CON 1.200 MILLONES DE PESETAS Indemnizan a la familia de un hombre

CON 1.200 MILLONES DE PESETAS
Indemnizan a la familia de un hombre que asesinó a tres parientes y se suicidó tras tomar un antidepresivo

Viernes , 08 de Junio de 2001

AINHOA IRIBERRI | ELMUNDOSALUD.COM

Un jurado de Wyoming (EEUU) ha condenado a la farmacéutica GlaxoSmithKline (GSK) a indemnizar a la famillia de Donald Schell con más de 1.200 millones de pesetas. Este hombre, de 60 años, mató a su mujer, su hija y su nieta y, a continuación, se suicidó. Según la Justicia, esta conducta está directamente relacionada con la ingesta del antidepresivo Paxil, que su médico le recetó poco antes del crimen. La historia la ha sacado a la luz ‘The New York Times’.

No es la primera vez que se plantea que cierta clase de antidepresivos, entre los que se incluyen el popular Prozac, puedan provocar comportamientos peligrosos y suicidio. Sin embargo, han tenido que pasar varios años hasta que una resolución judicial ha avalado esta tesis.

Para el abogado de GSK, Charles F. Preuss, el veredicto ha sido una sorpresa. Según este letrado, el asunto (del supuesto peligro de algunos antidepresivos) se empezó a debatir a principios de los 90 y, desde entonces, diversos estudios científicos serios han demostrado que estos fármacos no causan suicidios ni conductas homicidas.

Eficaz en la mayoría de los casos

Esta clase de medicamentos ha demostrado ser eficaz para el tratamiento de la depresión y para reducir el riesgo de suicidio inherente a todo estado depresivo importante. El argumento que los abogados de GSK han utilizado para defender a su compañía ha sido que, en casos como el de Wyoming, la enfermedad supera los efectos beneficiosos de los fármacos, por lo que los médicos deben revisar el tratamiento y imponer otro más fuerte.

Sin embargo, los médicos que han desfilado por el juicio han sido claros en sus testimonios: aunque estos antidepresivos son efectivos en la mayoría de los casos, en algunos pacientes causan agitación y violencia.

Según ha quedado probado en la sentencia, Donald Schell tomó dos píldoras el día anterior al fatal acontecimiento. Por esta razón, su hermana y el marido de su hija decidieron acusar a la farmacéutica SmithKline Beecham (que el año pasado se fusionó con Glaxo Wellcome) de responsabilidad en el trágico suceso.

Los abogados de la acusación no han cargado las tintas contra el fármaco. El problema, han argumentado, es que la compañía no ha advertido de forma suficientemente clara a los médicos y a los pacientes de que los efectos secundarios del fármaco pueden incluir agitación y violencia.

Fuentes:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s