Juzgados Verduleros

Hoy voy a escribir sobre porque la justicia y la psiquiatría siempre han sido un matrimonio bien avenido, y cambiamos el personaje del embudo en la cabeza del cuadro del Bosco al personaje vestido de negro y con una ánfora de vino que representa el sistema judicial actual administrado por unos personajes vestidos de negro, igual que los curas de antaño.

Juzgados verdulerías del todo a 100

El sistema judicial actual es una pantomima de justicia, es anormal, caótica, analfabeta, cínica, vividora, retrasada y todos los epítetos descalificativos que se os ocurran.

Lo he comprobado en mis propias carnes, y todo el problema viene de mantener a una casta de parásitos y gandules de tomo y lomo, que su mayor expresión es la judicatura actual.

Todos los problemas judiciales son silogismos de el hecho A= hecho B y hecho B C (incluido) en norma x  entonces hecho A C norma x, para fundirte el cerebro de lo que hay que pensar. 😉

El problema es que la administración de justicia es un completo engañabobos y como esos silogismos los puede hacer un niño de primaria se ponen filtros. Acceder a justicia  sin cortapisas tienes que estudiar derecho carrera inútil como las haya, en la época pre internet era bochornoso lo que te encontrabas un alumnado que escogía estos “estudios” porque no podía estudiar una carrera seria, ya desde el bachillerato todo lo técnico y exacto fuera descartado entonces ese alumnado muy pocas opciones tenía para estudiar “algo” si era malo en lenguas extranjeras, ese “algo” elegido era derecho.

Muy pocos estudiaban derecho por vocación, algunos de esos alumnos se mofaban de los de la FP (Formación Profesional) coges un manual de electrónica, de electricidad o de mecánica de FPII y coges uno de derecho y era comparar un dios con un gitano, la dificultad real siempre es mucho mayor en lo técnico aunque sea a nivel no universitario con lo no técnico universitario, ya en derecho ni te digo.

Las clases las daban  abogados no ejercientes, jueces, catedráticos todos vividores que no han pegado un palo al agua en su vida. Entraban en clases abarrotados de cientos de autoengañados a estudiar derecho, se sentaba abría el libro y se ponía a pegar una peroreta verborreica, “chicos porque tema íbamos que epígrafe”  así de literal y se ponían a hablar con una voz pastosa, gangosa etc. pesadísima, había desde los que parecían que recitaban misa hasta verborreicos que se desplazaban por clases que parecían campos de fútbol de los grandes que eran haciendo aspavientos.

Bueno el tema de las clases lectivas era ir a coger “apuntes” de manera como los copistas medievales, si a mediados de los 90 finales de los 90, ya me parecía que era una cosa muy anormal ese tipo de clases lectivas ya no digo en la época de internet, o han debido cambiar mucho las cosas con el modo de enseñanza o la carrera de derecho tiene todos las papeletas para desaparecer literalmente.

Bueno el derecho no son más que textos legales normativos que cualquiera que sabe leer y escribir los entiende y una teoría de perogrullo, ¿entonces para que coño existe la carrera de derecho? Es una pregunta que actualmente no le encuentro respuesta ninguna.

También me pregunto porque la comunidad autónoma de madrid tiene más abogados que Alemania o Francia, porqué en España hay tanto licenciado en derecho o licenciado en nada, credulidad con el sistema judicial como bálsamo de fierabrás, credulidad que por tener una ” carrera” de lo que sea vas a cobrar  más que el que tiene certificado de escolaridad. en fin era una carrera y es para la producción de parásitos, o funcionarios  de ventanilla o especuladores.

Que decir que  la carrera era básicamente un pasar el tiempo que la única dificultad que tenían esos estudios era memorizar una sarta de cuestiones  perogrullescas de trabalengua  y punto final mucha variedad normativa que si no conoces el fondo del asunto es como hacer calceta, para aplicar la norma a a “algo” debes conocer profundamente ese “algo”, la práctica judicial ordinaria es una verduleria donde el que juzga no tiene ni idea de lo que está juzgando y sólo sanciona lo que dice el “experto”.

La mayor parte de juzgados penal, civil social son centros de salud mental encubiertos que les llegan todos los días una cantidad de chorradas espeluznante.

Juzgados Centros de Salud Mental encubiertos

Pues leyendo la entrevista, que no tiene desperdicio, porque cree que salvo que seas degollada, violada o te saquen un ojo, la mayoría de las denuncias por violencia de género son ridiculeces.

“Yo soy de los jueces que está en contra de la Ley contra la Violencia de Género. Los delitos son para todos; y las faltas, también.”

Pero esta polémica Magistrada que considera que no hacen falta ‘para nada’ estos juzgados, lo cogió ‘para tener experiencia y verlo por dentro’. Además, ni corta ni perezosa, pontifica sobre el carácter psicológico de este tipo de delitos. 747 procesos por violencia de género el año pasado

***

El ‘divorcio express’ «es otro invento más» de la Justicia española «para dar imagen de modernidad» cuando, en realidad, lo que se necesita «son medios humanos y materiales en los juzgados para que las demandas se puedan resolver con rapidez, y esto no se ha hecho». Y aunque uno puede tomar la decisión de divorciarse a los tres meses de la boda, «en el procedimiento judicial se sigue tardando lo mismo que antes, ya que sigue habiendo mucho trámite decimonónico de por medio que se tendría que anular».

Son palabras de María Jesús García Pérez, jueza de familia de Cantabria desde su puesto en el juzgado de Primera Instancia número nueve de Santander, quien no ve grandes cambios entre la ruptura legal de antes y la de ahora si bien reconoce que al suprimirse que la ruptura se tenga que justificar le ahorra oír «muchas miserias personales. A la gente le encantaba ponerse a contar los cuernos aquí».

Qué personas son los jueces-magistrados pues es una persona que ha estudiado derecho y su objetivo es que el estado le mantenga con un buen sueldo de por vida, sin hacer básicamente nada. La dificultad de ser juez hoy por hoy en España, es encerrarte durante varios años cogiendo los códigos penal, civil etc y estudiártelos de memoria, sí eso es no hay nada más.

Esto es como los enfermos mentales los hay refractarios a la medicación y los hay que no. Los jueces de razonamiento lógico son un cero pero en memorizar son buenos y recitarlos de memoria a carrerilla, el número de tema entre centenares que deben de recitar de memoria es seleccionado de un bombo lotero, el presidente del tribunal extrae la bola que contiene el número y alumno da una peroreta de carrerilla del tema seleccionado no hay nada más. Luego cuando ya están “trabajando” en los juzgados lo único que hacen es copy-paste de textos legales y jurisprudencia, casi siempre sin  saber ni su contenido en plantillas. El trabajo judicial es un 90% de cinismo y un 10% de trabajo real.

Estos son los que entran por oposición pero hay otros muchos más son legión que no hacen oposición alguna y entran a dedo son los jueces sustitutos, son ex-abogados que se han hartado de dar palos económicos cada x meses a los pocos  clientes que tienen y tienen recomendaciones  en el colegio de abogados o en el poder político para entrar en el poder judicial.

Todo el sistema judicial es ridículo una estructura piramidal y completamente anacrónico sobran miles de personas en la administración de justicia, no se quiere solucionar el problema de la administración de justicia porque no se quiere hacer una reforma integral, fuera todo la mierda, podredumbre y parásitos.

El problema se solucionaba fácilmente con estas medidas:

  • Desaparición de la carrera de derecho, si no puedes con una carrera de  verdad haz una FP (Formación Profesional)
  • Encauzar el derecho a estudios de postgrado de un año o dos inminentemente prácticos, después de realizar cualquier otra carrera como en EEUU
  • Especialización desde el principio hoy el derecho es un engañabobos que sirve para que algunos peguen palos con minutas de cientos o miles de € que su valor de mercado es nada, por rellenar un formulario no se debe de cobrar más que un impreso del estanco. Los palos se los pegan al clásico analfabeto que no ha leído un libro en su vida aparte de la guía telefónica.
  • Informatización completa

Es una ingenuidad pasmosa como están queriendo apuntalar el edificio decimonónico de la dualidad procurador representante y abogado defensor. Han implantado un sistema de correo electrónico lexnet en que el abogado para acceder al juzgado en la jurisdicción penal o civil, debe mandar un correo electrónico al procurador y éste lo manda al juzgado y el juzgado hace los mismos pasos para devolverlo, para mear y no echar gota el procurador  sigue cobrando el arancel por darle a la tecla enviar del correo electrónico.

Dios si hoy ya la procura es una institución de engañabobos descacharrante no me quiero imaginar con que cinismo se puede mantener el envio de notificaciones electrónicas  manteniendo una persona intermedia.

No vamos a irnos, nos quedamos te guste o no y salvo que llegues a ministro o influyente ( permíteme con todo respeto que lo dude), aqúi nos quedaremos. Así que tómateló con calma, o como se dice vulgarmente ajo y agua, es lo que hay, . Mientras tanto, intenta conocernos más, no te obsesiones contra nosotros, tenemos familias como tú y trabajamos honradamente.Nosotros no criticamos a los abogados que cobran más de la cuenta sin hacer nada, ni al funcionario que cobra un sueldazo. Ellos están frente a nosotros. Somos profesiones unidas te guste o no, así que vamos a apoyarnos.

Otro tema de calado mayúsculo es porque los jueces se piensan que son insustituibles, ya hemos dicho que el derecho no son más que silogismos de perogrullo a marchamartillo a tal supuesto de hecho tal resolución y no hay más, no hay cajas negras no hay nada detrás del telón. Bueno sí hay algo más que el derecho no es más que la razón del más fuerte , todo es un decorado cuando un país va a a negociar un tratado de cualquier tema si os fijáis ninguno lleva ningún catedrático de derecho internacional público, si en el ámbito externo funcionan así las cosas en el régimen interno las cosas son parecidas.

Lo que se esconde debajo

Quiero decir algo, que la gran mayoría de la gente no cree y que incluso los lectores de un medio alternativo serán reacios a aceptar: la actividad normal y sistemática de los jueces del orden penal es una actividad prevaricadora al servicio de la clase dominante.

Como muestra un botón: el Código Penal incluye como eximente el estado de necesidad. Para que se entienda que es esto pondré un ejemplo: si alguien roba porque está hambriento no se le puede culpar ni condenar a pesar de que objetivamente ha delinquido. Yo todavía estoy esperando encontrarme una sentencia en que se aplique esta eximente. En nuestro país residen muchos emigrantes extranjeros a los que se les prohíbe trabajar. Una parte (no entro a cuantificar el tamaño) de éstos vive de la delincuencia porque no les queda otra. Cuando se les condena por sus delitos se está prevaricando por no aplicarles esta eximente. ¿Existe mayor estado de necesidad que tener prohibido ganarse la vida legalmente? Un sistema social que tiene entre sus fundamentos la propiedad privada y la privación a una parte de la sociedad (el lumpenproletario) de cualquier medio de subsistencia, necesariamente tiene que fundamentarse también en el castigo sin miramientos de cualquier ataque de estos desgraciados a la propiedad privada porque obviamente los que no tienen nada tratarán de apropiarse de algo de los que todo lo tienen. Esta noción es muy vieja. Ya decía Adam Smith que el Estado (y los jueces son Estado) existe para defender a los propietarios de los desposeídos, aunque hubiera sido más veraz si hubiera dicho que el Estado existe para someter los desposeídos a los propietarios. Sobre esto me podrían enseñar ustedes a mí mucho más que yo a ustedes…

***

Usted ha escrito: “El hecho de ser víctima de una prevaricación, el contacto en primera persona con la corrupción judicial y la impunidad y descaro con la que jueces delinquen, me provocó tal indignación que no se me ocurrió otra cosa que la genial idea de escribir cartas a los jueces en las que les insultaba inmisericorde similarmente como hace el público con los árbitros”. ¿Corrupción judicial? ¿Jueces que delinquen? Puede precisar esas afirmaciones.

Quiero decir algo, que la gran mayoría de la gente no cree y que incluso los lectores de un medio alternativo serán reacios a aceptar: la actividad normal y sistemática de los jueces del orden penal es una actividad prevaricadora al servicio de la clase dominante.

Como muestra un botón: el Código Penal incluye como eximente el estado de necesidad. Para que se entienda que es esto pondré un ejemplo: si alguien roba porque está hambriento no se le puede culpar ni condenar a pesar de que objetivamente ha delinquido. Yo todavía estoy esperando encontrarme una sentencia en que se aplique esta eximente. En nuestro país residen muchos emigrantes extranjeros a los que se les prohíbe trabajar. Una parte (no entro a cuantificar el tamaño) de éstos vive de la delincuencia porque no les queda otra. Cuando se les condena por sus delitos se está prevaricando por no aplicarles esta eximente. ¿Existe mayor estado de necesidad que tener prohibido ganarse la vida legalmente? Un sistema social que tiene entre sus fundamentos la propiedad privada y la privación a una parte de la sociedad (el lumpenproletario) de cualquier medio de subsistencia, necesariamente tiene que fundamentarse también en el castigo sin miramientos de cualquier ataque de estos desgraciados a la propiedad privada porque obviamente los que no tienen nada tratarán de apropiarse de algo de los que todo lo tienen. Esta noción es muy vieja. Ya decía Adam Smith que el Estado (y los jueces son Estado) existe para defender a los propietarios de los desposeídos, aunque hubiera sido más veraz si hubiera dicho que el Estado existe para someter los desposeídos a los propietarios. Sobre esto me podrían enseñar ustedes a mí mucho más que yo a ustedes…

No crea, no crea, usted lo está explicando muy bien.

Prosigo entonces. Pero admitir abiertamente por parte de un Estado que castiga sin piedad los ataques a la propiedad privada en situación de necesidad (de hecho estos son los más perseguidos) daña su buena imagen. La solución es sencilla: se incluye en los códigos penales la eximente de estado de necesidad y se les deja bien claro a los jueces que no deben aplicarla. Los sistemas jurídicos de los Estados, empezando por las constituciones, están plagados de normas que favorecen su imagen pero que no deben aplicarse y no se aplican. Pues bien, cada vez que un juez no aplica esta eximente, debiendo hacerlo, está prevaricando. Esto sucede sistemáticamente; por tanto, la prevaricación es sistémica.

Ha construido usted un silogismo casi tautológico. Prosiga, prosiga.

Éste es sólo un ejemplo. Otras normas que no son aplicadas por los jueces penales son todas las garantías procesales, como la presunción de inocencia y el derecho a la defensa. Y así podríamos seguir indefinidamente poniendo ejemplos de prevaricaciones.

Evidentemente unos individuos acostumbrados a prevaricar, porque en eso consiste su trabajo, no iban a tolerar que yo les injuriase por más que mis injurias no fuesen de las incluidas en el delito de injurias, sino de las lícitas. Era muy fácil para ellos emplear el viejo truco prevaricador de la analogía y hacerlas pasar por delictivas. No ser lo suficientemente consciente de esto fue otra de mis torpezas.

¿Puede explicar esto último con más detalle? ¿Qué injurias lícitas formuló usted si no es indiscreción? El viejo truco prevaricador de la analogía. ¿Qué truco es ese?

Empezaré explicando el truco de la analogía con el delito de coacciones, del que también fui condenado, porque es perfecto para este propósito. Si comparan las definiciones de coacción de un diccionario y del Código Penal comprobarán que son parecidas pero no idénticas. Sin violencia no hay delito de coacciones pero sí puede haber coacción sin más. El concepto de coacción es más amplio y engloba al de delito de coacciones. Por ello es posible coaccionar sin delinquir, basta para ello con no emplear violencia. De hecho sucede así cotidianamente. Antes puse como ejemplo de estas coacciones lícitas las que se ejerce entre sí trabajadores y empresarios, pero el número es infinito y seguro que a ustedes se les ocurre otras muchas. Los conceptos de coacción y de delito de coacción son análogos. Y precisamente por esta semejanza es posible hacer pasar una coacción lícita por una coacción ilícita, ya que a fin de cuentas ambas son coacciones. En esto consiste el truco de la analogía.

Respecto al delito de injurias, si lo buscan en el Código Penal lo encontrarán junto con el de calumnias bajo el epígrafe “Delitos contra el honor”. Es decir, de lo primero que nos informa la Ley, es de que las injurias que no atacan al honor son lícitas. De hecho la mayoría de injurias son lícitas porque no atacan al honor. Si tuvieran la desgracia de pelearse con alguien y a resultas llenarle de improperios, al menos se pueden consolar sabiendo que es muy poco probable que hayan perpetrado un delito. Y es de sentido común: no sería lógico que algo de tan poca trascendencia fuera delictivo. El auténtico delito de injurias es un asunto de gravedad. Si a la injuria de que se tratase le faltase uno sólo de los requisitos con que la Ley define el delito de injurias, no sería delictiva sino lícita. Mis injurias ni atacaban el honor ni reunían todos los requisitos del delito de injurias, por eso eran lícitas. Pero eran injurias y por eso era fácil hacerlas pasar por delitos de injurias.

Todas las profesiones tienen sus trucos, los periodistas tienen los suyos y los juristas en general y los jueces en particular tienen los suyos y le puedo asegurar que los usan. Se suele decir que la estadística es el arte mentir con números. Pues si es fácil mentir con números, imagínense con palabras. Pues bien las palabras son las herramientas de juristas y jueces como de los periodistas y saben ponerlas al servicio de sus intereses.

Pero percibo que lo que usted quisiera es que expusiese esas injurias aquí. No es necesario, se las pueden imaginar, me despaché a gusto y fui todo lo grosero que pude y supe. No pretendí una injuria o crítica inteligente como las de Quevedo sino lo más barriobajera posible. Nuestros jueces no merecen otra cosa.

Se ha comentado que usted amenazó a los jueces. ¿Por qué? ¿Qué amenazas formuló?

Rotundamente: no amenacé a nadie. Las expresiones que los jueces hicieron pasar por amenazas no lo son realmente. Son injurias pseudoamenazantes. Si la decisión de injuriarlos, por más que lo merezcan, fue una enorme torpeza, la de emplear éstas fue el summum de la misma. Yo les serví en bandeja el arma de su crimen del que yo mismo iba a ser la víctima.

Para que se entienda mejor lo que yo hice y lo que yo entendía que estaba haciendo, la mejor comparación es la de los insultos que el público suele proferir a los árbitros. Esto es lo que yo tenía en mente cuando escribía esas cartas y sé de lo que hablo, porque en mi juventud fui árbitro de fútbol de categoría regional durante tres temporadas. Entre las injurias que nos dedicaban habían expresiones del tipo: no vas a salir vivo de aquí, vas a morir, te queda muy poco, vas a salir caliente, etc, etc. Yo nunca me sentí amenazado por ellas, porque simplemente no son amenazas aunque superficialmente lo puedan parecer.

Se dispone usted a interponer un total de doce querellas por delitos de prevaricación judicial perpetrados por jueces de Barcelona. ¿Doce querellas? ¿No son muchas querellas? ¿Cuáles son las razones? ¿Por qué habla usted de prevaricación judicial?

He sufrido doce procesos penales, en once fui condenado y en uno absuelto por no considerarse mis actos delictivos, de ahí que sean doce las querellas por prevaricación que me dispongo a interponer. Para un abogado que pretende dedicarse a luchar contra la prevaricación doce querellas son pocas. Como ya he dicho, la prevaricación es algo habitual. Lo que deseo es que haya suficientes víctimas que se atrevan a dar el paso de acusar y que por lo menos tengan un abogado dispuesto a defenderles; es decir, que el planteamiento de querellas por prevaricación se convierta en algo tan cotidiano como lo es la propia prevaricación.

Kaos

Se pueden diseñar programas informáticos muy sencillos, con unos algoritmos muy simples que sustituyan miles de cerebros de jueces que están todo el día con A=B B C x entonces A C x. Para la inmensa mayoría de procedimientos judiciales son muy simples, no hay nada intelectual no hay materia gris de fondo. Qué impide vía on line poner a disposición de la ciudadanía miles de formularios electrónicos donde con breves instrucciones  los pueda rellenar cualquiera que pueda leer el periódico, técnicamente NADA.

Es de ser un gran cínico pensar que la informática sólo está para mover archivos en servidores y no sustituir la actividad judicial diaria, habrá muchos jueces que piensan que en Hacienda tienen naves con miles de personas haciendo las declaraciones de la renta de las personas y cuando la han hecho ponen el resultado en el servidor, qué va todo está automatizado millones de declaraciones de renta se hacen en un santiamén tiempo máquina.

En el ámbito judicial parece que la estadística no existe, y es usado como fuente de información para optimizar procesos y costes:

  • Que afecta al proceso tener procurador o no
  • Que cantidad de sentencias cambiarían si no hay abogado y el procesado se defiende a sí mismo o acusa él mismo.
  • Cuántas resoluciones judiciales cambiarían si el que lo procesa es un sistema informático y no un cerebro humano

Qué prefieren los ciudadanos un sistema moderno o el sistema decimonónica anterior y un larguísimo etc.

El presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Javier Gómez Bermúdez, defendió ayer que la Administración de Justicia no es “eficiente” porque “no se trabaja” y aseguró que mientras no se quiera “reconocer” esta situación no se podrá avanzar en la reforma del sector.
Durante su participación en una mesa redonda organizada por la Fundación Ortega y Gasset para debatir sobre la modernización de la Justicia, el magistrado de la Audiencia Nacional subrayó que el proceso de reforma se debe “construir sobre un cimiento mínimo” que en la actualidad “no existe”, porque los jueces no trabajan lo suficiente y porque se dedican a tareas que no son de su incumbencia.
En concreto, Gómez Bermúdez aseguró que de las 24 horas y media semanales de trabajo estipuladas en el despacho, que supondrían seis horas diarias, algunos jueces acaban desempeñando como “horas reales” no más de “tres horas y cuarenta minutos”, ya que “llegan media hora tarde, se van media hora antes” y dedican “dos horas a tomar café”. “No somos eficientes porque no se trabaja”, remachó.

Tareas que no corresponden
Sin embargo, lamentó que en España “no hay un sólo funcionario sancionado”, ya que “al quieto no se le sanciona jamás”. “El que no hace nada no corre peligro”, apuntó.

Entonces donde entra el elemento humano,  pues bien un programa informático es un programa axiomático donde no puede haber contradicción alguna, ni diferentes varas de medir ni nada, todo lo que es A tiene una respuesta unívoca etc. no puede haber de miles de millones de casos ni una que se salga de su respuesta ya marcada no puede haber jurisprudencia contradictoria, no puede haber a supuestos de identidad de hecho  aplicarse normativas completamente diferentes, todo igual para todos.

No puede haber un Rafael Vera saliendo de prisión por depresión y Arnaldo Otegui cuando alega lo mismo se le dice que se aguante.

En los casos que hay ambigüedad el sistema informático no lo puede resolver, el robot lógico se detiene al entrar en un bucle infinito contradictorio.

Esto es el derecho humano el 90% del llamado derecho no son más que resoluciones que lo puede hacer un procesador  y programa informático de un ordenador de los 80 no hay que aplicar  sistemas robóticos del caza europeo eurofighter o de la NASA.

Vamos a decirlo claro el robot informático es esclavo a su programación el juez humano actual es un despojo humano cínico que al ver jurisprudencia contradictoria no le da ninguna importancia lo aplica según a a su conveniencia o  a su nivel de ignorancia.

El robot informático debe de pasar el caso a un juez humano para resolver la contradicción del sistema y eliminar el problema adaptando la programación eliminando o añadiendo reglas. Qué pasa en el sistema actual que el juez de primera instancia, segunda instancia, casación y constitucional selecciona lo que entiende, lo perogrullo, las chorradas, lo que no tiene ninguna complicación y lo denso pasa de él, o se echa una ventosidad no se complica la vida en el otro caso entra en un bucle infinito y cae el sistema.

Qué tipos de jueces deben ser los que entren en el sistema, la selección hoy por hoy son gente que no tiene ni idea de nada, lo de ser perito en derecho es como ser perito de leer los posos del café o que conoce las reglas del juego de las damas. Cuando un perito dice que acudas a un jurista es para que el abogado te diga que debes acudir a otro “profesional” para desmentirlo.

La judicatura no son más que mayordomos con ínfulas de ser algo más que un monigote dirigido por mil influencias.

En su momento se puso el filtro de memorizar tochos legales que en el mundo de las bases de datos especializadas es como que un médico recite el harrison y el vademécum de memoria un insulto a la inteligencia que miles de personas todos los años lo intentan.

El acceso a judicatura lo pondría así: gente con carreras muy duras matemáticas, físicas ingenierías, informática superiores, y con estudios de post grado de derecho que sepan resolver problemas lógicos de derecho de alto nivel que no lo ha podido resolver la programación informática.

Hoy por hoy todo es un cuento chino, que el escenario de cartón le están saliendo grietas por todos lados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s