GASTROINTENSTINALES Y ANTIPSICÓTICOS

Varios fármacos no cardiacos triplican el riesgo de muerte súbita

ELMUNDO.ES

Ciertos fármacos antipsicóticos y gastrointestinales que interfieren con las señales eléctricas que controlan los latidos del corazón podrían triplicar las posibilidades de padecer muerte súbita cardiaca, una de las principales causas de mortalidad cardiovascular en los países desarrollados. Aunque los autores de una reciente investigación alertan a las autoridades de esta relación, añaden que hay que “ver los datos en perspectiva” y recomiendan a los pacientes que no interrumpan su medicación.

Tal y como han publicado en las páginas de la revista ‘European Heart Journal’ científicos del Centro Médico Erasmus de Rotterdam (en Holanda) tras comparar 320 casos de muerte súbita con otros 6.000 controles, el uso de estos medicamentos podría ser responsable de 320 fallecimientos en los Países Bajos y, por extrapolación, hasta 15.000 en el resto de Europa y Estados Unidos.

La incidencia anual de la muerte súbita, aquella que aparece de forma súbita y sin ningún síntoma previo, se sitúa en uno o dos por cada mil fallecimientos. En los casos estudiados, explica el doctor Bruno Stricker, director del trabajo, el riesgo aumenta ‘sólo’ a tres casos por cada mil, lo que le lleva a lanzar un mensaje de tranquilidad a los pacientes que estén tomando estos tratamientos: “No deben interrumpirlo por su propia iniciativa. Si les preocupa deben hablar con su médico”, les recomienda.

Los fármacos en cuestión son cisaprida y domperidona (empleados para trastornos gastrointestinales), clopromazina o haloperidol (de carácter antipsicótico) y dos antibióticos, eritromicina y claritomicina, cuya acción interfiere en el intervalo QT. Este indicador, que puede apreciarse en un electrocardiograma, refleja la duración de las contracciones de las células del músculo cardiaco. Y en el caso de los fármacos que prolongan el intervalo pueden interferir en las señales eléctricas provocando arritmias que pongan en riesgo la vida del paciente.

Las mujeres, aquellos que tomaban una dosis más alta y los consumidores más recientes (por debajo de los 90 días) eran quienes tenían más riesgo de acuerdo con los análisis del trabajo.

Aunque estas sustancias habían mostrado ya su implicación en el riesgo de arritmias es la primera vez que un trabajo señala también la relación con la muerte súbita cardiaca. En este sentido, el autor insiste en que la aparición de arritmias mortales o fallecimientos repentinos “es relativamente infrecuente”. Pero a su juicio, es importante que las autoridades tengan en cuenta estas conclusiones ya que el intervalo QT se emplea como un indicador de efectos secundarios graves en el proceso de autorización de un fármaco.

Fuente:http://www.elmundo.es/elmundosalud/2005/05/17/corazon/1116342301.html


En el ultimo numero de la revista European Heart Journal acaba de publicar una revision de casos de muerte subita cardiaca causados por medicamentos, entre 1995 y 2003: 775 muertes subitas cardiacas y 6.300 controles. Los farmacos de mas riesgo, fueron: cisaprida y domperidona, y los neurolepticos clorpromazina, haloperidol y pimozida. Fueron responsables de 320 muertes del total de 775 casos estudiados. La prolongacion del intervalo QT fue una de las causas principales.

http://www.essentialdrugs.org/efarmacos/archive/200505/msg00018.php

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s