Enfermedad Mental; es un batiburrillo de tres tipologías que se expresan exclusivamente con estas tres condiciones,

Como no somos loqueros considero que lo que recoge el DSM como “Enfermedad Mental” es un batiburrillo de tres tipologías que se expresan exclusivamente con estas tres condiciones,

1- Las diferencias Neurológicas de base exclusivamente como la esquizofrenia, que pueden tener orígenes diversos: Genéticas, infecciosas (priones [desnaturalización de las proteínas], parásitos), malformaciones del desarrollo anatómico neurológico, alterando los neurotransmisores. Da igual el ambiente posterior que haya a la condición genética alterada previamente se va a dar igual como cualquier otra enfermedad de origen genético.

2- Los trastornos mixtos neurológicos como la Esquizofrenia Genéticas combinándolos en algunos casos con Epigenéticas, consumo de drogas o ambiente social muy perturbador donde se exhacerba más el trastorno de base o labilidad neurológica, el trastorno de base siempre está presente pero se hace más visible en un ambiente más estresante.

sonrisa3- Todo lo demás Ambientales (ansiedad, depresiones exógenas, malestar vital) es decir no se pueden tratar sin modificar el ambiente adverso (la psiquiatría actúa al revés modifica la persona para adaptarla a un ambiente insano, y si molesta mucho se le aparta definitivamente de ése ambiente insano, considerándole un enfermo mental crónico incurable), y cómo a los loqueros no les interesa la etiología de “la enfermedad mental” y nosotros sí hay que mirar a la CIENCIA y ver que el DSM, es una auténtica patraña pseudocientífica.

4- Por último el cuarto que no hay patología sino FARSA y ESTAFA.

Voy a mostrar tres clases de enfermos que para la psiquiatría son todos iguales de un foro de enajenados.

1- Enfermo neurológico de tipo Genético, nick Morfeo

Por sus mensajes no tiene ningún problema en aceptar su enfermedad, habla de la esquizofrenia como si tuviera cualquier otro tipo de patología orgánica o neurológica, su enfermedad le jode literalmente la vida, toma la medicación y se queja por sus efectos secundarios, valora los pros y los contras desde el conocimiento y no desde la ignorancia, intenta objetivizar y contrastar todo lo que le pasa en su experiencia vital interna, desde su sed de conocimientos. También está hasta las narices de los que ven los toros desde la barrera y opinan sin tener ni idea. Califica su enfermedad con el apelativo cariñoso de “La Bestia”.

Dejo una muestra de sus mensajes

“La Voluntad”

No dejo de sorprenderme en leer ciertas teorías, simplificadoras de esta cuestión. No deja de sorprenderme como algunos minimizan los padecimientos de gente que sufre por sus consecuencias existenciales y otros se ensañan en culpar al “Nada”. Algunos que considero no conocedores del problema se empecinan en hablar de VOLUNTAD, jaja, una cosa es la voluntad de poder del filólogo alemán y otra cosa es la voluntad hipócrita que mueve montañas. Dicen; estas personas, que con la simple voluntad se solucionan todos los conflictos psicológicos, son algo parecido a los fanáticos religiosos que hablan de fe y de movimiento de montañas, pero a diferencia de estos. Los voluntariosos no se sustentan en nada, por lo menos los religiosos creen en algo. Hablan de un poder mental de los hombres superior a las tribulaciones que esta vida presenta trágica y espontáneamente. Hablan de maduración, como si el hombre ya completo tuviera que brotar como un alcaucil, hablan de influencias sociales, económicas y climáticas. A jajaj risa me producen, realmente risa me provocan. Déjenme decirles a estos cruzados de la voluntad y no de la voluntad de poder del filósofo, porque realmente dejan mucho que desear y están muy lejos de la teoría de Nietszche.

Déjenme decirles que Yo sufrí mis primeros síntomas en mi infancia, a los 5 u 6 años. Las primeras ansiedades sin justificación, los primeros nervios, las primeras conductas obsesivas, los primeros miedos incoherentes, las primeras sensaciones inexplicables. La única explicación es una sola, para algunos una condena, para otros una maldición, para varios una enfermedad y para la mayoría un trastorno mental, sea y tenga el nombre que tenga. No me hablen del Clima, no me hablen del dinero, no me hablen de los estímulos sociales. 6 años y ya estaban los primeros síntomas; de que diablos están hablando, de que voluntad de poder se estas sustentando, o a caso son como los religiosos que no ven ni reconocen el avance de la ciencia, como cuando negaron los avances de las células madres, son como esos eremitas anacoretas que niegan y se oponen con teorías absurdas a todo lo que ya esta probado por la ciencia. Para los voluntariosos, les diré que hay exámenes médicos en la actualidad que ya con una pequeña extracción de sangre pueden medir los niveles serotoninergicos, andrenergicos, dopaminergicos y de todos los malditos neurotrasmisores y receptores y a las claras esta comprobado que en ciertas personas hay una desregularizacion Bio-quimica.

Pero que estoy diciendo no, ¡Que hereje! Soy un blasfemo de las teorías voluntariosas. A partir de mañana con mi FE… y mi Poder de voluntad habré sanado y resucitare de entre los locos para ser uno mas y todo lo que hubo pasado solo habrá sido parte de mi debilidad y de mi falta de voluntad, pero de aquí en adelante con mi “”Poder voluntarioso””” No solo me sanare yo, sino que sanare a millares, porque al fin la voluntad todo lo puede

Patrañas.


CURÉMONOS CON EL AIRE

2006/01/02 21:23

Es increible, toda via hay gente que dice que el sida no se contagia, si uno esta fuerte fisica y mentalmente. Y esto me recuerda a algunos foreros que hablan de curaciones milagrosas. Como el deporte, respiraciones profundas, el yoga, controlar las alucinaciones con voluntarismo haciendo comparaciones con otros ruidos. La verdad es increible y otros en vez de aportar soluciones Se la pasan criticando a la psiquiatria y a la medicina, y otros llegan al punto de comparar a los -medicos con traficantes de drogas-

Ahora en algo estamos de acuerdo, en esto hay distintos niviles de trastorno por llamarlo de alguna manera, y entonce me pregunto o les pregunto a los de las curas milagrosas,

Como traemos a la realidad a un caso severo, a un sujeto que estuvo internado cinco años, salio, tuvo un brote con grandes fundamentos, habla con satanas y tiene que cumpllir su mision?

COM MEDICACION SEÑORES. LES GUSTE O NO. CON MEDICACION Y DE LA FUERTE. NO HAY OTRA FORMA DE TRAERLO DE VUELTA Y ES MAS A VECES NO VUELVE.

2- Enfermo neurológico de tipo Epigenético con base genética, utiliza el nick de Ryos, por lo que he leído ha tomado un montón de drogas, y alcohol, causándole una esquizofrenia tóxica, que sería la exclusivamente epigenética, pero se intuye que su enfermedad mental tiene un fondo genético que lo único que han echo las drogas es manifestar al exterior con más virulencia algo que ya existía genéticamente, porque según manifiesta ya no toma drogas pero ingiere grandes dosis de medicación neuroléptica casi sin efectos secundarios.

Dejo una muestra de sus mensajes

Hablando sobre mí

¿Y las drogas?
Nunca probé más droga que el hachís y el alcohol, bueno alguna más, este coctel hizo propicio seguramente la esquizo en mí, pero no me arrepiento, no llego a ser consciente del todo de que esto fuese así. Pero desde luego no voy a volver a probar dorgas ni un cigarrilo aliñado conn hachís. Soy alcoholico, pero a menudo me niego a no volver a beber en toda mi vida. Luego se me pasa esta idea de querer volver a tomarme una copa.

Ahora soy completamente contrario al consumo de las drogas, sea cual sea, el mundo de las drogas es un mundo del que no puedo hablar, pero sí puedo decir que pueden provocar trastornos mentales, que llegan al máximo deterioro de la persona

Como mi vida no sé ni por donde agarrarla y a menudo estoy mal me refugio en el mal amigo del alcohol, supongo que todos lo hemos hecho alguna vez. Lo que soñaste desde niño se queda en un sueño, entonces cuando te enfrentas a la realidad no te gusta.

¿Cuál es la historia de mi enfermedad?
Pues bien, empecé con ataques de pánico después de un período de mucha ansiedad y estrés, lo que me llevó a los ansiolíticos, como después se presentó la depresión tomé antidepresivos. Meses después empecé a tener cambios de humor muy bruscos así que me diagnosticaron T. Bipolar. Tras sufrir maníai persecutoria tomé mi primer antipsicótico. Más tarde en el mismo año empecé a oir ruidos, pasos… que no eran reales, a continuación tuve un brote psicótico e ingresé por 15 días, diagnóstico de T. Esquizoafectivo. Una anécdota es que una chica quiso acostarse conmigo pero como ella estaba mal yo no quise, además de tener novia. Me hice amigo suyo, pero tuvo que irse a Barcelona porque tuvo que ingresar en una clínica para tratar la anorexia.

20 días después de mi primer ingreso volvía a ingresar esta vez por intento de suicidio, habiendo tomado más de 20 pastillas varuadas, dos litros de cerveza y haberme intentado cortar en las muñecas. Llamaron a la ambulancia porque me quedé inconsciente. Tomé pastillas diferentes para que no hubiera tratamiendo, así que estuve en boxes con la única compañía de máquinas, me hicieron un lavado de estómago. Otros 15 días ingresado y .diagnóstico de Esquizofrenia indiferenciada.

Poco después estuve en un hospital de día. Al terminar mi terapia en dicho hospital tuve otro intento de suicidio, no fuí ingresado, pero al día siguiente lo volví a hacer y entonces me ingresaron. Entonces me diagnosticaron trastorno límite.

Así que estoy medicado por todos los frentes, con antipsicóticos, eutimizantes, ansiolíticos, antidepresivos y contra el alcoholismo.

3- El tercer tipo es la esquizofrenia de tipo Ambiental-Psicológico. No he encontrado ninguno en ése foro que cumpla tal requisito una persona “sana” que por condiciones ambientales duras desarrolle esquizofrenia, los únicos que entrarían en este tipo serían los torturados mediante técnicas psicológicas estar sin dormir durante días, aislamiento completo en celdas de castigo durante meses-años, alterando los neurotransmisores del cerebro.. etc…

Éstos la mayoría son etiquetados como esquizofrénicos pero realmente no sufren dicha enfermedad, pueden tener alterado más o menos algún sistema neurológico por haber sufrido terribles condiciones de presión ambiental (presos en guantánamo), pero son muy minoritarios, no coincido en absoluto con este informe que casi da a entender que todo comportamiento extraño, o condiciones de marginación y exclusión social se desarrolle esquizofrenia si lo hay es de mil uno.

Patina bastante este informe que va al otro extremo contrario (Pandemia de diagnósticos de esquizofrenia) con una argumentación endeble, si partimos que la esquizofrenía afecta a 1 % de la población, entonces en los países pobres éste % sería mucho mayor y no es así por ser la cantidad de marginados y exclusión social mucho mayor que aquí. Sobre los abusos sexuales lo mismo patina de lo lindo, sobre este tema se ha hablado del síndrome de falsa memoria (habiendo mucho fraude y pseudociencia en ello) casos reales hay pero en ninguno se habla que desarrollen esquizofrenia.

Un informe traido por los pelos y bastante pseudocientífico

El abuso infantil es la primera causa de la esquizofrenia
Nuevas investigaciones confirman la
importancia de los factores sociales en la
génesis de la enfermedad

por Marta Morales

Dos tercios de los pacientes que sufren esquizofrenia han padecido abuso físico o sexual durante su infancia o en la edad adulta, han descubierto investigadores de Inglaterra y Nueva Zelanda comparando los resultados de más de 50 estudios sobre pacientes psicóticos. Esto significa que los traumas constituyen la primera causa de aparición de la psicosis, por lo que los tratamientos no deben limitarse sólo a la medicación. Al conocimiento profundo de la historia de cada paciente debería dársele la misma importancia que a las diferencias cerebrales –que también pueden ser producidas por el trauma-, para afrontar el problema desde una mayor amplitud de miras, no estigmatizar a los pacientes y potenciar los programas de prevención de abusos y malos tratos.
Entre los días 12 a 16 de junio se celebró en Madrid el XV Congreso Internacional para la Psicoterapia de la Esquizofrenia y otras Psicosis, organizado por la ISPS (la Sociedad Internacional para el Tratamiento de la Esquizofrenia y otras Psicosis). Este congreso, tal como se explica en las correspondientes actas, convocó a una serie de expertos con la finalidad de abrir un foro sobre las nuevas visiones acerca de la esquizofrenia de otros trastornos psicóticos, así como los programas psicoterapéuticos y psicosociales más amplios, completos y eficaces para el tratamiento de estas enfermedades.

En este congreso, los investigadores Paul Hammersley, de la University of Manchester y John Read, de la New Zealand Psychological Society, señalaron que un gran número de estudios realizados no han dejado lugar a dudas de que el abuso infantil puede producir esquizofrenia. Hammersley había anticiopado en 2003, mediante un artículo publicado en British Journal of Psychiatry, un informe preliminar de sus inve
stigaciones.
En su comunicación ante el congreso, John Read señaló que las intervenciones clínicas deberían conceder al menos la misma importancia al tratamiento de las secuelas de factores sociales, tales como la pobreza y el trauma, que a las intervenciones químicas y eléctricas. Asimismo, que la incidencia de la psicosis puede reducirse a través de programas similares a los dirigidos a la prevención primaria de la depresión, el suicidio, etc.

Añade John Read finalmente que la premisa según la cual la identificación de diferencias cerebrales automáticamente implicaría la primacía biogenética en la etiología de la psicosis, resulta inadecuada, dado que el ambiente puede causar dichas diferencias cerebrales.

Para ambos investigadores, estas conclusiones pueden considerarse un “terremoto” que cambiará radicalmente la profesión psiquiátrica. Los especialistas deben dejar de lado la visión simplista del paradigma de la biogenética y dar igual importancia en el desarrollo de la enfermedad a los traumas sufridos en la infancia y en la vida adulta, que contribuirían de forma directa e indirecta a la etiología de los síntomas característicos de la esquizofrenia.

La Universidad de Manchester también ha hecho público un comunicado sobre los trabajos de ambos investigadores en el que señala que 40 estudios consultados revelaron que los abusos físicos a adultos o niños se hallan en el historial de la mayoría de los pacientes con problemas psiquiátricos. Además, el examen de otros 13 estudios realizados a esquizofrénicos demostraron que éstos habían sufrido algún tipo de abuso en un porcentaje que iba del 51 al 97%.

La genética no es determinante

Hammersley y Read señalan que los profesionales deben saber que dos tercios de las personas diagnosticadas con esquizofrenia han sufrido abusos físicos o sexuales durante la infancia, lo que convierte el abuso en la mayor causa de la enfermedad. De hecho, aseguran, muchos de los síntomas de la esquizofrenia tienen su origen en el trauma y en sus síntomas post-estrés.

Evidentemente, ni todos los esquizofrénicos han padecido abusos ni todos aquellos que sufrieron abusos durante la infancia desarrollan la enfermedad. Es cierto que los genes juegan un papel, pero las evidencias muestran que por sí solos no causan la enfermedad, aseguran los expertos.

En un estudio reciente se comparó a 56 niños adoptados cuyas madres biológicas eran esquizofrénicas, con 96 niños adoptados cuyos padres biológicos no sufrían esta enfermedad. Las familias fueron observadas durante la crianza de los hijos adoptados, y los niños, al convertirse en adultos, fueron evaluados psiquiátricamente. Se descubrió que un riesgo genético combinado con un cuidado deficiente durante el crecimiento puede hacer que se desarrolle la esquizofrenia, pero que la tendencia genética por sí sola no condena a la enfermedad.

Los investigadores señalaron por tanto que si los pacientes creen que su enfermedad es un destino genético irrevocable que requiere soluciones físicas, aceptarán rápidamente la prescripción de medicamentos para la esquizofrenia, cuando quizá necesiten otro tipo de tratamiento. Sin embargo, señalaron que el componente genético, una vez desarrollada la enfermedad, sí aumenta las dificultades de recuperación.

Amplitud de miras

Según Hammersley, no es que se pretenda echar la culpa de todo a las familias, al trato que reciben los hijos durante la infancia, pero lo cierto es que sus investigaciones, así como su trabajo con la organización británica Hearing Voices Network, de ayuda a las personas que oyen voces en su cabeza, ha puesto de relieve que la experiencia de oír voces dentro de la cabeza –uno de los síntomas de la esquizofrenia- suele estar asociado con traumas infantiles. Los profesionales deben darse cuenta, dice Hammersley, de que el abuso en niños produce un gran número de adultos psicóticos.

El doctor Read señala asimismo que este hecho debería ser contemplado de manera general en los centros de atención a enfermos esquizofrénicos o psicóticos. Se debe investigar y preguntar a los pacientes si ha habido abusos en sus vidas, no se deben recetar automáticamente –sin estudiar cada caso a fondo- medicamentos anti-psicosis, y las terapias psicológicas deben ofrecerse más a menudo.

Proponen por tanto que las intervenciones clínicas concedan la misma importancia al reconocimiento y al tratamiento de las secuelas de dichos traumas que a las intervenciones químicas (con medicinas específicas). Y, sobre todo, que se tenga en cuenta que la incidencia de la psicosis podría reducirse a través de programas de prevención del abuso y el maltrato.

Asimismo, señalan que la premisa de que la diferenciación cerebral –es decir, que haya una predeterminación biológica para la enfermedad- es la causa irrevocable de la esquizofrénica es falsa, puesto que se ha demostrado que los traumas infantiles pueden producir dicha diferenciación.
Daños en el hipocampo, anomalías en los sistemas neurotransmisores (especialmente el de la dopamina, relacionada con las emociones) o atrofia cerebral son algunas de ellas. Por tanto, hay que tener en cuenta sin lugar a dudas el papel del trauma en los diagnósticos, y dejar de lado los tratamientos puramente químicos y descontextualizados, ajenos a la vida de cada paciente.
Cada vez se extiende más entre la comunidad médica la convicción de que la enfermedad guarda estrechas relaciones con el entorno familiar y social de los pacientes. Tal como explicamos en otro artículo, según la Asociación Americana de Psiquiatría las relaciones familiares forman parte de la génesis de algunas enfermedades, lo que demanda una terapia combinada de medicamentos y relaciones familiares para el tratamiento de la depresión o la ansiedad.

Fuente:Tendencias Científicas bcom
4- Por último el cuarto tipo personas etiquetadas de “enfermos psicóticos” cualquiera que se cruce con un psiquiatra medio-analfabeto que justo sabe leer el DSM, de éstos hay una amplia muestra en esta web.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s