En busca de la tangibilidad retrovirus XMRV en el SFC

Lo tangible es lo medible lo cognoscible y lo intangible es lo contrario como ya vimos en el post Intangibles y Psiquiatría, la intangibilidad es propio de la psiquiatría actual y lo tangible es lo propio del resto de la medicina, no se puede diagnosticar con una simple entrevista diagnóstica de nada, en psiquiatría es la norma.

Esta noticia sobre la existencia de este retrovirus XMRV (los retrovirus son virus con genoma de ARN que se replican en las células huésped mediante la trancriptasa reversa pasando a ser parte del ADN huésped para luego volver a reproducirse y replicarse en ARN) sea el causante del síndrome de fatiga crónica.

***

UNA NOTICIA DE ALCANCE SOCIAL:
El retrovirus Xenotropic Murine Leucemia Virus Related (XMRV) es un nuevo patógeno humano, y posiblemente el descubrimiento científico más importante desde el HIV. Se ha vinculado al cáncer de próstata y al Síndrome de Fatiga Crónica (SFC).

De confirmarse por laboratorios independientes la prevalencia y asociación del XMRV con el cáncer de próstata y el SFC según estudios publicados en la prestigiosa revista Science, tendríamos cerca de un 4% de la población mundial infectada, pero asintomática en este momento.

Este RETROVIRUS, de la misma familia que el VIH (SIDA) y el HTLV (leucemia), es el tercer retrovirus patógeno descubierto en los humanos. Se sabe que existe hace años en ratones, pero hace poco que ha sido descubierto en humanos, en tejidos de los pacientes de cáncer de próstata. Los pacientes de cáncer de próstata comparten con los de Síndrome de Fatiga Crónica el tener alterada una enzima antiviral llamada RNASe-L.

Esta es la pista que llevó al Whittermore Peterson Institute (WPI) a relacionar ambas patologías, culminando sus estudios el pasado mes de octubre con la publicación en Science de un sorprendente hallazgo; se consiguió aislar el retrovirus XMRV en el núcleo de las células sanguíneas del 67% de los pacientes con SFC y en un 3.7% de la población sana. Posterior a la publicación, se perfeccionaron los métodos de detección y se hallaron anticuerpos en el plasma del 98% de pacientes con SFC, manteniéndose el mismo porcentaje en población sana.

Estos resultados han hecho movilizarse a científicos de todo el mundo para realizar estudios adicionales que den respuesta las importantes dudas que se plantean ahora: formas de transmisión del retrovirus que está presente en la sangre y los fluidos humanos, su patogeneidad y la posible amenaza para los bancos de sangre. A falta de validar los datos publicados por el WPI en Science con otros estudios-replica en laboratorios independientes, la estimación actual arroja una cifra de portadores de un 3,7% de población, que en este momento es asintomática. Otro estudio que acaba de ser publicado en Alemania, arroja un porcentaje similar de prevalencia de XMRV en la población estudiada: 3,2%.

HISTORIA DE UN ESCANDALO MEDICO:

La asociación del XMRV con el SFC, supone un cambio trascendente en las líneas de investigación de los últimos 20 años en relación a esta enfermedad. El SFC se dio a conocer en 1984, en Incline Village cerca del Lake Tahoe en el estado de Nevada en los EEUU. Varios centenares de personas desarrollaron una especie de gripe que acabó en problemas neurológicos e inmunológicos, ya que padecían varias infecciones víricas (CMV, EBV, HHV6) a la vez.

Los doctores Paul Cheney y Daniel Peterson pidieron ayuda al Centers for Disease Control and Prevention (CDC) de Atlanta, que concluyó que esos enfermos no eran “americanos normales”. Con lo cual, toda la responsabilidad de cuidar y de investigar, recayó sobre estos dos jóvenes médicos rurales. A principios de los años 90, todos hablaban de que el origen del SFC debía ser un retrovirus y la especialista en SIDA, la Dra. Nancy Klimas, declaraba que el SFC era una forma de inmunodeficiencia adquirida.

A principios de 1990, una viróloga del Wistar Institute,, la Dra. Elaine DeFreitas, publicó que había encontrado el ADN de un retrovirus en los enfermos del SFC. Los CDC no validaron su descubrimiento y la criticaron públicamente acusándola de que sus muestras de sangre estaban contaminadas por un “virus propio de las ratas”, y acabando así con la prometedora carrera de esta joven investigadora

Ahora, 20 años después, cuando estudios científicos vuelven a relacionar el SFC con un retrovirus asociado previamente al cáncer de próstata, tanto el lobby psiquiátrico como los gobiernos, llevados por sus intereses presupuestarios, vuelven a esforzarse en restar importancia a este descubrimiento.

Tres han sido los estudios en Europa que se lanzaron a replicar el estudio del WPI sin seguir su misma mitología, afirmando no haber detectado el XMRV en los pacientes europeos. El primer estudio negativo lo publicaba el equipo del psiquiatra Simon Wessely – máximo responsable del SFC en el Reino Unido- en enero del 2010 en una revista on-line, previo pago.

El segundo estudio , también realizado en Reino Unido y con el mismo resultado, fue seguido de un tercero en Holanda el pasado mes de febrero, de la mano de los investigadores de la Radboud San UMC, que anunciaron no haber encontraron el retrovirus XMRV en la sangre de los pacientes holandeses. Sin embargo, no dijeron que los investigadores estadounidenses sí que habían encontrado el virus XMRV en muestras de sangre de esos mismos pacientes en 3 de las 7 muestras que intercambiaron. Esto supuso un verdadero escándalo en la prensa holandesa.

La Dra. Suzanne Vernon, viróloga con una amplísima experiencia, ha declarado que no se puede considerar el trabajo publicado por los británicos como un intento válido de replicar el descubrimiento del XMRV, dado que no se ha seguido la metodología que llevó a los tres laboratorios americanos al descubrimiento de la relación entre el XMRV y el SFC, y ha denunciado los procedimientos irregulares que se han seguido en el caso británico.

Previendo lo que iba a suceder, las asociaciones de enfermos de SFC británicos (unos 250.000 casos diagnosticados, y otros tantos sin diagnosticar según sus estimaciones), con fondos conseguidos por donaciones de los propios pacientes, habían ya encargado a un laboratorio de retrovirología en Suecia la replica del descubrimiento, ya que “no tenían ninguna garantía de que de hacerse el estudio en suelo británico saliese a la luz un solo resultado positivo”. Los afectados y sus familiares cuentan con que seguirán saliendo estudios que no muestren un solo caso positivo de infección en Europa, lo que serviría a sus gobiernos como justificación para ahorrase costosas investigaciones sobre estas enfermedades.

En España, tenemos mejor suerte. El Laboratorio de retrovirología del Hospital Germans Trias de Badalona se ha puesto manos a la obra, y para ha invitado a la propia Dra. Judy Mikovits, quien publicó en Science el pasado mes de Octubre la asociación del XMRV con el SFC, para que les adiestrara en la difícil y laboriosa técnica que ha desarrollado. Lamentablemente dicho laboratorio no ha recibido subvención alguna, y son los propios enfermos, como en el Reino Unido, los que están sufragando la investigación. Además la Unidad de SFC del Hospital del Valle de Hebron de Barcelona está pendiente de que se homologue un test para iniciar su estudio.

En este sentido, el pasado mes de mayo en Madrid tuvo lugar un seminario organizado por los laboratorios Red Labs, que están trabajando en desarrollar un test diagnostico de XMRV que estará listo para el verano de 2010. En EEUU el test ya está disponible.
La polémica sobre los estudios negativos publicados se avivó aún más cuando hace tan sólo unos días se publicó un cuarto estudio en Europa, donde no participan enfermos con SFC, y donde sí que se encontró el XMRV en el tracto respiratorio de la muestras de personas asintomáticas con una prevalencia del 3,2% (similar al 3,7% detectado en el estudio americano publicado en Science), y aumentando este porcentaje casi al 10% en los pacientes inmunodeficientes que habían sido sometidos a algún tipo de transplante.
Estos resultados dan pie a pensar que el porcentaje de detección aumenta por dos posibles razones: El XMRV podría reactivarse cuando existe una inmunodeficiencia y/o que los pacientes transplantados puedan haber contraído el XMRV por un transplante o transfusión. En cualquier caso aún no confirma si el retrovirus es causa o efecto de un sistema inmunológico deficiente, y por tanto sigue siendo un sospechoso desencadenante de enfermedades como el cáncer de próstata, y SFC entre otras.

Para leerlo entero

Otro enlace

***

El 20 de junio de 2006, en Gran Bretaña, se declaró un deceso causado por esta enfermedad. La víctima fue una mujer de 32 años, Sophia Mirza, que durante 6 años padeció la enfermedad y luchó para que la reconocieran como una enfermedad física y no mental. Se declaró como causa de muerte un fallo renal causado por deshidratación; aunque también se observó inflamación en la médula espinal y cambios en su ganglio dorsal. Pese a ello, fue ingresada contra su voluntad en un hospital psiquiátrico y tratada con medicamentos psicotrópicos. Este suceso conmocionó a la comunidad anglosajona de enfermos y se desató una lucha por los derechos de los enfermos y el reconocimiento de la enfermedad por parte de los médicos y los gobiernos y administraciones de salud.

La mayoría de la comunidad médica internacional considera que se trata de una enfermedad psicosomática de origen emocional; ansiedad, depresión, hipocondría, neurastenia, etc, especialmente al afectar a una mayoría de mujeres de mediana edad a las que atribuyen tradicionales problemas nerviosos, emocionales y psicosomáticos, y este hecho es causa de enfrentamiento entre los enfermos y y los responsables de salud y de la Administración, quien en base a la opinión médica niega el reconocimiento de la enfermedad y por ello los derechos de los enfermos. Por otra parte, es frecuente además que esta negación se traslade a los familiares y existan conflictos entre enfermos y parientes por esta razón. Se les acusa a menudo de fingir, exagerar o querer evadir el trabajo o la realidad de su enfermedad depresiva.

Wikipedia

***

Este colectivo quiere salirse del sistema de salud mental y de los psiquiatras como de la peste como ya vimos en el post SKEWED: Psychiatric hegemony and the manufacture of mental illness in Multiple Chemical Sensitivity, Gulf War Syndrome, Myalgic Encepha- lomyelitis and Chronic Fatigue Syndrome (Sesgada: La Hegemonía de la Psiquiatría y la Fabricación de las Enfermedades Mentales en la Sensibilidad Química Múltiple, Síndrome de la Guerra del Golfo, la Encefalomielitis Miálgica y Síndrome de Fatiga Crónica).

Síndrome de fatiga crónica y neurastenia clasificado según CIE 10 capítulo V (trastornos mentales)

Aunque el término neurastenia es poco utilizado en la actualidad, fue muy utilizado en el pasado para referirse a un trastorno que muchos autores consideran similar al concepto actual de síndrome de fatiga crónica. A principios del siglo XIX ya se utilizaba el término neurastenia.

Según el CIE-10 (clasificación internacional de enfermedades y problemas de salud) de la OMS, el síndrome de fatiga crónica se encontraría incluido dentro del concepto de neurastenia, clasificado como trastorno de tipo psicológico.

Definición de neurastenia según el CIE-10

Hay considerables variaciones culturales en la presentación de este trastorno, del que hay dos tipos principales, que se solapan entre sí.

1. En el primero, el rasgo característico es la queja de aumento del cansancio tras realizar algún esfuerzo mental que suele acompañarse de una disminución del rendimiento laboral o de la eficiencia para resolver las tareas cotidianas. La fatigabilidad mental suele describirse como la presencia desagradable de asociaciones o recuerdos que distraen al individuo, de dificultades para concentrarse y en general de falta de rendimiento del pensamiento.

2. En el otro tipo, el acento recae sobre una sensación de debilidad y agotamiento corporal y físico tras esfuerzos mínimos, acompañado de dolores y molestias musculares y de incapacidad para relajarse.

En ambos tipos son frecuentes una serie de sensaciones somáticas desagradables tales como vértigo, cefaleas de tensión o sensación de inestabilidad general. También suele aparecer preocupación sobre la falta de bienestar mental y físico, irritabilidad, anhedonia y, en grado menor y variable, estados de ánimo ansioso y depresivo. Con frecuencia aparecen alteraciones en las fases iniciales y medias del sueño, aunque también puede destacar la somnolencia.

Pautas para el diagnóstico

Un diagnóstico definitivo requiere la presencia de:

Quejas continuas de un molesto cansancio progresivo tras un esfuerzo mental o quejas continuas de una molesta debilidad física y agotamiento tras esfuerzos mínimos.

Dos o más de las siguientes: a) sensación de dolor y molestias musculares, b) mareos, c) cefaleas de tensión, d) trastornos del sueño, e) incapacidad para relajarse, f) irritabilidad o g) dispepsia.

Incluye: Síndrome de fatiga (crónica).

Excluye:
Malestar general, fatiga y debilidad nerviosa.
Agotamiento.
Síndrome de astenia postviral.
Psicastenia.

Astenia sin especificación.

Mi opinión es  que entre los del síndrome de fatiga crónica (SFC), fibromialgia (FM) etc, habrá personas que su causa es externa (agentes tóxicos químicos, ambientales etc.) reaccionando el organismo ante esta agresión con la producción de este retrovirus endógeno que lo veo más el efecto que la causa. Pero que entre ellos habrá un % minoritario de enfermos mentales que simulan los síntomas típicos del SFC (inconscientemente) porque prefieren estar diagnosticados de una patología física que mental, haciendo la vida imposible a los verdaderos enfermos que se tienen que aguantar con antidepresivos y ansiolíticos.

Es lo que pasó con las úlceras de estómago (hoy ya nadie se acuerda de ellas) que millones de personas en el mundo tuvieron que aguantar durante décadas que sus úlceras y problemas en el estómago eran causadas por el estrés y problemas mentales que eran somatizados en el estómago pues resultó que el 90% de los ulcerosos tenían esta bacteria Helicobacter pylori causante de sus problemas gástricos, con un medicamento se barrió la gastritis, lo que antes era una incapacidad mental psicosomática de por vida.

Cómo vemos había un 10% de anormales que simulaban los mismo síntomas de manera psicosomática, haciendo que el 90% se tuviera que joder tomar bicarbonato y no estresarse para sus úlceras.

Antes como el tema de la salud mental era cuasi inexistente y estaba mal visto(no se había descubierto el filón) los simuladores de lo intangible adoptaban el ropaje de la enfermedad física tomando por locos a los demás que compartían una misma patología pero de diferente etiología una era tangible 90%  la bacteria y los otros eran lo intangible lo mental el 10%.

A día de hoy es al revés de lo que pasaba en el pasado, en los centros de atención primaria tienes más riesgos que te tomen por enfermo mental (la intangibilidad)  que por enfermo físico (lo tangible) prácticamente todos los enfermos físicos a excepción de traumatismos tienen la sospecha de ser enfermos mentales que “somatizan”,  hay que darles las gracias de esto a tarados acomplejados con enfermedad mental que montan unos circos hipocondríacos que dejan trastornados a los médicos de cabecera y luego pagan los enfermos reales.

Anuncios

10 Respuestas a “En busca de la tangibilidad retrovirus XMRV en el SFC

  1. “A día de hoy es al revés de lo que pasaba en el pasado, en los centros de atención primaria tienes más riesgos que te tomen por enfermo mental (la intangibilidad) que por enfermo físico (lo tangible) prácticamente todos los enfermos físicos a excepción de traumatismos tienen la sospecha de ser enfermos mentales que “somatizan”, hay que darles las gracias de esto” A AQUELLOS QUE MANIPULAN LA REALIDAD:

    El síndrome de fatiga crónica (SFC) también llamado en el pasado encefalomielitis miálgica, y para el que ahora se recomienda el nombre combinado EM/SFC (encefalopatía miálgica/síndrome de fatiga crónica) es una enfermedad clasificada por la OMS con el número G 93.3.en el CIE-10, dentro de enfermedades neurológicas; la Organización Mundial de la Salud lo considera como una enfermedad neurológica grave y aparece en la lista americana de enfermedades infecciosas nuevas, recurrentes y resistentes a los medicamentos.

  2. Vale gracias por copiar el primer párrafo de la entrada de la wikipedia te has olvidado copiar los últimos párrafos que mencionan que la mayoría de la comunidad médica internacional lo que he extractado yo lo clasifica como enfermedad mental o neuroastenia debes estar más informado que yo y eso es lo que se quejan los de SFC Y EM, aclárate un poco y luego respondes si acierto o no:

    https://psiquiatrianet.wordpress.com/2008/07/07/skewed-psychiatric-hegemony-and-the-manufacture-of-mental-illness-in-multiple-chemical-sensitivity-gulf-war-syndrome-myalgic-encepha-lomyelitis-and-chronic-fatigue-syndrome/

    Es increíble como saltáis algunos cuando se os toca un tema en particular y no comprendéis ni lo que se expone.

  3. Bueno, también te podía copiar directamente el CIE10, pero me ha parecido que te sería más fácil leer la Wikipedia, porque evidentemente, ya habías recurrido a ella. Lo que me sorprende es que sólo hayas transcrito el trozo que favorece las tesis que intentan por todos los medios convertir a los enfermos de síndrome de fatiga crónica en enfermos psicológicos (por cierto, presentame uno que se haya curado gracias a psicólogos y psiquiatras) y en cambio, te “saltaras” tan habilmente el trozo de clasificación de la Organización Mundial de la Salud (CIE 10) sustituyéndolo por el que te convenía a tí, que no es el que corresponde al Síndrome de Fatiga Crónica, por cierto.

  4. Yo he leído el CIE 10 y pone (G93.3) Síndrome de fatiga postviral, el que ha redactado el artículo del Síndrome de fatiga se le ha “olvidado” mencionar lo de postviral (lo más importante).
    Yo lo tomé en cuenta y por eso no lo puse.

    El Síndrome de Fatiga Crónica Postviral (SFC) (que es diferente del síntoma “Fatiga Crónica” o de otras causas de “fatiga anormal”) es una enfermedad reconocida por todas las organizaciones médicas internacionales y por la OMS. Está clasificada con el código G93.3 de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10 en su última revisión) y anteriormente, en la CIE-9 MC (paradojicamente muy utilizada en España todavía) se clasificaba como 780.71 dentro de un apartado para “síntomas y signos inclasificables”. Resulta interesante conocer la historia de su evolución en la clasificación internacional (pdf en inglés).

    Cuando el paciente no cumple características postvirales o de Encefalomielitis Miálgica (por ejemplo por ausencia de impacto cognitivo), debería ser clasificado como “Fatiga Crónica” con el código R53.82 del CIE-10. Otra posible justificación de “fatiga anormal no SFC” es la Neurastenia, que se clasifica como F48.0 en el CIE-10.

    http://www.institutferran.org/fatiga_cronica.htm

    y el código (R53) se refiere a Malestar y fatiga sin ningún tipo de especificación ni etiología un cajón desastre.

    Para cumplir con el criterio de CIE 10 SFC tiene que ser de origen viral si no lo es o el cajón desastre (que no dice nada) Fatiga Crónica no SFC o Fatiga Anormal Neurastenia.

    A ver si nos documentamos más!!!!

  5. EXACTO! A ver si gracias a la controversia, tu artículo acaba siendo correcto!

    Si te refieres a la “Fatiga Crónica” o la Fatiga Anormal Neurastenia, porqué tu artículo habla en todo momento de Síndrome de Fatiga Crónica?

    cito, por poner una cita:
    Síndrome de fatiga crónica y neurastenia clasificado según CIE 10 capítulo V (trastornos mentales)

    Yo estoy perfectamente documentada. Precisamente por esto no podía permitir que se mezclasen “churras con merinas”.

    Si hablas de neurastenia, no hablas del Síndrome de Fatiga Crónica, hablas exactamente de Fatiga Crónica (no SFC) o Fatiga Anormal, ambas excluyen el diagnóstico de Síndrome de Fatiga Crónica.

    Ahora tu artículo, si estableces la diferencia entre el Síndrome de Fatiga Crónica y la meramente “fatiga crónica”, que es un síntoma de infinidad de enfermedades, tanto físicas como mentales (digamos que desde el cáncer a la depresión, por poner unos ejemplos) y mencionas que te refieres a que en ésta última cabe la neurastenia, sí que estará en la línea correcta.

    También cabe decir que a los enfermos les cuesta dios y ayuda conseguir el diagnóstico de Síndrome de Fatiga Crónica, por lo que no es tan fácil que haya muchos enfermos diagnosticados de Síndrome de Fatiga Crónica siendo neurasténicos… más bien al contrario, puedo presentarte infinidad de enfermos de Síndrome de Fatiga Crónica erroneamente diagnosticados de enfermos mentales, que han pasado una buena parte de su enfermedad tomando antidepresivos y otras drogas e infinidad de consejos inútiles o, peor aún, dañinos, que evidentemente no les ha servido para nada más que para empeorar su estado físico.

    Gracias por la “batalla dialéctica”, creo firmemente que de la discusión nace la luz, como dijo algun sabio que, por mis problemas cognitivos, no puedo recordar.

  6. A ver si lo aclaro finalmente lo que reconoce la OMS del SFC en el apartado neurología es de origen exclusivamente postvírico. Un síndrome no es más que un conjunto de síntomas por eso añade Síndrome de Fatiga Crónica POSTVIRAL no sólo Sindrome de Fatiga Crónica.

    OK?

    Luego habrá otros enfermos que no tienen ese origen y no tienen causa médica establecida son de causa idiopática (desconocida).
    Estos buscan la prueba física del mal como la existencia de tal retrovirus endógeno.

    Luego hay otros “enfermos” neurasténicos que por presentar los mismos síntomas son englobados en la categoría de sindrome de fatiga crónica pero de etiología mental.
    Si ves la CIE 10 capítulo V neurastenia incluye también el síndrome de fatiga crónica
    “Incluye: Síndrome de fatiga (crónica).”
    pero es de etiología mental y vosotros buscais la causa física.

    Es que ese es el sentido de la redacción del artículo, por eso lo comparé con el tema de la úlceras de estómago los que tenemos una edad recordamos que había gente que siempre estaba con dolores de estómago y cuando iba al médico siempre le decía que era debido al estrés preocupaciones etc.
    Ahora ya no se oye hablar de los ulcerosos, desde que se descubrió tal bacteria, pero que había también gente que imitaba los síntomas del dolor de estómago (somatizaba) para hacer pasar por enfermo físico, siéndolo mental y perjudicando a los que tenían realmente úlceras.
    Por eso los que sufrís SFC buscais una prueba tangible de vuestro dolor, para que no os confundan con los de neurastenia o simuladores que puedan fingir los mismos síntomas para obtener un beneficio. Entre vuesto colectivo habrá enfermos reales que conviven con enfermos simuladores, los últimos no querrán saber nada de pruebas objetivas y los primeros sí.
    Vamos que el artículo es de apoyo a los que sufren realmente de SFC.
    Tenéis que hacer una criba en vuestro colectivo quién sufre SFC por causa física y quien SFC por causa mental o imitación.
    Os toman a choteo por culpa de estos últimos porque habrá gente hipocondríaca que como ya no puede simular dolor de estómago simulará SFC y a todos os toman por farsantes o enfermos mentales.
    Pero desde esta web apoyo vuestro meta de buscar la causa física.

  7. Gracias por la aclaración, la lectura de tu artículo no daba esa impresión. Te agradezco, entonces, tu apoyo.

    Sin embargo, no sé hasta qué punto puede haber “fingidores” en esta enfermedad, sobre todo porque no “sacas” nada, sólo desconfianza y malos modos por parte de una buena parte de la comunidad médica (por suerte, no todos) y del entorno.

    Muchos médicos desprecian a los enfermos cuya enfermedad no se detecta por las pruebas que conocemos, pero no hemos de olvidar que no hace demasiados años, muchas enfermedades “no existían”, tú pones por ejemplo las úlceras (¿qué le debe “salir” ahora a las personas nerviosas desde que las úlceras tienen causa física?) yo pongo por ejemplo la Esclerosis Múltiple, que hasta hace poco era diagnosticada como PARALISIS HISTERICA. Si no saben dónde buscar, no pueden encontrarla.

    Por lo tanto, me temo que el hecho de que muchos enfermos pasemos por hipocondríacos o somatizadores o fingidores, –en definitiva, que no se nos tome en serio–, no depende de nosotros, sino de la propia suspicacia de algunos médicos (y no-médicos) que prefieren cuestionar nuestra enfermedad en lugar de plantearse su propia ignorancia. Es más fácil (y tiene mayor garantía de éxito) simular una depresión o el dolor que produce una lesión que un síndrome de fatiga crónica. Al fin y al cabo, si tienes SFC muchos no te creerán, máxime si te atreves a salir de casa por algo… si tienes una lesión te apoyaran y te diran que no hagas esfuerzos, y si tienes una depresión te compadecerán y te diran que te arregles y te vayas de fiesta o de vacaciones y te lo pases bien… como ves, simular un síndrome de fatiga crónica no es que salga muy “rentable”, a ningún nivel.

    Por eso los enfermos queremos que encuentren la prueba que nos dé la razón, pero no porque sospechemos que entre nosotros se encuentran simuladores, sino para “dar en los morros” con ella a tantos médicos, compañeros, familiares, amigos… que han desconfiado de nuestra dolencia. Yo he tenido mucha suerte con los que me rodean, pero tengo un mediquillo al que me encantaría engancharle con una chincheta en la frente una prueba de la enfermedad, entre otras cosas porque me dijo que “eso” no existía y que fuera al Dr. House. Otras enfermas han recibido recetas de que necesitaban que les echen unos “polvos” (sin comentarios), a algunos chicos les han llegado a decir que eran homosexuales reprimidos… y lindezas por el estilo. Muchísimos pierden su pareja, su família, su trabajo… hay madres a las que les han amenazado con quitarles a sus hijos… ¿realmente crees que vale la pena fingir una enfermedad así? El que finge, lo hace para ganar algo, con esta enfermedad, sólo se pierde. Usan la excusa del “fingidor” para no reconocer la enfermedad a nivel crematístico: la gente que puede permitirse el lujo de vivir sin trabajar no tiene problemas con el SFC, el problema lo tenemos los demás, que no podemos trabajar, ni vivir sin un sueldo.

  8. Estaba terminando la carrera de Arquitectura, y a la vez cursaba Urbanística. Era una estudiante muy bien valorada. Sólo ocho asignaturas para ser arquitecto. Trabajaba en los estudios de mis profesores como proyectista. Participaba en los concursos de profesionales de alto nivel. Estaba casada con un arquitecto, tenía un hogar, una vida, un futuro,…De eso hace doce años.
    Un día se me inflamaron unos ganglios en el cuello después de haber pasado un episodio gripal, a la semana me desplomé sobre el tablero de dibujo. Mi esposo tardó horas en llegar. Esas horas sola,…
    Actualmente vivo, de una pensión no contributiva porque figuro como enferma psiquiátrica. (Es un decir, son alrededor de unos 360 euros al mes, lo demás lo pone mi anciano padre).
    Es posible que ya lo hayan conseguido y que lo sea, que me hayan vuelto loca después de despojarme de todo, hasta de la dignidad por sobredosis de fármacos letales para el cuerpo y la consciencia, que no mejoraron mi dolor, sino que me han conducido al síndrome químico múltiple y a una vida terrible. Víctima de una lobotomización química.
    He visto el infierno en la tierra en mi periplo de la búsqueda de la verdad, y puedo asegurar que ustedes son parte del conjunto de los administradores que dan paso a este temido averno. Han pervertido la noble disciplina que basa sus preceptos en la sanación, y se han convertido en los camellos de las farmaceúticas. No se distinguen de los que venden drogas por la calle. Son exactamente lo mismo, por mucho que estén examinando sus diplomas en este momento y negando con la cabeza.
    Eso no es lo peor, los seres humanos en nuestra individualidad no somos nada, y como colectivo, en muchos casos, dejamos bastante que desear, pero hasta los organismos vivos que colonizan nuestras costas están comenzando a acusar los efectos de la ingesta masiva de antidepresivos por parte de la ciudadanía. Los residuos de estos fármacos una vez han pasado por los indivíduos, se vierten a la red de alcantarillado, y de allí, al mar, en el que usted se va a bañar este verano.
    Respecto al padecimiento en sí, les invito a que visiten este enlace:
    http://www.afigranca.org/content/view/83/100/
    Y les deso que ni de cerca les toque este enfermedad, aunque por estadística, y debido a los fenómenos climáticos asociados a los efectos en el medio de los derivados químicos vertidos en el mundo desde la Primera Revolución Industrial, me temo, (y les aseguro que en absoluto me alegro de ello), algo notarán.
    Creo que harían un favor a sus pacientes, a nuestra especie y al planeta, teniendo un espíritu más científico y alternativo, y buscando sustancias o terapias que actúen en sinergia, para lograr una curación o un alivio, sin descartar del todo a los fármacos, pero en dosis no tan invasivas, que matan ustedes moscas a cañonazos. A estas alturas ya casi todo el mundo sabe que los grandes laboratorios compran a determinados científicos para que aprueben ciertos estudios que les son favorables. En recientes palabras de un premio Nóbel de medicina:”El fármaco que cura no es rentable”… Y los viajes a “Las Bahamas” de muchos facultativos son bastante sospechosos.
    Respecto al retrovirus, creo que nunca vamos a saber la verdad, pues hay muchos intereses económicos por medio, en medio de una crisis global. Los que estamos enfermos ahora y los muchos más que van a venir después, pereceremos por ella. A mí ya me está llegando al músculo cardiaco (tengo 43 años), y padezco una infección sistémica debido a que “algo” hace que mi sistema inmune sea parecido al de un sietemesino.
    De todas formas, es encomiable que todavía haya personas que quieran sanar, sin importarles las consecuencias de ser consecuentes con la especie. Que desde sus laboratorios hagan un tributo a la humanidad de tal calibre, sin ser apenas recompensados por ello, más bien al contrario.
    Les insto a los de ustedes, que todavía tengan un alma limpia, y que sepan que la medicina es igual a voluntaria formación contínua, a que abandonen lo que suelo llamar “prejuicio o sesgo científico” y busquen más respuestas. ¿Quién sabe si desde el colectivo que más ha hecho daño a los pacientes de FM,SFC y SQM, pueda despuntar un pensador que sea capaz de salir del autoostracismo y funde una nueva era para la medicina y sus pacientes, (que somos todos, incluso los que administran este sitio), más cercana a la colaboración y el concenso. La especialización nos esta desmenbrando. Cuando un sistema o sociedad se hace tan sofisticado perece. Ustedes necesitan en este momento conocimientos de Neurología, Psicología, Inmunología, Virología, Toxicología, Nutrición, Terapias Alternativas no invasivas, Medicinas Ancestrales,… (Las mayúsculas están puestas intencionadamente).
    Los científicos de alto nivel lo están haciendo de esta forma, y colaboran con medicinas como la Tradicional China.

    Con una mentalidad más acorde con la vida, ustedes podrían dejar de recetar muerte.
    Mis saludos.

  9. Estoy contigo en que puede ser más un efecto que una causa, probablemente no será el único retrovirus del que tenemos trazas o que esta en algún reservorio controlado por el sistema inmune, uno de los descubrimientos del genoma humano es el descubrimiento de trazas de código vírico heredado. Lo único que ha cambiado significativamente en los últimos 150 años es la concentración de metales pesados y otros agentes inexistes en los modos en se encuentran ahora antes de la revolución industrial. Una intoxicación masiva es fácil de diagnosticar, pero la pequeña acumulación por los alimentos o con accidentes considerados banales como si se te parte una lámpara de bajo consumo sobre todo si hace poco que estaba encendida (mercurio en forma de vapor) ect, etc, etc. ESTO ES UNA PUTA LOCURA, es increíble como nos vamos a suicidar como especie por el dinero de mierda.

  10. A Mi me parece que ya hay suficiente evidencia científica como para que “nos” crean a los que estamos enfermos,otra cosa es que no interese a los poderes De la clase económica o médica o a los dos. Lo que no saben es que no se puede negar lo que ya se sabe y que más pronto que tarde van a tener que reconocer que se les puede llenar el País de portadores del retrovirus XMRV y gastarán más que si nos hubieran creido, pues al fín y al cabo, aunque estuvieramos locas (la gran ayoría somos mujeres)no dejamos de ser personas que como tales tenemos dignidad y como enfermas tenemos muchos derechos que se nos están negando. Tengo 54 años y todavía tengo esperanzas de que me podré benefciar de las investigaciones si se las apoya y se las financia. Llevo 2 años dando tumbos entre la pública y la privada y no estoy “oficialmente” diagnosticada por la medicina Pública,pero que yo llevo dos años enferma, eso no me lo niega nadie. Gracias a este foro que me permite contactar. Nieves.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s