La Eutanasia según los nazis

Artículo extraído de la “Crónica Militar y Política de la Segunda Guerra Mundial” de la editorial SARPE, págs. 246-267

El fiscal pasó a ilustrar qué era la “Operación Eutanasia”. Esta palabra, textualmente, significa la muerte misericordiosa, (buena muerte, en griego) suministrada a enfermos incurables, y, según la terminología nazi, la “supresión de vidas indignas de ser vividas”. Hitler mantuvo en total secreto la “Operación Eutanasia” y nunca fue promulgada de forma oficial. Philipp Bouhler, asistido por el acusado Karl Brandt, médico personal de Hitler, fue encargado de su aplicación, con la ayuda de los servicios del Ministerio del Interior. La organización creada a tal fin tenía su sede en Berlín, en Tiergartenstrasse 4, y recibía el nombre convencional de T 4. Su jefe, el acusado Viktor Brack, ayudante de Bouhler, eligió el seudónimo de Yennerwein. Se crearon otros términos inofensivos y de apariencia totalmente anodina para enmascarar los centros de eutanasia y los servicios que dependían de ellos. Varios psiquiatras alemanes de renombre como el profesor Heyde (que se ahorcó en la cárcel poco después de su detención), Nitsche, Pfannmüller, etcétera, proporcionaron su activa y entusiástica ayuda al T-4. Otra autoridad científica, el profesor Kranz, calculaba en un millón el número de alemanes cuya eliminación era aconsejable. Las oficinas del T-4 prepararon un cuestionario que fue enviado a todos los centros psiquiátricos de Alemania. Una comisión de tres expertos, elegidos entre los médicos más destacados del T-4, debería emitir su veredicto en base a los cuestionarios que, en general, sólo registraban los datos del estado civil del enfermo y el nombre de la enfermedad. Si este diagnóstico a distancia era favorable para el enfermo, se le enviaba a una “estación de observación”, donde permanecía durante unas semanas. Entonces, salvo opinión contraria del director de la “estación de observación” (lo cual, según el testimonio del propio Brandt en el “proceso de los médicos”, no sucedía más que en el cuatro o seis por ciento de los casos), era trasladado al instituto de eutanasia propiamente dicho. Por considerar que la eutanasia era un asunto de Estado, las decisiones se tomaban sin el conocimiento de las victimas o de sus familiares.

Los posteriores traslados impedían seguir el rastro del enfermo y con ello se facilitaba su desaparición silenciosa.

El primer centro de eutanasia se creó en Brandemburgo (Prusia), en 1939, en unos locales que habían servido como prisión. Su administración fue encargada al comisario de policía Christian Wirth. Durante 1940 se inauguraron otros cinco centros en varias regiones de Alemania. Según Brack, fueron los de Grafenech, en Wütemberg, Sonnestein, en Sajonia, Harteim, en Austria, Bern Gurg, en Turingia, y Hadamar, en Hesse. Se establecieron en propiedades abandonadas o en asilos cuyos habitantes fueron trasladados. Al principio, Wirth se limitaba a matar a los enfermos de un disparo en la nuca. Con la introducción de médicos en estos establecimientos, se adoptaron métodos especializados. Posteriormente, Brack-Yennerwein introdujo a un químico, el doctor Kallmeyer. El sistema definitivo fue el de asfixia por óxido de carbono. Su instalación era sencilla y se veía facilitada por el “movimiento” escaso de los centros de eutanasia. En cada establecimiento se aisló herméticamente un pequeño local, transformado en cámara de “duchas”. En la cámara había una serie de tubos que comunicaban con los cilindros que contenían el óxido de carbono. Viktor Brack, al ser interrogado por la acusación pública, explicó: “Antes de ser conducidos, en grupos de diez o quince, dentro de la cámara de gas, los enfermos eran sometidos a inyecciones de morfina, escopolamina o se les drogaba con pastillas de somníferos. Las estaciones de eutanasia se hallaban provistas de un pequeño crematorio, donde se incineraban los cadáveres. Las familias recibían cartas estereotipadas que anunciaban el fallecimiento del enfermo por debilidad cardíaca o por pulmonía. ¿Entiende?”.

Desde enero de 1940 a agosto de 1941, en que se suspendió el programa de eutanasia, se exterminaron 70.273 enfermos mentales. Una sección del T-4, denominada “Comité del Reich para investigación sobre enfermedades hereditarias”, se hallaba encargada de ocuparse de los niños afectados por enfermedades hereditarias graves o que padeciesen deficiencias mentales. Esta sección había iniciado sus trabajos en la misma época y la desarrollaba del mismo modo. El funcionamiento del programa de la eutanasia dependía directamente de la Cancillería personal de Hitler y no tenía nada en común con el RSHA de Himmler y de Heydrich. ¿Fue, entonces, mera casualidad que la mayor parte de las estaciones de eutanasia estuviesen situadas junto a los grandes campos de concentración? Lo que es evidente es que, desde finales del verano de 1940, la inspección de los campos de concentración se puso en contacto con el T-4 y unas “comisiones de expertos” comenzaron a efectuar selecciones periódicas entre los detenidos del campo. El acusado Karl Brandt declaró: “La fórmula cifrada ’14 f. 13′ que figura en los documentos relativos a estas operaciones se encuentra estrechamente unida a la ampliación del programa de la eutanasia. Según un acuerdo estricto entre Himmier y Brack-Yennerwein, las comisiones de técnicos del T-4 visitaban los campos de concentración y elegían, con la ayuda del médico del campo, a los hombres que les parecían deficientes física o mentalmente. En la práctica, un factor decisivo en la elección era la causa de la detención, en especial si se trataba de judíos, zíngaros o ‘asociales’“.

Sin embargo, esta norma era especialmente aplicada en el caso de los judíos. Fritz Mennecke, “experto” en eutanasia, y testigo durante este proceso, explicó:

Los judíos no eran seleccionados por sus condiciones de salud, sino por los motivos de su detención...”. Esta circunstancia volvería a confirmarla durante un diálogo en la sala con su abogado defensor.

Para leerlo entero
Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s