Lo que piensa un Psicólogo de la diagnosis en Salud Mental

Por otro lado, el predicamento del que gozan estos instrumentos de personalidad, justificado en muchos casos, viene de la mano de su concepción como instrumentos objetivos. Sin embargo, se olvida que el psicólogo no deja de hacer una interpretación sobre las puntuaciones obtenidas y que mal utilizados, estos tests, también dejan una puerta abierta a la subjetividad y la discrecionalidad del psicólogo. Cualquier profesional acostumbrado a trabajar con estos cuestionarios sabe que una misma puntuación en una escala puede ser interpretada de maneras muy distintas dependiendo de los adjetivos y rasgos que elijamos para ilustrarla, tomados todos del mismo manual del instrumento. Por poner un ejemplo, una puntuación alta en el factor E del conocido 16PF de Cattell puede definir a un individuo como de mentalidad independiente, seguro de sí mismo y austero. Pero también como dogmático, hostil, autoritario y extrapunitivo. Es por ello que, cuando se utilizan, es recomendable, para someter las interpretaciones de los protocolos a contradicción, aportar los datos, en definitiva los valores numéricos asociados a cada escala, práctica que no se observa habitualmente en los informes de los gabinetes psicosociales. La falta de rigor, de objetividad y acuerdo entre lo evaluado y lo pretendidamente evaluado, en definitiva el problema de la validez de nuestra investigación, se hace todavía más crítico cuando se echa mano de instrumentos de naturaleza proyectiva, (P. E. el Test de Rosarch), instrumentos severamente criticados por la comunidad científica por no haber demostrado sus cualidades como instrumentos válidos y fiables. También hay un abuso del peso que la interpretación de las entrevistas tienen en las decisiones de los informes periciales. No es necesario recordar ahora las críticas y limitaciones asociadas con esta técnica psicodiagnóstica. En cualquier caso, cuando no se graban las entrevistas y no queda registro de ellas, las interpretaciones erróneas son muy posibles y el campo abierto a la subjetividad de la interpretación queda expedito

Fuente: http://www.secuestro-emocional.org/main/Criticas-Periciales.htm

Téngase en cuenta que el psicólogo no comenta que el que hace el test puede responder lo que le da la gana, aparte de la interpretación subjetiva que hace el psicólogo de dichos datos, y que a una persona que realmente le persigan en este tipo de tests “objetivos” sale como paranoico, ya que su función es psicopatologizar no descubrir la veracidad o falsedad de unos hechos determinados, se presupone de partida por el propio test que todo son delirios, el test lo único que hace es clasificar dicho delirio mediante una puntuación.

Por otra parte si el test no confirma el diagnóstico de la “entrevista clínica”, la entrevista clínica se impone por encima del test y si el diagnosticado no asume el resultado del test o del diagnosticador (loquero), simplemente se le tacha como no consciente de “enfermedad”

Por eso la mayoría de “profesionales” ya, ni se preocupan en hacer tests psicológicos ni nada por el estilo, sino lo fundamental es la entrevista diagnóstica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s