La Gran Epidemia Invisible: Depresión-Ansiedad

Para los lectores del blog les pongo de nuevo otra noticia sobre la gran epidemia infradiagnosticada de ansiedad y depresión que no se reconoce porque los pacientes tienen vergüenza por el estigma social de ir al médico o psiquiatra para tratar su problema.

Otro ejemplo de pensamiento distorsionado de la psiquiatría. Siendo curioso que el 95% de pacientes de salud mental son del tipo ansioso-depresivo. Los psicóticos son rara avis en un centro de salud mental, siendo que muchos psicóticos reales no saben si están en la oficina del Inem o en un consultorio médico real, y están a la espera que las farmacéuticas saquen nuevos antipsicóticos gutamatérgicos, porque del psiquiatra ya sabe que no le puede pedir más que a una máquina de vending.

Muchos depresivos o ansiosos , no van al médico porque saben que su ansiedad o depresión es derivada de multitud de problemas diversos, laborales, económicos, familiares, enfermedades reales. Que tomar una droga no les va a solucionar nada el malestar real más que estar agilipollados.

 

Los que van a Salud Mental, es por coger beneficios secundarios bajas médicas, incapacidades permanentes, o temporales de duración muy larga. Si no hay beneficio secundario no iría nadie.

El estigma social es un invento de los psiquiatras, cuando hoy está bien visto cogerse bajas por depresión por parte del trabajador, de lo cotidiano que es que antes era una hazaña que metía el trabajador un gol (la baja) al empresario, que hoy no se comenta más que con una ligera sonrisa.

Mutatus mutandi, la terapéutica “anti-depresiva” de tales errores diagnósticos es también equivocada. Problemas de diagnósticos inadecuados o falsos Con 37 años de trabajo en la especialidad, me permito decirles que mi estadística difiere. Según mis cálculos, un 80 % de los diagnósticos de depresión son equivocados y asimismo, un enorme porcentaje de tales pseudodiagnósticos no los realizan psiquiatras con experiencia, sino médicos de todas las especialidades, psicólogos, psicoterapeutas y psicoanalistas no entrenados para tal decisión terapéutica.

Según el artículo que les envio al final de este envío, se diagnostican como depresión, lo que son: -respuestas normales “emotivas o hiperemotivas” secundarias a situaciones conflictivas y/o pseudotraumàticas claras, concretas y recientes -sentimientos de tristeza profundos -estados de dolor (intensos y hasta graves) por reacción a pérdidas -niveles altos de angustia por “coups de la vie” (golpes de la vida)

La mitad de las personas con depresión están sin diagnosticar por el estigma social

La principal causa del fracaso terapéutico de estos pacientes es el incumplimiento de los tratamientos.

En el Estado se registran cuatro millones de enfermos que sufren depresión u otros trastornos del ánimo, pero los psiquiatras reiteran que hay más personas “infradiagnosticadas que diagnosticadas”. Una situación que tiene lugar también en la CAV y que no se debiera dar, ya que estas patologías causan gran sufrimiento entre quienes las padecen. La estigmatización de las personas que sufren depresión y la banalización de la ansiedad son algunos de los factores que motivan que la mitad de los enfermos con trastornos de ánimo no estén diagnosticados.

El doctor Enrique García Bernardo, jefe del servicio de Psiquiatría del hospital Gregorio Marañón, ha participado junto a Miquel Roca, profesor de Psiquiatría de la UIB, y Fernando Cañas, jefe del Departamento de Psiquiatría del hospital R. Lafora de Madrid, en un seminario organizado por Lundbeck sobre trastornos del ánimo, bajo el titulo Las claves de la melancolía. Como recalca García Bernardo, todas las depresiones deben tratarse porque producen mucho dolor , pero reconoce “la principal causa del fracaso terapéutico de estos pacientes es el incumplimiento de los tratamientos”

Los expertos se refirieron al hecho contrastado de que muchas personas con síntomas claros de depresión u otros trastornos del ánimo no acuden a consulta por considerarlos “como algo normal en nuestros días” o bien por la estigmatización de la sociedad al respecto de las enfermedades mentales.

El psiquiatra Fernando Cañas explicó que “hay muchos mitos” alrededor de la depresión, como “que no tiene cura” o que la depresión se da por “debilidad” o por “no tener capacidad para afrontar situaciones adversas”.

Y es que la depresión se produce debido a “un conjunto de combinaciones y no a una sola causa”, ya que tiene “un componente biológico -anomalías en dos neurotransmisores: la serotonina y la noradrenalina- y psicosocial -personalidad, acontecimientos vitales y entorno social-. Por ello su tratamiento se afronta desde “la terapia farmacológica y psicológica”.

Tratamientos La efectividad de los tratamientos para los distintos trastornos se eleva entre un 60-80%. Los pacientes deben mantener el tratamiento entre 6 y 9 semanas, que será cuando verán una gran mejoría. Sin embargo muchos de los fracasos se deben a la falta de constancia a las indicaciones, explica García Bernardo, quien considera que los pacientes esperan de forma errónea, que los efectos tienen que ser drásticos, fulminantes.

El profesor de Psiquiatría de la Universidad Islas Baleares, Miquel Roca, explicó que la tendencia de estos trastornos mentales es de “convertirse en crónicos”, lo que supone un aumento de las posibilidades de suicidio y conflictos familiares. Por ello alerta de la necesidad de que el sistema sanitario “sea capaz de equiparar la atención de las enfermedades metnales con todo lo que hace por el resto de las enfermedades”.

Los psiquiatras aconsejan incrementar el nivel de conocimiento sobre síntomas, erradicar la estigmatización mediante la información a la población y evitar la “banalización” de esta patología; ya que de esta manera se mejorará el diagnóstico, el tratamiento, y se evitarán las recaídas frecuentes y, por tanto, se mejorará la calidad de vida de las personas que la padecen.

Por su parte, el doctor Fernando Cañas, afirma que el paciente no tiene la culpa de sufrir una depresión. Esto hay que dejárselo claro, así como también que los fármacos no son para toda la vida. Para mejorar esta situación en el Estado, se aboga por la implicación, cada vez mayor, de la Atención Primaria, que ya atiende al 90% de los pacientes con síntomas de depresión y ansiedad. Para ello hay que dotarles de formación y recursos suficientes para diagnostiar y tratar correctamente, recalca Cañas.

Los trastornos del ánimo se convertirán dentro de 12 años en la segunda causa de discapacidad tras las enfermedades cardiovaculares, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). La depresión es más frecuente en mujeres que en hombres, en una proporción de 2 a uno. Aunque las razones de esta diferencia se desconocen, parece que las mujeres están expuestas a más factores de riesgo de sufrir estas patologías que los varones.

Fuente: DEIA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s