¿Antidepresivo causa suicidios?

¿Antidepresivo causa suicidios?

SARAH BOSELEY The Guardian/EL MUNDO Londres:

Los fabricantes de Prozac, un antidepresivo que toman millones de personas, sabían desde 1978 que el medicamento podía causar ciertos estados de agitación que conducían a tendencias suicidas, según una serie de documentos presentados ante tribunales de lo Civil de Estados Unidos. Varios informes internos de Eli Lilly -laboratorio que produce el Prozac-, donde se sugiere que hace 20 años la empresa ya era consciente de estos problemas, podrían ser pruebas relevantes en el primer proceso contra el fármaco que se tramitará en los tribunales de Gran Bretaña. Reginald Payne, de 63 años, maestro de Wadebridge, Cornwall, estranguló a su esposa y se lanzó a un precipicio en marzo de 1966. Llevaba apenas 11 días tomando Prozac. Sus familiares le echan la culpa al medicamento y han presentado una demanda contra el laboratorio. Los documentos de Eli Lilly, donde se describe la preocupación de la compañía por el estado de intranquilidad que mostraron algunos pacientes en las pruebas clínicas del fármaco, fueron presentados durante la tramitación de un caso en Hawai, el primero de unos 200 procesos judiciales iniciados en Estados Unidos contra el laboratorio por la supuesta relación del Prozac con comportamientos violentos y suicidas. Una historia común El citado caso afectaba a un matrimonio de California que, tras jubilarse, se había trasladado a Hawai en 1989. Al experimentar ciertas dificultades para adaptarse a su nueva situación, Bill Forsyth consultó con un médico, quien le recetó Prozac para tratar un trastorno depresivo con síntomas de ansiedad. Forsyth afirma que, al principio, se sentía estupendamente, pero al cabo de dos días les suplicó a su esposa y su hijo que lo internaran en un hospital psiquiátrico. Poco después de volver a su casa, mató a puñaladas a su mujer y a continuación se suicidó clavándose un cuchillo de cocina. Los abogados de la familia sostuvieron en el juicio que Eli Lilly era consciente desde hacía muchos años de que el Prozac, comercializado desde 1988, podía producir acatexia en los pacientes tratados con el medicamento, un extraño estado de agitación que desencadenaba un deseo irrefrenable de cometer actos violentos contra otras personas o contra ellos mismos. Los abogados sostienen que Eli Lilly es responsable de no haber advertido a los médicos que el fármaco podía producir estos perniciosos efectos en algunos pacientes, convirtiéndolos en un peligro para ellos mismos y para los demás. El Prozac sigue siendo un medicamento útil y apropiado para algunos pacientes, sostienen los letrados, pero quienes lo tomen deben ser observados intensamente para poder detectar a tiempo posibles síntomas de acatexia durante las primeras semanas de tratamiento. En el tribunal se presentaron las actas de agosto de 1978 redactadas por el equipo que desarrolló el Prozac, donde se dice: «Hay un número considerable de informes sobre reacciones adversas… Otro paciente depresivo mostró síntomas de psicosis. Algunos pacientes han experimentado desasosiego y acatexia».

Las autoridades alemanas encargadas de estudiar la solicitud que presentó Eli Lilly en 1984 para comercializar Prozac expresaron el mismo temor. «Durante el tratamiento con el fármaco [Prozac], se produjeron 16 intentos de suicidio, en dos de ellos con consecuencias mortales. En vista de que los pacientes con riesgo de suicidio fueron excluidos del estudio, es posible que la alta incidencia de intentos de suicidio pueda atribuirse al medicamento». El prospecto del Prozac comercializado en Alemania advierte sobre el posible riesgo de suicidio. «Por tanto, para garantizar la seguridad del paciente éste debe ser observado constantemente hasta que se manifiesten los efectos antidepresivos del Fluctin [Prozac]». Entretanto, añade el prospecto, el paciente quizá necesite complementar el tratamiento con otro sedante. La familia Forsyth de Hawai perdió el juicio, pero su abogado, Andy Vickery, ha declarado que piensan apelar la decisión presentando varios argumentos; uno de ellos, que el juez no aceptó como prueba los informes alemanes sobre el Prozac. «Salvar vidas» «Me sorprendió y desconcertó el fallo del tribunal. En mis conclusiones finales les dije a los miembros del jurado que su veredicto podría salvar vidas», dijo Vickery. Graham Ross, abogado de Neston especializado en demandas de daños y perjuicios, quien tiene en sus archivos algunos casos de suicidios supuestamente provocados por el Prozac, opina que Eli Lilly debió haber advertido de los riesgos que corren algunos pacientes tratados con Prozac. «Su negativa a aceptar que estos efectos pueden producirse en algunos pacientes y la afirmación de que los suicidios se habrían producido de todos modos me parece, en mi opinión, un acto irresponsable y peligroso», indica Ross. «Sólo les estamos pidiendo que, en primer lugar, sean más honestos con los médicos».

Según datos presentados por David Healy -director del Departamento de Psicología Clínica de North Wales-, los índices de suicidio entre enfermos de depresión del Reino Unido que toman Prozac son seis veces más altos que los probables índices de suicidio entre los depresivos ambulantes, lo cual «indica claramente que el Prozac sí puede inducir al suicidio».

«No existen pruebas» No todas las voces están de acuerdo con las graves acusaciones. Los portavoces de Eli Lilly en el Reino Unido y en las oficinas centrales de los laboratorios, situadas en Indianapolis, insisten en que la Administración de Alimentos y Medicamentos, organismo encargado de autorizar la comercialización de fármacos en Estados Unidos, y el Comité sobre la Seguridad de Medicamentos del Reino Unido, certificaron a principios de la década de los 90 que el Prozac no provoca tendencias suicidas de ningún tipo. «Esto es bastante más importante que la información manipulada por un abogado», ha declarado un portavoz de la potente empresa en Estados Unidos. «Hay que examinar el conjunto de la población de pacientes. Entre las personas que sufren de depresión se registra un índice de suicidios del 15%», afirmó el mismo representante. «No existen pruebas de que el Prozac provoque suicidios». La guerra, de momento, sigue abierta.

Fuente: http://www.saludcolombia.com/%20causa%20suicidios?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s