Sorteando incapacidades no contributivas por contributivas

EL TRUCO QUE EL BROTE SE PRODUZCA EN EL TRABAJO Y SI ES PÚBLICO MEJOR por jueces que no tienen ni la más remota idea de lo que sentencian

Esquizofrénico a causa de la mili


El Supremo condena a Defensa a pagar una pesión.

Cuando el joven alicantino Pedro Pérez Cuadrado, de 17 años, se fue en 1988 a hacer la mili como paracaidista voluntario a Madrid, la vida le sonreía. Cuando volvió un año después era un enfermo de esquizofrenia que nunca podría trabajar. Ahora, tras diez años de duros pleitos judiciales, el Tribunal Supremo le ha dado finalmente la razón. Pedro Pérez tiene derecho a cobrar una pensión por invalidez absoluta y Defensa deberá pagarla. Los jueces consideran que su enfermedad es consecuencia del ‘estrés’ que sufrió durante el servicio militar en uno de los cuerpos más duros y exigentes del Ejército español. Permaneció 75 días en el calobozo, de los que 26 estuvo en completa incomunicación. Manuel Pérez, padre de Pedro Pérez, recibió, un año después de la marcha de su hijo, una única llamada telefónica del hospital civil Gregorio Marañón. El joven había sido ingresado por sufrir un ‘brote esquizofrénico’. ‘Me lo encontré atado a una cama, con los brazos esposados y sin afeitar. Les rogué [a los enfermeros] que, al menos, lo afeitaran’, recuerda. A Manuel le costó mucho asimilar lo que los médicos le explicaron: su hijo sufría esquizofrenia, una enfermedad mental incurable que lo iba a incapacitar de por vida para cualquier profesión.’No me lo podía creer. Mi hijo no había tenido nunca ningún problema psiquiátrico. Era un chaval normal’, recuerda el padre. Días después, Manuel se llevó a su hijo de vuelta a casa. Desde entonces, las crisis esquizofrénicas son intermitentes en la vida de Pedro Pérez y nunca ha podido trabajar. Varias veces al año es ingresado en un hospital alicantino para ser tratado. La familia emprendió entonces una larga batalla judicial que ha durado diez años y que acabó hace unos días en la Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Supremo. La sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Manuel Antonio Xiol Ríos, considera que la ‘invalidez absoluta’ que sufre Pedro Pérez se produjo ‘en acto de servicio’ y que, por lo tanto, Defensa debe pagarle una pensión mensual de algo más de 1.500 euros al mes, la máxima legal. Pedro Pérez Cuadrado pasó, con 17 años, 26 días incomunicado en un calabozo militar La esquizofrenia es una ‘enfermedad neurodegenerativa que se adquiere en las primeras fases del desarrollo cerebral’, explica Jerónimo Saiz Ruiz, jefe del servicio de psiquiatría del hospital madrileño Ramón y Cajal y autor del libro Esquizofrenia: enfermedad del cerebro y reto social. ‘La enfermedad se manifiesta en la edad adulta, ante una situación de estrés como la mili. Eso es el desencadenante, pero sólo actúa sobre las personas que están predispuestas a padecerla’, añade el psiquiatra. Por estos motivos, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid eximió, en marzo de 1997, al Ejército de cualquier responsabilidad en la enfermedad de Pedro Pérez. Este tribunal consideró que el recluta ya estaba enfermo cuando se alistó. Pero ahora, los magistrados del Supremo consideran que Pedro Pérez sólo puede considerase enfermo desde el momento en que sufrió el ‘brote esquizofrénico’. Por ello, en su sentencia, que no admite recurso, establecen que el recluta ‘no padecía enfermedad alguna antes de su ingreso’ y que, además, la esquizofrenia ‘fue contraída con las actividades del servicio militar’. ‘Es la primera vez que un tribunal responsabiliza al Ejército por la aparición de la esquizofrenia en un soldado’, destaca el abogado de la familia, Alberto Pérez Hernanz. ‘En casos parecidos, los tribunales daban siempre la razón al Ejército, y las familias se encontraban solas ante este drama. Son chavales jóvenes que no han trabajado nunca y que, por ello, sólo pueden cobrar la pensión no contributiva [258 euros] en caso de invalidez’, explica el letrado. La mili de Pedro Pérez fue de aquellas que prefieren olvidar quienes las han pasado. El recluta no se lo relató a sus padres, pero sufrió dos accidentes: uno durante un salto con paracaídas y otro en un turno de limpieza, sin contar los 75 días de calabozo. Ahora, los jueces creen que el Ministerio de Defensa debe compensarle por las consecuencias.

***
Comentario:

Como se ve la justicia es la ruleta al azar y la ignorancia más abrumadora es la norma, dejando de lado los requisitos formales para acudir al supremo ya que taxivamente se alude a que la valoración de la prueba es competencia exclusiva de los tribunales ordinarios y muy excepcionalmete se entra en ello por interés general y legal ya que no es válido acudir con ese motivo a casación. Aquí se entra a valorar la prueba sin cortapisas dando una resolución de chiste, que la enfermedad esquizofrenia empezó en el servicio militar entonces lo que tendrían que hacer todos lo que cobren pensión no contributiva es entrar en el ejército alegar que la enfermedad se inició ahí en vez de alegar psicosis para librarse del servicio militar y cobrar una triste pensión no contributiva, con este tipo de magistrados hunden la seguridad social en unas horas.

***

Una sentencia para enmarcar en el cuadro de los disparates judiciales

Si se aplicara en un invento como “la adicción a internet” en vez de librarse de la mili podrían pedir la incapacidad absoluta contributiva ya que la patología no se manifesta hasta que están en la mili.

***

Los finlandeses pueden alegar ‘adicción a Internet’ para librarse de la mili

REUTERS 4 de agosto de 2004

HELSINKI.- Hay quien alega la presunta ‘adicción a Internet’ como excusa para casi todo, como un grupo de finlandeses que han sido eximidos de cumplir la totalidad del servicio militar por su ‘adicción a la Red’, según comunicaron las propias Fuerzas Armadas del país nórdico.

Según informa Reuters, los médicos hallaron que los jóvenes echaban demasiado de menos sus ordenadores como para pasar los seis meses obligatorios en el Ejército.

“Para quienes juegan videojuegos (en Internet) toda la noche y no tienen amigos, no tienen aficiones, llegar al Ejército es un shock muy grande”, aseguró el comandante Jyrki Kivela. “Algunos reclutas van al médico y dicen que no pueden estar aquí. Algunas veces, los médicos han dicho que tienen adicción a Internet”, afirmó.

No obstante, no existen cifras oficiales del índice de deserciones por esa supuesta (y más que discutible) ‘adicción a Internet’. En cuando a los soldados que reciben tan curiosa baja médica, “se les envía a casa y después de tres años tienen que volver y les preguntamos si están bien. Habrán tenido tiempo para crecer”, apuntó Kivela.

Finlandia reclutó el pasado años a 26.500 hombres, de los que un 9% fue excluido por razones médicas. Sin embargo, las deserciones por ‘adicción a Internet’ no han hecho mella en el orgullo nacional de los finlandeses, que se consideran a sí mismos duros y resistentes.

“Estamos muy orgullosos de los hombres finlandeses. El 82% de los finlandeses hacen el servicio militar completo”, concluyó Kivela.

Fuente: El Mundo

Anuncios

Una respuesta a “Sorteando incapacidades no contributivas por contributivas

  1. Pingback: Cómo detectar enfermos mentales « Psiquiatría NET·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s