Andrés Rabadán, Javier Rosado medida de seguridad y pena

Andrés Rabadán


Escribo este post porque acabo de ver la película “Las dos vidas de Andrés Rabadán” película concisa, breve pero que retrata perfectamente la vida carcelaria psiquiátrica, ya nos hemos referido a esta persona en varios posts  sobre diagnosis contradictorias primeramente le adjudican el diagnóstico “Esquizofrenia Paranoide” y luego años más tarde aseguran que no sufre ninguna enfermedad mental y que se le ingrese en un psiquiátrico civil para continuar con un mejor tratamiento; dos argumentos intrínsicamente contradictorios si no tiene enfermedad mental lo que tienes que hacer es dejarlo en libertad como dice la ley no pasar de II.PP. al departamento de Salud de Cataluña.

1995

Los tres peritos citados coincidieron unánimemente en el caso del parricidio: el procesado sufre una esquizofrenia paranoide que le hace absolutamente inimputable del parricidio. En relación a los sabotajes, las opiniones discreparon: uno de los psiquiatras continuó con su tesis sobre su falta de responsabilidad, mientras que los otros dos forenses señalaron que sus facultades estaban muy mermadas, pero no completamente anuladas.

https://psiquiatrianet.wordpress.com/2008/05/11/los-peritos-dicen-en-el-juicio-que-el-joven-sufre-esquizofrenia-paranoide/

2003

Los médicos designados por el tribunal, especialistas en ambas especialidades de la Clínica Médico Forense de Barcelona, pusieron en duda ante los jueces que el joven hubiese sufrido en alguna ocasión un trastorno esquizofrénico paranoide como el que se le diagnosticó en 1995, año en que fue condenado y que le eximió de responsabilidad penal en la muerte de su padre. Los expertos se inclinan por pensar que Rabadán sufre alguna alteración de la personalidad de tipo narcisista o antisocial, aunque descartaron por completo que se trate de un enfermo mental en el estricto sentido del término, por lo que recomendaron su traslado a un psiquiátrico civil, y no penitenciario como hasta ahora, para seguir un tratamiento de rehabilitación con mejores cuidados asistenciales.

https://psiquiatrianet.wordpress.com/2008/05/11/no-esta-considerado-enfermo-mental-el-asesino-de-la-ballesta/

Rabadán nunca fue un esquizofrénico ni paranoide ni de ningún tipo, sólo hay que leer dicha categoría diagnóstica en el  CIE 10 capítulo V

F20.0 Esquizofrenia paranoide

Es el tipo más frecuente de esquizofrenia en la mayor parte del mundo. En el cuadro clínico predominan las ideas delirantes relativamente estables, a menudo paranoides, que suelen acompañarse de alucinaciones, en especial de tipo auditivo y de otros trastornos de la percepción. Sin embargo, los trastornos afectivos, de la voluntad, del lenguaje y los síntomas catatónicos pueden ser poco llamativos.

Las ideas delirantes y alucinaciones paranoides más características son las siguientes:

a) Ideas delirantes de persecución, de referencia, de celos, genealógicas, de tener una misión especial o de transformación corporal.
b) Voces alucinatorias que increpan al enfermo dándole órdenes, o alucinaciones auditivas sin contenido verbal, por ejemplo, silbidos, risas o murmullos.
c) Alucinaciones olfatorias, gustatorias, sexuales u de otro tipo de sensaciones corporales. Pueden presentarse también alucinaciones visuales, aunque rara vez dominan.

El curso de la esquizofrenia paranoide puede ser episódico, con remisiones parciales o completas, o crónico. En esta última variedad los síntomas floridos persisten durante años y es difícil distinguir episodios aislados. El comienzo tiende a ser más tardío que en las formas hebefrénica y catatónica.

Pautas para el diagnóstico

Deben satisfacerse las pautas generales para el diagnóstico de esquizofrenia y además deben predominar las alucinaciones o las ideas delirantes y ser relativamente poco llamativos los trastornos de la afectividad, de la voluntad y del lenguaje y los síntomas catatónicos. Normalmente las alucinaciones son del tipo descrito en b) y c). Las ideas delirantes pueden ser casi de cualquier tipo, pero las más características son las ideas delirantes de ser controlado, de influencia, de dominio y las ideas de persecución de diversos tipos.

Incluye:
Esquizofrenia parafrénica.

Excluye:
Estado paranoide involutivo (F22.8).
Paranoia (F22.0).

Es lo que digo los psiquiatras NO LEEN el CIE-10 capítulo V, engañan como quieren a jueces analfabetos y eso que la diagnosis de este tipo es perfectamente falseable y dilatante, pero usándolo con rigor no entraba ni por asomo en este diagnóstico de esquizofrenia paranoide ya que además de no cumplir con ningún criterio tampoco cumple ningún criterio de esquizofrenia base para diagnosticar esquizofrenia paranoide.

Lo que este sujeto sufre es vulgarmente lo llamado como psicopatía designado en el DSM-IV como trastorno antisocial de personalidad

Criterios para el diagnóstico de
F60.2 Trastorno antisocial de la personalidad (301.7)

A. Un patrón general de desprecio y violación de los derechos de los demás que se presenta desde la edad de 15 años, como lo indican tres (o más) de los siguientes ítems:

1. fracaso para adaptarse a las normas sociales en lo que respecta al comportamiento legal, como lo indica el perpetrar repetidamente actos que son motivo de detención
2. deshonestidad, indicada por mentir repetidamente, utilizar un alias, estafar a otros para obtener un beneficio personal o por placer
3. impulsividad o incapacidad para planificar el futuro
4. irritabilidad y agresividad, indicados por peleas físicas repetidas o agresiones
5. despreocupación imprudente por su seguridad o la de los demás
6. irresponsabilidad persistente, indicada por la incapacidad de mantener un trabajo con constancia o de hacerse cargo de obligaciones económicas
7. falta de remordimientos, como lo indica la indiferencia o la justificación del haber dañado, maltratado o robado a otros

B. El sujeto tiene al menos 18 años.

C. Existen pruebas de un trastorno disocial que comienza antes de la edad de 15 años.

D. El comportamiento antisocial no aparece exclusivamente en el transcurso de una esquizofrenia o un episodio maníaco.

Cualquiera que se moleste en mirar estos manuales nosológicos, puede diagnosticar mejor que “profesionales psiquiatras” lo que pasa que para un juez lo que pone en estos manuales no vale nada sino lo dice un “profesional psiquiatra”.

Es que es de cajón los psiquiatras ven esquizofrénicos hasta en la sopa

Se han hecho varios experimentos que relatando unos mismos síntomas a diferentes colectivos profesionales, los psiquiatras daban diagnosticos de esquizofrenia en su mayoría; ver TRAMPA 22 del psiquiatra E. Fuller Torrey.

Dejando estos manuales que en las consultas psiquiátricas están cogiendo polvo, yo con mi experiencia sé perfectamente que de esquizofrénico no tiene nada gracias a la neurociencia, este tío cuando descarrilaba trenes no veíais la pericia que tenía para hacerlo y la planificación que demostraba, controlaba los horarios de los trenes a la perfección usaba herramientas especiales sierras de cortar hierros recorriendo varias ferreterias para conseguir el material y además el tío sabía que debía puntear los raíles cortados con un cable eléctrico para que en la estación no se enteraran de ello porque los controlan mediante corriente eléctrica, como los diferenciales  de las casas, que cuando hay una fuga de corriente salta el automático.

Un esquizofrénico es imposible que haga esto porque le dan las uvas para realizar estas tareas coordinadas, cualquier familiar cabreado sabe cómo funcionan estos enfermos se tiran el triple de tiempo para realizar cualquier tipo de tarea y las que exigen mucha concentración directamente las descartan; se tiran afeitándose una hora se distraen  con cualquier cosa, un pródromo clásico de la esquizofrenia es que son incapaces de concentrarse están como “mirando musarañas” cualquier tarea tardan muchísmo más (barrer, fregar) que una persona normal aparte del vaivén musitador que tienen las alucinaciones clásicas auditivas, que muchos las intentan disimular como sea, otros son consecuentes y las expresan en viva voz sin vergüenzas.

Cualquier familiar de un enfermo de esquizofrenia sabe más que un psiquiatra en diagnosticar esta enfermedad, y la neurociencia les ha dado la razón.

Alteración de la conectividad del cerebro en personas con esquizofrenia y familiares de primer grado. Zonas de color representan una red interconectada de regiones del cerebro que muestran una actividad sincronizada (superposición de huellas en color negro y azul) cuando los sujetos descansan y permiten que su mente vague. El importe de la sincronía, que refleja la fuerza de las conexiones funcionales entre los distintos ámbitos, está aumentada en pacientes con esquizofrenia. Los parientes en primer grado de las personas con la enfermedad también muestran un cierto aumento, aunque menos que los pacientes. Círculo Negro: la corteza prefrontal medial. Círculo Azul corteza cingulada posterior / precuneous. Crédito de la imagen: Susan Whitfield-Gabrieli, McGovern Institute for Brain Research del MIT

http://www.schizophreniaforum.org/new/detail.asp?id=1486

Los voluntarios fueron escaneados mediante resonancia magnética funcional por imágenes (fMRI), mientras descansaban y mientras ejecutaban tareas de memorización fáciles o difíciles. El punto de vista tradicional sobre la esquizofrenia es que los pensamientos, percepciones y emociones alteradas que caracterizan la enfermedad están causados por desconexiones entre las regiones cerebrales que controlan estas diferentes funciones.
Pero este estudio ha desvelado que la esquizofrenia también involucra un exceso de conectividad entre las regiones cerebrales involucradas en la reflexión sobre uno mismo y que devienen activas cuando no estamos pensando sobre nada en particular, o cuando pensamos sobre nosotros mismos.
Normalmente, las personas suprimen este sistema cuando realizan tareas que demandan mucha atención, pero Susan Whitfield-Gabrieli (MIT), John D. Gabrieli (MIT), Larry J. Seidman (Escuela Médica de la Universidad de Harvard), y los otros 10 autores del estudio, encontraron que los pacientes con esquizofrenia no actúan de esta manera.

http://www.amazings.com/ciencia/noticias/040309c.html

Vía de tren a punto de ser saboteada
Un esquizofrénico ya sea paranoide le costaría horrores, empezaría a aserrar la vía se haría un pequeño corte y empezaría a tirarse una hora buscando tiritas porque piensa que va a morir desangrado, luego vería la luna o salir una rata por los raíles y se quedaría mirándola a ver si la rata la ha mandado la CIA para interrumpir su plan mesiánico ferroviario estaría tan embobado que lo que Rabadán lo hacía en un plis plas su acto criminal al esquizofrénico paranoide le pasa el tren por encima con todas las herramientas desordenadas tiradas a ambos lados de la vía.

Rabadán era un psicópata más leve que el siguiente que vamos a relatar Javier Rosado, porque tenía alguna base su odio contra el mundo, su padre era un anormal (según decía su hijo) y echaba esa frustración contra la sociedad sin problemas ni remordimientos se dedicaba a descarrilar trenes y cuando su padre le calentó de más simplemente lo ejecutó, éso psiquiatras vagos lo llamaron esquizofrenia yo lo llamo psicopatía núcleo acumbens hiperexcitado y mala conexión entre la amígdala y la corteza orbitofrontal. Ver mi post LOCOS RESPONSABLES

Notar la ironía

«¿Cómo eran las relaciones con su padre?», le preguntó atónita la fiscal. «Muy buenas», contestó sin titubear el encausado.

Javier Rosado

Este es el prototipo de psicópata por excelencia, los psicópatas son legión con la misma cantidad que esquizofrénicos., pero invisibles para la psiquiatría porque su disfunción les produce un inmenso placer al revés que los anteriores que sufren anhedonia. Nunca se encuentran mal y la mayoría de psicópatas viven camuflados perfectamente en la sociedad, los fracasados son los que se encuentran en prisión.

La sentencia del crimen del rol ha echado por tierra los diagnósticos de los psiquiatras Carlos Fernández Junquito, José Antonio García Andrade y Juan José Carrasco, dando la razón a las sospechas de las psicólogas Blanca Vázquez y Susana Esteban, y del doctor Luis Caballero de que Javier Rosado era un simulador que pretendía hacerse pasar por esquizofrénico con personalidad múltiple.

Si sale 30  soy “Mara-Fasein”

Soy un conglomerado de arquetipos en un inexorable fluir de unos arquetipos que entran y otros que salen sin que pueda elegir, porque el control central me falla». Al parecer, Javier Rosado puede ser muchas cosas. Pero sobre todo una y fundamental: «Yo soy Mara-Fasein». Mara-Fasein, el personaje número 30, el master. «El resto son herramientas, lo que pasa es que a veces las herramientas imponen su control, son arquetipos». Félix Martínez era un «aprendiz de Mara». Están además Luther, la personificación del mal; Oer, la muerte a través del suicidio; o Iad, «el odio puro. Su objetivo es la anulación». Iisechiin, el arquetipo número 1, el bien puro, la inocencia, «es algo tonto». Y, entre tanto lío, ¿quién mató a Carlos Moreno?, le preguntaron los psiquiatras. «Es posible que fuera yo, no estoy seguro… lo que sí sé es que soy capaz de matar», dijo en una ocasión. En otras, que si alguna de sus personalidades pudo matar a Carlos Moreno, fue Luther quien lo hizo. El mismo que escribió, cinco días más tarde, el espeluznante relato del crimen. «Mi compañero se quejó de que los huesos eran durísimos… Le propuse que le arrancara la cabeza para que dejara de hacer ruido». «Es espantoso lo que tarda en morir un idiota, era algo increíble y espantoso. Vi una porquería blanquecina saliendo del abdomen y me dije ‘Cómo me paso’. Me daba la sensación de haber cumplido con un deber». Pero tampoco hay que darle a su muerte demasiada importancia. Al fin de cuentas, «un homínido mató a otro hace 100.000 años, ¿a usted le importa? Lo mismo da uno que se suicida como uno que mata a 20». ¿Qué es verdad y qué es mentira en todo este relato? Difícil saberlo. «Lo que más rabia le da a la gente es mi capacidad para mentir. No lo aguantan, para ellos es una mentira tan evidente, que les molesta mi desparpajo. El sentido de la ironía lo tengo heredado de mi padre».

https://psiquiatrianet.wordpress.com/2008/07/07/trastorno-de-identidad-disociativo/

Yo me pregunto la ingenuidad por no llamarle subnormalidad  a secas de “famosos” psiquiatras, que son engañados tan fácilmente o ¿es que no tienen sentido del ridículo? un tío que usando el juego del rol como un guión le cuenta al loquero que según tire el dado la cara que muestra adopta una personalidad u otra y esto se lo dices a un familiar cabreado y le dice al psicópata yo tengo un hijo esquizofrénico y lo haces MUY MAL, porque normalmente el enfermo mental no alardea de sus actos los intenta tapar no se jacta y se ríe delante del loquero, es decir no tienen sentido irónico que los psicópatas lo tienen muy desarrollado. Como en el crimen se usó el juego de rol como coartada, muchos psiquiatras demonizaron este juego como anteriormente habían hecho con los cómics o la televisión siempre culpando al mensajero.

Consecuencias Penales

Javier Rosado (Pena)

A este psicópata al final, se olvidó de sus multiples personalidades en el juicio se levantó y confesó que no estaba loco y que su compañero del crimen no era un angelito que fue su compinche en el crimen y al ser menor de edad el crimen casi le salió gratis estuvo en una casa de menores y a los pocos años cumplió con la pena.  A Rosado le pusieron una pena que ya la ha cumplido y hoy en día está en libertad, este tío era muy inteligente tal es así que se ha sacado tres carreras Químicas, Matemáticas e Informática que son carreras muy difíciles. Ahora la psicopatía la tiene de por vida pero hará como los 500.000 psicópatas que hay en España, pasar desapercibido no cometer más crímenes con los estudios que tiene y cambiándose el nombre o el apellido no le costará nada encontrar trabajo y “reintegrarse” en la sociedad.

***

Sea ahora o no un psicópata peligroso, la Audiencia de Madrid tiene claro que, más tarde o más temprano, Rosado tendrá que salir de la cárcel. Y que, de todas formas, la tesis del fiscal, la posibilidad de que reincida, resultará inaplicable cuando llegue la hora de otorgarle la libertad por imperativo legal. Y eso puede ocurrir en dos o tres años, no más. “Estamos en un Estado de derecho y no cabe la arbitrariedad”, señalan fuentes jurídicas.

Cuando los presos cumplen las tres cuartas partes de la pena, lo habitual es que se les otorgue el tercer grado penitenciario. Éste permite que el interno sólo tenga que ir a la cárcel para dormir. Y, obtenido el tercer grado, suele llegar la libertad condicional. A Rosado se le ha negado una vez el tercer grado, pero él ha vuelto a pedirlo. Y ahora se tramita de nuevo la petición.

Para Rosado rige el Código Penal, el de 1973. El asesino del rol sólo ha cumplido, de momento, 13 de los 42 años de cárcel a los que fue condenado. La citada normativa, derogada y endurecida después, reduce automáticamente a 20 años cualquier pena superior a los 30. Y, además, sobre esta pena ya reducida se resta un día por cada jornada de trabajo en la cárcel.

Rosado se ha valido nuevamente de su inteligencia para acortar su condena. “Enseña matemáticas a otros reclusos, no para de estudiar y, además, se comporta bien y ha cumplido las tres cuartas partes de la pena”, insiste Rodríguez Ramos. Desde Instituciones Penitenciarias se confirma que “nunca se ha metido en líos en la cárcel y que observa un comportamiento impecable”.

Es curioso, pero su abogado pidió en el juicio al tribunal que considerase a Rosado un enfermo mental; es decir, alguien irresponsable e inimputable. Pero los jueces concluyeron que Rosado es un “psicópata y un sádico”, pero con un matiz: es muy inteligente y distingue perfectamente entre el bien y el mal. Si lo hubieran considerado un psicótico, nadie hablaría ahora de su próxima libertad. Estaría encerrado muchos años. No en una cárcel, pero sí en un psiquiátrico penitenciario, con un régimen interno duro y que en nada se parece a un albergue de ocio. “Habría estado allí 30 años y no habría podido reducirse la pena a base de clases de matemáticas a otros internos”, admite su abogado. “Pero no fue así y próximamente debe recuperar la libertad”, zanja.

Rosado ha tenido suerte. Sus recursos pidiendo permisos han caído en manos de la Sección Quinta de la Audiencia, popular entre los reclusos madrileños por autos en los que se prima la reinserción frente al efecto punitivo.

El País

***

Si le hubiera caído medida de seguridad ya se podía haber olvidado de permisos, tercer grado, libertad condicional etc. hubiera estado en Fontcalent 20 años drogado hasta las cejas de neurolépticos y no hubiera acabado ni químicas.

Un tío con suerte, menos mal que no le “absolvieron”

Andrés Rabadán (Medida de Seguridad)

Esta es la otra cara de la moneda gracias a los diagnosticos de esquizofrenia paranoide quedó “absuelto” y parece que ha rulado por diferentes módulos psiquiátricos penitenciarios de Cataluña y todavía sigue cumpliendo la medida de seguridad sin ningún permiso carcelario.

***

Rabadán no toma medicación desde 2002, año de su último intento de fuga. “Sin embargo”, dice su abogado, Jesús Gutiérrez, “se mantiene la medida de seguridad a un preso que, según los propios forenses, ya no padece el trastorno psicótico por el que fue internado y al que ahora se le ha diagnosticado un trastorno narcisista y antisocial de la personalidad, conceptos muy ambiguos que se pueden aplicar a muchas personas que se sientan a nuestro lado sin convertirles en peligrosos”. Gutiérrez se queja de que los exámenes psquiátricos en los que se basan los jueces consisten en una mera revisión anual. “Rabadán está en la cárcel sin recibir ninguna medicación. Si no está en tratamiento porque no lo necesita, y habiendo sido declarado inocente en el juicio, ¿cuál es la finalidad entonces del encierro? ¿Acaso piensan que estará curado automáticamente cuando hayan pasado los 20 años y un día? ¿Cómo es que todavía no ha tenido ni la posibilidad de una libertad tutelada? Es una chapuza”.

Andrés Rabadán desgrana con media sonrisa su rutina carcelaria. “¿Qué hago? Pues me despiertan a las siete y media de la mañana. A las ocho desayunamos, y a las nueve bajamos a un patio diminuto donde sólo hay dos posibilidades: pasear o sentarse. A las once subimos otra vez a la celda. A la una comemos, y luego al patio tres horas más”.

El Pais

***

La medida de seguridad no se ha hecho ni para rebajar grados ni absolver a nadie, se ha hecho simplemente para que los “locos” paguen más cárcel que los delincuentes es así, los jueces saben MUY BIEN que si hubiera un beneficio mínimo entre la medida de seguridad o la pena por ejemplo cumplir la mitad de la pena por sistema las Cárceles Españolas se desata tal epidemia de locura que Intituciones Penitenciarias tiene que pasar a denominarse Instituciones Psiquiátricas y Fontcalent  y Sevilla 2 serían prisiones para delincuentes comunes.

En referencia a la película “Las dos vidas de Andrés Rabadán” va directo al grano y por lo que he visto las condiciones de los módulos psiquiátricos de las prisiones hay más enfermos mentales generalmente que en los centros de medidas de seguridad y me explico, un simulador siempre simulará en el juicio y es condenado a medida de seguridad un enfermo mental se calla en el juicio es penado y le descubren ya dentro de prisión su enfermedad mental, a estos sujetos mayoritariamente en vez de sustituirles la pena por medida de seguridad lo que hacen es llevarles al módulo de enfermería y ahí están son los que se ven tronados en la película,  esa gente son casi inexistentes en Fontcalent, este tío como es catalán y al tener las competencias penitenciarias transferidas por eso no ha pisado fontcalent y ha estado rolando por diferente móduclos psiquiátricos carcelarios de prisiones catalanas.

Por otro lado las celdas de las prisiones tienen un intercomunicador por si pasa algo como un portero automático, una pelea en celdas compartidas, un problema médico en fontcalent eso no existe si te pasa algo encerrado date por muerto, y lo que se ve personal sirviendo la comida  o limpiando eso no existe en Fontcalent los propios internos lo hacen, el nivel de “cordura” es más alto curiosamente en un centro de “medidas de seguridad”.

La terapia que se sigue en esos centros es como bien relata la película es bajar al patio estar sentado o tumbado todo el tiempo un tedio que se corta con el cuchillo.

Lo de las revisones anuales de las medidas de seguridad son de risa, en la película se ve que le llevan al juzgado a rellenar un cuestionario que es el mismo años tras año participando en una FARSA, ese cuestionario nunca se informa los resultados ni de puntuaciones ni de escalas ni nada son un puro trámite ni al juzgado ni al que lo hace.

La película ironiza con los permisos y la juntas de tratamiento, un preso violador extranjero de otro módulo que hace el curso de delitos violentos, la junta dicta que se ha rehabilitado y le conceden el permiso y Andrés Rabadán en el módulo psiquiátrico mientras comen ven al preso que ha vuelto ha ser detenido por cometer otra violación.

Realmente en los casos de medida de seguridad es como las revisiones de cadena perpetua en EE.UU. sólo sales cuando ya has cumplido al menos 30 años o más de condena todas las demás revisiones son una farsa, aunque te hayas hecho cura en prisión.

Lo de la farsa se hace evidente porque como en el caso de Andrés Rabadán hay bastante gente que están en manicomios penitenciarios sin tomar medicación neuroléptica, sí asombroso hay algunos que les dan un ansiolítico o un antidepresivo al lado de celdas con gente que toma clozapina. Cualquiera se pregunta y que hacen aquí (eso es lo que me pregunté yo), muy sencillo a los simuladores que les han caído simpáticos versus simuladores antipáticos no les dan antipsicóticos y su estancia en el manicomio-prisión es tediosa pero pasable, teóricamente a la detección de simuladores debería ser levantada la medida de seguridad de inmediato eso NO PASA nunca porque entonces pasaría lo que hemos dicho al principio no puede haber diferencia ni el grosor de un cabello entre pena y medida de seguridad si hay la mínima diferencia a favor de la medida de seguridad las prisones serían simplemente manicomios y los manicomios prisiones.

Anuncios

Una respuesta a “Andrés Rabadán, Javier Rosado medida de seguridad y pena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s