El Botijo transformista

Os expongo un comentario de una persona que por consumo de drogas se le ingresó en el psiquiátrico penitenciario de carabanchel cuyo cierre fue en 1990 comenta su experiencia en el psiquiátrico en una época que las pastillas no se disolvían en la boca no eran comprimidos bucodispersables

Sí orlegi, esa ley de Peligrosidad, que fue actualización o puesta al día de otra ley llamada de Vagos y Maleantes (¡toma ya!), a pesar de ser franquista, estuvo en vigor mucho tiempo, hasta 1992 en que volvió a ser “aggiornata”, o sea, actualizada, y para hacerla democrática le cambiaron el nombre y reformaron sus artículos (dejaron de perseguir a los homosexuales, p.ej.).

Esa ley, en vigor todavía (¡me cago en ellla!), hoy la conocemos y denostamos como Ley Corcuera o LO 1/92 de Protección de la Seguridad Ciudadana…

Aquella otra ley anterior, que sufrimos desde 1970 hasta 1992 (Mescaludo, tu y yo, entre muchos otros), perseguía el consumo de drogas y “eufemisticamente” hablando no penalizaba al consumidor (si sólo era esto, pues si en el juicio previo de Hacienda era multado, ello significaba tráfico y entonces era penado con talego).

Sin embargo, sí que le sancionaba con periodos de tres meses (o sea, cada tres meses se controlaba si había dejado de ser drogadicto y si seguía siéndolo se le aplicaba otro periodo deshabituador de tres meses, y así hasta que se corrigiera en sus hábitos malsanos y antisociales…); tres meses que habría de pasar en “casa de templanza” (¡vaya nombrecico moderno!).

Aunque aquella puta ley decía tener prevista la construcción de dichas “casas de templanza”, en realidad nunca se hicieron realidad, y por ello es que nos metían en psiquiátricos penitenciarios, los muy hijosdeputa. A mí, nada más entrar, después de haber pasado por la gobi, claro, me cortaron la melena al cero, me dieron unas alpargatas de cáñamo (¡sí, luego lo supe!), un mono azul y palante al dormitorio general con 40 majaras… y sin gayumbos ni na’, que dormí con el puto mono hasta que me llevaron ropa interior desde casa mis viejos.

También a mi me dieron pastis. Dos veces al día (antes de la siesta y después de la cena) pasábamos en fila india por delante de la puerta de enfermería donde había un enfermero con una bandeja de madera y en ella decenas de cajitas de cerillas con el nombre de cada “majara” conteniendo su medicación. El tío te metía la pasti en la boca, tenías que tragarla, claro, y para eso había un taburete delante suyo con un botijo de cerámica con agua…, empinabas el botijo, tragabas la pasti y abrías la boca para que el enfermero comprobará que la habías tragado…

Un día, uno de los majaras, que debía andar con el siroco puesto, empinó el botijo para beber y de bajada se lo estampó en toooo’l careto al boquerón de las pastis… ¡Jo, lo que nos reímos…!

Al día siguiente el botijo seguía siéndolo, aunque más pequeño y de color verde limón, pero de plástico…


En cuanto al “sinogán” que mencionas, orlegi2, cuantos no lo deseaban en el talego “con el “mono” aún puesto, llorosos y moqueantes” para poder dormir a gusto, a pierna suelta, nada más entrar en el sobre pulguero.

Junto a la fila de los “medicados” que recogían sus pastis en la ventanilla del bunker antes de las 21:00, siempre había otra casi fila paralela de “compradores” que tenían pillada la medicación de esquizoides, maniaco depresivos y majaras de otras psicopatologias.

Las pastillas de sinogán –que algunos llamaban “sinhogar” con nostálgica guasa– se deshacían y se espolvoreaban sobre el tabaco de un pitillo destripado. Una pasti bien administrada (je,je,je) daba para que durmieran del tirón dos o tres del chabolo. Y claro, recién entrado de la calle, tras del periodo a pan y mierda, sin poder dormir y tiritando podían sentar de maravilla de verdad.

En fin, serafín, otro día comentamos lo del mono dentro del talego… ¡También tiene tela…!

Fuente: Cannabiscafe
Anuncios

Una respuesta a “El Botijo transformista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s