Ginemedex-TCB, Aborto

AHORA

Ginemedex-TCB

Extractado

de ForumLibertas

2. El señor Morín deja claro que no hay ningún problema para abortar y que la cuestión de la “enfermedad mental” es un puro trámite burocrático. Lo enfatiza incluso con una actitud despectiva hacia lo que llama la “burocracia”.

Sin embargo, una transcripción de los diálogos en inglés que hemos realizado en ForumLibertas demuestra claramente que para él rellenar los formularios psicológicos son un trámite, la única forma de justificar, con una pantomima, el aborto ante la ley. Ofrecemos la transcripción más significativa de los diálogos en inglés entre los periodistas y el magnate del aborto.

-¿Test psicológico?
-Sí.
-¿Por qué?
-La única forma en que podemos hacer esto es demostrar que tú estás, o puedes estar, con ansiedad o depresión …. Porque la ley dice que si quieres un aborto es porque tienes un problema psicológico tan grande que entonces podemos ayudarte.
-O sea, que dices que tienes eso…
-Sí, es burocracia.

[Minuto 21]

– La ley en este país -explica Morín- dice que para abortar has de estar bajo un problema psicologico grave, y la forma de demostrarlo es con este test. ¿Seguro que quieres hacerlo?
-Sí -responde la chica.

-¿Tienes el dinero? -pregunta una secretaria
-Sí, pero no aquí, está en el hotel. ¿Cuánto cuesta?
– Cuatro mil euros
– Bueno, vamos al hotel a buscarlo y volvemos

*** Minuto 27

La ley en España -explica Morín- dice que si tienes enfermedad mental o puedes tenerla, puedes ir a diversos psiquiatras, antes de intentarlo. Y así no hay límites. Esta chica ha ido a dos, y el segundo ha dicho que vaya a un tercero.
– ¿Y qué pasa con la moral?
– Es cosa suya, mía… usted tiene su moral, yo la mía…
– ¿Pero usted tiene moral?
– Eso lo tiene que decidir usted, yo ya sé lo que tengo.

ABC

Más allá de las declaraciones de los detenidos, la investigación del caso, que lleva la Guardia Civil bajo el mando de la juez instructora prosigue; y cada vez se antoja como una tarea más ardua. Además de analizar la ingente documentación que se incautó de las clínicas registradas y dilucidar la implicación de los detenidos en supuestos abortos ilegales, los investigadores también han puesto su punto de mira en el otro lado del delito: las clientas de las clínicas investigadas. Al menos tres mujeres que contrataron los servicios de las clínicas ya han acudido a declarar ante la Guardia Civil después de ser citadas como imputadas tras aparecer sus nombres en informes médicos de abortos en tela de juicio. De hecho, estas tres mujeres reconocieron que sus expedientes médicos incluían informes psiquiátricos, pese a que ellas no habían sido visitadas por ningún especialista en esta materia. Esta práctica fraudulentea abonaría la sospecha de que Morín tenía psiquiatras a sueldo que firmaban los preceptivos informes psicológicos sin ni ver a las pacientes.

El cotejo de aquellos informes sospechosos que se hallaron en el registro de las clínicas, mediante la declaración de las afectadas, podría llevar a los investigadores a invertir meses de trabajo, puesto que algunas fuentes estiman que se están revisando unos 2.000 informes médicos de mujeres que acudieron a las clínicas de Morín a abortar, muchas de ellas extranjeras, si bien no todos los abortos están en tela de juicio. Eso trata de corroborar la Guardia Civil.

Fuente: ABC

El Mundo

ELMUNDO.ES / AGENCIAS
BARCELONA.- La titular del Juzgado de Instrucción número 33 de Barcelona, Elisabeth Castelló, que lleva la investigación sobre las clínicas barcelonesas que supuestamente realizaban abortos ilegales, ha decidido decretar prisión incondicional para tres de los seis detenidos, entre los que se encuentra el director de los centros investigados, el doctor Carlos Morín.

En concreto, la juez ha decretado prisión provisional sin fianza para el director de las clínicas, el doctor Carlos Morín, y para Mª Luisa D. S y Virtudes S. V. por diversos delitos de aborto, asociación ilícita, intrusismo y falsedad documental.

Estas mujeres habrían identificado en fotografías al doctor Carlos Morín como el facultativo que llevó a cabo las intervenciones, pese a que, en muchos de los partes quirúrgicos no aparecía su firma, sino la de otros galenos. También habría sido reconocido un empleado de los centros que, presuntamente, ejercía como anestesista pese a no contar con el título que acreditara su capacidad para llevar a cabo esta función.

También ha trascendido que muchas de las intervenidas no recibían ningún tipo de recibo después de ser sometidas a la operación y haberla pagado.

Fuente

 


INVESTIGACIÓN PERSONAL

Para realizar esta pequeña investigación, no tuve que llamar a un detective, ni mucho menos a la policía. Bastó con una guía de teléfonos. La guía QDQ. Dos llamadas a sendas clínicas de Madrid escogidas al azar, me demostraron la facilidad que podía tener para quitar la vida a mi hijo, sin que tuviera que pagar con la cárcel por ello. Tan sólo pagaría dinero. Sólo dinero. Nada más que dinero… Lo que relato son conversaciones increíbles pero reales efectuadas por mí mismo. No están grabadas, sino que tomé notas a mano. Entre lo que anoté a mano y lo que recuerdo de memoria he compuesto lo que a continuación transcribiré. Sólo he escrito aquello que recuerdo con suficiente certeza o que anoté con precisión. No hay errores en los signos de puntuación, que pretenden reflejar el ritmo de la conversación. Por último: sólo son ficticios los nombres.
Primera llamada:

– Hola, buenos días… ¿Clínica Los Pinochos?
– Si buenos días dime.
– Bueno… he visto su anuncio en la guía QDQ y bueno, mi mujer está embarazada y claro…
– ¿De cuánto está?
– Pues de 18 semanas
– Pues son 765 euros todo incluido: La visita previa, la consulta con el psiquiatra, la anestesia y la operación.
– Ah pero, ¿consulta con un psiquiatra? ¿Y eso?
– Pues hombre, para poder acogernos a algún supuesto. Si no sería ilegal no se si me comprendes.
– Ya pero bueno, mi mujer está bien de salud, lo que pasa es que no queremos tener este hijo.
– Ya pero te digo: tenemos que acogernos a algún supuesto si no sería ilegal. No se si me entiendes.
– Pero y si el psiquiatra ve que mi mujer esta bien, entonces no podríamos hacerlo?
– No, vamos a ver: el psiquiatra está para certificar que el aborto está dentro del supuesto. Entonces diríamos que es por causas psicológicas.
– ¿Ecológicas?
– No, no, psicológicas. Psicológicas. Causas psicológicas.
– Ah, que le había entendido ecológicas. Bueno, admiten tarjetas?
– Se puede pagar en metálico o con tarjetas.
– Bueno, no sé. Estamos un poco así. Si acaso lo vamos a hablar y ya la llamaré.
– Ya pero ten en cuenta que ¿me has dicho que tu mujer está de cuantas semanas?
– De 18.
– Pues ¿Y cuando se lo han diagnosticado?
– ¿El qué?
– Quiero decir, que cuando la han dicho que estaba de 18 semanas?
– Pues… no sé, la semana pasada… Ah no, espera, que fue hace dos semanas que la acompañé yo.
– ¡Hay! ¡Pues entonces ya no es lo mismo! ¿Dices que fue hace dos semanas? ¿Pero qué día de la semana?
– Pues… el martes creo yo. Si, el martes, que fui con ella.
– A ver… el martes… El martes 10… ¿entonces dices que os dijeron que estaba de 18 semanas?
– Sí. Bueno, 18 y algunos días.
– ¡Uf! Pues entonces está ahora de 20 semanas… casi de 21
– Ah pues es verdad ¿Y qué pasa?
– Pues que nos metemos ya en la 22 y si nos pasamos pues ya no os lo podemos hacer
– Ah, ¿pero y eso por qué?
– Porque aquí sólo hacemos hasta la 22. Para más de 22 os tendríamos que mandar a una clínica de Barcelona que esa sí los hace.
– Bueno, no sé… no creía yo que… la verdad es que es un flas.
– Yo si quieres te puedo dar cita para esta tarde o para mañana por la mañana.
– No sé, voy a hablarlo y si acaso ya le llamo.
– Como quieras.
– Vale, adiós.
– Adiós.

Segunda llamada a otra clínica:

– Hola buenos días. ¿Clínica Los bitels?.
– Si buenos días dígame…
– Bueno… he visto su anuncio en la guía QDQ y queremos abortar.
– ¿Sabe de cuantas semanas está?.
– Pues de 19 semanas.
– Bien.. Le explico: le tendría que dar cita para una consulta previa. Le haríamos una ecografía y luego tendría una consulta de psiquiatría. Luego ya le daríamos cita para la intervención.
– Bueno, pero… ¿No habrá problemas con la policía? Es que mi mujer no está mala: sólo que no nos apetece tener un hijo.
– Vamos a ver: el aborto es legal. ¿Vale? No se trata de que su mujer esté o no esté mal. Es para certificar que viene voluntariamente, y no viene coaccionada. ¿Me entiende? Es la mujer la que tiene que decidir. Y para eso está la consulta con el psiquiatra. No tiene nada que ver con que si su mujer esté mala o no esté mala.
– Ah pero, ¿Entonces no habría problemas si se entera la policía?
– ¡Claro que no! Para eso está la consulta con el psiquiatra. Porque ella quiere abortar, ¿no?.
– Sí… Sí…
– Bueno, pues le digo: si quiere le doy cita para hoy o mañana, ¿Cuándo prefiere?.
– Bueno, ¿Cuánto costaría?.
– 850 euros si es de 19 semanas. Para 20 serían 1.265 y para 22, 1.420.
– ¿Y sería legal?.
– Vamos a ver: el aborto en España es legal. ¿Vale? Es legal. Pero el psiquiatra tiene que certificar que nos estamos acogiendo al riesgo de salud psíquica. ¿Me comprende?.
– Pero y si el psiquiatra ve que mi mujer esta bien, ¿entonces no podríamos hacerlo?.
– No, claro: Si la ve que ella no está convencida o que no quiere abortar voluntariamente, entonces no…
– Bueno, ¿admiten tarjetas?
– No. Sólo admitimos el pago en metálico.
– Bueno, no sé. Es que no tengo dinero. Si acaso me admite una tarjeta de crédito o si no ya cuando cobre.
– Espere, que le voy a pasar con fulana de tal, que es las relaciones públicas a ver que ella le diga… le paso.

Me pasaron con una mujer cuyo dulce tono de voz anestesiaba. Casi daban ganas de decir: “Anda bonita, anestésiame más”. La conversación fue como sigue:

– Buenos días.
– Buenos días… Me han dicho que queréis abortar… ¿Qué problema tenéis?…
– Bueno, ninguno. Lo que pasa es que ahora no tengo todo el dinero. Si acaso quizá ahora que voy a cobrar…
– ¿Y de cuanto está?…
– De 19 semanas.
– ¿Cuándo se lo han dicho?…
– Pues… fue la semana pasada.
– ¿Y qué día de la semana?
– Pues… el martes.
– Mmm… Martes 17… entonces está de 20 semanas… El precio subiría.
– ¿Todavía más? ¡Ay jolín! Entonces ya para el mes que viene mejor que habré cobrado…
– Vamos a ver. Yo si quieres lo que puedo hacer es que le doy cita para esta tarde y aunque sea se lo hacemos esta semana.
– Bueno, vale… no sé, voy a hablar con ella.
– Pero dígame, ¿Ella quiere abortar?…
– Hombre, pues… si, pero claro, le da cosa por si es un niño.
– ¿Cómo que si es un niño?…
– Pues que ella dice que siente las patadas y que en la ecografía se veía el corazón y claro, pues si hay una vida y dice: “¿No iremos a matar a un niño?” Y yo la digo que no, pero a ver si usted la convence.
– Mire usted: ¿Es usted su marido?
– Si, soy yo.
– Bueno: Yo no voy a tratar de convencerla. Es ella la que si no quiere no va a abortar. Yo no la voy a tratar de convencer. En cuanto a lo del latido cardíaco, ¡Por supuesto que hay latido cardíaco! ¡Hay latido desde la séptima semana! Ahora, en cuanto a si hay vida o no, eso es algo muy relativo que depende de lo que cada uno entienda por vida. ¿Vida? Bueno, ¿Y qué entendemos por vida? Es algo muy relativo, y depende de distintos factores, creencias, educación… Yo, si quieres te puedo dar cita para esta tarde o para mañana por la mañana. Le haríamos el aborto para el sábado pero tendría que ser a primera hora y tendría que pasar un día en la clínica.
– No sé, voy a hablarlo. Ya la llamaré.
– Si me llamas, pregunta por fulana de tal
– Bien, de acuerdo. Muchas gracias.
– De nada. Adiós.
David del Fresno
daviddft@mi.madritel.es
http://www.elimperiodelamuerte.blogspot.com
www.elimperiodelavida.blogspot.com

 


 

Un psiquiatra que falseó informes para abortar trabaja en Can Brians

Otra ex empleada de se une a la causa contra el ginecólogo Morin.

28/11/2007 MAYKA NAVARRO / J. G. ALBALAT

Morin cubre con una bata sus manos esposadas, el lunes.
Foto: DANNY CAMINAL

Uno de los dos psiquiatras que firmó los informes psicológicos que daban cobertura legal a algunos de los abortos practicados en las clínicas del ginecólogo Carlos Morin trabaja en la prisión de Can Brians. Los investigadores de la Guardia Civil han decidido dejar para el final la declaración de estos dos psiquiatras. “No se van a fugar”, indicaron ayer fuentes conocedoras del caso.

INDICIOS PARA ACUSAR Los seis detenidos por la Guardia Civil y la Guardia Urbana pasaron ayer su segunda noche en los calabozos de la comandancia de la Travessera de Gracia de Barcelona. La juez Elisabeth Castellón, que dirige la investigación, cree tener indicios para acusar a los cuatro ginecólogos, la gerente –esposa de Morin– y la responsable de administración de las clínicas de los delitos de asociación ilícita, falsedad documental, intrusismo profesional y aborto ilegal.

Todos ellos fueron detenidos el lunes por la mañana, tras una investigación acelerada después de que una exempleada aportara a la Guardia Urbana documentación original que avalaría que en las clínicas de Morin se practicaban abortos ilegales.

Fuente: http://www.diariocordoba.com/noticias/noticia.asp?pkid=366509
***
Comentario del webmaster
Es curioso lo de estos personajes amorales y lo “cansado” que es la profesión médica para muchos que alternan “trabajar” en lo público (prisiones, juzgados, sanidad pública) y luego meten horas en lo privado sin problemas de estrés ni agotamiento
***


 

ANTES

INFORME DE LA REVISTA ÉPOCA

(15-11-02) La falta de control en los informes psiquiátricos permiten abortar libremente en España

Un informe de la revista Época desvela las facilidades que se presentan a la hora de abortar en España. La ley permite que dando con la clínica adecuada se practiquen interrupciones de embarazos de hasta 27 semanas de gestación ante la falta de control en los informes del psiquiatra. El negocio del aborto mueve miles de millones de euros en España. 61.000 abortos al año.

(Libertad Digital) “Época ha averiguado que abortar no es algo complicado en España. Basta con dar con la clínica adecuada. Ellos se encargan de todo. Abortar a las 27 semanas de gestación es posible en algunos centros. Esta revista lo ha comprobado”. El semanario transcribe una llamada telefónica a la clínica Giménedex de Barcelona en la que pasando como una posible cliente, se pide información para un aborto en un embarazo de 27 semanas. La clínica no pone reparos, un psiquiatra de la clínica firma un informe, se pagan 3.310 euros y adelante, se acabó el embarazo. Las técnicas de aborto utilizadas por estas clínicas en embarazos avanzados las desvela también “Época”.

El texto principal se encuentra reforzado por la referencia a la situación española respecto al aborto. “Existe un “coladero” gracias al cual se puede afirmar que en España el aborto se puede practicar libremente con total impunidad y sin límite temporal, según han señalado varios juristas a este semanario”. La Ley del Aborto contempla tres supuestos para poder interrumpir el embarazo ((violación, malformación del feto y peligro físico o psíquico de la madre). El artículo desvela cómo se escudan este sanatorio y muchos otros en el informe médico que aconseja realizar el aborto. “En la mayoría de los casos, cuando se solicita la práctica de un aborto basado en el supuesto peligro psíquico de la madre, las clínicas se ofrecen para realizar el informe psiquiátrico. Es más, casi ninguna le da importancia a este documento. Sin embargo, una de las más conocidas clínicas abortista, Dator, ubicada en Madrid, afirmó que el aborto se realizaría siempre que sus psiquiatras, tras un estudio, diesen el visto bueno”.

El “coladero” legal transforma la ley en “aborto libre”

El informe del equipo de investigación de la revista ofrece también una entrevista con el médico sueco Bernard Nathasson, el mayor abortista del mundo (75.000 intervenciones supervisadas y 3000 abortos) , y desde hace muchos años, arrepentido y antiabortista convencido. Según publica el informe, en la ley española existe un “coladero” por el que se podría afirmar que el aborto en España es libre. La interrupción voluntaria del embarazo era un delito castigado por el Código Penal hasta 1985, año en que la reforma del texto legal dio lugar a la llamada Ley del Aborto. La legislación estableció unos supuestos en los que el aborto dejaría de ser punible y los límites temporales. Doce semanas de gestación para el caso de violaciones, 22 semanas en el caso de malformación del feto y sin límite temporal para los casos de peligro físico o psíquico de la madre.

En este último supuesto, la reforma exigió que un médico ajeno a la clínica elaborara un informe indicando en que consiste el peligro para la madre. La posterior reforma de la ley en 1986 dejó que las propias clínicas donde se practicaría la intervención realizaran el informe. La falta de control de la Administración de los informes de las clínicas hacen que algunas de ellas se amparen en este supuesto para ejercer lo que en realidad es, aborto libre.

Fuente: Época

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s