Psiquiatría ¿en desaparición?

Ya hemos visto repetidas veces que la psiquiatría tiene miedo que le coman el terreno tanto por abajo los psicólogos ( con su posibilidad de prescripción de psicofármacos en algunos estados de Estados Unidos) y por arriba que se funda con la neurología lo que eran los antiguos neuropsiquiatras luego divididos en neurólogos y psiquiatras.

Lo han comentados en dos blogs estadounidenses desde diferentes uniones la psicológica del blog de Carlat, que ve que los psicólogos clínicos son hermanos de la psiquiatría y que pocas diferencias existen aparte del poder de prescribir o no.

http://carlatpsychiatry.blogspot.com/2010/03/psychologists-prescribing-best-thing.html

Comenta por encima el infierno de estudiar medicina  anatomía, histiología nefrología etc. para un psiquiatra que su actividad profesional real es prescribir un seroquel para trastornos mentales.

***

Según algunos psicólogos que he hablado, la experiencia inicial en Nuevo México y Luisiana es que los psiquiatras y psicólogos clínicos (eso es lo que se denominan en Louisiana) se están acomodando el uno al otro y que los psiquiatras no están perdiendo negocio. Pero a medida que más y más estados aprueban la prescripción a los  psicólogos, esto probablemente va a cambiar. Predigo que los pacientes se visten de pie  y da preferencia a la prescripción de los  psicólogos cuando se dan cuenta de que estos profesionales ofrecen una ventanilla única de compras, medicamentos y terapia combinada.

Y aquí radica la gran oportunidad para la psiquiatría. Como psicólogos convertidos gradualmente en serios competidores de nuestros pacientes, tendremos que volver a evaluar la forma en que la práctica y cómo estamos entrenados. Tendremos que echar un vistazo con detenimiento nuestra catastróficamente ineficiente currículo médico basado en la escuela. Tendremos que decidir qué cursos de medicina son realmente necesarias y cuáles no. Yo sugiero que el proceso comenzará con un grupo de trabajo creado conjuntamente por la Asociación Psiquiátrica Americana y la Asociación Americana de Psicología. Sí, vamos a psiquiatras y psicólogos en la misma habitación, y crear un currículo integrador ideal para los profesionales psiquiátricos. Vamos hacerle frente, pasando de 5 a 7 años de psicología escolar de posgrado, a continuación, nivelación con 2 años de la psicofarmacología no es un uso eficiente de los recursos de formación. Es casi tan ineficiente como ir cuatro años a la escuela de medicina, un año de prácticas médicas, luego tras tres años de residencia en psicología.

Debe haber un medio camino, tal vez un programa de cinco años que se entrecruzan los cursos en la fisiología, la farmacología y la psicología desde el primer día. Los aspectos específicos que requieren de mucho pensar y discusión, y se podría realizar mediante ingeniería inversa. Comience con el médico psiquiátrica ideal, la lista de las competencias básicas tales que una persona necesita, y luego de averiguar la mejor manera de enseñar esas competencias.

Por otra parte, la psiquiatría organizada puede continuar en su ruta actual, que consiste en arrojar millones de dólares en esfuerzos de cabildeo para luchar contra los psicólogos. El dinero se está perdiendo, puedo garantizarlo. Al final del día, estaremos al margen mientras los pacientes acuden a la prescripción de los psicólogos y profesionales de nuestra esfera se contrae más y más en un papel neuropsiquiatría en sentido estricto. Podemos hacer mucho, mucho mejor que eso.

***

Por otro lado en un blog llamado psiquiatría divertida que contrarréplica este artículo con la posible unión de la neurología y psiquiatría que lo desecha dando razones plausibles

http://psychiatryfun.blogspot.com/2010/03/psychiatry-and-neurology-happy-together.html

Daniel Carlat ha creado  hace  poco controversia cuando sugirió que los psicólogos puedan prescribir  psicofármacos  es una buena cosa y que la psicología clínica y psiquiatría en realidad deberían fusionarse  ambas  disciplinas. Si bien no estoy de acuerdo, al menos yo entiendo la lógica, ya que los psicólogos tienden a ser, así  psicológicamente la mente y probablemente  sería menos probable que prescribieran el  uso de un medicamento cuando no es indicado.

El Dr. Ronald Pies se ofendió a la noción de la prescripción por parte de psicólogos , y escribió una refutación detallada, citando preocupaciones de seguridad. Lo que no mencionó en dicho artículo, sin embargo fue tal vez otra razón por la que no quiere ver la psiquiatría demasiado junta con la psicología, la psiquiatría lo que quiere es ir en la dirección opuesta y fundirse con la ¡neurología! La entidad combinada sería en “lenguaje de transformación” para integrar las disciplinas, formando algo llamado “encephiatrics”. No estoy inventando esto:


Este nuevo término, mientras que etimológicamente puro es bastante desagradable y me suena como el estudio de encefalitis en la población pediátrica. Si vas a combinar la neurología y la psiquiatría, ¿por qué no lo llaman neuropsiquiatría? ¿No es eso lo que la gente que estudia tanto neurología y psiquiatría en formación se llama hoy en día?

En ese mismo artículo, el Dr. Robert Daly tiene una buena réplica, indicando que las preocupaciones de la psiquiatría misma con la cuestión de la cordura, mientras que la neurología se centra más en insultos visibles  para el sistema nervioso. A esto hay que añadir otra cruda realidad:  los neurólogos odian a los pacientes psiquiátricos más que casi cualquier otra persona. Les vuelve locos que no pueden localizar la lesión. He visto neurólogos diagnosticar a los pacientes con esquizofrenia delirante y  que transfieren a psiquiatría. Sólo tienen enfoques fundamentalmente diferentes: Mientras que los psiquiatras les gusta hablar a la gente desde una distancia cómoda, a los neurólogos les encantaría tener las manos con martillos de reflejos y diapasones para que puedan tratar a las personas como autómatas. Por supuesto que estoy generalizando aquí, pero hay que aceptarlo, simplemente no hay demasiados neurólogos como Oliver Sacks.

Sin duda, los psiquiatras necesitan mejorar sus conocimientos de la neurociencia básica y a la neurología la necesidad de una mejor comprensión de las manifestaciones psiquiátricas de la patología cerebral. No tiene ningún sentido para mí que cuando un internista pide una consulta para consultar el estado mental alterado, el psiquiatra lo llama delirio y recomienda Haldol, mientras que el neurólogo lo denomina encefalopatía tóxica-metabólica y recomienda la punción lumbar (casi siempre negativas), la resonancia magnética (suele ser normal) y EEG (difusa leve-moderada desaceleración). Así que hay ciertas áreas que pueden estar más integradas, pero el alcance de cada especialidad es lo suficientemente amplia que combinarlos crearía un monstruo horrible.

Debo admitir que no entiendo por qué algunas personas están tan incómodos con la psiquiatría de hoy que quieren la fusión con otra entidad, ya sea la psicología o la neurología. ¿Hay tanta difusión de la identidad que hay que buscar tierra firme en el otro?

***

Voy a dar mi opinión sobre este absurdo y falso debate la psiquiatría como ya vimos en el post de los pacientes de la salud Mental tira la red a todo el MUNDO por razones de dinero, si a un psiquiatra le das 5 € más al mes para que recete paliperidona en vez de risperidona te recetará el primero, el dinero se mueve con los psicofármacos porque lo paga el seguro médico y no las terapias psicológicas y no es por otra razón que los psiquiatras tiran de recetario en vez del diván.

Eso les da completamente igual si ya sabemos que sólo 9 de cada 100 pacientes de Salud Mental están diagnosticados como esquizofrénicos , a qué carajo se van a fusionar con neurología ¿para perder 91 pacientes? Depresivos endógenos verán uno de 100 de los otros 99 “depresivos” llamado exógenos.

Vamos que son tontos pero no tanto

Todos los denominados como padres de la psiquiatría eran todos neurólogos o lo que se llamaba antes neuropsiquiatría eran dilatantes tanto se metían al campo de la psicología como de la neurocirugía

Sigmun Freud, Emil Kraepelin, Egas Moniz, Walter Freeman

El neurólogo actual u otro médico no soporta porque es de cajón que le venga un paciente que ha estado dialogando animadamente con el planeta ganímides con el consejo superior gobernante previamente antes de entrar a consulta y el neurólogo le pregunte oye voces en la cabeza y al microsegundo el paciente responda que no ha oido voces en la cabeza en su vida.

Es natural que el neurólogo tire el DSM a la basura porque cualquiera lo puede consultar  y simular o disimular los códigos nosológicos si el esquizofrénico sabe que diciendo que oye voces en la cabeza o estar desaseado etc. es síntoma de esquizofrenia, en la consulta aparecerá con un aspecto impecable pasado por el túnel de lavado y dirá que no ha oído ni una voz en la cabeza en su vida, quitando que inmediatamente al salir de la consulta una voz le diga que mate al neurológo, al oír esa voz el esquizofrénico hará un rito dar un saltito y se acabó el problema.

Esto es muy común el tema de la disimulación y cualquiera dirá no sólo un neurólogo “vete a tomar por culo”, es como si un enfermo de parkinson está como una estatua de piedra en su casa y delante de la consulta del médico parece el hombre goma.

Como ya hemos visto anteriormente en otros post el simulador que tiene pinta de la imagen que tenemos del enfermo mental típica ropa llena de mierda aspecto desaseado, impulsivo, disperso, ese es tachado de esquizofrénico al instante el dismulador que va impecable después de hacer varios ritos en su casa, y morderse los labios por la  labilidad neurólogica sale con un diagnóstico de ansiedad depresión.

¿Desaparición de la psiquiatría?

a) Fundirse con la Psicología Clínica

Los pros es que por mucho que vengan de dos carreras diferentes usan el mismo manual nosológico de diagnóstico, tienen tanta similitud que en EE.UU sus dos asociaciones profesionales tienen las mismas siglas A.P.A,  pero lo de la fusión imposible, en EE.UU puede que a los psicólogos les dejen prescribir, pero aquí en España lo veo imposible porque el colegio de médicos  se echaría a la calle en masa, aquí cuanto menos a repartir el botín mejor, empezarían a decir que son capaces de diferenciar un tumor cerebral con una psicosis o patalogía orgánica de la “mental” que son duchos médicos que aplican el diagnóstico diferencial orgánico mejor que médicos internistas ríete de House.

b) Fundirse con la Neurología

Los pros es que los psiquiatras no clínicos de investigación se diferencian poco de los neurólogos el DSM lo tienen tirado en un rincón y sus armas son los PET-TAC o SPECT.

Pero los contras son infranquebles, para la sociedad para el estado para todo el mundo se necesita una especialidad médica que pase problemas estructurales de la sociedad o  elecciones individuales perversas o erróneas como enfermedad, sino cómo en la américa sudista unos negros podían querer ser libres, si la esclavitud es un estado natural de hombre de raza negra no será que padecen de drapetomanía.

El buen doctor Cartwright, en su Enfermedades y peculiaridades de la raza negra, definió la drapetomanía del siguiente modo:

“Es desconocida para nuestras autoridades médicas, aunque nuestros hacendados y capataces conocen bien su síntoma diagnóstico, el absentismo del trabajo […] Para observar esta enfermedad, que hasta hoy en día no ha sido clasificada en la larga lista de males a los que está sometido el hombre, se hace necesario un nuevo término que la describa. En la mayoría de los casos, la causa que induce al negro a evadirse del servicio es tanto una enfermedad de la mente como otras especies de alienación mental, y mucho más curable por regla general. Con las ventajas de un consejo médico adecuado, si se sigue estrictamente, este comportamiento problemático de escaparse que presentan muchos negros puede prevenirse por completo, aunque los esclavos se hallen en las fronteras de un estado libre, a un tiro de piedra de los abolicionistas…”

Las causas de esta enfermedad de los negros, para el doctor Cartwright, no podían estar más claras:

“Si el hombre blanco trata de oponerse a la voluntad de Dios, intentando hacer del negro algo más que un ser sumiso con la rodilla hincada (lo que el Todopoderoso declaró que debía ser) intentando elevarlo al mismo nivel que él; o si abusa del poder que Dios le ha dado sobre el otro hombre siendo cruel o castigándolo presa de la ira, o descuidando su protección frente a los abusos arbitrarios de los demás sirvientes y todos los demás, o negándole las necesidades y comodidades comunes de la vida, el negro se escapará; pero si [el propietario] mantiene [a su esclavo] en la posición que hemos aprendido por las Escrituras que debe ocupar, esto es, en posición de sumisión; y si su dueño o capataz es bondadoso y misericordioso al escucharle, aunque sin condescendencia, y al mismo tiempo le suministra sus necesidades físicas y lo protege de los abusos, el negro queda cautivado y no puede escapar.”

O en la rusia comunista los disidentes con sus ansías reformistas no padecerán de esquizofrenia lentamente progresiva.

La psiquiatría oficial controlada por el estado abusó en el diagnostico de “Esquizofrenia lentamente progresiva”(вялотекущая шизофрения, transliterado como vialotekushchaya shizofreniya) una forma especial de enfermedad la cual supuestamente afectaba al individuo solamente en su comportamiento social, sin ninguna huella de otra característica.

O como en España Juan Pérez Cuadrado mayor de 50 años desempleado, no va a cobrar una pensión contributiva por enfermedad mental.
Solución: Reparto de Competencias

Lo que pasa hoy es que las tres especialidades se reparten los asuntos en sus áreas de confluencia pero ninguna se integrará, el neurólogo “yo la epilepsia, el síndrome de piernas inquietas y el tourette”, para el psiquiatra “yo la esquizofrenia, bipolares y la medicación” el psicólogo clínico “para mí los demás y me hago cargo de la psicometría y terapia no farmacológica”.

El psicólogo no le puede ir diciendo al psiquiatra que quiere prescribir medicación porque entonces el psiquiatra además de no dejarle dirá que también hace terapia y psicometría o estás callado o te echo a la calle.

 

Anuncios

3 Respuestas a “Psiquiatría ¿en desaparición?

  1. Pingback: Contradicciones de un loquero de Boston Daniel Carlat « Psiquiatría NET·

  2. Vamos a ver. Ante todo muy interesante y coherente el artículo. Pero yo, personalmente, prefiero profesionales en Psicología Clínica formados en tratamiento farmacológico mediante un máster que ver a médicos de familia hacer de psiquiatras. No hay suficientes psiquiatras en nuestro sistema, no si quieres tener un modelo de interevención biologicista en salud mental, como pasa en España. Por ello, la mejor opción es dotar de conocimiento y de competencias a profesionales clínicos especialistas (un psicólogo clínico especialista en españa es via PIR, que tampoco hay tantos) mediante formación posgrado. No veo por qué peligra el perfil del psiquiatra. Por otro lado, los psiquiatras pueden hacer un máster, por ejemplo, en Análisis funcional de la conducta, y desarrollar terapia ACT o FAP. O, como es más usual, cognitivo conductual. Hay muchos psiquiatras con formación posgrado en psicología (o formación autodidacta) y no pasa nada. No es un atentado contra el perfil del psicólogo clínico. A mi forma de ver las cosas, el sistema sería mejor con Psicólogos Clínicos con competencias en farmacología. Con respecto al futuro de la psiquiatría, el gran problema de este pais es el profundo cerebrocentrismo en el que estamos inmersos. Eso es lo que lleva a profesionales en psiquiatría y en biopsicología a agarrarse al modelo neurológico en neurociencias, rechazando las variables culturales y contextuales por sinapsis y procesos neuronales complejos. La vida es más que el cerebro, y la conducta es la vida. Esto no lo dice un psicólogo clínico, lo digo yo que soy neurocientífico, biopsicólogo y cuya formación esta orientada al estudio del cerebro. Una cosa es que lo estudie y otra es que lo considere como lo único que importa. Los psiquiatras son un nexo entre la neurobiología y los procesos conductuales complejos, como los psicólogos. La hibridación psicólogos clínicos-psiquiatras no es una locura, como perfil profesional último, pero la mezcla psiquiatra-neurólogo me parece afianzar más aún una filosofía pseudocientífica con relaciones causa-efecto indemostrables. Como sucede a nivel de investigación con la neuropsiquiatría, pero ya en la clínica. Peligroso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s