Psiquiatría su relación con la religión

Pero ante el descreimiento generalizado en el mundo occidental y la crisis de vocación y del pensamiento cristiano a lo largo de la revolución industrial y la saparación total entre el Estado y la religión

curas

El Estado Laico debía de crear ‘algo’ que sustituyera la religión del estado

La PSIQUIATRÍA, disciplina con 0 base científica, que trataba a personas con graves trastornos neurológicos sin ninguna base científica se prestó como soporte en el ámbito médico para extenderse como la peste para tratar cualquier problema conductual, social o económico que tuviera el sistema con sus ciudadanos.

No es de extrañar que las prácticas psiquiatricas más barbaras se dieran en estados como la URSS por la inexistencia de libertad religiosa y política, sustituida por la religión laica de la psiquiatría.

Todo lo que se saliera del dogma comunista era enfermedad mental.

La psiquiatría, como tal disciplina dogmática tiene sus concilios (las reuniones del APA), sus libros sagrados (DSM-IV y CIE 10) y sus dogmas.

  • Como el cabeza de familia siempre tiene razón
  • El enfermo mental tiene conciencia de su enfermedad cuando dicha conciencia coincide con la opinión del psiquiatra o del cabeza de familia o la autoridad pertinente.
  • Ya que la psiquiatría es una excusa pseudocientífica que lo que dice la autoridad es lo que va a misa, y que el hereje tiene algo mal en el cerebro. Es una religión patriarcal y autoritaria.
  • No vamos a cambiar las cosas, ni su familia perturbada, ni su entorno degradado, ni darle un trabajo vamos a darle la etiqueta enfemo mental y una pastilla, y sino una pensión para cerrarle la boca.

No hay una disciplina “científica” que colabore tanto con el estado ni la justicia, porque es el vasallo leal pseudomédico que admite que la autoridad siempre tiene razón. La autoridad nunca se equivoca porque sus opositores según la “ciencia médica” están enfermos. Sufren de ideación delirante y con medicación van progresivamente tomando “conciencia de la realidad”.

Siglos de ilustración y revolución científica para esto….. hoy en día no se queman a las personas hoy en día se les droga el cerebro.

Aquí hay unos artículos de Evangelistas Creacionistas, que el webmaster no comparte en parte sobre todo la parte de la evolución pero que tocan la psiquiatría

La psiquiatría y la Biblia

Adaptado de un artículo de Paul W. Leithart, M.D.,
Colombus, Ohio.
La psiquiatría es una problemática rama de la medicina. Críticos desde dentro y desde fuera de la profesión la diagnostican como padeciendo confusión, grave enfermedad o como agonizando. El 2 de abril de 1979, la revista Time publicaba un reportaje de fondo titulado «Psychiatry’s Depression» (La depresión de la psiquiatría), y atribuía la dolencia a una «crisis de identidad». Y de nuevo Time, el 29 de noviembre de 1993 (págs. 38-49), publicaba un excelente y extenso estudio acerca de Freud y de derivaciones del psicoanálisis, incluyendo la terapia «de memorias reprimidas». Este artículo señalaba la bancarrota del planteamiento básico freudiano y de conceptos y técnicas del psicoanálisis íntimamente relacionados, y documentaba las gravísimas consecuencias personales y familiares a que se han visto abocadas muchas de las víctimas de estos tratamientos. El título del informe de Time era: ¿Ha muerto Freud?

Se dirigían unas preguntas escrutadoras a una especialidad que hace sólo unas décadas era saludada como poseedora de las respuestas para todos los problemas de la humanidad.

¿Es la psiquiatría una disciplina científica válida?
¿Pertenece la psiquiatría al campo de la medicina?
¿Existe realmente algo que pueda denominarse «enfermedad mental» o se trata de una cobertura para los culpables?
¿Desaparecerá la psiquiatría como especialidad, y quedará absorbida por disciplinas no clínicas?

En 1974 el psiquiatra E. Fuller Torrey escribió un libro titulado The Death of Psychiatry [La muerte de la psiquiatría], en el que afirmaba que la psiquiatría «está muriendo ahogada por su propio estetoscopio y hace tiempo que ya hubiese debido ser enterrada.» Con esto se refería a que el objetivo por el que tanto tiempo se había luchado de incluir la psiquiatría como especialidad médica era un error. El doctor Torrey cree que muchos de los considerados como «enfermos mentales» tienen problemas acerca de la vida, no incapacidades físicas. Escribiendo en Controversy in Psychiatry el doctor Torrey describe cómo los neurólogos deberían asumir la responsabilidad de tratar las enfermedades orgánicas cerebrales, con los avances actuales en la investigación acerca de cómo funciona el cerebro, de modo que se descubrirán causas orgánicas para algunas de las «enfermedades» que ahora están tratando los psiquiatras.

La crítica de esta disciplina no es un fenómeno reciente. En 1953 el doctor Walter Maier escribió un manual matrimonial, For Better, Not for Worse [Para lo bueno, no para lo malo], con un capítulo titulado «Las perversiones del psicoanálisis» (el psicoanálisis es la rama de la psiquiatría que explora el «subconsciente» en profundidad, empleando asociaciones libres y análisis de los sueños). El doctor Maier cita Judas 8: «Estos soñadores mancillan la carne.» Condena a Freud y sus teorías como absolutamente inaceptables y advierte a sus lectores que eviten todo contacto con el psicoanálisis.

Uno de los más persistentes críticos de la psiquiatría es Thomas Szasz. En The Myth of Psychotherapy [El mito de la psicoterapia] dice: «Muchos, quizá todos los procedimientos pretendidamente psicoterapéuticos son perjudiciales para los llamados pacientes.» Él cree que la «enfermedad mental» es un concepto mítico, que las personas designadas como psicóticas no están clínicamente enfermas porque no se han descubierto disfunciones cerebrales. Cree que estas personas son «desviados o ineptos sociales, o en conflicto con otras personas, grupos o instituciones».

Una de las preocupaciones de los psiquiatras tradicionales es el decreciente interés en la especialidad por parte de los estudiantes de medicina. En la actualidad entran menos médicos graduados en este campo y hay un creciente abandono por parte de médicos residentes de los programas de especialización. Actualmente hay más de 30.000 psiquiatras en los Estados Unidos. Hace una década, el once por ciento de los graduados de facultades de medicina entraban en la especialidad de psiquiatría; en la actualidad sólo son el 3,6 por ciento. Esta disminución de interés tiene lugar en un momento en el que los informes de salud mental indican que entre el 15 y el 20 por ciento de la población necesita ayuda.

Pero con más de 200 terapias en competencia actualmente disponibles para los «enfermos», los médicos jóvenes dicen que la psiquiatría no se encuentra donde debiera estar.

Recientemente, la preocupación por el futuro de la psiquiatría reunió a los líderes de la profesión en San Antonio. Allí se hizo la observación de que sólo hace veinte años había una gran esperanza de que los hospitales mentales podrían ser vaciados. Con la llegada de los tranquilizantes, muchos se convencieron de que unos buenos fármacos controlarían las psicosis. Aunque es cierto que en la actualidad hay menos pacientes ingresados en instituciones, los tranquilizantes no hay resuelto los problemas; sólo han dado un alivio. La tasa de readmisión ha ascendido desde un 25 por ciento en 1960 a un 65 por ciento en la actualidad. La reunión de San Antonio quedó atascada, y achacaron la imagen manchada de la psiquiatría a la falta de financiación gubernamental, a la pobre imagen de la profesión ante los estudiantes de medicina y a la falta de buenos cursos de estudio en las facultades de medicina.

http://www.sedin.org/propesp/X0130_Ps.htm#mas

La psicologización de la iglesia

Por William MacDonald

Traducción y adaptación: Santiago Escuain

Uno de los fenómenos de la era en que vivimos es la manera en que la iglesia ha sido infiltrada por la psicología secular. En contradicción a 2 Timoteo 3:16, 17, la Biblia ya no es considerada como suficiente como base para el aconsejamiento. Necesitamos psicoterapia. Ya no se confía en el Espíritu Santo para que produzca los necesarios cambios en las vidas de los creyentes. Los ancianos ya no son competentes para orientar. Tienen que enviar a su gente a un terapeuta profesional. Esto a pesar del hecho de que Dios nos ha dado en la Palabra y mediante el Espíritu todo lo necesario para la vida y la piedad (2 Pedro 1:3).

Durante generaciones, los cristianos llevaron sus problemas al Señor en oración. Ahora han de llevarlos a un psiquiatra o a un psicólogo. A los jóvenes ya no se les apremia a que prediquen la Palabra. Ahora el lema es «Practicad la orientación psicológica».

La orientación profesional ha llegado a ser una vaca sagrada hasta tal punto que alguien saldrá inevitablemente en su defensa. ¿Qué es lo que está tan mal con ella? daré a continuación once puntos por los que está mal.

1. La atención de la persona es dirigida al Yo en lugar de a Cristo. Este es un fallo fatal. No hay victoria en el Yo. El autoexamen no es una cura. Los buenos marinos no echan el ancla dentro del barco. Necesitamos a Alguien mayor que nosotros mismos, y este Alguien es Cristo. Más tarde o más temprano debemos darnos cuenta de que nuestra ocupación con Cristo es el camino a la victoria en la vida cristiana (2 Corintios 3:18).

Ibsen, el dramatista noruego, cuenta acerca de una visita que hizo Peter Gynt a un hospital psiquiátrico. Toda la gente parecía normal. Nadie parecía loco. Hablaban muy razonablemente acerca de sus planes. Cuando Peter le mencionó esto a un médico, éste le dijo: «Están locos. He de admitir que hablan de manera muy racional, pero todo es acerca de ellos mismos. Están, de hecho, muy inteligentemente absorbidos en su Yo. Es el Yo —mañana, mediodía y noche. No podemos apartarnos del Yo aquí. Lo arrastramos con nosotros, incluso en nuestros sueños. Ah, sí, joven, hablamos de manera racional, pero estamos bien locos.»

***
6. Luego tenemos, naturalmente, la faceta financiera. James Montgomery Boice comenta: «De modo que en nuestros tiempos tenemos el fenómeno singular de gente que pagan a otras personas para que les escuchen, que es de lo que tratan las profesiones de psiquiatría, psicología y consejería. La consejería es un negocio millonario en dólares. Pero la realidad es que en la inmensa mayoría de los casos no se trata de que los consejeros orienten o aconsejen a sus consultantes. Básicamente, todo lo que hacen es escuchar. Se les paga para hacer lo que en tiempos pasados otras personas hacían voluntariamente.»

Cuando una señora se quejó de que en veinte años de acudir a un psicólogo no había recibido ayuda, una amiga le preguntó: «¿Has ido alguna vez a la iglesia en busca de ayuda?»

«No. Todo lo que la iglesia quiere es tu dinero.»

«¿Cuanto le has pagado al psicólogo?»

«Le he pagado 60 dólares a la semana durante estos veinte años, y esto con un salario mensual de 2400 dólares.»

Sesenta dólares por semana ascienden a 240 dólares al mes. La décima parte de sus ingresos. Estaba pagándole el diezmo a su consejero, pero no estaba dispuesto a diezmar para la iglesia. Y admitió que no había mejorado nada por ello.

Otra mujer objetó a lo que llamaba el doble estándar de su analista. «Durante seis años fui a ver a mi analista cinco veces a la semana y me privé de muchos de los pequeños extras de la vida, como vestidos bonitos y vacaciones, para poder pagarlo. Pero cuando enfermaba y perdía una sesión, pasaba algo extraño. Mi analista insistía en que mi enfermedad era una especie de venganza psicosomática —que estaba subconscientemente resistiéndome al tratamiento. Naturalmente, siempre tenía que pagar. Pero cuando se iba para su acostumbrada vacación de un mes entero en agosto, dejándome a la deriva, sola y llena de pánico con muchos conflictos sin resolver, se suponía que yo tenía que entender cómo sus vacaciones no interrumpían el análisis.»

Rollo May, una voz líder en la profesión desde sus comienzos a principios de la década de 1950, lamentaba que la psicoterapia hubiera sucumbido al afán de lucro y a las «añagazas». «La psicoterapia,» dice él, «se ha convertido en un negocio donde tienes clientes y ganas dinero.» Muchos que practican esta profesión afirman que para ser eficaz, el tratamiento debe constituir un sacrificio económico para el «paciente». Éste no lo respetaría si fuera una ganga. No hay para extrañarse de los chistes que hace la gente: Un neurótico es uno que construye castillos en el aire. Un psicótico es quien vive en ellos. Un terapeuta es el que cobra el alquiler.

http://www.sedin.org/propesp/X0129_Ps.htm

Sir Karl Popper: Psicoanálisis, ciencia y pseudociencia

http://www.sedin.org/propesp/X0164_Po.htm

También lo hemos puesto en el blog

https://psiquiatrianet.wordpress.com/2008/05/12/sir-karl-popper/

Todo se “arregla” con la psiquiatría

La economía va mal, démosle una incapacidad por depresión a los parados quejosos

La familia está en crisis, los hijos están enfermos

Psiquiatría biológica, Neurología disfrazada

Psiquiatría a secas religión del estado laico

El estado Islámico se divide entre musulmanes y no musulmanes.

El estado psiquiátrico se divide entre cuerdos (los que tienen poder) y enfermos mentales (los demás)

Menos mál que la Psiquiatría como tal nació hace relativamente poco porque sino a Galileo Galilei le hubieran empastillado y a Jesucristo le hubieran lobotomizado.

Sino estaríamos viviendo en un infierno atrasado y desquiciante por completo, digno de las peores pesadillas medievales; todavía peor que el cuadro de abajo

Muerte

Un apunte gracioso del Conflicto Religión-Psiquiatría


Si el paciente responde afirmativamente, el enfermero puede entonces preguntarle su religión, alegando que eso puede ayudar al hospital a asumirlo mejor (exámenes, régimen…). ¡Además cuando se escucha a un paciente, se le transmite más confianza! y conocer la religión del paciente permite evitar desaciertos médicos.
En psiquiatría, los profesionales piensan a veces que sus enfermos son PORTADORES de (desordenes obsesionales compulsivos) porque utilizan solamente su mano derecha para alimentarse o lavarse. ¡En realidad, el Islam da al lado izquierdo por impuro! Otro ejemplo: me acuerdo de un difunto musulmán presentado a su familia con las manos juntas por los enfermeros. ¡Esta postura es considerada por el Islam (y el judaísmo)
como una ofensa al desaparecido!

http://alianzacivilizaciones.blogspot.com/2005/11/la-religin-en-los-hospitales-pblicos.html

Anuncios

3 Respuestas a “Psiquiatría su relación con la religión

  1. Pingback: La Psiquiatría y la Religión « Psiquiatría NET·

  2. Pingback: ¿Puede su hijo ser demasiado religioso? | Psiquiatría NET·

  3. Pingback: ¿Puede su hijo ser demasiado religioso? | Lo que sepas sobre tu historia y tu mundo, probablemente es falso·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s