Censura de Cómics por la psiquiatría

Tras la Segunda Guerra Mundial, la ciudadanía de Estados Unidos olvida la utilidad propagandística del cómic bélico y empieza a preocuparse por otras cuestiones. Coincidiendo con la persecución anticomunista desatada en el ambiente cinematográfico, una paranoia social semejante afecta al mundo de la historieta.

Un psiquiatra, Frederic Wertham, publica un libro que alcanzará una difusión inusitada, “The seduction of the innocent” (1954). En este texto, Wertham argumenta el aumento de la delincuencia juvenil acusando a los tebeos de ser una de sus causas principales. Se trata del primer paso en favor de la restricción de la historieta a temas puramente infantiles, con la censura directa de todos aquellos contenidos que, catalogables como adultos, pudieran corromper al menor de edad.

Asimismo, son los propios distribuidores quienes instauran el Comics Code Authority (CCA) para regular sus historietas. La influencia de Wertham, a pesar de lo trasnochado de sus alegaciones, es enorme en Estados Unidos, y sólo el cómic contracultural de los años sesenta se opondrá a estos prejuicios.

Como herencia de esa etapa, en la actualidad prolifera el cómic infantil y humorístico, y resultan minoritarios los lectores que acceden a títulos de mayor profundidad intelectual.
http://www.guzmanurrero.es/index.php/Comic/Historia-de-los-comics-en-Estados-Unidos-1945-2008.html

Igual que el cine y la literatura fueron desmembradas de las cabezas más lúcidas, también le tocó el turno al comic. La excusa fue el libro The Seduction of the Innocent, publicado en la primavera de 1954 por el psiquiatra austriaco Frederic Wertham, de infausta memoria. En ese ensayo, Wertham culpaba a la violencia en el comic de la delincuencia juvenil, entre otros males. La reacción no se hizo esperar. Las castas madres americanas, responsables años atrás de la Ley Seca, pidieron una investigación al Senado.

Se nombró un comité investigador, presidido por Estes Kefauver, aspirante a la presidencia de la nación. Ante él declararon, en contra del comic, diversos psiquiatras, entre los que se contaba el propio Wertham. William G. Gaines se erigió en defensor encarnizado de la narrativa dibujada. Durante una de las sesiones Kefauver y Gaines se enzarzaron en un intercambio dialéctico, en el que el presidente del comité, mostrando una portada de John Graig en la que un hombre con un hacha ensangrentada alzaba la cabeza de una mujer decapitada, preguntó: ¿Cree usted que esto es de buen gusto?. Gaines respondió flemático: Sí, señor, lo creo… para la portada de un comic de horror.

Ante la presión del Senado y la sociedad bien pensante, los editores formaron en septiembre de 1954 The Comics Magazine Association of America, grupo destinado a crear un código para regular las revistas de historietas. Las reglas dictadas fueron la sentencia de muerte para las publicaciones de terror de Gaines: prohibían la utilización de palabras como horror y terror, prohibía la representación de sangre, violencia y lujuria y escenas e instrumentos relacionados con muertos vivientes, torturas, vampiros, demonios necrófagos, canibalismo y licantropismo. Como es evidente, tras alguna inútil resistencia, a Gaines no le quedó más remedio que cerrar sus revistas, pues incluso el parlamento británico prohibió la importación de revistas de terror en 1955.
http://www.ciencia-ficcion.com/limites/lm0305.htm

Incluso catalogaba a Batman y Robin y a Wonder Woman como homosexuales, a los primeros por su convivencia en pareja y a la segunda por su extremada fuerza, independencia y carácter. Aterrado por aquellas palabras, en las que a los cómics se los consideraba poco menos que manuales de delincuencia juvenil, el Senado de los Estados Unidos decidió tomar cartas en el asunto y “suavizar” los guiones, lo cual tuvo un impacto terrible en la calidad de las historias, que se volvieron más infantiles, más ridículas, y perdieron mucho interés en un momento en el que, tras la Segunda Guerra Mundial, el interés por el cómic de superhéroes ya había decaído en beneficio del género en alza: el cómic de terror.
http://club-batman.es.tl/70-aniversario-Superman.htm

Las acusaciones de que Batman era homosexual, por más extraño que suene hoy en día, fueron tomadas muy seriamente por el gobierno y por el público norteamericano. Y lo que tampoco ayudaba era el profundo análisis realizado por un psiquiatra muy famoso de la época, el Dr. Frederic Wertham.

Según Wertham, los cómics tenían una influencia negativa en la juventud norteamericana y eran responsables de generar retorcidas actitudes de género y de vanagloriar todo aquello relacionado a la delincuencia. Batman y Robin, según Wertham encarnaban “la fantasía de dos hombres homosexuales viviendo juntos”. Ellos vivían en un “área suntuosa” sin ser estorbados por novias o esposas y solamente en compañía de su viejo mayordomo, Alfred. Se ocupaban el uno del otro, frecuentemente compartían la recámara y salían juntos vestidos de fiesta. Para peor, los dos mostraban características psicológicas preocupantes: preferencia por los disfraces, gusto por la ropa y por los juegos de roles; comportamientos secretos y dobles vidas; poco interés en las mujeres; y, lo peor de todo, compulsiones neuróticas que resultaban en actitudes violentas. Es así como Wertham aseguraba que las actitudes de los personajes frecuentemente eran homoeróticas, visualmente resaltadas por el espectacular físico de Batman y las caderas desnudas de Robin.

“Solo un ignorante respecto a los fundamentos de la psiquiatría y la psicopatología sexual podría no darse cuenta de la atmósfera de homoerotismo que rodea las aventuras de estos personajes”, escribió Wertham en su momento. “El tipo de historia que representa Batman puede estimular las fantasías homosexuales de los niños y los jóvenes”.
http://blogs.myspace.com/index.cfm?fuseaction=blog.view&friendId=191955506&blogId=419140960

Al acabar la Segunda guerra y con el advenimiento de la guerra fría entre USA y la antigua URSS el personaje se enfrentó en los 50’s al Psiquiatra Frederick Wertham y a su libro “La seducción del inocente” donde responsabilizaba a Superman y Wonder Woman junto a otros personajes de comics del aumento de la delincuencia juvenil, y la perdida de valores, incluso acusó a Diana de fomentar el fetichismo y la homosexualidad bajo el disfraz de su discurso feminista, nada mas lejos de la verdad, pero todo esto conllevó al tan temido y discutido código de censura para los comics, al cual hasta hoy en día deben someterse si quieren distribución masiva. En los 60’s Wonder Woman inaugura la Edad de Plata junto con la Liga de la Justicia, década que un par de años después sería de predominio Marvel por excelencia.

http://parkcomics.tripod.com/ww.html
Otro

http://fantasticretrovision.blogspot.com/2009/11/libros-comics-y-censura-seduction-of.html

Anuncios

2 Respuestas a “Censura de Cómics por la psiquiatría

  1. Pingback: Los superhéroes actuales son un mal ejemplo para los jóvenes « Psiquiatría NET·

  2. Pingback: La Psiquiatría y la Religión « Psiquiatría NET·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s