La justicia chilena procesó por corrupción a una médica

La justicia chilena procesó por corrupción a una médica, pero quiere cárcel para los periodistas que la denunciaron
Ernesto Carmona

El periodismo chileno sufrió un nuevo embate con la decisión de una jueza de castigar a cuatro periodistas que denunciaron a una doctora que a cambio de dinero emitió licencias médicas por enfermedades que nunca existieron. La paradoja es que el mismo tribunal procesó también a la facultativa que cometió el delito de fraude contra el sistema de salud pública basándose …en el mismo trabajo de los periodistas que desea castigar.

La joven magistrada Viviana Cecilia Toro Ojeda, del 22 Juzgado del Crimen de Santiago, procesó al jefe de prensa de ChileVisión, Patricio Caldichoury Ríos, y a los periodistas Jaime Lara Montecinos, Raúl Poblete Barrios y Eugenio Salinas Cánepa, por supuesta infracción al artículo 161-A, inciso 1º, del Código Penal, por grabar con cámara oculta la venta de licencias médicas efectuada por la psiquiatra María Luisa Cordero Velásquez, un personaje local que utilizó la medicina para ingresar a la farándula en programas de radio y televisión.

La norma invocada por la magistrada castiga con penas de 61 días a 3 años “a quienes capten, reproduzcan imágenes o conversaciones privadas en lugares que no sean de libre acceso”. El mismo delito fue invocado contra los periodistas Caldichoury y Alejandro Guillier, más el ejecutivo Fernando de Aguirre, por demostrar con cámara oculta que el juez Daniel Calvo frecuentaba saunas gay en las horas libres que le dejaba un sonado caso de pedofilia que adquairió ribetes políticos.

Delito de corrupción

La jueza Toro Ojeda procesó a la doctora Cordero por el delito de fraude previsional demostrado en las imágenes y sonidos de un reportaje del programa “En la Mira” que exhibió a la facultativa negociando precios con los “pacientes” que la buscaron para obtener licencias médicas sin estar enfermos. En la discusión de la tarifa, la psiquiatra utilizó con sus “clientes” un lenguaje poco común en una galena.

El Colegio Médico expulsó a Cordero en junio de 2004, casi un año después que se difundió el reportaje, el 12 de agosto de 2003. Según el relato del diario La Cuarta, “el equipo ingresó con cámaras ocultas a la consulta de la doctora en avenida La Paz. Una vez dentro, dos reporteros (Lara y Poblete) se hicieron pasar por “enfermos”. Entonces, sin tomarles siquiera la presión sanguínea, Cordero les extendió las licencias”.

La psiquiatra, además, les instruyó acerca de qué debían responder ante una eventual fiscalización sobre sus síntomas:

?”¿Qué tengo que decir?”, le consultó un “paciente”.

?”Que empezaste con insomnio, crisis de pánico. Que te venía una cosa en el corazón y que creías que te ibas a morir”. Además, les ofreció recetas de fármacos por si eran fiscalizados.

Las imágenes mostraron a la psiquiatra cobrando y contando 30.000 pesos, unos 60 dólares. A uno de los pacientes que dijo estar afiliado al sistema público llamado Fondo Nacional de Salud (Fonasa) le ofreció boletas de honorarios a nombre de un tercero ?o un amigo? para recuperar lo gastado en su consulta, en perjuicio de cualquier Isapre u organización del sistema privado de salud previsional.

?”¡Calleuque el loro!” [mantén la boca cerrada], recomendó la doctora. El Fonasa no reembolsa gastos por consultas psiquiátricas.

La doctora Cordero explota hoy el papel de “víctima de la prensa, que invadió su intimidad”. Su abogado, Daniel Mackinnon, pidió el viernes al tribunal que extienda el procesamiento a otros periodistas que comentaron o exhibieron el bochornoso episodio, Jaime de Aguirre, Iván Núñez, Macarena Pizarro, Giancarlo Petaccia, Patricia Larraín y Alejandro Guillier, presidente del Colegio de Periodistas y hombre ancla de ChileVisión.

Reacción del Colegio de Periodistas

“La acción judicial contra estos periodistas es contradictoria con el procesamiento dictado por ese mismo tribunal en contra de la doctora María Luisa Cordero Velásquez, debido a que la jueza se basó esencialmente en las mismas pruebas presentadas por el programa “En la Mira”, de ChileVisión”, dijo Guillier.

El presidente del Colegio considera que “este nuevo atentado contra la libertad de información se suma a la petición del director general de Carabineros a la Fiscalía Nacional, en orden a restringir la entrega de información a los medios de comunicación y coincide con las críticas de personeros oficiales a la labor fiscalizadora de los periodistas”.

A juicio del dirigente de los periodistas, “este clima adverso a la libertad de información encuentra un eco soterrado en el Congreso, que ha postergado por años sus compromisos de modificar, precisar o suprimir normas restrictivas de la libre expresión, pese al reconocimiento expreso formulado por la Corte Suprema, en orden a que se trata de leyes ambiguas y mal redactadas”.

El periodista defendió indirectamente el uso de las cámaras ocultas, manifestando que “el fraude previsional es un delito de acción pública”, por lo que estimò “un absurdo jurídico pretender castigar a quienes descubireron el delito y lo denunciaron a la opinión pública”.

Guillier cree que los tribunales viven una “contradicción vital”, porque aceptan en los juicios la prueba de grabaciones con cámara oculta, pero simultáneamente persiguen a quienes las realizan. “Mas incoherente aún es procesar a periodistas por usar como elementos de prueba de un delito flagrante una grabación oculta, documento que los tribunales aceptan como prueba válida en los litigios judiciales”, afirmó Guillier, recordando que el Colegio Médico expulsó, además, a la facultativa por faltas graves contra la ética profesional tras conocer la información periodística que se hizo pública.

Guillier anunció que el Colegio de Periodistas convocará a las organizaciones gremiales y empresariales vinculadas al periodismo para reclamar local e internacionalmente por el libre ejercicio de la libertad de información. Según el dirigente de la orden, habrá que “recurrir en conjunto a todas las instancias nacionales e internacionales y poner término a esta reiterada violación del derecho a la información, contemplada en la Declaración Universal de los Derechos Humanos”.

Fuente: http://www.bolpress.com/art.php?Cod=2005004120

4 Respuestas a “La justicia chilena procesó por corrupción a una médica

  1. Pingback: Corrupción en Chile, psiquiatras venden bajas médicas « Psiquiatría NET·

  2. La Dra. Cordero fué y es la punta del iceberg. En todo caso, como humana que es, está propensa a errores como el común de los mortales. Debe cuidarse de no recaer. Como ser humano y como médico. La corrupción en nuestra dinámica de vida está presente en uno y mil grandes, pequeños hechos y detalles.
    El que esté libre de pecado que lance la primera piedra. La ocasión hace al ladrón. Que los hay en todas las esferas de un mundo político y social. Muchos roban a manos llenas y nunca se supo. Las cosas se saben cuando se descubren por azar, por denunciar, por pesquisar, otros. Tantos delitos y acciones persisten en la penumbra. Es una constante diversa. Menos si no se denuncia ni se delata. No existirían actos de corrupción si no existiesen proveedores y además consumidores del delito, por así decirlo. La Dra. Cordero, solo es una parte de una acción nefasta. Responde a una necesidad? creada por un mundo de lucro, de necesidades no prioritarias que caen en lo delictivo. Filosofía? basada en los espíritus de consumo, ganancia y alabanza a los estados fraudulentos. En nuestra sociedad todos somos verdades a medias.
    portamos mucho de hipócritas, ser aprovechadores de las oportunidades, que casi siempre tienen base aprovechadora y no siempre sana, de regateos menos ¿santos?. La Dra. Cordero es niña de pecho, en comparación a tanto robo hormiga, montañas de metales que se filtran y diluyen por grietas que van a dar a cualquier parte, casi todo a puerto extranjero, dejando socavones y montañas de escoria que el viento arrastra a las aguas, tierra, aire que respiramos. Tanto más de acciones fraudulentas y en medio del misterio. Dicen de que la ocasión hace al ladrón. Puede que en algunas oportunidades, pero no siempre. Existen las excepciones. Salvese quién pueda en este mundo. También la Dra. Cordero.
    Errar es humano y perdonar es divino. Eso es, para todos. Entre males mayores y menores, la Dra. Cordero es una raya en el agua. Por gente como ella, cientos y miles deben estar agradecidos de jubilar, sin haber trabajado un día a nadie. A punta de licencias médicas fraudulentas por décadas. Haber gozados de relax intermitentes, eternos, de todas hierbas. Usando el tiempo de ¿enfermos? matuteando o en otras actividades lucrativas. Hoy, gozando algunos de ¿descanso merecido? y en paz, junto a la familia. O siguiendo en las mismas estrategias del ayer. Que las acciones de la Dra. Cordero han existido siempre.
    En todos esos beneficiados y otros tipos también de acciones poco santas, que nadie ve, se da cuenta, en medio de comunidades expertas en hacer “vistas gordas”, expertas en colusiones, como es una gran parte de nuestra sociedad del pasado, hoy y no se sabe si en el ¿mañana?, se debe agradecer. Tarde o temprano, de fe o de no de fe, creyentes o no, seamos quienes seamos, debemos ser siempre agradecidos. Se entiendan o no las causas. Ante la duda debemos abstenernos. Nobleza obliga y en este mundo, no todos podemos ser parte de la aristocracia, de la realeza, pero si por suerte, de la nobleza de espíritu.
    Todavía existe en alguna parte. Puede que a la vuelta de la esquina.

  3. El cuarteto paso de justicieros a ajusticiados y deben cancelar $ 75.000.000 a la Dr. por malas practicas, además ese canal enfrenta demandas por $ 1.000.000, año 2012, por las mismas practicas. Estas mismas ISAPRES que tienen utilidades que rayan en la usura, ! por favor! accionista de las mismas farmacias que se coludieron para esquilmar a los chilenos, ! por favor!

  4. Esperanza se defiende como si fuera la misma doctora Cordero, que ha cometido un delito menor, que todos lo hacen, que la corrupción es generalizada, en buenas cuentas, ella quisiera que traficar con licencias falsas fuera considerado ético y profesional por la legislación, pues muchos lo hacen, ella también y en gran volumen, le permitió ganar mucha plata.
    Es absurdo que los periodistas que la denunciaron, haciendo un gran servicio a la sociedad y al gremio médico, hayan sido condenados por una maldita ley que prohibe filmar en recintos privados. Sin embargo, la constatación de las malas prácticas médicas de la doctora Cordero por esa filmación ha sido utilizada por la justicia para acusarla de corrupción y fraude previsional, litigio que aún se ventila en tribunales y que seguramente, permitirá condenar a la Cordero. En buena hora, pues fue expulsada del Colegio Médico por malas prácticas y ha perdido toda acreditación en instituciones médicas o previsionales. Por eso se dedica a la televisión basura, fomentando escándalos y realizando diagnósticos psiquiátricos negativos a medio mundo, lo que no le ha sido solicitado jamás por los aludidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s