Problemas mentales en los jueces

JUECES COMO REGADERAS

Jueces Peruanos

La imagen del juez Raúl Rosales apuntando con una pistola al reportero gráfico Carlos Saavedra de la revista “Caretas”, ha generado diversos pedidos para que la salud mental de quienes imparten justicia en nuestro país sea analizada minuciosamente, lo que ya ha sido hecho, con resultados preocupantes.

Un estudio elaborado en enero de 2008 por Alberto Perales Cabrera y Héctor Chue Pinche, integrantes de la Asociación Psiquiátrica Peruana, realizado a pedido del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), arrojó alarmantes conclusiones. La referida prueba, aplicada a una muestra de 200 magistrados que participaron ese año en el proceso de evaluación y ratificación del CNM, permitió detectar la presencia de trastornos depresivos y ansiosos en el 30% de los jueces evaluados, trastornos de personalidad en el 50% y patologías mentales en 25% de ellos.

La mayoría de esos magistrados fueron ratificados por el CNM, continúan en sus cargos y este informe, conocido por todos los vocales de la Corte Suprema, fue mandado al archivo.

LA PRIMERA tuvo acceso al oficio Nº 008-2008, firmado por la secretaria general del Poder judicial, María del Carmen Gallardo, y dirigido al ex vocal supremo Roger Salas Gamboa, consigna la evaluación mental de los jueces examinados.

En la categoría “Trastornos de Personalidad” del referido documento aparece que el 50% de los jueces evaluados presentan esos trastornos. Asimismo, en esta parte del informe los psiquiatras detallan que los trastornos de personalidad detectados en los magistrados fueron: de tipo impulsivo, con rasgos de dependencia de la figura femenina, con rasgos de inmadurez e inestabilidad emocional y trastornos con rasgos sociopáticos de personalidad.

Las personas que presentan este último trastorno, según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (editado por la Asociación Americana de Psiquiatría), “muestran desprecio insensible por los derechos de los demás, expresan sus conflictos impulsiva e irresponsablemente. Toleran mal la frustración y, en ocasiones, son hostiles o violentas. A pesar de los problemas o el daño que causan a otros por su comportamiento antisocial no sienten remordimientos. Sus relaciones están llenas de deshonestidades”.

En tanto, el ítem “Trastornos Psiquiátricos” detalla que el 20% de los jueces están bajo sospecha de padecer trastornos cerebrales, el 30% tiene trastornos ansioso-depresivos y el 50% no presenta ningún trastorno. Asimismo, el 90% de los jueces sufren de estrés. También fueron detectados otros problemas médicos, siendo los más comunes los casos de obesidad, hipertensión, artritis y diabetes.

Esta evaluación de salud mental fue realizada mediante entrevistas clínicas psiquiátricas y psicométricas, practicadas en cada magistrado por dos psiquiatras separadamente, con cotejo y comparación de resultados para la elaboración del informe final sobre cada uno de los jueves evaluados, quienes tienen entre 48 a 68 años de edad.

El ex congresista Heriberto Benítez comentó que “este informe sobre los problemas mentales de jueces y fiscales fue sospechosamente ocultado para proteger a varios magistrados apristas o ligados al gobierno que debían ser ratificados por el CNM; por tal razón es necesario que se investigue exhaustivamente no sólo la reciente corrupción en el concurso público para jueces y fiscales supremos, sino también los procesos de evaluación y ratificación realizados en los últimos cinco años. Por eso tenemos jueces que amenazan con armas de fuego a la prensa”.

Marcelo Puelles
Redacción

Fuente

Jueces Españoles

No hay mecanismos para controlar la salud mental de quienes imparten justicia

• Sus herramientas de trabajo son la razón y la ley. Sin embargo, en España los jueces no tienen que someterse a revisiones periódicas de salud mental, requisito imprescindible para acceder a profesiones como las de bombero, piloto o policía. No existen controles psíquicos para los magistrados.

06/07/09
Muy cerca de la Audiencia Nacional y enfrente del Tribunal Supremo, en la calle Marqués de la Ensenada, de Madrid, los cinco miembros de la Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) instruyen expedientes sancionadores para los magistrados que no ejercen su labor con la debida diligencia. Hace cinco años, esta comisión deliberaba respecto a un magistrado que tenía pendientes cientos de sentencias. Un informe psicológico resumía la salud mental de aquel juez, titular de un juzgado de lo Penal único de una capital de provincia: “Trastorno depresivo recurrente por el que está recibiendo asistencia médico-psiquiátrica, lo que le ha producido una disminución de su impulso vital con incidencia en su producción laboral e intelectual”.
El CGPJ castigó al juez, equiparando su enfermedad mental con una negligencia profesional. Se le incoaron dos expedientes, con sus correspondientes multas. Puesto que la dolencia psíquica del juez no desapareció, la situación en su juzgado fue de mal en peor, llegando a tres años de retrasos en el dictado de sentencias. Finalmente, la Comisión Disciplinaria abogó por la jubilación forzosa por incapacidad permanente.
En España, para ser policía, bombero o piloto hay que demostrar que se está en pleno uso de las facultades mentales; estos profesionales deben someterse a controles periódicos de salud mental. Los jueces, no. Ni para ingresar en la judicatura ni durante su carrera están obligados a pasar pruebas para detectar trastornos psicológicos.
José Miquel López, que fue titular del Juzgado número 6 de Barcelona, llegó a simular un infarto en pleno juicio; otro día se puso a llorar ante la declaración de un acusado; en otra ocasión condenó a un testigo. Imponía a veces penas superiores a las que solicitaba el fiscal, algo prohibido por la ley. Y quizá lo más grave: mantuvo en prisión a una mujer a la que él mismo había absuelto previamente. Fue apartado de la carrera judicial en octubre de 1995 por “enfermedad grave”.
Setenta jueces y magistrados han sido jubilados por incapacidad permanente desde junio de 1995 –en la actualidad hay 4.860 jueces en activo–. Aproximadamente el 90 por ciento (es decir, al menos sesenta) lo fueron por trastornos psicológicos, según indican fuentes del CGPJ. La incapacidad de un juez también puede ser física, sobre todo en casos de graves enfermedades crónicas y terminales.
No parece ser lo que le ocurrió a María Luisa Borrego, ex titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Santander, jubilada forzosamente en marzo de 2007. Las noticias de la inestabilidad mental de la jueza le llegaron al CGPJ por parte de la fiscalía cántabra, que había recogido las quejas de buena parte de los funcionarios de aquel juzgado. La policía estuvo a punto de ver cómo fracasaba una operación contra una banda de falsificadores de tarjetas de crédito cuando la jueza Borrego ordenó a los agentes que devolvieran a los delincuentes las tarjetas falsas y los efectos que habían comprado con ellas, desde abrigos de piel hasta ordenadores. También llegó a pedir a la policía que no le enviaran detenidos por las tardes ni los días festivos, en los que a veces se negaba a trabajar, obviando las guardias a las que estaba obligada.

Padecimientos psíquicos
En octubre de 2006, el CGPJ reconoció que al menos una treintena de magistrados en activo sufrían “padecimientos psíquicos”. Desde entonces hasta hoy sólo una decena de jueces han sido incapacitados permanentemente por enfermedades mentales. En lo que va de año, un único magistrado ha sido jubilado forzosamente por incapacidad permanente. En 2008, fueron dos; en 2007, ocho, igual que en 2006; el año anterior fue el que más jubilaciones de este tipo ha sumado desde 1995: diez. Los motivos por los que se incapacita a los jueces se mantienen en secreto; en los acuerdos del Pleno tan sólo constan los términos lesión y patología.
Con sólo 32 años, Guillermo Forteza, que entonces era titular del Juzgado de Instrucción 14 de Valencia, fue jubilado por incapacidad permanente en 1989. Antes fue condenado por “coacción y vejación injusta” a su esposa. Se hizo popular por ordenar unas espectaculares redadas contra prostitutas. Los informes de dos médicos forenses y de un tribunal médico coincidieron en que el juez sufría “un trastorno de la personalidad que le hace incapaz para continuar desempeñando sus funciones judiciales”. Forteza se pasó entonces al mundo de la abogacía, y fue acusado, en dos ocasiones, de exigir dinero a los presos a cambio de conseguirles beneficios penitenciarios.
El magistrado Agustín Azparren conoce el mecanismo por el que se incapacita a un juez, ya que formó parte durante siete años de la Comisión Disciplinaria del CGPJ. “Cuando un juez es examinado psicológicamente por los médicos forenses, se emplean criterios genéricos, no centrados en la función judicial. Esto habría que cambiarlo”, opina Azparren. Este ex vocal del CGPJ cree que el número de incapacitaciones aumentaría si se llevara a cabo “una valoración más específica” de la salud mental de los jueces. “Lo óptimo sería que existiera una unidad médica especial para examinar a los jueces que lo precisen”, añade. De hecho, el anterior CGPJ –del que fue vocal este magistrado– propuso la creación de esta comisión médica, aunque sin éxito, de momento.
Tres años tardó el gobierno de los jueces en apartar de la carrera judicial a Manuel García Navarro, ex magistrado titular del Juzgado de Primera Instancia número 2 de Jaén. En ese tiempo, 140 juicios se quedaron sin sentencia, debido a las continuas bajas por problemas depresivos del juez. Tras su retirada forzosa, el juzgado debió repetir buena parte de aquellos juicios por separaciones, pensiones alimenticias y desahucios.
Antes de su inhabilitación definitiva, García Navarro fue expedientado dos veces. La vía sancionadora es la única que existe para apartar de la carrera a un juez que no está en plenas facultades mentales, lo que hace que el proceso sea largo y lento. En el caso del ex juez Ángel Falcón, titular del Juzgado de lo Penal único de Guadalajara, el CGPJ tardó nueve años en incapacitarlo. En ese tiempo, generó importantes retrasos y un tremendo caos en su juzgado ante sus continuas bajas por depresiones. Falcón juzgaba todos los crímenes cometidos en la provincia.
Miguel Ángel Jubero, portavoz de Jueces para la Democracia, considera que “no es lógico que se castigue al juez por una depresión. Hay que crear un catálogo de enfermedades profesionales propias de la carrera judicial, como las de carácter depresivo, ‘el síndrome del quemado’ y el estrés, e incluso físicas, como úlceras e insomnio”.
La portavoz del CGPJ, Gabriela Bravo, anunció a finales del pasado año que abrirían “una amplia reflexión” sobre las incapacidades permanentes de los jueces. “Hay personas que pueden estar afectadas con determinadas enfermedades y que sufren una merma importante en su capacidad, tanto volitiva como intelectual, y que en consecuencia seguramente ello les limitaría para el desempeño de sus funciones jurisdiccionales”, razonó Bravo, quien ha declinado explicar a esta revista si el actual CGPJ maneja algún proyecto para garantizar el equilibrio mental de los jueces españoles.
Jueces para la Democracia cree que los aspirantes a juez deberían someterse a una prueba psicológica previa. “No se trata de establecer perfiles para futuros jueces, sino de descartar candidatos con patologías psicológicas incompatibles con la función judicial –dice su portavoz, Miguel Ángel Jubero –. Si hay algún paranoico que quiere ser juez, que lo sepamos antes de que sea tarde”. Psicólogos consultados por esta revista señalan que la de los jueces es la profesión que menos acude a terapias. Pero nadie está a salvo de depresiones y trastornos de personalidad.

Fuente: Interviu

Jueces Italianos

Para ser juez hay que ser un perturbado mental, dice Berlusconi

Silvio Berlusconi sin camisa de fuerza.

DEIA, España, sábado 6 de septiembre del 2003

“Para ser juez hay que ser un perturbado mental”, afirmó Silvio Berlusconi,
primer ministro italiano y presidente de la UE.

El “Cavaliere” se mostró así de contundente en una entrevista concedida al director del peródico británico ‘The Spectator’, Boris Johnson, y a NicholasFarrel, editorialista del ‘La Voce di Rimini’.

“Los jueces están doblemente locos. En primer lugar, porque lo están
políticamente y en segundo lugar, porque están locos por naturaleza”, afirmó
Berlusconi, subrayando que “para desempeñar ese trabajo se debe ser un perturbado mental, se deben tener problemas psíquicos”. “Si realizan ese trabajo es porque son antropológicamente distintos al resto de la raza humana”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s