgia dejaran de sentirse enjuiciados y acusados… pero dificilmente nadie les pedirá perdón por el mal trato a nivel humano y psicológico que hayan recibido.

  2. A los psiquiatras no hay que hacerles mucho caso mismamente cuando no existían microscopios de gran potencia las bacterias o microbios no existían y su descubridor Phillipp Semmelweis murió en un manicomio muerto de sepsis, también al reumatismo enfermedad autoinmune un psicólogo clínico lo achacó a la psique.
    Tengo planeado hacer un post sobre enfermedades físicas que son tomados de causa mental el universo solipsista de los psiquiatras.

  3. Me preocupa la posición del Dr. Rendueles, que parece mas promover la desconfianza en los pacientes que un cambio en la psiquiatría que se adapte comprometidamente con lo que hoy la sociedad necesita. Lamentablemente veo esa posición reflejada en muchos de mis colegas
    psiquiatras aferrados a un rol tradicional centrado en lo biológico y tratando de llevar adelante su trabajo a través de una tecnología “mecánica”, cuando se trata de la especialidad médica que mas “humanidad” exige.
    Personalmente opino que ejercer una psiquiatría actualizada no solo trata, en la población que es nominada como “paciente gorrón” (gorrón en mi país no tiene un significado), de descubrir la falsedad y pusilanimidad en la gente y rechazarlos. Por el contrario creo que el acto médico mas adecuado en estos casos sería tratar de comprender mejor al “usuario” y devolverle una imagen de si mismo que aumente la conciencia de la situación y suscite una posición de mayor compromiso y responsabilidad con la vida (y con el cambio). Por supuesto que sin dejarnos presionar ni manejar. Creo que salud es expandir la conciencia y estar bien adaptado a una sociedad explotadora y discriminatoria no es un sinónimo de ser sano. El rol del psiquiatra que propone Rendueles es una función estabilizadora del sistema, para que nada cambie. Y el que propongo yo, es todo lo contrario. Un psiquiatra que no solo maneje psicofármacos, electro shock e internaciones sino prioritaria y fundamentalmente genere un vínculo saludable (debería decir sanador) con los .. usuarios, pacientes, clientes, o como quiera que le querramos llamar a los sujetos sufrientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s