Un test asturiano para detectar rasgos psicóticos en jóvenes es el mejor de España

Preguntas para detectar alarmas

Un test asturiano para detectar rasgos psicóticos en jóvenes es el mejor de España

Un equipo de investigadores de la Facultad de Psicología recoge hoy el premio por un trabajo de tres años
Sólo 51 preguntas sirven para alertar de riesgos en adolescentes que pueden dar en esquizofrenia


Aquí tenemos a los ingenuos

Por la izquierda, el catedrático de Psicometría, José Muñiz; los profesores de Psicología, Eduardo Fonseca y Mercedes Paíno, y el catedrático de Psicopatología, Serafín Lemos, los cuatro autores del trabajo premiado. luisma murias

Oviedo, Eduardo GARCÍA

El mejor test de España presentado en el año 2009. Es un test de detección precoz de riesgos de esquizotipia entre la población juvenil y tiene firma asturiana, un equipo de investigación de la Facultad de Psicología de la Universidad de Oviedo. El premio, instituido desde hace catorce años por la mayor empresa editora de test de España, será entregado hoy a las doce del mediodía en el salón de grados de Psicología.

Son 51 preguntas y tras ellas hay tres años de trabajo. Lo explica Eduardo Fonseca, profesor de la Facultad. «Comenzamos con un test de 141 preguntas que experimentamos con 300 adolescentes asturianos. La segunda fase consistió en un test con 120 preguntas que fueron contestadas por unos 1.700 escolares de 41 institutos de la región, representativos de la población asturiana. Así, fuimos limando hasta llegar a esas 51 preguntas» clave. No existía hasta la fecha un test de estas características en España.

Un test que a partir de ahora podrá ser puesto en valor por equipos clínicos y académicos. Son preguntas aparentemente sencillas, pero muy reflexionadas, dirigidas a un público juvenil entre los 14 y los 18 años, estudiantes de Secundaria, con un formato de puntuación de 1 a 5. «A mayor puntuación, mayor riesgo técnico de tener problemas psicológicos».

Los investigadores del departamento de Psicología son los catedráticos Serafín Lemos y José Muñiz y los profesores Eduardo Fonseca y Mercedes Paíno. Lo que evalúa el cuestionario son los riesgos ante la llamada esquizotipia, una alteración que puede sufrir hasta el 5% de la población general. De ellos aproximadamente un uno por ciento degenera en esquizofrenia, un trastorno ya muy grave que requiere intervención médica continuada.

«Está claro que si logramos detectar pronto los rasgos esquizotípicos se podría rebajar ese uno por ciento de la población que acabará sufriendo esquizofrenia», dice José Muñiz. Se lograría reducir el coste sanitario de la enfermedad, pero sobre todo el terrible coste emocional de los enfermos y sus familias.

«La esquizotipia viene a ser como la puerta de entrada de trastornos más graves», explica el profesor Serafín Lemos. Entre los esquizotípicos hay diferentes características, casi siempre complementarias, que se evalúan por separado en el test. Una se refiere a las alteraciones para percibir la realidad, «personas con rareza de pensamiento, con una lógica no convencional», a juicio de los investigadores. Otra característica a evaluar es la dimensión social, personas con acusado aislamiento, con dificultades de relación interpersonal. Y con anhedonia, que se puede traducir como incapacidad para disfrutar. El tercer elemento de estudio tiene que ver con la desorganización. Muchos de los que en el argot popular acaban convertidos en «gente rara» no son sino individuos esquizotípicos que en la mayoría de los casos podrán vivir con sus rarezas, pero sin tratamientos médicos y farmacológicos. «Tener una personalidad de riesgo no quiere decir ni mucho menos que vaya a acabar en una patología».

El campo de trabajo es general, pero aquí el género cuenta. Las chicas adolescentes identificadas con cierta propensión a la psicosis sufren con mayor frecuencia estadística experiencias extrañas, relacionadas con mundos tan variados como los ovnis, el esoterismo o las telepatías. En cambio los varones tienden más a la anhedonia (peor pronóstico el de ellos, por cierto).

A veces, señalan los investigadores, los perfiles de riesgo psicológico guardan relación con circunstancias que los alimentan, como el consumo de drogas, haber vivido una experiencia traumática o sufrir problemas depresivos, sin que se sepa muy bien cuál es la causa y cuál el efecto. «Cuando planteas el test a un grupo de adolescentes no les dices que lo que buscas es un riesgo de psicosis», aclara Mercedes Paíno.

Como dato anecdótico, el grupo de investigación recuerda que algunas de las preguntas de aquel primer bloque de 141 se cayeron sencillamente porque no eran entendidas por un número significativo de jóvenes. Eduardo Fonseca pone un ejemplo: la palabra «superstición». «¿Qué es una superstición?, nos preguntaban los estudiantes de Secundaria. Hubo que retirar la pregunta». Aquellas 141 primeras preguntas eran el resultado de la aportación de expertos y de la revisión de buena parte de los test que sobre el asunto funcionan en el mundo. Las 51 que al final quedaron son como la destilación definitiva. Una destilación de premio.

Algunas de las cuestiones planteadas en el formulario de 51 propuestas

Mis amuletos pueden llegar a hacer que apruebe un examen.

Creo que alguien trama algo contra mí.

Tengo muchas ideas en mi cabeza, pero no soy capaz de ponerlas en orden.

Tengo pocos amigos íntimos en los que puedo confiar.

Evito lugares públicos donde haya mucha gente porque sé que me pondré nervioso.

Mis familiares me han dicho que no confío en ellos para contarles mis problemas.

Mis compañeros la tienen tomada conmigo.

Oviedo, E. G.

Los investigadores dejan claro que el test no es ningún elemento definitivo de diagnóstico, sino «un instrumento de cribado». «Los test nos indican que hay que estar atentos si la puntuación global del test supera la del 85% de los jóvenes que lo realizan», señalan los autores del estudio. Y si sobrepasa, prudencia, «evitar si es posible la medicación y evitar, sobre todo, estigmatizar socialmente», que ese puede ser incluso un riesgo mayor.

El problema es más frecuente de lo que parece. «Sorprendería el número de jóvenes que dicen escuchar voces.

El problema no está tanto en oír esas voces como en la relación que se tenga con ellas. Hay gente que lo vive muy mal, otros que lo viven como meros ruidos y hay a quien incluso le generan creatividad. Es, por así decirlo, una esquizotipia benigna. Dalí, por ejemplo, era un esquizotípico de libro», dice Serafín Lemos.

Su compañero José Muñiz matiza: «En cualquier caso, oír voces sigue siendo un problema grave». «Sobre todo -recalca Lemos- cuando esas voces son omnipotentes y lo mismo te dicen que te tires por la ventana que cojas un cuchillo y ataques a los demás».

http://www.lne.es/sociedad-cultura/2010/01/14/test-asturiano-detectar-rasgos-psicoticos-jovenes-mejor-espana/859370.html

Lo mismo de siempre otro TEST  cuestionario para detectar problemas neuropsiquiátricos en los jóvenes ya hemos dicho miles de veces que los cuestionarios NUNCA pueden ser objetivos, por dos razones o premisas principales insoslayables.

La Inconsistencia Externa:

  1. Un test no comprueba la realidad de lo que clasifica, el test toma de partida que todos los hechos son delirios y los clasifica nosológicamente  bajo una puntuación.

La Inconsistencia Interna:

  1. Vertiente del que realiza el TEST: El test por muchos controles aritméticos  que tenga para controlar la veracidad, falla al 100% cuando alguien conscientemente va a querer pasar como sano mental o insano mental. Hay esquizofrénicos completamente ACOMPLEJADOS que son capaces de morir antes de admitir a sí mismos que sufren esquizofrenía o sanos que para cogerse unas vacaciones de meses o de por vida pagadas van a responder  lo que es considerado insano para salir como enfermo mental grave.
  2. Vertiente del que lo corrige: Diferentes puntuaciones  según escalas tienen diferentes interpretaciones según quién lo corrige  y lo que para unos es introvertido, obstinado, tenaz  para otros es dogmático, confuso o delirante.

He encontrado una explicación lega que le cae como anillo al dedo a este problema irreductible, ignorado por completos por estos “hinvestigadores”


La cabeza de los hinvestigadores es como un frontón no son capaces de entender lo obvio, devuelven siempre las críticas-pelotas con rebote


Mis amuletos pueden llegar a hacer que apruebe un examen.
Si mis amuletos tienen escritas las respuestas encima, desde luego que sí.

Creo que alguien trama algo contra mí.
¿Acaso no es posible que en un momento dado esto pueda ser verdad? ¿Todo el mundo es hamijo de todos?

Tengo muchas ideas en mi cabeza, pero no soy capaz de ponerlas en orden.
Eso le pasaba también a muchos genios. Peor sería “no necesito poner orden en mi cabeza porque está hueca”.

Tengo pocos amigos íntimos en los que puedo confiar.
Para mí, muchos amigos íntimos es una circunstancia poco creíble. Los íntimos, de verdad, son pocos, por definición.

Evito lugares públicos donde haya mucha gente porque sé que me pondré nervioso.
Sí, por ejemplo, las manifestaciones donde los antidisturbios reparten leña, las zonas de botellón llenas de niñatos borrachos, los lugares donde se congregan “hooligans” ingleses…

Mis familiares me han dicho que no confío en ellos para contarles mis problemas.
Por regla general suelo confiar mis problemas a quien sé que me va a poder ayudar. Mi madre poco va a poder hacer en algunas cuestiones.

Mis compañeros la tienen tomada conmigo.
¿Otra vez con lo mismo? Se ve que los encuestadores viven en el país de la piruleta donde todo el mundo se quiere y se lleva de puta madre.

Otro:

Ante una pregunta como esas, o como “¿Oye usted voces en su interior que le impulsan a incendiar cosas?”, el que responde que sí tiene que estar por cojones de vacile…

Menuda gilipollez lo de los test

Anuncios

4 Respuestas a “Un test asturiano para detectar rasgos psicóticos en jóvenes es el mejor de España

  1. Por favor, me urge un test que pueda diagnosticar problemas psicológicos graves en un adolescente.

    Les agradeceré de corazón la ayuda que me puedan brindar.

    Gracias.

  2. Para detectar trastornos psicóticos y de personalidad MMPI-II
    para detectar sólo trastornos de personalidad MILLON

    Aunque como ya he dicho en el post sirven de poco si el que lo hace no es sincero, por ejemplo el esquizofrénico que oye voces en la cabeza se encuentra con esta pregunta y si es insicero marcará que no. Más que los tests cuenta la entrevista diagnóstica y lo que digan los familiares o gente que conviva con él.
    Para tests verdaderamente científicos serían los diferentes escáneres SPECT etc y resonancias magnéticas o núcleares.

  3. y todos los que “escuchan voces” son esquizofrenicos? en el caso de un infante de 9 años o puede solo tratarse de amigos imaginarios?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s