Condenado por no diagnosticar la locura de un asesino

SOCIEDAD

Domingo, 11 de octubre de 1998

Condenado por no diagnosticar la locura de un asesino

El psiquiatra tendrá que indemnizar con 70 millones de pesetas al criminal

CARLOS FRESNEDA

Corresponsal

NUEVA YORK.- La sentencia ha dejado boquiabiertos a los americanos: un psiquiatra deberá indemnizar con 500.000 dólares (unos 70 millones de pesetas) a un asesino psicópata por no haber sido capaz de diagnosticar a tiempo su enfermedad mental.

Los hechos se remontan a 1995, cuando Wendell Williamson, a la sazón estudiante de Derecho en la Universidad de Carolina del Norte, sacó un rifle de asalto M-1, se lio a tiros contra los transeúntes en plena calle y mató a dos hombres a los que ni siquiera conocía. Su misión, dijo, era salvar al mundo.

El jurado estimó que padecía «esquizofrenia paranoica», por lo que Williamson pudo esquivar la cárcel e ingresar a cambio en un centro psiquiátrico. Desde allí, al cabo de tres años, decidió denunciar al psiquiatra que lo trató meses antes de su veleidad asesina y exigirle 500.000 dólares de indemnización, por no haber sabido prevenir a tiempo la masacre.

El psiquiatra Myron Liptzin, jubilado ya, creyó que se trataba de una broma kafkiana cuando le llegó la citación judicial. «¡Todo esto es absurdo!», se lamentó ante el tribunal. «¿Cómo podía predecir yo el desenlace fatal? ¿Cómo se le puede considerar a nadie responsable de lo que va a ocurrir en el futuro?».

Liptzin diagnosticó el mal de Williamson como «trastornos alucinatorios», y no como esquizofrenia galopante. Aunque reconoció que tal vez se había quedado corto a la hora de evaluar la enfermedad mental de su paciente, el tratamiento es básicamente el mismo.

De poco le valieron sus argumentos. El jurado falló a favor del psicópata, y el psiquiatra no ha tenido más remedio que recurrir la sentencia, para evitar la ruina. Bruce Werger, su abogado, declaró ayer a The New York Times: «La sentencia contra mi cliente es ridícula… Según ese principio, nadie es responsable de sus propios actos en esta sociedad. Siempre habrá alguien a quien poder echarle la culpa».

Decenas de abogados

El psicópata asesino, Wendell Williamson, tiene sin embargo de su lado a decenas de abogados y grupos que defienden los intereses de los enfermos mentales.

«Yo no habría cometido esos asesinatos si el doctor Liptzin me hubiera diagnosticado a tiempo la esquizofrenia y hubiera desempeñado correctamente su cometido», ha dicho Williamson desde su habitación en el hospital psiquiátrico.

Williamson, que superó sin excesivas dificultades los dos primeros cursos de Derecho, tiene ahora 30 años y confía en poder abandonar el hospital en cuanto demuestre haber recuperado sus facultades mentales. Los primeros síntomas de esquizofrenia, según su familia, los dio en 1992, recién llegado al campus universitario. La policía lo detuvo después de gritar violentamente a un grupo de estudiantes y castigarse a sí mismo dándose golpes hasta llorar.

Una voz interior le atormentaba, dijo. En su clase, solía dar la nota ante los profesores y presumía frecuentemente de sus capacidades telepáticas. Después de una breve hospitalización, se puso en manos del doctor Myron Liptzin, jefe del Departamento de Servicios Psiquiátricos de la Universidad. Liptzin le diagnosticó «trastornos alucinatorios» y le hizo tomar medicamentos antipsicóticos.

Williamson acudió ocho veces a la consulta de Liptzin. Según sus compañeros de clase, su comportamiento mejoró notablemente después de las visitas al psiquiatra, y fue capaz de superar los exámenes de fin de año. Después de una breve estancia con sus padres, regresó al campus con un fusil que había comprado hacía tiempo, y poco a poco fue acumulando munición. En enero de 1995 se echó a la calle y le dio por disparar a diestro y siniestro. Mató a un joven que pasaba en bicicleta (Kevin Reichardt) y el dueño de un restaurante (Ralph Walker).

Fuente:http://www.elmundo.es/1998/10/11/sociedad/11N0126.html

Anuncios

2 Respuestas a “Condenado por no diagnosticar la locura de un asesino

  1. Pingback: Denunciando agravios, diferencias « Psiquiatría NET·

  2. Pingback: Por mandato divino, mato | Psiquiatría NET·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s